Páginas

domingo, 31 de enero de 2010

AYER SE CUMPLIÓ UN AÑO.


Ayer se cumplió un año de la proclamación de este manifiesto, y este año, el creador de la iniciativa, nos propone recordarlo y volver a publicarlo. Pienso y creo que debemos insistir y propagarlo, y exigirlo en nuestros respectivos países en cada oportunidad que tengamos, porque, si realmente queremos un mundo mejor, debemos, no sólo recordar, sino actuar y contagiar a los que realmente quieren la verdad, para que sea la Verdad la que impere en la actitud de todos los que gobiernan y luchan por un mundo justo, equilibrado y en paz.

Y en la casa que todos vivimos hay suficiente para todos, sólo necesitamos ser solidarios, fraternos, auténticos, verdaderos, justos, pacíficos, respetuosos, defensores de la libertad y repartirnos la tarta que a todos nos pertenece. Fue Gandhi un gran hombre que llevó esta verdad a su vida y trató de hacerla vivencia en su vivir de cada día.

No hay justificación ninguna para todos aquellos que se hartan de reunirse, de hartarse de pantagruélicas comidas, de fiestas y diversiones para justificar sus desvelos por solucionar estos problemas del mal reparto universal. Y que llenan sus bolsillos con salarios desproporcionados, amén de aprovecharse de múltiples comisiones que excluyen a unos y benefician a otros.

Si el mundo anda mal no es porque no hay para todos, sino porque unos, como muy bien manifestó Gandhi, se apropian de lo que les pertenece a todos.

"Quien mejor que Gandhi para presentar hoy, con sus propias palabras, el Manifiesto que aquí publico. Las frases que a continuación leeréis, todas ellas de Gandhi, resumen perfectamente, en mi opinión, el contenido y el espíritu de este “Manifiesto por la Solidaridad”.

“En la Tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.

“Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear”.

"Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”.

Unamos, pues, todos nuestras voces. Con ese espíritu común, y justamente cuando se van a cumplir 61 años del fallecimiento de Gandhi, el autor de este blog, Cornelivs, publica el Manifiesto por la Solidaridad. Invito, pues, a todos los que compartan este mensaje solidario y así lo deseen (amigos, conocidos, lectores y demás interesados) a que lo publiquen también en sus blogs y que lo difundan a todos los medios de comunicación posibles. Me gustaría que cada blogger, cuando coloque en su blog este Manifiesto, recuerde lo que pensaba Gandhi: "Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga" y también que “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”.

A continuación, publico el texto del Manifiesto por la Solidaridad, y lo hago en español, francés, inglés, y con enlaces a las traducciones en otras lenguas: gallego, catalán, euskera, hebreo, japonés, italiano, portugués, alemán y sueco.


MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

QUIENES SOMOS:

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.


LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009"



jueves, 28 de enero de 2010

PRIMAN LOS INTERESES

¿Verdad o mentira?


Desde este mi pequeño espacio quiero solidarizarme con Oscar Mendoza, hijo del Señor que falleció en la puerta del centro de salud de Hermigua. Y, unido a él, quiero reivindicar por los derechos que toda persona tiene para ser asistido y atendido en cualquier momento y a cualquier hora por cuestiones de salud.

Una vez más se pone de manifiesto que hay ciudadanos de primera, segunda y tercera clase. Todo está determinado en función de los intereses y beneficios. De tal forma que a la hora de elecciones y votos estos problemas tendrían solución, pero pasado el tiempo priman otras cosas superfluas y que están por debajo de lo esencial y prioritario.

Porque lo primero es la persona humana y en ella debe ponerse toda la atención y cuidado para atenderla, tanto en sus derechos a la vida, a la educación, a la libertad... y todo lo demás, también necesario, viene como una manifestación de atender y solucionar lo fundamental.

Comparto, lo he dicho muchas veces, (pinchar aquí), que las fiestas, auditorios, tranvías, carreteras, deportes, carnavales y... tienen un valor y un orden, y ante que todo eso es necesario atender a la persona humana y en esto, la salud y la educación ocupan los primeros puestos, y todo lo demás se hará en función de que esto se vaya solucionando.

Sería catastrófico que en Haiti estén pensando ahora en carreteras, tranvías, auditorios, deportes u otras cosas, cuando lo principal es la vida, la salud. Todo debe estar supeditado a eso, y lo demás se irá haciendo en la medida que lo primero esté resuelto de acuerdo con nuestras posibilidades.

Es intolerable presenciar como nuestros políticos no tienen vergüenza, y actúan de forma irresponsable, pensando más en su propio beneficio que en el de los ciudadanos a los que están obligados, bajo juramento, en servir. Lo primero es mirar para sus bolsillos y adjudicarse unos sueldos desproporcionados, que salen de todos los ciudadanos, también del padre de Oscar.

Una persona que se presenta voluntariamente a un puesto de gobierno, no debe ganar más de un 10 % del sueldo que gana en su trabajo profesional. No es el servicio a la sociedad una carrera, ni un puesto para hacerse rico, sino un servicio a los demás. Y si eso no le gusta quedese en su casa y no diga mentiras y promesas que no va a cumplir.

La primera medida que deberían tomar todos nuestros políticos, para empezar a creer en ellos, es rebajarse el sueldo sustancialmente, y compartir estos tiempos de pobreza con los ciudadanos que son los que les pagan. Creo que no hay mucha diferencia entre los gobiernos de todo el mundo. Llámense dictaduras, democracias, repúblicas, monarquías... todos buscan lo mismo: sus beneficios y provecho personal.

La primera medida de un Gobierno es tratar de resolver todos los problemas primarios: "salud, educación, vivienda y trabajo, derecho a la vida, libertad" en toda su parcela de gobierno, y para ello debe emplear todos los recursos a su alcance y ponerlos al servicio de los ciudadanos. Y eso brilla por su ausencia.

Mientras hay buenos auditorios, sala de congresos, teatros, estadios para el deporte, tranvías, carnavales, policía y televisión autonómica, obras magnificas de ornamentación, esculturas...etc, muchos ciudadanos se mueren por vivir en una de las islas pequeñas y carecer del servicio que necesita.

Tengo que ir a Las Palmas, concretamente al Hospital Dr. Negrín, cada dos meses y medio. Suelo encontrarme con otras personas de Lanzarote que van a lo mismo. Y cada día hay más. ¿No sería más rentable invertir en tener lo necesario en Lanzarote y cada cierto tiempo enviar una persona a hacer las revisiones allí? ¿O destinar a alguien cualificado para hacerlas?

Se ocasiona muchos gastos con los traslados y creo que, con sólo los billetes de Binter de un año de toda la gente que va, se podía costear lo necesario para hacerlo en Lanzarote. Y si no en un año, en dos o tres. Es algo que se ve venir y que en pocos años habrá mucha gente necesitada de esa atención. ¿Por qué no se actúa en consecuencia ya?

A continuación les dejo con este comunicado, juzguen ustedes por sí mismo.


Recibí este correo y creo que debe ser difundido.

Hola Jose! Te mando un documento que he escrito para explicar a todo el
mundo cómo murió mi padre. Ya he conseguido publicarlos en los portales
gomeraverde y gomeranoticias. Quizás salga mañana en La Opinión. Me gustaría
que se lo mandases a todo el mundo ( sé que conoces a mucha gente) y que
éstos a su vez lo fueran pasando a sus contactos. Quiero que se entere la
mayor cantidad de gente posible. ¡Gracias por tu apoyo en esto días!

El mercantilismo económico mató a mi padre. Carta abierta a TODOS los
políticos de canarias.

Me llamo Óscar Mendoza y soy el hijo de la persona que ha fallecido en la
puerta del centro de salud de Hermigua.

En primer lugar decir que estoy a disposición de los medios de comunicación
para dar toda la relevancia a este asunto. Mi correo electrónico es
omenseg@telefonica.net.



No quiero dinero ni venganzas (por eso no acudiré a los tribunales) pero sí
quiero dejar constancia de ciertas cosas. Creo que las lágrimas de mi madre
me legitiman para exponer todo lo que rodeó la muerte de mi padre.

Sé perfectamente que la causa de su muerte está basada en la famosa
diferencia entre guardias presenciales y guardias localizadas o, hablando
claramente, entre vivir, por ejemplo, en Tenerife o en La Gomera. ¿Se
imaginan a una persona de Tenerife que muere en la puerta de un centro de
salud después de que su hija y su esposa estuvieran tocando en la puerta y
llamando al 112 más de media hora? ¿Verdad que no? Pues eso pasa en La
Gomera. Y no es la primera vez que pasa. Hace apenas dos meses murió un
chico de aproximadamente 35 años en circunstancias muy parecidas.

La auténtica causa de la tragedia de mi familia es la falta de inversión en
sanidad pública (algo similar pasa en educación, mundo que conozco muy bien
ya que soy profesor). No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que
lo básico de una sociedad es la sanidad y la educación, pero para los
políticos canarios (de todos los colores) parece que eso no es importante.
¿Será porque no es rentable económicamente? ¿Qué negocios ocultos tienen en
la sanidad privada o en la educación concertada para no poner los medios
adecuados para que los canarios pobres tengamos derecho a lo más importante?
A lo mejor, y estoy pensando en alto, es que su capacidad no da para más, a
pesar de tener todos estudios universitarios, aunque ya se sabe que "lo que
natura no da, Salamanca no certifica".

El descrédito de los políticos en España es algo que muchos se han ganado a
pulso (no hace falta recodar los casos de corrupción que llenan portadas de
periódicos) pero quiero seguir pensando que en las capas de decisión todavía
hay gente que vela por aquello de la "res publica" y que no está ahí por los
sueldos, bastante abultados por cierto, o por sus increíbles prebendas y
privilegios. Remito a los lectores al libro "La casta parasitaria" aparecido
a finales de noviembre pasado para ver cómo viven nuestros políticos.

Algunos me acusarán de demagogia pero yo les preguntaré en qué he mentido o
en qué me he equivocado. Además ellos no han enterrado a su padre en
circunstancias como yo he enterrado al mío.

En los municipios de Hermigua y Agulo tienes que ponerte enfermo antes de
las 22 horas. De lo contrario te juegas la vida si es algo grave (mi padre
da fe de ello) ¿Saben eso los políticos de Canarias? ¿O será que ellos
disfrutan de seguros privados y viven en islas capitalinas? ¿Los gomeros del
norte son canarios de segunda? ¿No pagan sus impuestos?

Siempre me he preguntado cuánto dinero se ha ido en tranvías, auditorios,
policía autonómica, televisión autonómica, carnavales, fiestas de todo tipo
y demás obras faraónicas, típicas de una sociedad de nuevos ricos que ha
olvidado a donde queremos ir y qué es lo realmente importante. Este país
llamado España ha perdido los valores por completo y por eso se ven cosas
que hace 20 años no se veían. TODOS los políticos, de todos los gobiernos
democráticos, han tenido la culpa de ello.

Yo vivo en Tenerife y no me encontraba en Agulo cuando pasó todo pero
puedo decir que a mi hermana y a mi madre nadie las ayudó, NADIE. En esas
circunstancias no sé como yo hubiera reaccionado pero posiblemente
escribiría esto desde la cárcel.

Por otro lado también sé perfectamente que el personal sanitario no tiene
culpa de nada. Siempre he tenido buena opinión de ellos y tengo amigos en el
gremio.

Como ya he dicho no quiero venganzas ni dinero, solamente que todas las
autoridades políticas (no quiero personalizar en ningún partido) asuman sus
responsabilidades y mi padre sea la última persona que muere por falta de
asistencia. De lo contrario pensaré que para los políticos canarios la vida
en el norte de La Gomera no vale nada y entonces, y sólo entonces, les
maldeciré a TODOS y desearé con todas mis fuerzas que la suerte les sea
tan desfavorable como la mía cuando veo llorar a mi madre.

domingo, 24 de enero de 2010

MEMORIA HISTÓRICA.

Cuando se quiere rememorar el pasado debe perseguirse buscar la verdad de ese pasado, porque hacerlo para mentir no trae buenos resultados y es algo que sólo sirve para perjudicar, sembrar más odio y guerras entre los pueblos. Este es el caso de la tan nombrada memoria histórica que nuestro Gobierno se ha empeñado en descubrir.

Y la memoria, por el hecho de ser memoria, no tiene nada que descubrir, pues si es memoria está descubierta y sólo lo que habrá que hacer es recordarla y aprovecharla para sacar lecciones que nos ilumine a no cometer los mismos errores y tropiezos que sembraron la discordia y tragedia entre los pueblos. Por lo tanto, se impone, por sentido común, recordar lo que es verdadero, pues la mentira no es buena volverla a traer a la actualidad.

Y nuestro querido Gobierno se ha empeñado en sembrar la mentira. Es la enésima prueba de sus malas intenciones, y de sus prácticas injusta de aplicar el derecho, la justicia y la igualdad entre los ciudadanos. Porque a la hora de recordad se debe recordar lo de todos, no lo de un bando y lo del otro no. Y, también, de financiar lo de todos, no lo de un bando y lo del otro no.

Y no se debe mentir diciendo entre otras que, los de un bando ya se han honrado y celebrado, porque este testimonio encontrado en la mina de Camuña lo pone en evidencia, y deja sentado que todavía hay muchos cuerpos vilmente asesinados de muchos españoles, ajenos a la guerra, que fueron muertos sin motivo ni causa alguna. Los testimonios de los que lo vieron testifican que, simplemente, por motivos religiosos.

No se puede despertar y proclamar mentiras cuando se presentan a unos, los vencedores, como genocidas y fascistas, cuando otros, los vencidos, no admiten su derrota habiendo antes actuado como verdaderos fascistas y asesinando, en la contienda, a incontables ciudadanos inocentes que no participaban en la contienda. Simplemente por el hecho de ser creyentes en JESÚS de Nazaret.

La verdad no está en aquel que pretende apoderarse de ella, sino en aquel que la hace vida de su vida y la vivencia en su quehacer diario y en todo lo que rodea su ambiente de familia, trabajo, sociedad... He conocido y conozco a muchos que se proclaman defensores de la libertad y los derechos humanos y, luego, en sus propias familias se comportan y actúan como verdadero fascistas y dictadores. ¿Puede entenderse esto?

Los creyentes, mártires al morir por su fe, son reconocidos como martir porque mueren perdonando a sus verdugos. Y no sólo eso, sino que sus familias, creyentes también, siguen siendo fieles a ese ideal de actuar como lo harían ellos y en consecuencia con su fe en CRISTO JESÚS. Y esto, como dijo Juan Manuel de Prada, no es cosa que se fraguó de un día para otro, sino producto de una maduración y purificación de muchos años derivado de su compromiso Bautismal y de su apertura a la acción del ESPÍRITU SANTO que les da las fuerzas para poder perdonar a sus enemigos.

Pero el problema no es el pasado, inmóvil y sin posibilidad de ser cambiado. El problema es el presente y el ahora de aquellos que, autoproclamándose poseedores del derecho y la verdad, intenta mentir y decir que son unos los culpables y los genocidas cuando la verdad es que todos han tomado parte en una guerra sin sentido como lo son todas. Pero que, de señalar a algunos de los dos, hay que descubrir los asesinatos, al margen de la guerra, de aquellas personas inocentes, ajenas a la política y, lo peor, condenadas por su fe católica en JESUCRISTO y la Iglesia.

Y sin ningún miramiento, sino en linchamientos sin escrúpulos, fuera de todo respeto y martirizando a la persona que, por ellos y ante ellos, ha dejado de serlo, y la han convertido en un juguete, en un objeto u cosa sin valor. Baste este testimonio espantoso, que refleja de forma cruel todo y más de lo que pueda decir.

Creo que el Sr. Zapatero esta endemoniado y disparatado, pues esta conducta partídista, financiando a unos y a otros no, con dinero de todos le deja en evidencia. Muy bien podría destinar unos millones para desenterrar a todos aquellos, centenares, que subyacen en la mina de Camuñas después de ser asesinados sólo por el hecho de confesarse creyente en XTO.JESÚS.

Hoy se intenta hacer lo mismo, y tendrán que volver a repetir lo de ayer, porque nos podrán quitar la vida física pero no la vida que anhelamos y la que conseguiremos esforzándonos en vivir de igual forma que lo hizo JESÚS. En ÉL estamos salvados y nada ni a nadie podemos temer.


miércoles, 20 de enero de 2010

LA UNIDAD NOS HARÁ FUERTES.


En respuesta a mi última reflexion, creo que me corresponde dar alternativas y caminos que señalen las acciones y consecuencias que se derivan de una respuesta seria, coherente, madura y consecuente con nuestra responsabilidad de Bautismo. Porque nuestra fe se descubre en el cumplimiento de la respuesta Bautismal.

No podemos como cristianos obviar nuestro compromiso, cerrar los ojos y el corazón y arrinconar nuestra fe sólo para las celebraciones litúrgicas, cerrados en nuestro templos, y sin ninguna manifestación ni influencia con lo que sucede en el exterior. La fe es fe cuando se traduce en consecuencias que inciden en el comportamiento de nuestro vivir con los demás y en el mundo que nos relaciona: familia, trabajo, relaciones sociales...

Tenemos una sóla fe que es única y que compartimos muchos cristianos desde hace muchos siglos, XXI, y que, en JESÚS, vivimos y esperamos que se cumplan todas sus promesas, y, confiados, caminamos injertados en ÉL hacia el lugar que nos prepara en la Casa del PADRE. Y esa herencia de nuestros padres recibida en el ESPÍRITU SANTO en nuestro Bautismo nos exige, no sólo a guardarla, sino a proclamarla y dar testimonio de ella.

Hacer la Voluntad de nuestro PADRE DIOS es comprometerse con sus proyectos y preocupaciones, y olvidarnos de los nuestros. Esa es la lección que nos da María: "Hagase tu Voluntad... y también la que nos enseña JESÚS en el huerto de Getsemaní cuando antepone la Voluntad del PADRE a sus deseos de no beber ese caliz.

Y los deseos de nuestro PADRE DIOS pasan por amar a todos los hombres y querer que todos lleguemos a amarnos como ÉL y el HIJO se aman. Y esto significa defender todo aquello que dignifica y busca el bien del ser humano por el simple hecho de ser hijo de DIOS e iguales en dignidad a todos los hombres.

Defender la vida, como un don de DIOS, desde la concepción de embrión, ya nacido en el seno de su madre, y su posterior desarrollo hasta completar todo lo necesario para ver la luz del mundo y sentir que su Creador, nuestro PADRE DIOS, lo ama y lo quiere tal cuál es, es misión de todos los que nos sentimos hijos de DIOS. Y esto debe implicarnos a todos y a pesar de todo.

A pesar de que el sentimiento publico ha dado un giro hacia la protección de vida, notamos con trizteza que la ideología proaborto prevalece hoy en nuestro gobierno. Muchos en la administración Central quieren hacer que el aborto sea legal hasta cierto punto de desarrollo fetal, y quieren proponer abortos con dineros publicos. Las mayorias en ambas cámaras del Congreso están a favor del aborto.

Y todo esto nos debe llevar, si paliativos ni justificaciones, a unirnos, todos los cristianos, para siendo uno como el PADRE y el HIJO son uno, apiñarnos en defensa del amor y la libertad para buscar, no los intereses de algunos, sino el bien y la verdad que hace que el hombre y la mujer sean felices haciendo lo que más anhelan, aunque no lo descubran muchos, "La Voluntad de DIOS".

¡Quién sabe si todo lo que ocurre, y DIOS permite, va a llevarnos a la esperanzada y esperada unión entre todos los cristianos! Porque todo ello nos está moviendo en ese sentido. El enlace que les dejo más arriba es la declaración de Manhattan donde todos los cristianos se están uniendo en un sólo camino y rebaño.

En la misma línea nos encontramos con todos aquellos que se esfuerzan para destruir el sacramento del matrimonio, la familia, la libertad religiosa y todos aquellos valores que representan nuestra cultura y testimonian nuestra fe en un mundo donde el amor y la concordia sean reflejo del verdadero y único amor de DIOS.

lunes, 11 de enero de 2010

DE SEGUIR ASÍ OCURRIRÁ.


Algo parecido ocurrió cuando sus contemporáneos vieron a Noé construyendo un arca. No entendieron por qué lo hacia ni trataron de escucharle. Todo se concretó en una burla irónica y tacharlo de loco. Igual puede pasar en estos tiempos que vivimos. Hay voces que nos advierten y la realidad que nos rodea presenta síntomas que lo hace presagiar.

Las nuevas formas de invadir y someter a un país no son las mismas que se usaban antes. Ahora no hace falta usar la fuerza bélica ni terrorista. Sólo se necesita algo de paciencia, buena mano izquierda y darle a la gente todo lo que necesitan para que lo pasen bien, consuman, se diviertan y den rienda suelta a sus emociones, afectos y pasiones. Es la llamada cultura del bienestar. Pasar bien los cuatro días que vivimos en este mundo, y luego... suelen decir "que me quiten lo bailado".

Sin embargo, cuando llegan los momentos de turbulencias, de sufrimientos y oscuridades, todo se ve de otra forma, y las palabras ya no salen tan de prisa ni alocadas. Se empieza entonces a reflexionar más de acuerdo con nuestra propia realidad y destino. Nuestro mayor deseo, vivir desesperadamente feliz, empieza a mostrársenos oscuro y engañoso. Ya no estamos seguros de que hayamos ido por el buen camino. Todo se ve de otra forma, pero, quizás, ya sea tarde...

Es ahora el momento de plantearnos nuestra toma de decisiones y empezar a recorrer el camino que debemos tomar. Es la hora de proclamar de forma decidida y valiente nuestra fe y sus coherencias con nuestras vidas. Es la hora de que llamarnos cristianos nos exige no sólo llamarnos sino serlos y vivirlo en toda la realidad que nos rodea, de forma coherente y comprometida.

Por eso, hoy traigo esta reflexión de la Agencia de Noticias Hisponoamericana que nos pueden avivar y despertar de nuestro letargo y mirada impasible ante los hechos que, delante de nuestros propios ojos, están ocurriendo en toda Europa y, de forma muy notable, en nuestra propia nación.

No es casualidad. Está pasando
Hay una sola posible respuesta: la acción al servicio de la Fe, la Verdad, y la defensa de nuestra Tradición Cristiana
Autor: Agencia de Noticias Nacionales Hispanoamérica | Fuente: Boletines Hispanoamerica
EL DESAFÍO DE LA CRISTIANDAD. ENTRE LA CONJURA MASÓNICA Y LA JIHAD DEL ISLAM

Terminó el 2009 con negros presagios sobre la cabeza de los pueblos cristianos. Ya no puede atribuirse a una coincidencia, o a una moda de políticas provisorias, el asalto a nuestras creencias. La premeditación prepotente y descarnada con que los líderes mundiales impulsan la transformación de las costumbres y tradiciones cristianas del Occidente obedece a un mandato surgido en las logias y los tabernáculos que operan lejos de la vista de los pueblos. Transformaciones impulsadas a través de leyes que –oh casualidad- son promovidas simultáneamente en todas partes: leyes de aborto, leyes de “género”, leyes de “memoria histórica”. Todo debidamente aderezado con un alud mediático que todo lo justifica y lo revalora.

Así vemos que nuestra cara creencia en el valor de la vida humana como portadora del destino trascendente que le ha regalado el Creador es aniquilada por las leyes de aborto y eutanasia. Los valores tradicionales de la familia cristiana rebajados al equipararlos con el matrimonio homosexual. Conculcados los derechos infantiles por la ley que permite sean adoptados por parejas del mismo sexo. Perseguidas las autoridades eclesiásticas que levantan su voz contra todo esto. Cuando buscamos los orígenes de este cataclismo que nos cae sobre las cabezas, debemos remontarnos a la penumbra de los siglos, cuando se conjuró el enemigo de la cristiandad. Cuando las logias se propusieron todo, letra por letra y palabra por palabra lo que hoy está sucediendo. NO ES CASUALIDAD.

Los mismos que promovieron “el racionalismo”, los mismos que ocultan sus creencias paganas tras los nombres secretos de Dios, los difusores de la oscuridad bajo la proclama irónica de ser caballeros de LUZ. Son los hacedores de las revoluciones, los destructores de los reinos cristianos. Los liquidadores del Imperio Español. Los padres del marxismo y el bolchevismo. Son los creadores del socialismo, de los Frentes Populares, de la Socialdemocracia y del pernicioso Liberalismo. Son los autoproclamados agnósticos, infiltrados entre los incautos que en cuanto se les escarba un poco reluce el gnosticismo pagano de las primeras horas de la lucha contra el Cristianismo, surgido de las sombras, siempre en las sombras.

Tesoneros, despiadados, armados de un odio teológico a la Cruz, perseveraron. Sufrieron descalabros, avanzaron y retrocedieron. Se cobraron cada derrota, emborronaron cada página de la historia que los revela. Y castigan el cuerpo de las Instituciones de las naciones, que vertebran la tradición y sostienen a los pueblos. Es así que los ejércitos, pilar fundamental, al lado de nuestra fe, son el blanco de la venganza y el objetivo de su ataque. Suman sus fuerzas en esta tarea todas las vertientes de los tabernáculos. Los liberales sirven en bandeja a nuestros soldados para el desquite perverso de los marxistas. El fin es el mismo, NO HAY CASUALIDADES. Desmontar los ejércitos de su finalidad patriótica, convertirlos en monigotes mundialistas de los intereses espurios de las fachadas internacionales, o simple y llanamente desaparecerlos, como están haciendo con los de Argentina y Uruguay. Han insuflado la mentira en el corazón de las nuevas generaciones y han criminalizado a los guerreros de la Patria, ocultado sus hazañas, enfangado la memoria de sus héroes. Han puesto una inmensa cortina que oculta la verdad. No se puede atisbar por sus rendijas las glorias imperecederas de nuestras armas. Una noticia de la prensa argentina lo dice todo: EL GENERAL VIDELA SERIA JUZGADO EN NUREMBERG. Todo está dicho.


EL ISLAM, MIENTRAS TANTO, NO CONCILIA Y SE PREPARA

Se habla de que no todo en El Islam es fundamentalismo, que las políticas progresistas de “encuentros de civilizaciones” emprendidas por los líderes europeos acercarán a Occidente con los pueblos mahometanos. Uno se pregunta si es imbecilidad o derrotismo premeditado.
El Islam no puede alterar su esencia sin diluirse en el intento. El fundamento del Islam es la Guerra Santa, la Jihad. El Islam vive y existe para la conversión obligada de todos los hombres. El Islam no puede negociar o atemperarse sin contradecir al hacerlo su fin ulterior. Esto no lo puede cambiar nadie, porque es la palabra de su profeta y el vértice de su fe.

El Islam tiene su ley y su tradición y no las pone en tela de juicio. Los cristianos somos el enemigo y ellos “los únicos creyentes”. Esta es una realidad que se proclama a los cuatro vientos, porque así predican las religiones: a los cuatro vientos, repito, sí, ese es el fin, ¿porque los gobiernos de Europa han abierto las puertas a una emigración que sin levantar una cimitarra y por la sola progresión del crecimiento demográfico será la mayoría religiosa de la cuna de nuestra civilización? En unas décadas el Islam prevalecerá en Europa. Y mirando el trato que se inflige a las minorías en los países mahometanos se puede imaginar el destino de nuestros hijos y nuestros nietos.
El Islam fue, es y será enemigo del Cristianismo. Son creencias excluyentes. Nuestros mayores no se llamaron a engaños, y jalonan nuestra historia mil episodios de lucha por sobrevivir los unos sobre los otros. Nada ha cambiado, el discurso pseudo culto de encuentros y multiculturalidad son pamplinas, y los mahometanos lo tienen bien claro.

En Egipto los “infieles”, en su propio país, pagan impuestos discriminatorios por el solo hecho de serlo. En Irak y Afganistán los cristianos son asesinados, lo mismo que en Filipinas. Los mahometanos arrasan en Sudán aliados con los paganos. Los Reinos Árabes financian las “madrasas” (1) y “mezquitas” que florecen por toda Europa. Y mientras pretenden dar una imagen de equilibrio, es bien sabido que de esas familias y de sus arcas se financian los grupos de choque del Islam, como Al Qaeda y otros.

El que pretenda encontrar en El Islam un aliado religioso no hace más que engañarse. El Islam se solaza de nuestra decadencia y se alista para heredar y reconquistar.


LA RESPUESTA DE LA CRISTIANDAD

Hay una sola posible respuesta. La fe, la oración y la acción. Hay que librar “el buen combate YA”. Es el deber de cada hombre y mujer que reconozca en estas palabras la verdad, que admita en su interior que esto ESTÁ PASANDO y que está pasando de manera implacable. Todo cristiano que reconozca en estas previsiones sus propios temores y sus propias certezas, se obliga inexcusablemente a la acción. Una acción al servicio de la Fe, la Verdad, y la defensa de nuestra Tradición Cristiana. Un compromiso con nuestra Iglesia y con las instituciones patrias. Una voluntad de ya no callar por no disgustar. Una decisión de revelar esta verdad sin temor y con valentía.

ÚLTIMAS REFLEXIONES