Páginas

viernes, 29 de junio de 2012

¿QUIERES SER FELIZ?

Solo Quiero Ser Feliz. ¿Por qué ? ahora es muy noche y no puedo dormir ,tengo...

Y la pregunta es categóricamente. SÍ, porque no hay nadie que no quiera ser feliz, y si alguien deseara lo contrario no dudaríamos en catalogarlo de loco. El hombre está hecho para ser feliz, y su vida gira en torno a alcanzar esa meta.

Y yo no soy un ser extraño, o ese loco que se conforma con ser feliz a media, o que no quiere serlo. Ni tampoco ningún creyente desearía no serlo. Estarían chiflados si así lo desearan. El creyente cristiano quiere por todos los medios ser feliz, y eso implica vivir bien, y pasarlo bien. No somos bobos ni deseamos serlos. 

Quizás haya una imagen algo errónea. Si mal interpreta que el creyente busca la mortificación, el sacrificio y el vivir amargado. Ser creyente equivale a ser una persona llamada a la tristeza, a la amargura y a buscarse problemas e infelicidad. Con razón a  Nicky Gumble, convertido al catolicismo, y comprometido con los cursos Alpha, le habían dicho en la universidad que no se le ocurriera compartir habitación con un creyente.

Jesús no da esa imagen, ni buscó la muerte. Lo mataron precisamente porque hablaba de felicidad, y de la felicidad de la buena, para todos, sin distinción ni clases. Pero no de una felicidad que ya llegará, sino la de su tiempo, la de aquel momento, como también la que nos toca a nosotros ahora. Jesús abogaba y luchaba por ser feliz, pero también lo quería para los demás.

Esa es la distinción, que la felicidad que quiero para mí, también la quiero para ti. ¡Claro!, eso me lleva a proclamarla, a transmitirla, a contagiarla, a... Y quizás eso molesta y fastidia a otros, que solo la quieren para ellos, la de aquí, la de la tierra, porque de esa forma no aspiran a ninguna más.

Y, inevitablemente, vienen los problemas, el martirio, los sacrificios, las dificultades... que el creyente no puede evitar ni rehuir, pues, ¿quién no sería fiel a su fe y sus creencias? ¡Lo hacen también aquellos que mueren por una causa justa, por la patria! 

¿No lo van hacer los creyentes? Con muchas más razónes, porque mientras aquellos lo hacen sin ninguna esperanza, los creyentes tienen la promesa de Jesús de que seremos felices eternamente en el lugar que Él mismo nos ha ido a preparar.

En 1P 4, 13-14, se nos dice: " Queridos hermanos, estad alegres cuando compartís los padecimientos de Cristo, para que, cuando se manifieste su gloria, reboséis de gozo. Si os ultrajan por el nombre de Cristo, dichosos vosotros, porque el Espíritu de la gloria, el Espíritu de Dios, reposa sobre vosotros."

Esto explica todos los sacrificios hasta la muerte de nuestros hermanos perseguidos en Nigeria, la India, y en el mundo islámico. No los buscamos nosotros, pero no nos queda otro camino como sucedió con Jesús. Sin embargo, somos dichosos en este padecer, pues nos espera la verdadera gloria. Amén.

martes, 26 de junio de 2012

SE EXAGERA LO NEGATIVO, PERO NO SE HABLA DE LO POSITIVO


 

Es posible que, a lo largo de la historia, se hayan cometido errores. La Iglesia, que no son solo los obispos y los curas, sino todos los seglares creyentes, ha reconocido sus pecados. Y, posiblemente, cometerá más. No son santos, pero se esfuerza en aspirar a serlo.

No hay miedo de ver esa sarta de mentiras que tratan de transmitir a la opinión pública. Porque lo que las medias verdades no son sino mentiras. La Iglesia tendrá cosas que corregir, nadie lo niega, ni ella misma, pero si que hay muchas cosas positivas que inclinan la balanza a su favor.

Posiblemente, los ancianos, intelectuales y sumos sacerdotes todavía no se han ido. Permanecen en la sociedad actual tratando de volver a matar a Jesús de Nazaret. Le niegan que sea el fundador de la Iglesia, o le desacreditan tratando de desprestigiar a la Iglesia que Él fundó.

¿Por qué no hablar de los 18.000.000 millones de personas que la Iglesia, a través de Caritas, atiende y alimenta porque no tienen que comer y con que vivir?

¿Por qué no hablar de esas legiones de misioneros, religiosas, voluntarios que dejan su vida, día a día, en los lugares más recónditos tratando de darle dignidad a los pobres, abandonados a vivir en la miseria y en la hambruna?

¿Por qué no hablar de todo el ahorro que la Iglesia, colegio concertados, beneficia a la sociedad española , con sus atenciones en hospitales...etc?

¿Por qué no hablar de todo el bien que hace la Iglesia, y se olvidar de aquellos que matan y persiguen cuando no se cree lo que ellos quieren, o no se hace lo que ellos hacen?

¿Po qué no hablar de los impuestos o tributos que paga la Iglesia de todo aquello que no está acogido, como otras entidades, a subvenciones ofrecidas por la administración.

¿Por qué no decir la verdad sin falsearla, porque la Iglesia no frena sino deja y ayuda a crecer todo lo que es progreso y bienestar para el hombre? Eso sí, lucha contra lo que le perjudica y le denigra.

No se entiende nada de esto sino desde una venganza porque, la Iglesia, defiende la verdad, trata de amar y poner todos sus bienes en beneficio de todos. No escondemos nuestros pecados, están ahí, pero tratamos de purificarnos y de ser perfecto en el amor. Esa es nuestra esperanza.

Por todo ello, no consumiré sus productos, porque con sus beneficios, eso sí, sacados de nuestro consumo, tratan de colaborar con una empresa disparatada y que ataca sin argumentos ni razones. Solo busca el mal y sus propios intereses. Desaparecerá, porque el mal está vencido. Gracias.

¿Por qué no se les ocurre hablar de aquellos que no respetan a los demás, matan impunemente a los que no piensan como ellos ni se avienen a creer en lo que ellos creen?

¿Por qué no defienden a los que mueren porque no les dejan pensar según su fe y son maltratados y condenados a muerte?

sábado, 23 de junio de 2012

ECONOMÍA DEFIENDE ECONOMÍA

Como alternativa a esta economía de devastación, si queremos tener futuro, ...

Y no otra cosa, porque nos equivocamos cuando nos sentamos a hablar sobre economía como algo que trata de defendernos y economizar para ahorrar y proteger. Incluso se habla de economía de la naturaleza, y todo en torno a ese concepto nos sugiere beneficios, ahorros, mejoras, bondad y bien común.

Sin embargo, eso no es así, no es así porque mientras el concepto de economía signifique para el hombre la siguiente pregunta, ¿cuánto puede ganar en el menor tiempo, con la menor inversión posible y manteniendo  una fuerte competitividad?, todo seguirá siendo igual por mucha ecología económica o reuniones de todo tipo a nivel internacional.

La economía es entendida como reto para producir mejor y más barato; es entendida como un reto por sacar mayor rendimiento y mejores resultados, y eso al margen de los daños o perjuicios que se hagan, porque lo que importa son los beneficios para el hombre.

¿Y la naturaleza con todo lo que contiene? Porque también, a parte del hombre, hay otros seres vivos que dependen del equilibrio ecológico y que, también, la misma naturaleza necesita de ellos. No hay nada que sobre en ella. Todo tiene relación y dependencia, y el equilibrio necesita de la conservación y cuidado de todo.

Solo hay una forma de sentarse hablar que sirva para transformar la acción del hombre en la naturaleza. Y es forma consiste en cambiar su manera de pensar. Lo importante es la naturaleza, medio donde el hombre vive y se desarrolla, junto a otros seres vivos también. 

Es necesario conservarla para la buena armonía de todos los seres vivientes que la pueblan. Extraer sus riquezas para el bien de todos, y respetar todo aquello que, aún siendo un bien aparente de riqueza, estropea o ponga en peligro la vida de otros seres vivos del planeta tierra.

Y creo que para llegar a esa forma de pensar, que muy pocos tienen, se hace necesario que antes de sentarse a hablar, le preceda una reflexión sobre el camino y el conjunto de valores que buscamos. E identificados esos valores, miremos quien nos lo puede ofrecer y señalarnos el camino para hacerlo vida en nuestras vidas. En ese sentido me parece muy esclarecedor esta reflexión (ver aquí).


miércoles, 20 de junio de 2012

¿QUIÉN ES JESÚS?


Lo normal es, para un cristiano, conocer a Jesús. Creo que los cristianos, y lo creo por propia experiencia, no sabemos bien quien es Jesús. En mi caso, sé algo porque estudié en la época donde la religión era una asignatura exigida, y de las más importante.

En ese tiempo la Iglesia católica mandaba, junto a Franco, todo hay que decirlo, en la España de mi juventud. Y me alegro mucho que así fuera, porque gracias a eso conozco algo a Jesús. Sin embargo, creo que podía conocerlo mejor y más. Y en estos últimos años lo estoy haciendo.

Sin embargo, mi encuentro con Jesús fue de lo más extraño. Diría que no fue ni siquiera un encuentro. Más bien fue una respuesta a mi desarrollada responsabilidad y compromiso, y a una sinceridad que, por la Gracia de Dios, ahora lo sé, me impulsó a conocerle mejor y a seguirle, aunque fuese a mi manera y algo descafeinado.

Hoy me alegro de todo lo que ha pasado, y me fe es algo más firme y perseverante. Trato de vivir mi vida desde Él y transmitirle no solo con mis palabras sino con mis obras, aunque siempre me muestro inconforme e insatisfecho. Pero no pierdo la esperanza, porque en Él sé que soy perdonado y fortalecido a seguir la lucha.

Les dejo con este video que me parece bueno, sobre todo para poder defender y transmitir a los demás sobre la personalidad y divinidad de Jesús. Espero que tengan la paciencia de oírlo aquellos que se sienten inquietos y buscan los valores en la vida.


domingo, 17 de junio de 2012

ESTE TREN NUNCA SE PARA

La ciencia es un mecanismo para acumular conocimiento que, aunque no alcance ...


Y debo confesar que nunca había pensado en eso. Sí, de joven pensaba que siempre se va hacia adelante, y que el progreso nos exigirá siempre esfuerzo y trabajo. Pero nunca creí que se llegara a ir tan deprisa. Hoy la ciencia adelanta que es una barbaridad, parodiando la verbena de la paloma, pero el adelanto es tan rápido que no da tiempo a asumirlo.

Cuando estamos adaptándonos a unos cambios observamos que ya esos cambios han quedado obsoletos. Necesitamos seguir en el aprendizaje y vuelta a empezar. Experimentamos hasta miedos de ponernos en vanguardia de los adelantos. Sentimos miedos de tener que volver a ponernos al día. Esto parece no acabar nunca.

Empezamos a comprender que toda la vida tendremos que estar conociendo y aprendiendo nuevas técnicas y estudios de nuevos descubrimientos. Los secretos y misterios del mundo nunca se acaban, y, además, es más grande de lo que pensamos. Creo que no habrá tiempo para poder conocerlo, y nos sobrepasa la creación. Alguien, inalcanzable, Creador de todo lo visible e invisible, nos lo enseñará algún día, cuando Él quiera, cómo Él quiera, y cuando Él quiera.

En este sentido, me parece muy esclarecedor esta reflexión (ver aquí) que detalla de manera más científica y razonada lo que, de forma más coloquial y común, yo trato de compartir.

Mientras tanto, nuestro deber es seguir avanzando y esforzándonos, siempre en bien del hombre, pero apoyados en Aquel que todo lo ha Creado.

jueves, 14 de junio de 2012

PERO, EL ESPÍRITU ESTÁ SIEMPRE EN MOVIMIENTO

Deberíamos dejar amplio espacio para que el Espíritu Santo nos...

Porque ha venido a defendernos, a fortalecernos, a iluminarnos, a animarnos, a llenarnos de sabiduría e inteligencia para encontrar el camino y no desfallecer. Tenemos la promesa de Jesús: "Conviene que Yo me vaya para que venga el Paráclito, el que nos ha de guiar y revelar todo lo que no hemos entendido.

Y nos lo va revelando, nos va suscitando nuevas formas de compartir nuestra fe, nuevas formas de lucha, de permanecer unidos, de perseverar, de fortalecernos compartiendo nuestra relación con el Señor. 

No estamos solos, y el Maligno está vencido por los méritos de nuestro Señor Jesucristo. Surgen nuevos aíres, nuevas formas de evangelizar. Personalmente creo que los hangout son una nueva forma de entrar en relación y vivir el amor unidos en Xto. Jesús.

Pero el Espíritu no descansa y ahora mueve a la Iglesia en otros caminos que suscitan esperanzas y llaman a dar a conocer a Jesús a todo aquel que, quiera y desee, y no lo conozca. Como también a los que, aún conociéndolo, se encuentra alejados o parados en su relación con Él.

Les presento un nuevo camino, al menos llega y empieza a moverse por Canarias, que trata de llevar al conocimiento de Jesús, de forma catequética, pero de una forma novedosa o diferente.



Queridos amigos coordinadores de catequesis, catequistas, agentes de pastoral participantes en los cursos sobre el catecumenado bautismal, en cursos pasados, diáconos permanentes,...:

        La Delegación de Pastoral Misionera, ha organizado la presentación de un Curso ALPHA para finales de este mes. Es una herramienta de evangelización, en concreto de PRIMER ANUNCIO. Los promotores de los Cursos ALPHA, lo plantean como una introducción a la fe cristiana, una oportunidad para explorar el sentido de la vida, durante 10 semanas que invitan a la reflexión, con la opción de un retiro de fin de semana.

        Desde el Servicio diocesano para el catecumenado, pensamos que puede ser una herramienta, entre otras, pero interesante, para el primer anuncio del precatecumenado en orden a suscitar un primer encuentro con Cristo de los no bautizados y candidatos a continuar, luego, con el proceso catecumenal. Obviamente, es una experiencia que sirve también para bautizados alejados etc.

        Si quieres formarte mejor y capacitarte creo que puede ser una muy buena herramienta al servicio de la Gracia del Señor, para comunicar la fe, tarea tan importante hoy en la Iglesia. Recordemos la convocatoria de Benedicto XVI del Año de la fe.

                El CURSO ALPHA tendrá lugar el viernes 29 de junio desde las 18,30h y el sábado 30 de junio todo el día.

                La fecha límite de inscripción es el 24 de junio, y tendrá lugar en el Seminario Diocesano de Tenerife.
                Para inscribirte:        tfo: 619 035 290 ;        Delegación de Pastoral Misionera:   pastoralmisioneratf@gmail.com

        Recibe un saludo fraterno en nombre del Servicio Diocesano para el Catecumenado

                              
                  Domingo Navarro Mederos
                  Delegado para el Catecumenado

lunes, 11 de junio de 2012

SÍ, EL DIABLO NO PARA EN TENERNOS OCUPADOS

 ... con un aumento medio del consumo por parte de los...


Y una de las cosas con lo que lo consigue es con el consumo. Consumir nos aparta de todo aquello que nos ayuda a vernos tal cual somos. Consumir nos introduce en un mundo productivo y económico. Consumir hace que no pensemos en otras cosas, pues producir exige estar al día, y estar al día nos lleva a adquirir los medios más avanzados y últimos del mercado.

En esa dinámica nos ponemos en una velocidad vertiginosa que nos prohíbe descansar. Y sin descanso será muy difícil reflexionar. Y sin reflexión perderemos la posibilidad de esforzarnos en responder a los interrogantes que palpitan dentro de nosotros mismos. Eso es lo que el Maligno quiere, que perdamos toda huella de Dios, y que solo respondamos a lo que este mundo nos dicta y ofrece.

Y cuando terminamos de consumir y pagar, solo desearemos un buen descanso. Y, sin darnos cuenta, vuelve la cadena de nuevo, ¡las vacaciones! Vacaciones que se convierten en crucero, diversión, visitas y más de lo mismo... Vuelve el consumo. Y cuando regresamos a casa estamos más cansados, pero la tarea acumulada nos devuelve de nuevo a la velocidad de vértigo.

¿Qué ha conseguido el demonio? Pues mantenernos ocupados; evitar que pensemos y dialoguemos; separar las familias, los hijos... Y, sobre todo, ese su fin más inmediato, apartarnos y alejarnos de Dios. Me parece muy ilustrativo el post de un bloguero nuevo, Pedro Fernández Cabañas, a raíz del cuál he enhebrado esta humilde reflexión. Le dejo el enlace para que lo conozcan y degusten sus buenas reflexiones a las cuales yo encuentro mucha miga.

jueves, 7 de junio de 2012

EL AYER NO FUE DIFERENTE

 
Suele pasar que todo lo de ayer nos huele diferente a lo de hoy. Al hablar del pasado pensamos que fueron tiempos mejores, o que las cosas sucedieron de otra forma. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, porque ayer ocurría lo mismo que hoy.

En sus primeros tiempos, la Iglesia sufríó diferencias y pensamientos que los enfrentaban a diario. Sabemos que el admitir y aceptar bautizar a los paganos costó muchas disputas y diferencias. Mientras unos sostenían que era imposible aceptara, otros defendían que Jesús admitía a todos.

Mientras unos, extremadamente celosos de la Ley Mosaica y las tradiciones de sus antepasados, las mantenían aún como seguidores de Jesús, otros se renovaban y moderadamente dejaban el hombre viejo para convertirse en el hombre nuevo que nacía con el Bautismo ofrecido por Jesús.

El camino de la Iglesia siempre ha estado salpicado por luchas internas que lo han abierto y renovado. Esa es la misión del Espíritu Santo, y de no ser así estaríamos todavía con la circuncisión y con el ojo por ojo. La vida nueva que nos trae Jesús, el amor, renueva todo nuestro pensar y obrar. No todo el que dice Señor, Señor... entrará en el Reino de mi Padre, sino aquel que cumple su Voluntad.

Y esto no fue algo que correspondió al pasado, vive en el presente (El legalismo y...) y sucede en nuestras parroquias, nuestras comunidades, nuestros grupos, nuestra Iglesia. Esa es la Iglesia, la Iglesia de siempre, la que crece, la que se renueva con sus cruces y sangre, pero que avanza guiada por el Espíritu Santo.

Y su Voluntad es el amor, es la vivencia de la honradez, del criterio, del dominio de sí mismo, la constancia, la piedad, el cariño fraterno y el amor. No son actos desencarnados ni contabilizados. No son promesas hechas como contrapartidas a algún favor, ni sacrificios como pago a la resolución de determinado problema. Para eso no hubiese hecho falta tanto amor de cruz. 

Estamos ciegos, porque todos entendemos que estos sacrificios y promesas no sirven de nada. No es el Señor Alguien que se dedique a coleccionar regalos y ofrendas. Ni tampoco necesita nada de nosotros. Es claro que para eso no vino a la tierra, ni tomó nuestra naturaleza humana. Se supone algo más serio, que implique toda nuestra vida, nuestro ser, y que suponga un cambio que, pasando por la cruz, cruz de muerte, resucite en el compartir la vida por amor.

lunes, 4 de junio de 2012

LA FE DE TU PROPIA FUERZA

¿dominas tú, tu propio mundo?

Confiamos más de lo que pensamos y, sin apenas danos cuenta, creemos que con nuestras propias fuerzas podemos lograr alcanzar la eterna felicidad. Un ejemplo de lo que trata de reflexionar lo representa Pedro, aquel apóstol rudo, firme y endurecido en su lucha contra el mar.

Pedro se sentía fuerte, capaz de lograr lo que se proponía, y nunca pensó que llegará a experimentar la amarga experiencia de negar a Jesús tres veces. Creía en sus propias fuerzas, que luego experimentó que no san tan fuerte. De la misma forma nos puede ocurrir a nosotros. Confiamos en nuestras propias fuerzas, y pensamos que solo con nuestra voluntad y empeño podemos seguir a Jesús.

Poco a poco experimentamos que la tarea es muy dura y difícil. Y que por mucho que nos empeñemos, nos va a ser difícil continuarla. El mundo nos pesa mucho. La carne no tienta constantemente, y el demonio siempre está al acecho para caer sobre nosotros y derrumbarnos. Experimentamos el fracaso de muchos proyectos, compromisos y disciplinas que nos hemos impuesto. Nuestra fe se tambalea y la sentimos débil y frágil. 

Desistimos y casi arriamos bandera. Nos fallan las fuerzas, y nuestra voluntad se debilita. Solo nos queda la esperanza de confiar en quien nunca debemos de deja de confiar: Jesús de Nazaret. Es Él nuestra verdadera fuerza, nuestro verdadero guía, nuestra esperanza y nuestra victoria. Con Él nunca dejaremos el camino, y siempre nuestras fuerzas serán renovadas. En Él siempre encontraremos consuelo, alegría y ánimo para nunca desfallecer.

viernes, 1 de junio de 2012

COMPARTIR ES AMAR



Gracias por compartir tu experiencia, Pilar.

Porque decirle a Dios que le amas no basta solo con palabras, necesitamos demostrárselo con gestos, con signos, con actos de amor,. Por eso, Jesús nos dijo que todo lo que le hagamos a otra persona, sobre todo a los necesitados, a los pobres, a los pequeños, se lo hacemos a Él.

De modo que al compartir con los demás, compartimos con Dios, y le demostramos que, al menos, nos esforzamos en quererle. Este vídeo que pongo a continuación, elaborado por Pedro Sosa para Blogueros con el Papa es un intento de ese compartir nuestra fe y nuestra relación con Dios.

Hoy la protagonista es nuestra querida compañera Pilar V. Padial. Este humilde servidor tratará de coordinar ese compartir, y la parte técnica descansa en el creador y director Pedro Sosa. Espero que les ayude, como a nosotros, en el camino hacia la Casa del Padre.



ÚLTIMAS REFLEXIONES