Páginas

lunes, 30 de abril de 2012

UNA MANERA DE TRANSFORMAR EL MUNDO


Con nuestras pequeñas obras podemos hacer muchas cosas. A veces tratamos y nos empeñamos en denunciar muchos programas y acciones que no mejoran la convivencia social,  ni la hacen más justa, más humana y más buena, pero no logramos nada.

Y otras veces, con una decisión personal y actuando con responsabilidad y compromiso con los valores que nos rodean y buscando el bien común, sobre todo las buenas costumbres, la dignidad y la verdad, logramos resultados sorprendentes.  Me refiero en esta ocasión a los llamados programas basuras.

Programas basuras que no enaltecen la dignidad de la persona, sino que la denigra y la rebaja. Programas basuras donde parece que vale todo y, bajo las apariencias del respeto y la libertad, se enaltece la mentira, el libertinaje, y todo aquello que sirve para sacar dinero. 

Todo es mirado por la verdad de cada uno. Toda verdad está condicionada por el relativismo moral que cada cual defiende, y lo único que importa es la audiencia, entretener como sea y el beneficio económico del mismo. En base a eso se hace lo que interese. No se mira por las buenas costumbres, el respeto y la libertad, que busca el bien y la verdad.

Se toman a las personas para el divertimento y centro de entretenimiento, sin mirar el daño que se les puede hacer. Todo es un montaje económico que corrompe y destruye la convivencia social. Se persigue pasarlo bien a costa de difamar, denunciar y sacar a la luz la vida y la intimidad de personas populares, famosas o que son noticias en el panorama nacional o internacional.

Por eso, es muy buena noticia que uno de esos programas se haya suspendido por falta de anunciantes. Y es que la publicidad es el soporte y la base donde se sustenta el montaje económico de las televisiones, y por supuesto, de sus programas.

Está en nuestras manos el poder decidir muchas cosas, al igual que en la política. Nuestro voto y nuestras acciones, bien sea retirando nuestra publicidad o no viendo esos canales determinados, ayudarían a que los medios, incluso periódicos y revistas, reflexionen sobre sus contenidos. También, en sentido contrario, viendo los canales que están acorde con los valores que edifican la dignidad de la persona, haría pensar a los demás lo que es bueno y se debe emitir.

miércoles, 25 de abril de 2012

LO PEQUEÑO SE HACE GRANDE

... el uso de PepsiCo de los restos fetales abortados en su...


Es poca cosa, pero todo lo grande tiene un principio. La semilla de mostaza que Jesucristo utilizó como signo de este símbolo "lo pequeño se hace grande" es el germen que puede cambiar el mundo. Al igual que el descubirmiento del germen, que infectaba a las parturientas, diagnosticada como "fiebre puerperal" (mitad del siglo XIX, Semmelweis), evitó que siguieran muriendo muchas mujeres a la hora de dar a luz, hoy puede ser cualquier pequeña iniciativa la causa del comienzo de un cambio de vida que motive el cambio de otras actitudes que ayudan a matar y aniquilar inocentes.

La semilla más pequeña, un grano de mostaza, se hace muy grande, hasta el punto que las aves construyen allí sus nidos. De la misma forma, tu pequeña e insignificante acción puede llegar muy lejos y cambiar un estilo de vida o parar una matanza que clama al cielo.

Les remito al post de eligelavida (ver aquí) donde se descubre lo que hacen muchas compañías con tal de aumentar sus beneficios sin importales consecuencias. Nacen muchos productos para mejorar la vida de los niños, como es el caso de Nestle, pero no miran cómo lo hacen ni las consecuencias que eso pueden representar.

Bueno, se trata de que piensen y reflexionen, no me extiendo más. Hay un producto, personalmente a mí me gusta mucho. Una de mis anécdotas de pequeño fue, con unos compañeros, tomarnos un bote de leche condesada la lechera (de la casa ahora, no sé antes, Nestlé) en el almacén del padre de uno de ellos. ¡Claro!, a escondidas. Aunque ahora padezco de azúcar, en mi casa lo consumen y yo a veces no aguanto la tentación.

Bien, mi primera acción será luchar porque en mi casa no entre ningún bote de leche condesada Nestlé. Hay una lista de productos de esta casa, los más vendidos (ver aquí), que posiblemente tendrán componentes de restos fetales, tal y como describe el post arriba enlazado.

domingo, 22 de abril de 2012

YO SOY CRISTIANO


Y David Vidal también. Y esa es la forma de evangelizar, dar el testimonio de tu verdad, de tu compromiso, de tu verdad. Sí, es posible que luego nuestra vida no esté acorde con nuestras actitudes, es verdad, pero eso solo lo puede saber Jesús, nuestro Señor.

Cuando una persona, en este caso David Vidal, se juega su verdad, en lo que él cree, de esa forma tan natural y delante de quien sea, descubre su compromiso y que su vida no busca la oscuridad sino la luz. Está a la luz de todos los que allí se encuentran. Posiblemente serán los que estén acabado ese partido del que él habla, su entorno más cercano y de todos los días, y no duda en confesar que él es cristiano.

Eso, y Don David Vidal parece, al menos tengo esa impresión de él, porque no lo conozco personalmente, descubre que es una persona comprometida, fiel a sus convicciones de fe y de su compromiso de Bautismo, y sin ningún reparo confiesa su fe en Jesús de Nazaret.

Podíamos estar delante de otro centurión del siglo XXI, que confiesa su fe sin ningún temor y con confianza. Seguro, Don David, que la Gracia del Señor le acompañará para darle las fuerzas y capacidad de poder vivir su fe según la verdad.




He visto en muchos programas deportivos destacar tonterías y curiosidades de todo tipo. De hecho, algunos programas se dedican a recopilar anécdotas, curiosidades de los mismos espectadores, y todo aquello que de alguna manera llama la atención o guarda algún tipo de curiosidad o gracia, pero esta noticia, por desgracia no tan frecuente, no la he visto destacar en ningún programa deportivo. Da la sensación que no interesa publicitarla, o no gusta a muchos.

De cualquier forma, por eso la propago yo, recogido de Juan Carlos Vázquez Kuky, porque ser cristiano no es solo ser sino también parecer. Y don David Vidal no solo lo es sino que también lo parece.

Un fuerte abrazo de otro creyente que confiesa su fe en el Señor

jueves, 19 de abril de 2012

ADOPCIONES, ASESINATOS...

... dada su falta de capacidad para vivir fuera del...

 Se elevan muchas voces clamando por el hijo robado, pero no se lucha por defender al inocente asesinado en el propio vientre de su madre. ¿Se puede entender esto? Sí, comprendo que lo de robar hijos es una maldad que llega a la monstruosidad, pero al menos no se mata, se cambia de padres. No por esto estoy de acuerdo, me parece algo malo y que hay que perseguir y evitar, pero de una tragedia a un asesinato va una diferencia.

Y mientras lo primero se proclama a los cuatro viento, se insulta a los responsables y se les lleva a juicio, lo segundo se convierte en una norma que se naturaliza y se toma como algo propio de la convivencia. ¿Es esto normal? ¿Se puede convertir el asesinato de millones de inocentes en silencio legalizado? ¿En qué sociedad vivimos?

ANADIR (Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares)

Si lo de robar niños es monstruoso, lo de matarlos, ¡qué sería? ¿Se puede encontrar algún calificativo?

Dios resucitó a Jesús de entre los muertos. Durante muchos días, se apareció a los que lo habían acompañado de Galilea a Jerusalén, y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. Nosotros os anunciamos que la promesa que Dios hizo a nuestros padres, nos la ha cumplido a los hijos resucitando a Jesús. Así está escrito en el salmo segundo: "Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy" (Hch 13, 30-33).

Si nuestro Padre Dios resucita a su Hijo, también nos resucitará a nosotros en Él. Esa es la promesa, y eso descubre la importancia de lo que significa la vida para nuestro Padre Dios. Sólo Él tiene poder para darla y quitarla, y nadie puede arrogarse ese derecho. Jesús muere en la Cruz para luego Resucitar, pues se hace necesario morir para poder resucitar.

También todos los niños asesinados en el vientre de sus madres, resucitarán, y sus asesinos quedarán al descubierto. Pero mientras, la vida de cada ser humano es algo muy valioso, y como tal, los hombres deben defenderla por encima de todo.

lunes, 16 de abril de 2012

ESTO HUELE MAL


Y no son los gases contaminantes ni todo lo que amenaza a la tierra, que sí, también trae su característico olor a podrido y destructor. Hoy quiero volcar mi reflexión a la familia, concretamente al matrimonio que dará paso a la familia.

Sabemos que los pueblos los forman familias, y que las familias son las células de la sociedad. Muchas familias juntas forman una comunidad, y la unión de comunidades forman los pueblos. Pero la familia necesita de un padre y una madre. Un padre y una madre abiertos a la posibilidad de parir hijos, porque solo el hombre y la mujer son capaces de procrear y dar hijos a las nuevas sociedades.

Y esos hijos dependerán de sus padres un largo tiempo de su existencia, hasta tal punto que de la estabilidad de la unión de sus padres dependerá la estabilidad de sus vidas y formación. Y esto, no cabe la menor duda, influirá profundamente en la estabilidad y convivencia de los pueblos, porque los pueblos estarán formados por hijos nacidos en familias.

Nada más importante, pues, que la familia. Es el espacio y circunstancia donde se educan los hijos, y si ese espacio no se protege, no se cuida, no se mima, los efectos de desprotegerlo tendrán consecuencias graves para todos, porque todos estamos inmersos y vinculados.

La familia es por tanto el tesoro mayor de una nación, y por supuesto de un gobierno. Cuidando la familia se tiene mucho ganado para la buena convivencia y prosperidad de la nación. La pregunta será. ¿y cómo cuidar la familia? ¿De qué forma podemos protegerla y formarla?

Es claro que todos los pueblos aspiran a tener una convivencia en paz, próspera, en libertad y respeto. justa y equitativa de forma que todos tenga lo necesario y justo para alcanzar sus fines. Pues bien, creo que todo queda claro, porque eso se consigue educando en virtudes tales como la justicia, la libertad, la igualdad... que llevan a compartir, a ser solidarios, a defender la dignidad de la persona, a proteger y cuidar la vida. Todo iría mejor. ¿Por qué entonces no se aplica esta forma de vivir, de entender la vida?

No cabe ninguna duda que la clave se encuentra en el matrimonio. Si el matrimonio se rompe, la familia queda tocada y rota, y de esa manera difícilmente se puede construir pueblos. Y es que los símbolos que nacen del cosmos y de la propia vida se han dejado de mirar. Entre ellos, uno como el de dos personas, hombre y mujer, se unen para formar una sola, y de ella una familia que quedará unida y guardada por esa unión única para toda la vida.

De esa forma, la vida de los pueblos quedará garantizada.

viernes, 13 de abril de 2012

NACIMIENTO DE JESÚS (VÍDEO)

EL AMOR DE JESUS, EL AMOR DE LAS PERSONAS!


Jesús nace tal y como cualquiera de nosotros. Es verdad que nace envuelto en el Misterio del Espíritu Santo, pero la realidad es que aparece envuelto en pañales como cualquier ser humano. 

Sin embargo, lo importante es que da su vida por cada uno de nosotros. Muere no por intereses egoístas, por imponer una filosofía o una manera propia de vivir, sino por darnos a conocer la Voluntad de su Padre Dios, y de predicarla, no solo con su Palabra sino también con su Vida.

Jesús no se arrima a los que sostienen el poder, a los ricos, a los que gobiernan su pueblo, ni tampoco a aquellos que lo administran religiosamente. Jesús critica todo aquello que no tiene cabida en su corazón misericordioso. Acoge y comprende a todos, de forma especial a los más pobres, excluidos, marginados...

Jesús no está con los que permanecen cómodos y fieles a sus creencias de siempre, ni tampoco con aquellos que imponen sus leyes y costumbres. Jesús se acerca a aquellos necesitados de comprensión porque sufren, porque tienen problemas, porque no encuentran soluciones, porque no son escuchados, porque se les excluye, porque se les margina, no se les tienen presente ni se les hace caso...

¿A quienes representan los pastores del tiempo de Jesús? Pues eso son los primeros alertados de su presencia, los preferidos, los necesitados de perdón, de alivio para sus cuerpos y sufrimientos...

¿Quienes representamos esas actitudes o personajes hoy? Podríamos revisarnos y ver en qué grupo podemos encajar mejor, porque dependerá de eso de que seamos acogidos o no. 

Por eso, seamos cauto, respetuosos, acogedores, prudentes, y no juzguemos, porque nunca tendremos los elementos suficientes para poder juzgar. Qué cada cual sepa mirarse y, sobre todo, mirar la Luz que lo pueda verdaderamente iluminar. 

A nosotros solo nos queda el amar como Jesús nos ama.






martes, 10 de abril de 2012

CUANDO LA VERDAD SE DISFRAZA

El lenguaje se puede pervertir todo lo que uno quiera.


 “Quisiera decir una palabra a aquellas personas que, llevadas por tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niño que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces para comprobarlo, se corrompen y se prostituyen, o van a clubes de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno. ¿Vosotros pensáis que Dios es indiferente ante el sufrimiento de todos estos niños —algunos de ellos siendo abusados en sus propias familias—, ante el sufrimiento de los trabajadores, de los empresarios, ante el sufrimiento de las familias, ante el sufrimiento de las mujeres, ante el sufrimiento de nosotros? Dios no es indiferente“.

Estas palabras, pronunciadas por el Obispo de Alcalá de Henares D. Juan Antonio Reig Plá, reflejan la verdad de su sentir, y no lo que otros han querido expresar que dijo y sintió. El Obispo afirma que todos aquellos que sienten una atracción contraria a su propia naturaleza, lo pasan mal. Y es que toda persona siente y quiere ser lo que realmente es.

Para mayor información y referencia, incluyo aquí un artículo que puede servir de luz y aclaración (ver aquí)

No es normal comportarse de forma diferente a su naturaleza, y se sufre si se siente inclinación a sentir lo contrario. Y eso puede ser una lucha dura y sacrificada, incluso un infierno. Sin lugar a dudas, yo también lo creo así, nuestro Padre Dios no puede pasar indiferente a ese sufrimiento. Sabe de nuestras luchas y también de nuestros dolores. 

¿Por qué eso es así? Sólo Él tiene la respuesta. Lo que sí puedo entender es que ese dolor tiene sentido y será bueno para el camino de nuestra vida si lo soportamos en su presencia y compañía. Hay muchos testimonios. Como también hay muchos que se han desesperados y optado por dar riendas sueltas a sus instintos sin luchar ni presentar el más mínimo esfuerzo. Sólo Padre Dios podrá entender y juzgar eso.

No obstante, el resultado de lo segundo deja un mal sabor de boca, y un infierno detrás de sus vidas. A eso es a lo que el Obispo se refiere. Todos desaprobamos esas conductas. No parecen naturales y, a pesar de querer normalizarlas, se desnaturalizan por sí mismo. Sin embargo, las respetamos, y no las excluimos. Son personas con todos los derechos y libertades para ser respetadas. Sólo Dios las juzgará.

Eso sí, la pederastia y otros vicios a inocentes no parecen presentar ninguna duda en ser rechazadas por la sociedad. Cada cual que entienda lo que quiera entender, pero en el fondo todos pensamos que las cosas son de una manera y no deben ser de otra.

Jesús estuvo al lado de los pobres, los desheredados, de los excluidos por la sociedad de su tiempo. De los marginados y los no tenidos en cuenta, pero para todo aquel que se le acercó, tuvo comprensión y compasión de él, más siempre le aconsejo con estas palabras: "Vete en paz y no lo vuelvas a hacer". 

Cada cual debe saber a qué atenerse. El Mensaje de Jesús es claro, y cada uno debe saber interpretarlo, pero nunca sólo, no se puede. Se necesita la asistencia del Espíritu Santo, y el dejarnos interpelar por Él. En la Iglesia encontramos las circunstancias que nos alumbran y acompañan a madurar todas esas preguntas y también interrogantes que salen a nuestro paso.

Somos seres en relación, y necesitamos el concurso de unos u otros, pero siempre en presencia del Espíritu Santo que nos guía en la Verdad, pues la Verdad no está en ningún hombre, sólo se encuentra en Padre Dios.

Dios está y permanece junto a cada uno de nosotros, pero, por disponer de libertad, regalo del mismo Dios Padre, necesita que esa libertad la pongamos en sus Manos, para en Él nos dejemos dirigir hacia la Luz que ilumina nuestra vida.

jueves, 5 de abril de 2012

LOS RESORTES QUE NOS MUEVEN

Motivación… el motor que nos mueve ...

Se le da muy poca importancia a la reflexión. Sí, en la teoría es valorada, pero se practica muy poco, por lo que nuestra primera afirmación no está fuera de lugar. Aquello que no se hace, en realidad vale poco.

Sin embargo, cuando el agua nos llega al cuello nos movemos rápidos y cautelosos. Mientras permanecemos instalados en nuestra zona de confort sin molestarnos mucho por lo que ocurre a nuestro alrededor. Y eso, en mi humilde opinión, es una forma de excluir a los demás. Porque si no tienes en cuenta a quién está a tu lado, estás de alguna forma diciendo que tampoco te importa quién está a tu lado. Y eso se llama exclusión.

De tal forma que hay muchas personas excluidas de la sociedad que, aparentemente, no parecen excluidas, pero sí lo están. Esas personas están pero no existen para aquellos con los que conviven. Sufren, padecen, están solas... pero nadie de sus convecinos se da cuenta. Están incluidos, pero son excluidos. Están muertos para los demás. Y claman por un libertador que los liberen de ese individualismo al que se ven sometidos.

Hay otro tipo de personas que estando de forma activa y notoria en la sociedad, son excluidos porque sus aportaciones molestan, incordian, hablan en la verdad y la justicia, y... Prefieren apartarle, silenciarle para que no interrumpan sus planes, sus mentiras y egoísmos. También son excluidos, y se les marginan para que no sean oídos. Igual que los primeros necesitan ser liberados, y buscan un libertador.

Necesitan ser escuchados, aceptados en la relación, tratados con afectos y cariño...etc. Y cuando son tratados de esa forma, la gente, entre las que estamos incluidos nosotros, actuamos de forma extraña, como si no los entendiéramos. Nuestro comportamiento se muestra contradictorio con nuestro pensamiento, porque pensamos de una forma y actuamos de otra. Sin darnos cuenta imponemos, más que proponemos.

Y claro, no es de extrañar que ante un comportamiento, llamado por el mundo normal, estas personas se sientan rechazadas, excluidas, marginadas... Necesitan todo lo contrario, ser tenidas en cuenta, valoradas, aceptadas, respetadas, perdonadas y amadas. Es ese comportamiento el que las atrae y las cambia. 

¿No fue ese el comportamiento de Jesús de Nazaret?

Nuestra forma de competir nos inclina al individualismo, a no compartir. Queremos ser mejores que el otro, y competimos para ganar, para estar por arriba, para ser los primeros y ocupar los primeros puestos. Ya Jesús nos advirtió de eso. Y esa nuestra forma de ser, excluye, margina, aparta... Y aumenta nuestro individualismo, nuestro consumo, nuestro tener y tener.

¿Somos fermentos en la acogida en el mundo en que vivimos?

Contaminas y nos dejamos contaminar por esos gases del individualismo, la indiferencia, la incomunicación, la insolidaridad... Sin embargo, algunos reciclamos nuestros residuos materiales dándole más importancia que a las personas. Porque en la medida que consumamos toda esta lluvia ácida de la insolidaridad, del materialismo, de las riquezas... otros padecerán las consecuencias y sufrirán los efectos contaminantes que los excluyan de un mundo habitable y mejor para todos.

La solución no está en un gobierno que acabe con todo esto, porque no existe y no lo hay. La solución está en ti y en mí. En nuestra actitud por ir cambiando todos estos hábitos y actitudes. Lo pequeño hace que cambie y se transforme lo grande. Un grano de mostaza llegará a hacerse grande y poderoso, pero fertilizado en la buena tierra con el abono del amor. Es la grandeza de lo pequeño que se hace grande. Así lo hizo nuestro Señor Jesucristo, abajándose a la naturaleza de hombre y despojándose de su Divinidad, se hizo pequeño para salvarnos.

domingo, 1 de abril de 2012

LA VIDA, UN DON INNEGOCIABLE


No nos cansaremos de repetirlo, ni tampoco de defenderlo. Y nos congratulamos con el Sr. Ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón por su apuesta valiente y decidida, pero le exigimos una mayor firmeza y valentía a abolir totalmente la ley del aborto, porque la vida está por encima de toda prioridad o interés.

Hay que decirle a esos defensores del aborto que están actuando como asesinos, porque no se puede matar a niños vivos en el seno de sus madres. El ser humano nace en el vientre de su madre desde el momento de la concepción, y no hay más que decir. 

Todo lo que venga después son especulaciones, suposiciones, hipótesis y... Nada se puede demostrar respecto a que en el momento de la concepción nace una nueva vida, vida que inmediatamente adquiere el derecho a ser respetada en libertad. Las madres no son dueñas de esa vida, que aunque depende de ellas porque habitan dentro de su cuerpo, no son ellas ni pertenecen a ellas.

Por el hecho de ser seres humanos vivos adquieren el derecho a ser libres, y nadie tiene derecho a cortarle esa vida que palpita en su corazón. Por lo tanto, quitársela es matarlo, y matar es un delito.

Otra cosa es proteger a las madres que no quieran a sus hijos, que estén desprovistas de medios de cualquier tipo para procurarle un seguridad, una educación u otros motivos, pero nunca por caprichos, apegos y mantener su zona de confort a costa de la vida de niños inocentes.

Sr. Ministro, mantenga su decisión con firmeza, y de un paso más: "Abolir esa ley". Es la vida la que está en juego. No importan las consecuencias. Le prometo una cosa, se sentirá siempre feliz y gozoso.
ÚLTIMAS REFLEXIONES