Páginas

miércoles, 29 de febrero de 2012

LA CEGUERA INTELECTUAL


En un mundo marcado por el sufrimiento y la enfermedad, no preguntarse qué sentido tiene eso es algo que choca contra la propia inteligencia del hombre. Y pienso esto porque de nada vale tantas luchas, sacrificios, batallas y esfuerzos sin al final todo queda en, polvo eres y en polvo te convertiras.

Realmente confieso que me gustaría, si Jesús de Nazaret no se hubiese hecho hombre, soñar con un mundo de ensueño, de castillos y princesas, de reyes que imparten justicia y castigan a los malvados. Un mundo de belleza, de valores y virtudes, de paz y armonía, de seguridad y alimentos para todos. ¡Un cuento de hadas!

Confieso que, de niño, me gustaba mucho leer esas historias que, ya de antemano, suponías y deseabas que tuviera un final feliz. Creo que todos deseamos eso, y hasta en el cine, años mas tarde, aplaudíamos cuando el muchacho (protagonista) acudía a salvar y socorrer a su amada o al indefenso del peligro del malvado.

No puedo aceptar un mundo lleno de mentiras, de injusticias, de falta de verdad, de malas intenciones, de búsquedas de poder y riquezas para imponer sus caprichos, sus gustos, sus apetencias, sus ideologías... Y creo que todos pensamos y deseamos eso. Tampoco puedo resignarme a, por mucho que la vida me sea hermosa y placentera, terminar en un tiempo que se hace corto y rápido. La muerte no tiene sentido.

Arde dentro de mí unas ansias de felicidad eternas, una obsesión de vivir eternamente, de no resignarme a morir y acabar. No, la vida es para siempre, incluso no mereciéndola. Otra cosa es que por tus desamores y egoísmos termines eternamente sufriendo. Eso si, debido a nuestra libertad, parece ser razonable, pero siempre entendiendo una vida eterna.

Y creo que Dios, nuestro Padre Bueno, ese, que dentro de mí inspiraba ese gozo hermoso de niño al leer los cuentos de príncipes y princesas, nos creó para siempre. Porque Dios no nos puede haber creado para un rato. No tendría sentido. No se entiende que una criatura creada por Él, por la que entregó a su Hijo para salvarla de su pecado de rebelión, la deje morir. No tendría sentido tomar la naturaleza humana, padecer y sufrir un muerte de cruz para jugar con su criatura. No cabe en ningua cabeza.

Dios no puede equivocarse y, desde el principio nos pensó felices y eternos. Si bien, al crearnos libres, nosotros le excluímos de nuestras vidas y la emprendimos solos, rechazando sus proyectos y sustituyéndolos por los nuestros. 

Pobre de nosotros porque nos hemos dado cuenta que de esa forma, sin Él, no podemos alcanzar la paz y la felicidad, y estaremos, si no volvemos a Él, errantes y eternamente angustiados y padeciendo dolor y sufrimientos que llegaran a desesperarnos.

Por eso, no entiendo como tanta intelectualidad no llega a descubrir la necesidad de ese Padre Bueno que todos tenemos. Porque resignarse a que todo acaba con la muerte es la peor de las resignaciones. Esa si que no la quiero. 

Me puedo resignar a sufrir, a padecer dolor y a terminar en una muerte física que me ayude a purificarme y a prepararme para la resurrección verdadera a una vida nueva, pero nunca a una muerte de eterno sufrimiento y desesperación. No, porque tengo un Padre, revelado por su Hijo Jesús, que me quiere, que me ha creado para ser feliz junto  Él y en su Casa, porque ha enviado a su Hijo a pagar con su vida por nosotros, y porque injertado en Él y asistido por el Espíritu Santo tenemos ganada la batalla.

Sólo hay que agarrarnos y confiar, porque muchas señales nos ha dejado para luchar contra nuestras dudas y tentaciones. Y, sobre todo, mantener los ojos bien abiertos, porque la tentación de nuestra razón nos puede confundir y de eso está muy bien informado y presto el tentador. Por eso, se hace necesario el ayuno, la abstinencia de todo aquello que nos acomode, nos instale, nos prometa felicidad caduca y falsa.

Un tiempo bueno que nos puede ayudar mucho es, dejándonos conducir, ponernos en Manos el Espíritu y en camino cuaresmal hacia la Pascua. Eso abrirá nuestros ojos para ver claro y hacer luz en nuestro camino.

miércoles, 22 de febrero de 2012

¿NO ES ÉSTA LA SOLUCIÓN A LA REFORMA LABORAL?

La reforma laboral aprobada este viernes por el Gobierno contempla la ...

Hay muchos que levantan la voz para denunciar que la Iglesia es la causante y responsable de todo el mal que la sociedad, sobre todo la nuestra, está padeciendo. En el mundo bloguero son muchos los que critican negativamente los valores que la Iglesia predica y defiende, e incluso pasan por debajo de la mesa la labor que desarrolla en bien de los más pobres y marginados.

Se le acusa de ser retrograda y de obstaculizar el progreso y los avances tecnológicos que la ciencia descubre y pone en manos de la sociedad. Y no queda argumento que aprovechan para desprestigiarla y derrumbarla. Se le considera como la mayor manipuladora del hombre atacándola como lavadora de mentes humanas y de crear un cuento para dar razones y respuestas falsas a las que el hombre se plantean pero que no existen.

Nos cansaríamos de argumentar las mil y unas razones que tratan de presentarla como una asociación creada para mandar, tener poder y engañar. Sin embargo, son muy pocos, los que estando enfrente de ella, se paran a reflexionar y ver su intervención y lo que les dice.

Supongo que no conocen lo que, a través de muchos años, los Papas han vaticinado lo que iba a suceder de seguir el camino que el mundo propone. Porque ha sucedido y continúa sucediendo. Es la Iglesia la que, acusada de conservadurismo y atrasada, se adelanta a su tiempo y, en boca de sus Papas, profetiza lo que sucederá de seguir por el camino que marcan los progresistas y adelantados.

¿La acusan de atrasada? Porque es la Única que no les sigue y que camina en otra dirección. Precisamente la buena, la que de hacerle caso, nuestro mundo no estaría hoy como está. Porque de oírle todo iría mucho mejor y mejor repartido. Ese es problema, el reparto, y porque el reparto lo quiere hacer muchos a su manera, otros se quedan sin nada. Y, lo peor, son engañados por los que precisamente reparten.

En sus encíclicas, León XIII, Pío XII, Juan Pablo II, Benedicto XVI, por citar algunos han ido desvelando los pasos a seguir y las consecuencias de no seguirlos. Y todo ha ido cayendo a su tiempo. La sociedad de hoy es el reflejo de lo que los progresistas, los adelantados, los que proclaman un mundo según sus ideas e intereses han diseñado, desoyendo los consejos y directrices que la Iglesia, como es su deber, ha sugerido. Una detallada lectura de lo que han dicho los Papas en sus encíclicas dejaría al descubierto lo que aquí se dice.

Sólo, poner un vídeo que viene muy oportuno y que de llevarse a cabo dejaría a todos muy contentos. Se evitaría todos esos problemas que suceden ahora en Valencia, y el paro bajaría como el hielo cuando se derrite con el calor. Seguro que nadie puede encontrar una razón para negarlo. Todo lo que se pueda argumentar en contra es demagogia y falsear la verdad con mentiras.

¿No es esto lo que todas las tertulias, ahora muy proclives en la tele, dicen? Pues la manera de llevarla a cabo está contenida es este vídeo, y esto lo dice la Iglesia por boca de uno de sus Papas, y si no, véanlo, óigalon y reflexiónenlo:

viernes, 17 de febrero de 2012

SOLO HAY UNA VIDA

"El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y...

En muchos momentos de nuestra vida, quizás cuando nos vemos cerca de la muerte, bien sea por la edad, enfermedad o por otras causas, pensamos que posiblemente hay otra vida, entre otras cosas porque nos parece que terminar todo aquí no es del todo justo.

Realmente solo hay una vida, y lo creo y lo pienso porque nuestro PADRE DIOS, Creador del mundo y del hombre, no pensó crearnos dos veces. Solamente una vez. Si es verdad que por nuestro rechazo a su primera Alianza, una vida eterna y hermosa en el Paraíso, al cometer el pecado original huimos de su presencia y rompimos con su amistad.

Podríamos interpretar que fuimos nosotros los que dejamos a DIOS plantado y nos quedamos con nuestros proyectos y nuestros planes. Nos parecieron mejor que los de DIOS, y optamos por echar al SEÑOR de nuestra vida y caminar solos por nuestros propios medios.

No es como parece que, DIOS nos castiga y nos expulsa del paraíso, sino todo lo contrario. Somos nosotros quienes expulsamos a DIOS y le dejamos plantado. La parábola del hijo prodigo nos lo explica bien. El Plan de DIOS no se puede contemplar por capítulos sino que, a pesar de leerlo en capítulo, todo va muy, aun en la distancia en el tiempo, muy vinculado unos a otros.

Es el hijo quien deja al padre. No le escucha y, pidiéndole todo sus pertenencias, que son regalos del padre, se marcha siguiendo su proyecto y plan ideado. El mundo, ese mundo caduco y finito le atraía más. Luego ya sabemos como acaba. Para nosotros es igual, porque somos nosotros los hijos que nos hemos marchado y seguimos empeñados en no volver.

Perdimos la eternidad que DIOS había contemplado para nosotros, y sin darnos cuenta, todavía no nos damos cuenta, hemos perdido ser felices eternamente. El pecado nos dejó tocado y, la muerte que ahora tenemos que padecer, es uno de los mejores regalos que DIOS nos ha dado, porque con ella podemos, si sabemos entenderle,  empezar una vida nueva. Una vida que no es nueva sino que purificada en la muerte empieza de nuevo en la Resurrección en XTO.JESÚS.

Podíamos habernos quedado siempre así, en estado de sufrimientos, de trabajos, de guerras, de miedos, de conflictos, envidias y guerras que desear morir sería un alivio y un descanso. En muchos momentos lo deseamos. Esta vida mundana si fuese eterna nos cansaría y angustiaría. ¿Te imaginas estar toda la vida, si tan siquiera comer lo que comen los cerdos?

No hablamos de sueños ni fantasías, Elvis Presley, Michael Jackson, Whitney Houston... por citas personajes famosos... y otros muchos anónimos, marcharon de la casa del padre buscando un mundo mejor, pero... Sabemos lo que hay fuera a pesar de tanta riqueza y poder.

Por eso, la muerte que nos espera es un gran regalo porque con ella empezamos a vivir la que hemos perdido por el pecado original. Todo depende de vivirla en, con y por la Gracia, o quererla vivir por nuestra cuenta. Es volver a lo que ya hicimos y perdimos.

Y eso se nota. Se nota en sus rabietas, en sus angustias, en sus luchas sin sentido, en sus deseos de venganza, de odio, de muerte. Vivir por tu cuenta, es decir, darle la espalda a JESÚS y al ESPÍRITU SANTO que vive en nosotros, es amargarte, no querer ver la realidad y elegir, después de haberla perdido, otra vez la muerte, que si no será física, si será, peor todavía, una vida errante de angustias y sufrimiento. Sería mejor morir.

lunes, 13 de febrero de 2012

CREO QUE SON BUENAS SEÑALES

Rajoy dice que el paro empeorará en 2012

Y me explico: Todos sabemos que la situación es muy mala, trágica, y su solución no es de hoy para mañana, sino que se necesita una política austera, firme y efectiva. Pues bien, tomar estas medidas (ver aquí) no gustan a nadie, o dicho de otra forma, cuesta, a pesar suyo, que se tenga que tomar esas medidas.

Son impopulares, y muchas veces incomprendidas y no aceptadas. Es más, suelen pasar factura e invitan a venganza, venganza que solo se puede tomar en el momento electoral, las urnas. Por lo tanto, un electorado inteligente debe plantearse que cuando un Gobierno toma estas medidas, impopulares para ellos y arriesgando su ego personal de ser expulsados por los votos, la señal es buena, porque el camino de la recuperación económica no puede ser otro.

Todos sabemos por experiencia que ahorrar cuesta sacrificio. Se ha delapidado un tiempo de bonanza económica muy bueno. Se ha malgastado de forma irresponsable una situación que, de haberse planteado mejor, no sería tan trágica ahora. No echamos la culpa a nadie, porque creo que todos, los que gobiernan y no gobiernan son culpables. Pero también el electorado, que debe saber cuando hay que apoyar y cuando no.

Por eso, ahora es tiempo de apoyar y ponerse manos a la obra secundando estas medidas que, aunque duras y difíciles de digerir, creo que son buenas para el bien de los ciudadanos y de la nación. Por el humo se sabe donde está el fuego, así que siguiendo este refrán, por las medidas tomadas se sabe cual es el camino, y a nadie se le esconde que tocan tiempos de cerrar los puños y hacer esfuerzos, que no siempre son a gusto de todos, pero al final todos seremos los beneficiados.

De cualquier forma, el esfuerzo debe ser proporcionado, y en mi opinión creo que el empresariado, sobre todo donde está el capital, debe de dar un paso al frente, compartir y ser solidario con el asalariado. No se puede cargar el peso de los recortes sobre los más débiles e indefenso. Eso no lo comparto. La ley tiene que ser compartida y generosa con los más necesitados y pequeños. El trabajo hay que protegerlo, porque las familias dependen de él.

jueves, 9 de febrero de 2012

CADA CINCO MINUTOS, UN CRISTIANO MUERE ASESINADO POR SU FE


Un mártir cada cinco minutos, los últimos datos de la persecución contra los cristianos en el mundo



Escalofriante revelación del sociólogo Massimo Introvigne


 
Por Jesús Colina / Alfa y Omega
  
El sociólogo Massimo Introvigne, representante de la OSCE para la lucha contra la intolerancia y la discriminación contra los cristianos, afirma que, «cada cinco minutos, un cristiano muere asesinado por su fe». Presentó estos datos por primera vez a la comunidad internacional a inicios de junio, al intervenir en la Conferencia sobre diálogo interreligioso entre cristianos, judíos y musulmanes, que se celebró en Budapest, organizada por la entonces Presidencia húngara de la UE. A esa denuncia, según la cual cada año son asesinados por su fe 105 mil cristianos en el mundo, le siguió una oleada de críticas e incluso comentarios irónicos, en particular por parte de la Unión de ateos y Agnósticos Racionalistas, una asociación de origen italiano, por considerar que esos números son una exageración.

Como respuesta a estas reacciones, en ocasiones mordaces, Introvigne reconoce: «De estas posiciones podemos sacar una lección: se infravalora hasta tal punto el problema de los cristianos perseguidos que, cuando se citan las cifras, parecen a primera vista increíbles». Es verdad, por ejemplo, que en las últimas semanas los medios han recogido los sangrientos ataques contra cristianos de Nigeria a manos de la secta fundamentalista islámica Boko Haram. Algunos medios occidentales -pocos- informan sobre las condenas a muerte por apostasía o blasfemia en Irán o Pakistán, o los ataques contra iglesias en Indonesia. Pero, otras muchas situaciones endémicas de persecución, quizá precisamente por ser endémicas, pasan desapercibidas, como es el caso de naciones de Oriente Medio, o de China, Vietnam o la India.



Las estadísticas de los mártires
 

¿De dónde surge, por tanto, el cálculo citado por el representante de la OSCE? Introvigne se basa, ante todo, en los trabajos del primer centro mundial de estadística religiosa, el estadounidense Center for Study of Global Christianity, que dirige David B. Barrett, fallecido en agosto pasado, que publicó periódicamente la famosa World Christian Encyclopedia y el Atlas of Global Christianity. Los estudios de Barrett son los más citados en la materia por el mundo académico.

En 2001, Barret y su colaborador, Todd M. Johnson, comenzaron a recoger, además, estadísticas sobre los mártires cristianos. En su obra World Christian Trends AD 30-AD 2200, trataron de calcular el número total de mártires cristianos -así como de las otras religiones— en los dos primeros milenios del cristianismo, hasta el año 2000. Como base para su trabajo, escogieron esta definición de mártires cristianos: «Creyentes en Cristo que han perdido la vida prematuramente, en la situación de testigos, como resultado de la hostilidad humana». Explicaron que perder la propia vida en la situación de testigos no implica juicio alguno sobre la santidad personal del mártir, sino que significa sencillamente que ha sido asesinado por ser cristiano, no como víctima de una guerra o de un genocidio de motivaciones políticas o étnicas, no religiosas.

El volumen de 2001 revelaba que estos mártires cristianos, en los primeros dos milenios, habían sido unos 70 millones, de los cuales, 45 millones perdieron la vida en el siglo XX. Las discusiones que surgieron en estos diez años, tras la publicación del libro, han servido para confirmar el carácter riguroso del estudio. Desde entonces, Barrett y Johnson actualizaron todos los años sus cálculos, sin modificar los criterios ni la definición. En la primera década del siglo XXI, el número de los mártires cristianos fue creciendo hasta alcanzar a mediados de siglo la alarmante cifra de 160 mil nuevos mártires al año.

En 2010, como explicaron en el artículo Cristianismo 2011: mártires y resurgimiento de la religión, publicado, en enero de 2011, en la revista International Bulletin of Missionary Research, el número de mártires disminuyó respecto a la mitad del decenio precedente, en particular porque «la persecución de los cristianos en el Sur de Sudán se mitigó tras los acuerdos de paz de 2005». Sin embargo, permanecían o se hicieron más agudos otros focos de martirio, en particular en la República Democrática del Congo y en Corea del Norte. A causa de estos factores, Barrett y Johnson calcularon que, en el año 2011, morirían unos 100 mil mártires.

El representante de la OSCE ha comparado estos estudios con los resultados del libro The Price of Freedom Denied, de los sociólogos estadounidenses Brian J. Grim y Roger Finke, quienes aplican la teoría sociológica de la economía religiosa a las persecuciones religiosas y sus consecuencias sociales. Según Grim y Finke, el número de los mártires cristianos podría ser superior, entre 130 y 170 mil al año.

Esconder los números para esconder la matanza
Massimo Introvigne, en el estudio que citó en la Conferencia de Budapest, ofreció las cifras más prudentes de Barret y Johnson, unos 105 mil mártires en 2011, número muy inferior al propuesto por Grim y Finke. Esto significa que, al día, mueren por su fe entre 287 y 288 cristianos, doce por hora, es decir, uno cada cinco minutos. El representante de la OSCE aclara: «Si no se gritan al mundo estas cifras de las persecuciones de los cristianos, si no se detiene la matanza, si no se reconoce que la persecución de los cristianos es la primera emergencia mundial en materia de violencia y discriminación religiosa, el diálogo entre las religiones y las culturas sólo producirá hermosos congresos, sin resultados. Quien esconde los números quizá, simplemente, busca no hacer nada para detener la matanza

lunes, 6 de febrero de 2012

¿ DE DÓNDE TOMAMOS REFERENCIA?

¿Quién guía mi vida?

Hay muchas cosas que no andan bien. Sólo una mirada alrededor y observamos inseguridad, injusticias, mentiras, familias rotas, individualismos, relativimos, poca solidaridad, hijos perdidos, divorcios, hijos maltratados, niños raptados, robos... Y todo esto desemboca en muertes.

¿A quién miramos? Porque yo sólo veo dos caminos: 
a) uno es el de mirarnos como hijos de DIOS y, amparados en su amor y sus mandatos, regular nuestra vida según la ley del Amor según, JESÚS, su HIJO, nos enseñó...
b) o, sin referencias, mirar para el líder de turno, o inventarse cada uno su propia verdad e imponerse a la del otro que querrá imponer o vivir la suya. 

Porque muchas verdades no pueden cohabitar juntas, pues una sólo será la verdad y las otras mentiras. Sí, habrá muchas maneras de vivirlas y de aplicarlas, pero sola una verdad que suscita varias formas de hacerla vida en tu vida desde ella. 

Todo lo que nos sucede en este mundo de hoy tiene como consecuencia haber perdido la mirada primera, porque el abandono de las virtudes cristianas nos ha sumido en una locura que no tiene sentido y amenaza con destruirnos. Estudios y estadísticas dan resultados que nos llevan a estas conclusiones. 

El hombre cuando ha abandonado su casa y ha rechazado su filiación divina se ha sumido en un caos que le ha llevado a perder su orientación y su finalidad. Todo a su paso se derrumba y, la familia, célula de la sociedad, pierde su consistencias y su misión: "lugar para educar al hombre".

El hombre y la mujer, por amor, se unen como objetivo de fundar una familia, y abierta a la procreación de sus hijos en un marco de convivencia educativa y formativa. Todo lo que derive en otros fines queda fuera de lugar. Y esto es así desde antes del cristianismo. La familia forma y sustenta los pueblos.

Si el amor no es responsable hasta las últimas consecuencias de constituir, entre un hombre y una mujer, una familia que se prolonga en los hijos, la sociedad se tambalea y se muere. Porque otra clase de amor no hay. 

El amor afectivo, sentimental, romántico, erótico... son amores incompletos, arenosos, que fundamentan su unión en arenas movedizas y que se hunde al menor contratiempo, Porque no nacen del compromiso responsable y de la entrega madura y verdadera. Y eso genera consecuencias como las que estamos viendo. 

Nuestros pueblos no gozan de salud y amenazan con destruirse. La culpa sólo la tiene el hombre y la mujer, que siendo diferentes han querido olvidarse de eso y, confundiéndolo todo, tratan de equipararse y olvidarse que ambos forman un todo que se complementan, y para ello se necesita ser diferentes.

jueves, 2 de febrero de 2012

¡BLOGUEROS CATÓLICOS, NO DEJEN DE PROCLAMAR LA PALABRA ESCRITA!

En Su Palabra Dios ha entregado al hombre el conocimiento necesario para la ...

Hay que seguir porque la semilla (La Palabra) puede germinar cuando menos lo esperas, aun cuando, aparentemente, la tierra no promete las condiciones favorables para que la semilla germine, pero, ¡por la acción del ESPÍRITU, germina!, nace el encuentro y el compromiso sembrado en nuestro Bautismo.

Recemos, a la LUZ del ESPÍRITU SANTO, y no perdamos de vista que es ÉL, si se lo pedimos con fe y confianza, quien nos inspira y nos induce a escribir lo que debemos escribir según la Voluntad de DIOS. Quizás, muchas veces, no lo entendamos, pero, esos renglones torcidos de los que el ESPÍRITU se vale, serán enderezados cuando ÉL lo crea conveniente.

Ven ESPÍRITU SANTO, llena el corazón de
tus fieles; enciende en ellos la llama de
tu Amor. Envía tu ESPÍRITU y serán
creados.

Oh DIOS, que has iluminado los corazones de tus
hijos con la LUZ del ESPÍRITU SANTO: 
Haznos dóciles a tu ESPÍRITU 
para gustar siempre el
bien y gozar de tu
consuelo. Por
JESUCRISTO Nuestro SEÑOR. Amén.

Hay que seguir transmitiendo la Buena Noticia porque alguien puede estar esperando por esa gran Noticia. Alguien que busca y no la conoce, y tú o yo podemos ser el eslabón que el ESPÍRITU SANTO está suscitando para que a esa persona llegue la Palabra. Madre Teresa de Calcuta decía que el CRISTO vivo que recibimos bajo las especies de pan y vino en la Eucaristía, se nos presenta luego en la calle en el hermano desvalido, pobre, abandonado, olvidado o ansioso por conocer la Verdad, pues bien, bajo esa apariencia en los hermanos, está también JESÚS vivo y presente.

No podemos abandonar esta herramienta de la blogosfera y, por nuestra apatía, desánimo, inconstancias, trabajo u otras dificultades... Sabemos que nos cuesta, sabemos de nuestras limitaciones, de nuestras ocupaciones, pero siempre tendremos un momento de oración, que puede ser esas pequeñas palabras escritas para animar, para apoyar, para despertar...

Ánimo, amigos, esto es también evangelizar y, por supuesto, amar. Ahora, a las puertas de 2º Encuentro Blogueros católicos con el Papa, hagamos el esfuerzo de reunirnos, de conocernos, de ayudarnos, de aguantarnos, de comprendernos, de prepararnos, de enseñarnos, de amarnos, porque es ahí, en la comunidad, donde se descubre al SEÑOR.
ÚLTIMAS REFLEXIONES