Páginas

viernes, 25 de julio de 2008

¡QUÉ NOS PROPONEN PARA GOBERNAR?



Parece ser que no hay otra canción que la económica y que todos los proyectos políticos tienen esa partitura como lo fundamental de sus programas de gobierno. Y eso, sin dejar de ser muy importante, no lo es todo y mucho menos lo fundamental. Digo esto porque tengo edad para haber visto, sobre todo en mi tierra, Lanzarote, muchas épocas de economías super abundantes y, también, lo contrario. Se supone que unos buenos programas, en las vacas gordas, preveeran soluciones para cuando lleguen las vacas flacas, no ser que todo vaya a ser abundancia en los años buenos y miserias en los malos.

Y en mi historia personal que ya está más al final que al principio, he visto que tras unas décadas de bienestar económico, vienen luego miserias y hambre. Entiendo que se han hecho las cosas mal, porque no sólo se impone el administrar la riqueza, sino el preparar al pueblo para los momentos de pobreza y de vacas flacas. Luego no nos propongan sólo subidas de pensiones y convocar a toda la sociedad a trabajar en un ambiente de respeto mutuo, de diálogo y de concertación como solución al éxito.

Y no sólo, el gobernar, se basa en el aspecto económico, sino que hay otros muchos factores de mayor importancia que el económico, pues de ellos depende incluso este último. Según pasan las legislaturas de gobierno, donde están incluidos todos, nuestra sociedad se va deteriorando a pasos agigantados. Desde el respeto de hace unos años atrás hasta la carencia del mismo en estos momentos. No se puede hablar de respeto mutuo, Sr. Garzón, Zapatero, Rajoy... etc., cuando hoy, antes si, no se respeta nada, por no encadenar una serie de acciones sólo diré una, la vida.

He ido viendo como todo los valores fundamentados en la dignidad de la persona humana: matrimonio, familia, libertad, respeto a la vida, educación ... etc., se han ido adulterando y diluyendo hasta convertirse en obsoletos y marginados. Y, también, he ido comprobando como, al mismo tiempo, nuestra sociedad se ha ido deteriorando y corrompiendo de forma alarmante. De tal forma que, ahora no se sabe quien es marido o mujer; no se sabe quien es mi padre o mi familia; no se respeta mis creencias, no se educa sino nos educan los gobernantes de turno; no se respeta la vida, ¡si el embrión hablara sería un drama!, drama que si existirá en el silencio del seno materno. No se respeta la muerte, pues deciden por mí según sirva o no, estamos cocificándonos. Cada cual impone o vive su verdad sin preocuparle como queda el otro. Se busca la felicidad a base de mentiras: drogas, sexo, alcohol... etc. Sólo yo y después yo.

Al hombre no sólo le rodea un entorno natural, del que obtenemos nuestra economía, sino que existe también el entorno social, "el habitat", que nos creamos nosotros mismos. Este también tiene sus cicatrices; heridas que indican que algo no está en su sitio. Ejemplos de esta degradación son: el abuso del alchohol y de drogas, la exaltación de la violencia y la degradación sexual, presentados a menudos en la televisión e Internet como una diversión. ¿Como puede ser la respuesta de los ciudadanos que se encuentran cara a cara con personas que están sufriendo violencia y explotación sexual? ¿Se podrá tomar esto como una diversión?

Y de esto, señores de los gobiernos hay que hablar, porque esto manifiesta que la libertad y la tolerancia están frecuentemente separadas de la verdad. Esto está fomentado por la idea, hoy muy difundida, precisamente por el Gobierno en el poder, de que no hay una verdad absoluta que guíe nuestras vidas. El relativismo, dando en la práctica valor a todo, indiscriminadamente, ha hecho que la experiencia sea lo más importante de todo.

Ustedes, señores en la oposición tienen que mojarse, no sólo vale decir subimos las pensiones y convocamos a trabajar... sino que hay que hablar de cosas más importante que determinan nuestra vida y le dan sentido. Hay que abrir los ojos para proclamar a los ciudadanos que no se dejen engañar por la inclinación provocativa a ser simplemente consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar como belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad.

¿De que parten están los unos contra los otros?. ¿O es que todos son iguales: derechas, izquierdas, centros...?; ¿que proponen unos u otros? ¿En qué posición está la oposición? ¿De qué habla? ¿Qué propone? ¿Sólo pensiones, trabajo, vivienda, economía...? ¿Qué lugar ocupan en nuestra sociedad los pobres, los ancianos, los emigrantes, los que no tienen voz? ¿Digame algo Sr. Garzón o Rajoy o quien sea?

¿Como es posible que la violencia doméstica atormente a tantas madres y niños? ¿Como es posible que el seno materno, mi hijo, el más pequeño decía, "mamaíta esa barriguíta ha sido mi hotelito durante nueve meses", el ámbito humano más admirable y sagrado, se haya convertido en lugar de indecible violencia y sentencia de muerte?

Como ustedes verán, señores políticos, muy poco de esto se habla y se dice en sus programas. No todo consiste en tener cada uno un mercedes o un chalet en el campo, sino que hay cosas mucho más importantes que dignifican a la persona y que inciden positivamente también en el factor económico, pues unos ciudadanos que fundamenten su vida en unos principios morales basados en la ley natural que llevan impresa en su corazón, harán también una nación más fuerte economicamente, más unida y más solidaria. Hay que empezar el edificio por la base.

miércoles, 16 de julio de 2008

¿POR QUÉ NO DECIR LA VERDAD?







No comprendo que es lo que puede estar pasando para que los políticos no se den cuenta de que hay mucha gente que no quiere el aborto, epc, eutanasia, desvirtuar el concepto del matrimonio, el divorcio exprés... etc.

Nuestra nación se fundamenta en unos valores humanos que se apoyan en la Ley Natural. No nuestra nación, sino Europa. El humanismo cristiano es parte de nuestra propia esencia y sin él nada tiene sentido. Pero, es que la propia vida no tiene sentido cuando se hacen verdaderos esfuerzos por matar lo que realmente se es: "persona creada para amar".

Y partiendo de antemano que muchos no estarán de acuerdo e, incluso, les asomará la ricita propia de la ironía, tengo que proclamar a los cuatro viento que el ser humano sin amor está perdido. Una rápida ojeada al mundo que nos rodea y convergeremos en asentir que gracias al amor no está el mundo totalmente perdido: los secuestros, los robos, los fraudes, los asesinatos, pederastas, divorcios, familias a la deriva, políticas sin sentido, poder, ambición...etc, pero,¿ como puede aún funcionar el mundo? Sin lugar a duda y sin pretenderlo todo esto es una prueba evidente de la existencia de un Creador que no sólo lo ha creado, sino que, también, lo cuida y lo mantiene.

El hombre es un ser creado y capacitado para amar. Y, esa su propia esencia, lo deja al descubierto de que ha sido creado a imagen y semejanza de su Creador. ¿Por qué, pues empeñarse en ir en sentido contrario? ¿Por qué disparar veneno y todo tipo de artilugios para ir contra su propio destino? Será imposible detenerlo, porque esa es la VOLUNTAD de QUIEN lo ha creado y para lo que lo ha creado.

Luego, dicho esto, ¿por qué usted, Sr. Rajoy y compañía y, también otros partidos que crean en el hombre como criatura de DIOS, no dicen las cosas como se tienen que decir. Mire usted, cuando el Sr. Zapatero proclama que es la libertad la que hace al hombre autentico, usted debe de contestar que lo único que hace al hombre auténticamente libre y verdadero es la Verdad.

¿Por qué?, porque ser libre no es tener capacidad de elegir lo que uno cree, que siempre será lo que más le interesa, aún a pesar de pasar por encima del otro. Porque ser libre no es tener capacidad de movimiento e irme ahora para aquí y, mañana, para allá. Porque ser libre no es tomar esto porque me gusta, o tirar lo otro porque me estorba.

Porque ser libre es: la capacidad de poder amar y encadenarse voluntariamente al servicio del otro. ¿Tiene usted esa capacidad y voluntad, Sr. Rajoy? Al Sr. Zapatero no se lo pregunto porque nos está demostrando que no la tiene: "hace lo que quiere y lo que a él le parece que es bueno o que los demás deben hacer. Es más, no les deja escoger, se los impone"

Cuando uno es capaz de morir, como hiciste TÚ, mi SEÑOR, por otros que nada les debía, que no te conocían, que ni caso te hacían y nada les importó, mucho se tiene que amar para estar dispuesto a hacer lo que TÚ hiciste. Cuando uno es capaz de hacer esto, podemos decir que ha llegado a la plena libertad de ser libre y entregarse, sin ningún obstáculo al autentico amor.

Claro, este lenguaje no se entiende en este mundo. Y nada me extraña pues ya estábamos advertidos de lo que nos iba a pasar, pero, a pesar de todo, tenemos el deber de proclamar la verdad se haga o no caso. Y ahí creo que está la razón por la que usted no dice la verdad ni apuesta por los auténticos valores cristianos que son los que pueden salvar al mundo. "Es la Verdad la que nos hace libre, y la libertad está para hacer la Verdad. Ambos conceptos están intrinsicamente relacionados".

Mire usted, como suelen decir ustedes, una nación necesita buenos ciudadanos. Y buenos ciudadanos son aquellos que respetan, que se esfuerzan en trabajar, que son honrados, que cumplen con sus deberes y ejercen sus derechos, que promueven una vida pacifica, que se entregan al bien común, que no quieren que le roben, que le insulten, que les exploten, que le engañen, que le dejen abandonado, que tratan de formarse, educar a sus hijos, que se preocupan que sus hijos sigan sus pasos, que se hagan personas, que luchen por un mundo más justo y solidario, que sean libres para amar y que tengan talante.

Se da cuenta, el Sr. Zapatero empieza la casa por lo último, "talante", cuando para llegar a eso hay que hacer todo lo anterior. Es ahí donde usted debe volcar todas sus energías: ofrecer respeto, honradez, educación, servicio, entrega, justicia, trabajo, cumplimiento, derechos, deberes, en una palabra: "amor". Defienda esto y otro gallo le cantará.

Hay que decirles a los ciudadanos que son libres, no porque tengan libertad física y puedan moverse; no porque tengas todo el tiempo que quieras para disponer que hacer y elegir lo que te apetezca, sino que eres libre en la medida que te esclavices voluntariamente por el servicio al otro. Ese es el secreto de la autentica y verdadera libertad. Ese es el autentico sentido de la palabra amor= agapé.

Lo otro es egoísmo, partidismo, intereses, sociedad donde ambos nos beneficiamos hasta que uno crea que pierde, entonces se rompe. Convenios o asociación donde manda uno sobre otro y, el uno está subyugado al otro y, cuando me da la gana, por intereses o propio egoísmo, me voy y ahí te quedas. ¿Y los hijos? Pues que los cuide el papá Estado, que por otro lado no hace caso. Al final terminan en manos de la Iglesia.

Se cae, pues, de maduro que no se es libre para matar, y el aborto es un crimen. Se cae de maduro que la familia, célula de la sociedad, hay que protegerla y cuidarla. Se cae de maduro que la eutanasia, mal llamada muerte digna, no tiene nada de dignidad, sino de egoísmo y desamor. Se cae que las uniones entre personas del mismo sexo no es libertad, sino hacer lo que quiero y me gusta yendo contra lo natural; se cae de maduro que libertad es respeto al bien común y la Iglesia no creo que esté haciendo lo contrario, se cae... etc. Habría mucho que seguir diciendo.

Y luego, también, la vivienda, el paro, el terrorismo, la economía, impuestos, sanidad, escolarización... etc. Eso sí sería un proyecto con sentido y desde la libertad. Y tendría muchos votantes. Igual, no lo sé, no gana, pero le aseguro que a la larga la verdad prevalece sobre la mentira y su política terminaría por imponerse. Seguro, si es hombre de fe, DIOS tampoco le dejaría de la mano.

domingo, 13 de julio de 2008

SENTIMIENTOS DE MAYO


Pidan y se les dará, busquen y hallarán. Son palabras del SEÑOR que tienen su concreción en la vida diaria. No nos damos cuenta de tantas necesidades que tenemos hasta que sentimos el deseo de realizarnos por amor: de hacer algo que experimentamos que nos hace mejores; de vivenciar que cuando se hace algo con convencimiento no resulta tan difícil; porque trae a mi memoria buenos recuerdos de algo que mamé en mi familia; porque el hacerlo me llena del amor que siento en mis adentro; porque experimento la protección de una Madre; porque me sobrecoge el saber que es la Madre de mi PADRE DIOS; porque crezco en bondad y sabiduría; porque algo me dice que no quiero dejar de hacerlo, incluso en los momentos de desánimo, de cansancio, de no encontrarle sentido, de distracción.

Me maravilla la letanía, ¡vaya piropos a la Virgen!; porque siento la seguridad de ir acompañado y de sentir a Alguien detrás de mí; porque valoro mucho el ponerme en su presencia y, aún despistado y distraido en otros pensamientos, sé que Ella me mira; porque me consuelo en su presencia como hacía con mi madre de la tierra. Ella siempre está ahí y me escucha con paciencia; porque no me importa los criterios del mundo que me rodea, ni lo que piensen lo demás. Digo lo que creo porque creo que Ella es la Madre de DIOS.

Por todo eso, yo también lo rezo. Y empecé a hacerlo hace un año o dos. No lo sé exactamente, pero empecé hacerlo sin saber que es lo que me empujó a dar ese paso. Supongo que fue la devoción de mi cuñado por nuestra Señora de Fatima, bajo esa advocación, él lo hace diariamente. Y yo, después de releer un libro sobre el tema, empecé a rezarlo. Al principio lo hice solo, luego me uní a radio María, lo hago a la seis de la tarde, hora canaria, y ahora, por la Gracia de DIOS, lo hago, las veces que estamos juntos, mi mujer y yo. También cuando está mi cuñado se suma al rezo.

Y me he dado cuenta que cuanto más me cuesta, cuanto más mi mente se resiste a, pacientemente, dedicar ese rato a rezar y piropear a nuestra Madre La Virgen, más experimento los frutos que la Gracia de su intersección realiza en nosotros. Ella fue la gran mediadora y la que abrió el camino de la vida pública del SEÑOR, su HIJO, cuando le indujo a convertir el agua en vino.

Por todo ello me uno, con mi humilde experiencia, al manifiesto de los jóvenes y en ellos me conforto y me lleno de esperanza, pues no sólo los mayores rezamos el Santo Rosario. Ahora a las puertas de las jornadas de la juventud en Sydney en Australia, pido al SEÑOR que ilumine a S.S. Benedicto XVI y, por intersección de la Virgen, los jóvenes sean testimonio que iluminen y salen este mundo tan necesitado.

jueves, 10 de julio de 2008

PLAZAS Y CALLES DEL PAÍS VASCO HONRAN A ETARRAS CON HISTORIAL SANGUINARIO








La justicia no lo abarca todo y se le escapa muchas cosas que, no estando tipificadas en el código penal, si son de sentido común y de ética moral. Indudablemente que con el código en la mano no se puede desestimar el callejero con nombres etarras. Indudablemente que, el enaltecimiento del terrorismo es un delito de acción, y como tal, sólo puede cometerse mediante un comportamiento activo. Quien no hace nada no puede violar la prohibición contenida en la norma, aunque con su pasividad exteriorice su acuerdo con lo hecho por otro.


Pero, todos sabemos, y eso no hace falta tipificarlo en ningún sitio, que para la mayoría de los ciudadanos poner a cualquier espacio público el nombre de una persona implica un reconocimiento de la comunidad, a través de sus instituciones a esa persona. O para expresarlo de otra forma, con la placa lo que se está premiando son las cualidades "humanas o profesionales" que hacen a esa "persona" merecedora de un "homenaje" por parte de la comunidad.


Ir contra lo contrario, pensar que hay una minoría de personas que piensan que al enemigo del bien común hay que enaltecerlo y brindarles honores dedicándoles placas en calles y plazas para que sean recordados y enaltecidos me parece un disparate. La ley tiene que aplicarse en la dirección del bien común y de los valores contenidos en la Ley Natural.


Y lo que creo es que se ha perdido la referencia de los valores que nos vienen dados por la Ley Natural y no sabemos que decisiones tomar en estos casos y en otros muchos. El hombre está perdido cuando se tiene por superhombre, capaz de autogobernarse y de legislar, él mismo, sus propias leyes.


Los principios reformistas de la libre conciencia y de la soberanía popular, no servirán para construir un orden social nuevo. Augusto Comte lo repite hasta la saciedad: "lo que sirve para destruir no sirve para construir". La trascendencia cede su lugar a un proceso, que vivimos, de secularización, que concibe el mundo como un campo de fuerzas y poderes.


Del desprecio a los débiles y a la religión, nace la ética voluntarista del "superhombre". El resto de la sociedad europea, falta de contenido moral y abandonada a su suerte, es simple masa. Llama la atención que se pretenda reelaborar el espíritu de Europa a partir de los principios que destruyeron la única Europa que hasta ahora ha existido.


Frente al concepto de persona, la idea del individuo; frente a la idea del bien común comunitaria, el ralo concepto del interés general societario... Tal vez sea aplicable a Europa lo que ha teorizado René Girard: "el paso del deseo mimético a la violencia justificada como un acto sagrado.


Tal vez Europa, termina comentando el catedrático de Filosofía del Derecho y Sociología, de la Universidad CEU San Pablo, don Enrique Martín López, que durante siglos se propuso como ideal la imitación de CRISTO, fracasada en el intento, vuelva su violencia contra ÉL, convirtiéndolo en chivo expiatorio, y proponiéndose la doble tarea de borrar y negar toda huella de CRISTO. En tal coyuntura , la tarea del pensador cristiano viene exigida por su propia fe.


Llegan tiempos que ante estos retos los creyentes tenemos que dar testimonio de nuestra fe en la Persona de nuestro Señor JESUCRISTO y tomar referencias de la carta a los hebreos: el SEÑOR está con nosotros y nuestra muerte es el comienzo de la verdadera vida.

domingo, 6 de julio de 2008

¿QUIÉN DETERMINA LOS DERECHOS?









Según leo en la Provincia de hoy domingo, 6 de julio, el PSOE aprobó ayer en 37º congreso una enmienda que apoya la creación de un grupo de expertos que revisen y actualicen la legislación sobre el aborto con el objetivo de mejorarla, recogiendo las experiencias más innovadoras de las leyes europeas de indicaciones y plazos. así lo había anunciado por la mañana la vicepresidenta primera del gobierno,María Teresa Fernández de la Vega.

El objetivo central es "garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva, especialmente de las mujeres,"incluyendo el derecho al control de la maternidad a través de una adecuada información y uso generalizado de métodos anticonceptivos"para evitar embarazos no deseados.

Puedo preguntar, como español y ciudadano con derecho, ¿cuales son mis derechos? Y, también, ¿puedo preguntar cuales son los derechos de los niños concebidos en el momento de la fecundación? Ellos no se pueden defender, pero, como yo, hay millones de ciudadanos que si los quieren defender.

¿Quien les da derecho a constituirse en, señores del PSOE, y en particular usted señora vicepresidenta María Teresa de la Vega, dueños de la vida o la muerte de tantos niños que, fecundados en el seno de sus madres, de forma casual, accidental o sin quererlo, ó porque después de haberlo decidido, deciden arrepentirse, a terminar con sus vidas?

Han leído usted el pronunciamiento de María Iraburu y Natalia Lòpez Moratalla sobre los primeros quince días de la vida humana. Son dos científicas españolas de la Universidad de Navarra que manifiesta que la vida empieza con la fecundación. ¿Está su partido, y usted, en particular, segura de lo que está haciendo?

¿Son ustedes los nuevos dioses del siglo XXI que dirimen lo que hay que hacer y lo que no? ¿Son ustedes los que marcan las pautas de como debo educar a mis hijos y en qué principios? ¿Me están diciendo que no debo preocuparme por nada, porque ustedes me la van dar todo hecho: lo que debo hacer y lo que no debo? ¿Es eso lo que debo entender?

¿También, significa eso que estoy en un gobierno totalitarista con un sólo pensamiento único y todo lo que debo hacer es obedecer sin más? ¿Ó, por el contrario, debo de revelarme y proclamar a los cuatro vientos que yo soy una persona con derechos, y debo conocer la Verdad que me hace libre y me viene dada por la ley Natural infundida en mí por mi Creador?

¿Ó no tengo derecho a pensar como quiero y a tener la libertad de discernir lo que está bien o mal según el respeto a la vida, nuestro más bien preciado, a la libertad que busque el bien común, a expresarme religiosamente, a manifestar mi culto y liturgia que se deriva de mi fe, a jurar ante mi DIOS Único, a celebrar el fundamento de mi fe en la Eucaristía, a educar a mis hijos en la fe que yo creo, porque, para mí, es lo mejor, a proclamar que no se atente contra la vida, contra la persona humana, a... etc?; ¡habría muchas más cosas que decir!

Como yo, hay millones de españoles, y también europeos que no piensan como ustedes, y que proclaman que el aborto es un atentado contra la vida. Y que la sexualidad no es una fuente de placer para saciar nuestro apetito sin ningún miramiento de las causas que de ello se derivan. Y que la vida, no somos nadie para elegirla, darla o quitarla porque está por encima de nosotros. ¿Quién nos la ha dado? Y que, por lo tanto, ¿quienes somos nosotros para controlarla por medios anticonceptivos, sino por los naturales como la ley Natural manda?

Igual que usted se da cuenta que ingerir mucho de todo no es bueno, ¡se indigesta!, de la misma forma abarrotarnos de sexualidad y placeres nos lleva a nuestra propia destrucción. No son palabras huecas y sin sentido, son las realidades que estamos comprobando día a día: drogas, pederastas, enfermedades, homosexualidad, suicidios, eutanasia, corrupción, confusión, hedonismo, nihilismo, pérdida de si mismo, del sentido y rumbo de la vida, del caos.

Y todo esto lo reflexiono desde la paz y la serenidad, admitiendo nuestras propias culpas, nuestros propios pecados, pero no, por ello, de mirar para otro lado sin ver que el rumbo que ustedes, ¿grupos de expertos?, quieren imponer sea verdadero y adecuado. No la mayoría impone lo que se debe hacer, pues a los cristianos los mandaban a los leones la mayoría y el capricho del emperador de turno. Sólo bajar o subir el dedo significaba la muerte para muchos. ¿Es eso correcto?

Hace pocos días vivíamos la liberación de Ingrid Betancourt y nos llenábamos de alegría y satisfacción, porque las cosas que están bien se sienten en el corazón, pero, al contrario, lo que se haga, en aras de la democracia, pero no de acuerdo con los sentimientos puros y verdaderos que nos dicta el corazón y en contra del ser humano, no lo sentimos como bien y es rechazado en lo más profundo de nuestro ser.

Sólo de ustedes depende que todo esto se detenga y se dirija al bien común, más recuerdo las palabras, precisamente, del Evangelio de hoy: "te doy gracias, PADRE, SEÑOR del cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las ha revelado a la gente sencilla" (Mt. 11, 25+.).

Y por último, me queda decirle que, igual que invita al aborto y a su regulación, digale, también, los efectos perniciosos y perjudiciales que tienen para la salud de las madres la práctica abortiva. Está en la obligación, o mejor, tienen el derecho las madres que les digan el peligro que corren, los efectos que se derivan, más adelante, psicológicos y traúmaticos. El arrepentimiento que pude generar en alteraciones psicosomáticas y mentales.

Hay, por desgracia, mucha experiencia que demuestran todo esto. Hay una historia densa y larga de madres que, posteriormente, se ven atormentadas por el arrepentimiento y por la experiencia sufrida, que de volver a repetirse no lo harián.

sábado, 5 de julio de 2008

LOS MOMENTOS DIFICILES SON LÁMPARAS EN NUESTRAS VIDAS




Una imagen vale más que mil palabras. En los momentos de desesperación cuando la vida parece volvernos la espalda y todo tornarse oscuridad y desolación, hay un impulso interior que nos ase fuertemente a la esperanza de encontrar una salida. ¡Nunca se pierde la esperanza! Aún, en los momentos más desesperados y crueles, tenemos la esperanza de encontrar una salida.

Y ese pensamiento me lleva a una única forma de entender la vida: "la única que hay"; hay una esperanza de un mundo mejor; hay una esperanza de encontrar justicia a las injusticias; hay una esperanza de que la VERDAD ABSOLUTA lo ilumine todo, y de que sea Lámpara y Luz en nuestro peregrinar hacia un mundo en paz, fraterno y de pleno amor.

Todo, igual que se concatena para el mal, se enlaza para el bien y la Verdad lleva implícita en si misma la liberta. No es la libertad lo que hace al hombre auténtico, Sr. Zapatero, es la Verdad quien hace al hombre libre y, por supuesto, auténtico y digno. Porque libertad no es determinar yo mismo mi verdad, puesto que de ser así no tengo que buscarla, pues ya soy libre: hago lo que creo que es mi verdad y ya está.

LIBERTAD es buscar la Verdad, el bien de todos, el bien común. Ambos conceptos están intrínsecamente implícitos el uno en el otro. Sin Verdad no hay Libertad, y seré libre en la medida que vaya encontrando la Verdad. La vida es un camino de encrucijadas donde nuestra mayor esperanza es encontrar la Verdad de nuestro destino y vocación. Si la verdad del hombre termina en el hombre, ¡ya sabemos a donde nos lleva, a la muerte!

Por eso, señores gobernantes, ¡del color que sean !, vamos tan mal, porque se entiende ser libre en hacer lo que me da la gana: esto me apetece, esto hago, Ahora me interesa abortar, pues quito a un ser indefenso del medio; ahora quiero este capricho, pues a por él; más tarde quiero sentirme mejor, pues al porro o alcohol y... etc. Así se entiende todo lo que está pasando, y, también, que la alegría inmensa de la liberación de Ingrid Betancourt sea festejada, pero y la de las otras 14 personas, también liberadas, ¿quienes son?.

No nos olvidemos que hay muchas más, como Ingrid, que continúan sufriendo y tienen la misma dignidad que yo y que tú. No utilicemos el prestigio humano, sólo humano, para trepar, para situarnos en planos más altos donde se nos vea mejor. No utilicemos nuestra propia ideología para aparentar defender y dignificar al hombre, mientras los dejamos pudrirse, los marginamos y aniquilamos según nos convenga. ¡Seamos solidarios!

Ahora, después de descansar y reponer fuerzas y equilibrio, es el momento de solidarizarse con los hermanos que continúan en el martirio, martirio que, como refleja el vídeo de supervivencia de Ingrid, es valorado después de sufrirlo y experimentarlo. ¡Ellos continúan en ese martirio, Ingrid!, y desde tu atalaya y comprensión no te olvides de ellos.

Esa es una forma de entender el sentimiento que brota de nuestro más intimo ser cuando, desde lo más profundo de nuestro corazón, sale nuestra voz imparable del reconocimiento de dar gracias a DIOS. Dar gracias es sentirnos agradecidos, y sentirnos agradecidos es estar dispuestos a luchar por la concordia, la paz, la libertad y la dignidad de las personas. Pero antes hay un paso muy importante y auténtico: primero tengo yo que hacerme paz, libertad y digno, porque nadie puede dar lo que no tiene.

miércoles, 2 de julio de 2008

LOS QUINCE PRIMEROS DÍAS DE UNA VIDA HUMANA

Profesora Maria Iraburu - Profesora Natalia López Moratalla
embrión humano de tres días

Dos profesoras de la Universidad de Navarra publican un libro sobre 'Los quince primeros días de una vida humana'
Según Natalia López Moratalla, los hechos biológicos son claros: "No se puede confundir un embrión humano con un puñado de células".
http://www.unav.es/

Las profesoras María Iraburu (izquierda) y Natalia López Moratalla (derecha), autoras de la publicación.
El primer viaje que todos realizamos

Las profesoras de la Universidad de Navarra Natalia López Moratalla y María Iraburu Elizalde han publicado un libro titulado Los quince primeros días de una vida humana. La obra, editada por EUNSA, "pretende dar a conocer las investigaciones más recientes acerca del impresionante proceso por el que arranca la vida del ser humano y por el que se desarrolla el embrión mientras recorre el camino hacia el útero materno y anida en él", indicó Natalia López Moratalla.

Según explicó, la idea central consiste en comprender cómo se constituye un nuevo individuo teniendo como punto de partida el material celular y genético aportado por los padres. "Con el proceso de la fecundación –destacó– los gametos paterno y materno se activan mutuamente y funden el material genético que cada uno porta. En el tiempo que dura la fecundación se
'enciende' una nueva vida: el material heredado adquiere nuevas marcas y la estructura propia de inicio de una nueva existencia".

Asimismo, el libro explica cómo el cigoto (el embrión en su primer día de vida) crece y se desarrolla en diálogo molecular con la madre a lo largo de los cinco días que tarda en recorrer el camino que separa la trompa del útero materno: "Un viaje, el primero de su vida, en el que aprende a orientarse y se prepara para que la madre pueda recibirlo como alguien distinto de ella, sin que esto suponga un peligro. Y tras recibirle le ayuda a anidar, a implantarse en su útero, a lo largo de esa segunda semana de vida".

Tener una opinión fundada de la vida humana
Para lectores interesados por la vida humana
Para Natalia López Moratalla, "los hechos biológicos son claros y precisos. El rigor científico elimina interpretaciones ideologizadas, interesadas o partidistas. Uno puede opinar que una vida humana incipiente tiene sólo un valor ponderable respecto a otros posibles bienes y tendrá que encontrar razones que justifiquen esa jerarquía de valores y derechos. Pero no se puede, por ejemplo, confundir un embrión con un puñado de células".

La publicación está dirigida a científicos, legisladores y expertos en ética, pero también "permite una lectura divulgativa que la convierte en un libro de consulta para lectores interesados por la vida humana y el desarrollo actual de la tecnología biomédica".

Por su parte, el autor del prólogo, el profesor de la Universidad de Navarra Esteban Santiago, afirmó que "la comprensión más rigurosa del milagro de la vida humana que comienza con la fecundación ayudará a una investigación responsable en este campo de la ciencia donde tantas cosas están en juego".

Enviar amigo
Recibir NOVEDADES FLUVIUM
Mi asombro no tiene limites al comprobar, científicamente demostrado por estas dos grandes científicas, que permitir el aborto es un crimen que se comete contra un ser humano. El ser humano más indefenso del mundo, pues no puede hacer nada de nada. Sólo su madre puede salvarlo.

Llamo la atención, desde esta página, a todas aquellas madres de buena voluntad para que no jueguen con la vida de sus hijos y se lo piensen seriamente, pues no se trata, nada más ni nada menos, que de la vida de su hijo.

Abran los ojos y no crean lo que les digan personas que no demuestran nada. sino que lo que pretende es ganar votos, poder, dinero y lo demás les tiene sin cuidado, pues, como explican estas dos valientes científicas: "la vida empieza con la fecundación".

ÚLTIMAS REFLEXIONES