Páginas

domingo, 30 de diciembre de 2012

IMPASIBLES Y TRANQUILOS


Y no nos damos cuenta ni nos enteramos. Nos hablan de la vida, de la vida eterna y seguimos impasibles y sin mostrar ninguna inquietud ni, al menos, curiosidad. Quisiera imaginarme qué caras pondríamos si el sacerdote nos hablara de economía y de la posibilidad de ganar dinero. Supongo que la atención sería expectante y hasta alguna pregunta saldría de nuestros labios.

¿Se puede estar tan ciego? ¿Se puede ser tan negado? ¿Se puede ser tan incrédulo sin, por lo menos, intentar experimentarlo o comprobarlo? ¿Se puede ser tan indiferente que no se haga nada por buscar o ver los testimonios y pruebas que otros aportan? ¿Somos tan inteligentes que dejamos escapar el mejor negocio de nuestra vida? Y ni siquiera comentamos ni hablamos sobre eso. Pero, ¿es qué hay algo más interesante que alcanzar la vida eterna? ¿Hay algo de mayor interés?

No quiero poner nombre a esa actitud negativa de indiferencia ante el mayor tesoro de nuestra vida, pero me asombra la negación y frialdad al tesoro que todos buscamos: "La vida eterna y gozosa". Sin embargo, debo admitir que algo falla en el hombre, o mejor, más que fallar diría que hay algo tan poderoso en él que le hace fallar al no da el paso de indagar y preguntarse quien es.

Y es que nuestra naturaleza está tocada. No anulada ni aniquilada, sino tocada y necesitada de ayuda para poder vencer y levantarse. Y si el hombre no hace, en uso de su libertad, de esa ayuda ofrecida gratuitamente por la Gracia de Dios, está perdido. Queda impasible, despistado, cogido por las cosas y ambiciones de este mundo y cerrado en sí mismo. Necesita abrirse y creer. Tener fe, ese es el paso previo al camino de búsqueda.

Por eso, no lo entiendo de otra forma, queda indiferente y tranquilo ante el ofrecimiento de la Palabra de Dios que le ofrece la vida eterna simplemente por hacerse amor. Amor que esconde el verdadero gozo y felicidad que busca sin saber donde. Lo esconde su corazón pero se niega a desenterrarlo y levantarlo al primer plano. Es curioso, pero ocurre y es la verdad, permanecen impasibles contemplando la basura de este mundo, pues todo lo que en él existe de materia quedará destruido y perecerá.


UN FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 
EN XTO. JESÚS.




jueves, 27 de diciembre de 2012

LA PALABRA SE HIZO CARNE

 

(1Jn 1,1-3)
Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos: la Palabra de la vida (pues la vida se hizo visible), nosotros la hemos visto, os damos testimonio y os anunciamos la vida eterna que estaba con el Padre y se nos manifestó. Eso que hemos visto y oído os lo anunciamos, para que estéis unidos con nosotros en esa unión que tenemos con el Padre y con su Hijo Jesucristo.

La Palabra se hizo carne. Aleluya, aleluya.
La Palabra se hizo carne. Aleluya, aleluya.
Y acampó entre nosotros.
Aleluya, aleluya.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
La Palabra se hizo carne. Aleluya, aleluya.


No, al parecer, nos cuesta mucho creer todo aquello que la historia nos narra y cuenta. Es posible que muchas cosas cuando la investigamos seriamente, advertimos que no son tan exactas o se aproximan un poco a la narración. Sabemos por experiencia que lo narrado nunca se ajusta a lo expresado con la palabra, pues la palabra es más rica que la letra.

Sin embargo, no por eso la historia deja de ser fiel a lo que descubre y guarda, porque lo fundamental siempre queda recogido con exactitud en la palabra histórica. Y a eso quiero referirme. Juan el Evangelista nos narra su propia experiencia, que testifica que él ha visto con sus propios ojos, que la ha palpado y contemplado. Nos la quiere transmitir gozoso porque sabe que es lo mejor para nosotros y que es lo que nosotros y todo ser humano busca.

Yo me fío, y esa es la razón de este sencillo y humilde blog: "Dar también testimonio de mi fe, recogida de la palabra de Juan y los apóstoles, y, sobre todo, del Espíritu Santo que habita en mí. Esa es mi fe a la que abro mi corazón y a la que someto mi voluntad en Manos del Espíritu Santo.

Porque ella me hace libre, pues libre he sido creado, y solo en la verdad seré libre. Libre de toda esclavitud que por el pecado he quedada sometido y encadenado. Por eso, sometido a la Voluntad del Padre en el Espíritu Santo, no solo no me encadeno ni me anulo, sino que alcanzo la verdadera libertad que me ha sido dada por mi Padre Bueno.

lunes, 24 de diciembre de 2012

EN EL SILENCIO DE LA NOCHE

En las afueras de Belén el silencio era apenas interrumpido por el balido...

Siempre, la noche es momento de silencio y de reflexión, porque cuando te paras y no tienes al lado a nadie el tiempo te invita a pensar. Son los momentos más oscuros y silenciosos donde vienen al primer plano de tu vida las preguntas que la cuestionan.

¿De dónde y a dónde voy? Siento necesidad, como todo hombre, descubrir mi ayer para construir mi presente y apoyar mi futuro. Necesito luz y respuestas para construir mi camino y buscarle sentido y esperanza. Sin esas respuestas mi vida irá a la deriva y perderá el rumbo.

¿Pero, dónde y cómo encontrarlas? La noche suele brindar tiempo y reflexión para iniciar esa búsqueda. Fue de noche cuando nació Jesús, y fue de noche cuando fueron avisados esos pastores. Fue de noche cuando en la oscuridad vino la Luz y se alumbró la vida de los hombres. La oscuridad necesita de la luz.

Mañana será un día cuya noche se iluminará y habrá Luz, Luz que alumbra y guía el camino donde encontrar respuestas a esas preguntas que nos pueden descubrir nuestro origen y destino. Porque no hemos decidido venir a la vida, ni elegir nuestros padres y familiares, pero estamos en la vida y tenemos unos padres y familiares. De la misma manera volveremos a la vida, porque la hemos recibido para la eternidad. No tendría otro sentido.

Y el acontecimiento de mañana puede ser muy importante para encontrar esa eternidad gozosa que buscamos y que nos alumbra desde Belén.

FELICIDADES
Y desde esta página, donde cada día tratamos de reflexionar y de esforzarnos en dejar nacer al Niño Dios en nuestros corazones, les envío mi mayores deseos de que ese esfuerzo continúe y se haga constante desde la humildad y la pobreza de reconocernos siervos y pecadores que suplicamos su Misericordia. Porque nos sabemos redimidos y amados por su entrega y su muerte de Cruz. Amén.

jueves, 20 de diciembre de 2012

¿NUEVA EVANGELIZACIÓN?

 

Un término acuñado a darle un nuevo impulso a la proclamación de la Palabra de Dios. Es posible que cada época y cultura plantea nuevos retos y nuevas formas de vivir y de comunicarse. Eso también exige nuevos planteamientos a la hora de comunicar la misma verdad. Son los nuevos retos de la evolución de la cultura.

Sin embargo, la verdad siempre es verdad, y aunque se puede presentar de diversas maneras para que sea entendida o al menos escuchada, la mejor forma es vivirla en la naturalidad de la misma vida. Como solemos decir, un ejemplo alumbra mejor la palabra.

Observo, porque no lo conozco, desde hace muy pocos días, a una persona de unos cincuenta o más años. Quizás tenga menos o algunos más. No sabría precisar con exactitud, pero creo que eso es lo de menos. Esa persona al parecer es un vagabundo, o al menos lo aparenta. Su forma de vivir lo pone de manifiesto.

No es de mi pueblo y empecé a notar su presencia en las Eucaristías. Solía, ya no lo hace, empezar a tocar la flauta una vez terminada la Eucaristía, se situaba al lado de la puerta, con el fin de recaudar alguna moneda. Supongo que de eso vive o pretende vivir. En cierta ocasión hablé con él y por eso sé que no es da aquí. Le encanta la isla y hace elogios de ella y de su climatología.

No sé de sus convicciones, su fe o de su pensamiento, pero se observa feliz, habla bien y transmite una alegría que contagia. Esta mañana (18/12/12) me crucé con él en mi caminata diaria. Llevaba una mochila a su espalda, aparentemente bien pesada. Supongo que es su casa andante. Pero me impacto su alegría, su contagio de ir feliz, y su complacencia de todo lo que le rodea. Dedicó una mirada de simpatía y complicidad a mi perro que despertó en mí todos estos pensamientos.

Pasos más adelante pensé: ¿Dónde va? ¿Cómo va a dormir y pasar el tiempo? Posiblemente es una persona desapegada que camina y vive la alegría de caminar. ¿No tiene la comodidad de una casa, de un sofá, de una aceptable comida, de una sobremesa con café...? Y sin embargo parece feliz.

Me pregunté. ¿Será este el camino de la nueva evangelización? 

No me refiero a la manera de vivir, o a la forma de transmitirlo. Me refiero que lo que hay que hacer es vivir lo que crees con naturalidad, con alegría, con convencimiento, sin miramientos ni influencias externas, sin miedos al que dirán, sin apegos ni comodidades, sin tantas cosas que nos condicionan, nos encadenan y nos impiden pasar esa luz con la que queremos alumbrar.

Simplemente convencido, sin preocupaciones y viviendo con todas las consecuencias las alegría y sufrimientos que la vida nos va presentando. La vida cuando se vive en la verdad se transmite y contagia.

domingo, 16 de diciembre de 2012

ISAÍAS YA LO DECÍA

Isaías 40, 1-11

Y es eso lo que me llama poderosamente la atención. Ya había reparado en esas curiosidades que se producen en lo ancho y largo de la historia de la salvación. Hay un camino de preparación que se va fraguando en el tiempo hasta la venida del Mesías. Él, luego, completará todo ese Mensaje que ha sido pensado y realizado para que se confirmara en, por y con Él.

Hoy, en la primera lectura, Isaías (40, 1-11) nos adelanta, no sé cuantos siglos antes, lo que va a suceder en su tiempo y a su hora. Nos habla de esa voz que gritará en el desierto a preparar el camino al Señor llamando a allanar los caminos, a que los valles se levanten y los montes y colinas se abajen...

Curiosamente son pocos los que caemos en estos hechos que prueban y afirman la historicidad y verdad del Plan de Dios. Porque, no sé cuantos siglos después, estas palabras de Isaías toman vida y movimiento y se oyen en el desierto. Un tal Juan Bautista, profetizado desde su nacimiento para este fin, da vida a lo profetizado por Isaías siglos antes. ¿Cómo es esto posible? ¿Simple coincidencia o casualidad?

Imposible de creerlo así, porque este es un pasaje de los muchos que profetizados en el Antiguo Testamento se concreta y toma vida en el Nuevo. El Plan de Dios sigue su camino y todo se va cumpliendo como está profetizado. Juan grita en el desierto y llama a la conversión. 

Todo se cumple en Jesús, y ese cumplimiento es la prueba de su Divinidad; la prueba de que todo está hecho para Él y en Él. Para que Él dé cumplimiento a la Voluntad del Padre hasta el punto de entregarse en una muerte de Cruz por amor a los hombres. No hay hilo suelto. Todo encaja desde la Creación, porque desde el principio Dios había pensado en la salvación del hombre en su Hijo Jesús.

jueves, 13 de diciembre de 2012

SIMPLEMENTE, UNIENDO FUERZAS

 El sociólogo Ignacio Wert, nuevo ministro de Educación, Cultura y Deportes

Es el mayor esfuerzo que podemos hacer. Buscamos cosas grandes o hazañas que nos llenen satisfactoriamente nuestro propio ego, pero no se trata de eso, se trata de solidarizarse con todo aquello que sea injusto, que trate de anular la libertad y dignidad de las personas, y, sobre todo, que le robe la capacidad dada por el Creador de ser libre y tomar la decisión de elegir, pero en aras de un mundo mejor.

Porque ser libre es precisamente eso, elegir el bien común para que haya paz y justicia sobre la tierra. Hacer otras cosas fuera del bien común, independientemente que sean buenas, es buscar tu propio egoísmo y, aún no siendo malas sí deben estar siempre mirando para el bien del otro.

Por eso, estas llamadas son siempre parte de nuestra responsabilidades, y debemos preocuparnos y molestarnos por ayudar y solidarizarnos. Desde aquí, yo ya la he firmado, te animo a ti también a hacerlo:

Felicita al Ministro de Educación por la eliminación definitiva de Educación para la Ciudadanía

El Gobierno ha presentado un replanteamiento del Anteproyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). El nuevo texto elimina la que iba a ser nueva materia obligatoria, Educación Cívica y Constitucional, que en el primer Anteproyecto de la LOMCE sustituía a las conflictivas materias de Educación para la Ciudadanía (EpC) y Educación Ético-Cívica de la actual LOE; esta supresión supone el adiós definitivo a las asignaturas adoctrinadoras. Una gran noticia para la libertad de educación y para la recuperación de los derechos naturales y constitucionales de padres y alumnos,  y un reconocimiento del valor de la resistencia que miles de padres han mantenido frente al adoctrinamiento de sus hijos en las aulas españolas. Ellos han luchado durante años por la libertad de todos y ahora han ganado esta victoria también para todos.
Ahora toca lograr el reconocimiento a los objetores a Educación para la Ciudadanía y Educación Ético-Cívica concediéndoles la normalización académica, con carácter retroactivo, en lo relativo a los suspensos sufridos por ser objetores.
Rellena los datos que te pedimos en la solicitud para enviar al Ministro el correo electrónico que te proponemos más abajo, felicitándole por la eliminación definitiva de EpC y Educación Ético-Cívica, pidiéndole que mantenga esta decisión durante todo el proceso parlamentario y que conceda a los objetores la normalización académica. Es la mejor manera que tienes de mostrar tu agradecimiento a los miles de padres y alumnos objetores, de que se haga justicia, de compensar la discriminación sufrida y de darle el valor que merece el esfuerzo realizado en bien de todos.
prensa@mecd.es
Para ampliar información sobre esta campaña, escriba un correo a info@profesionalesetica.org



lunes, 10 de diciembre de 2012

SIGNO DE DUDA

 

Hay cosas que cuando las miramos bien y las reflexionamos esconde un grave significado. Significado que luego se hace visible en el trascurso de nuestra vida. Son las llamadas incoherencias en nuestras vidas y que, algunas, pasan por ella sin llamar la atención y sin prestarle el más mínimo cuidado.

Luego, después, los errores ya madurados y hecho callos, son difíciles de solucionar y de asumirlos en muchos casos a lo largo de la vida. Quisiera hoy fijarme en uno muy gordo que descubre claramente que la palabra dada no es asumida en todo su significado y amplitud.

Los signos señalan hasta que punto estamos diciendo verdad o comprometidos con la palabra que damos. Es decir, descubren medias verdades que, más tarde, luego dicen lo que son, es decir, mentiras. Y es que no se entiende como dos personas, hombre y mujer, después de un noviazgo prudente y suficiente para conocerse, si lo han aprovechado en ese sentido, llegado el momento de decidir unir sus vidas en santo matrimonio por la Iglesia, concretan que sus bienes no entran en esa unión.

¡Nos casamos, sí, pero hacemos separación de bienes! Si la confianza no ha llegado a compartir todo, bienes y no bienes, defectos, imperfecciones (porque no somos perfectos), enfermedad, salud...etc., esas señales o signos, como se quieran interpretar, son fogones de desconfianza y desunión. Delante de los hombres y de la Iglesia pueden engañar, pero delante del invitado por excelencia, nuestro Señor Jesús, la mentira sigue patente, y la farsa anula verdaderamente el matrimonio, al menos así me parece interpretarlo yo.

Porque cuando nos casamos nos casamos con todo, bueno y malo. Y si no estamos dispuestos a ello, aunque nos casemos, no lo  estamos porque hemos mentido. Por supuesto, hablo del matrimonio eclesial, porque el civil lo admite estando previamente de acuerdo.

Es un signo de duda y desconfianza comprometerse y unirse en santo matrimonio, incluso comulgar y celebrar con Eucaristía, para luego, por si acaso, no unir sus bienes. Hay una unidad condicionada a otras cosas que no casamos. No me parece bien.

¿Qué les parece a ustedes?


viernes, 7 de diciembre de 2012

REFLEXIONANDO DESDE EINSTEIN

 

Einstein nunca negó la existencia de un Creador. Se preguntaba por el cómo de la creación. Su inteligencia no llegaba a comprender eso. Y es que a Dios no se le puede abarcar. Dejaría de ser Dios. Pero a Jesucristo si se le vio y se le conoce históricamente. Es una realidad su existencia. Y su doctrina y mensaje es la solución del mundo. Y lo fundamental, y donde se sostiene mi fe: ¡Resucitó!

Nos cuesta creer aquello que nos compromete, aquello que nos incita al cambio, a tomar un rumbo diferente en nuestra vida, a exigirnos dar y darnos, a compartir y sobre todo a amar. Somos más fáciles a lo que coincide con nuestros intereses, con lo que nos empuja a favor de la corriente, con lo que se ajusta a nuestras apetencias, a nuestros gustos y a nuestras propias inclinaciones humanas.

Que usted no lo cree, imaginario lector. Le respeto, pero no podrá usted demostrarme que no resucitó. Simplemente no se lo cree. Y yo le respeto aunque no comparto esa creencia. Yo si lo creo, porque tengo motivo y experiencias para ello. Fundamentalmente, creo en el testimonio de los apóstoles, entre otras cosas porque son históricos, igual que la historia de España. ¿No cree usted en ella? ¡Pero no la ha visto!, ¡se fía de los historiadores!

Pero creo, porque todos, no uno o dos, ¡todos!, dieron su vida por transmitir esa experiencia y vivencia que ellos vieron y conocieron en Jesús. Pero es que después han habido millones, y siguen en la actualidad habiéndolos, que dan su vida por Él. No se puede mirar para otro lado y catalogar a toda esa gente de locos.

Se llega a una conclusión: el mundo está lleno de locos, lo cual es un disparate, o eso de la Resurrección es verdad. Usted puede pensar ahora lo que quiera, pero la Iglesia pervive, a pesar de sus pecados, unos 2012 años ya, y va camino de hacer realidad esa promesa de que los poderes del infierno no prevalecerán contra ella. Todo se ha cumplido y se cumplirá en Él y su Iglesia.

Y lo más curioso es que te das cuenta que sus obras, milagros, responden a ese deseo de felicidad que todos buscamos. Son históricos y ahí están. Trata el Señor de decirnos que esa felicidad que buscamos no está en las cosas de este mundo, incluso en la salud. Un día tendremos que morir, sino en creer en Él y estar con Él. Y vivir en su Amor y a su estilo.

Claro, usted puede decir que no, y se acabó. Yo no puedo demostrarle lo contrario. Está el testimonio de muchos contra su voluntad de creerlo o no. Es usted quien decide libremente. Nadie, y menos yo, trata de convencerlo, simplemente dialogamos y cada cual transmite lo que cree bueno y mejor. Yo creo que esta es la verdadera vida y a través de la cual encontramos la verdadera y eterna felicidad que buscamos. Pero usted puede pensar otra cosa. Y yo la respeto. No hay duda de ello.

Pero usted, ni nadie, ni siquiera Einstein, ni tampoco Stephen Hawking podrán demostrarme que Jesús no Resucitó. Me fío de Pedro, de Andrés, de Juan, de Santiago, de aquellas mujeres que encontraron la tumba vacía, de la historia que lo certifica y la Iglesia que lo avala, del testimonio de mucha gente con su vida y sus obras... etc. Por lo tanto es cuestión de principios o de fe. A pesar de todo eso, somos personas que vivimos en un mismo mundo y debemos hacer lo mejor para que ese mundo sea mejor, haya paz y amor. ¡Qué casualidad!, es lo que realmente dijo Jesús y por lo que lo mataron.

martes, 4 de diciembre de 2012

JESÚS NACE DE NUEVO

 


No es descabellado pensar sobre lo que ocurriría si Jesús se hiciera presente en este mundo. Respecto a Él creo que acertaríamos a imaginar que haría. La revista El Ciervo ha publicado una respuesta tratando de responder a esa pregunta imaginaría que nos podíamos hacer.

Lo cierto es que dentro de pocos días celebraremos su nacimiento, y lo bueno sería que intentáramos dejarle nacer dentro de nosotros, porque cada día es un nuevo nacimiento a crecer un poco más en eso, en ser mejores personas y ayudar a construir un mundo algo mejor.

Sin embargo, yo me atrevo a imaginar qué haríamos nosotros con su venida. Y creo que no estaríamos muy distanciados de lo que ya le ocurr en su encarnación. Supongo que nos lo quitaríamos del medio, incluso una gran parte de la Iglesia, porque sus acciones serían tachadas de loco y metería a la Iglesia en muchos problemas.

Me imagino las acusaciones de revolucionario, agitador, peligroso y... Y lo pararían porque su Palabra amenaza cambiar este mundo en favor de todos y no de unos cuantos que tratan de manejarlo a su antojo.

Te dejo este correo que he recibido para que tú mismo saques tus propias conclusiones.  

En su último número la revista El  Ciervo me ha preguntado sobre qué pienso que haría Jesús si viniera hoy.
Esta es mi respuesta.

EL DÍA QUE JESÚS SALIÓ DEL METRO


Cuando salió de la estación del Metro, la plaza estaba abarrotada por una gran multitud que quería verle y escucharle. Se subían a las farolas y encima de los coches. En su mayoría eran parados, inmigrantes y marginados de toda clase, edad y condición, que se abalanzaban sobre él con súplicas y lamentos.
—¡Mira, Maestro, cómo estamos. Ni uno de la familia tiene trabajo!
—Ayúdame, Jesús. Estoy sin papeles —le gritó un joven negro
—¡Te necesito! -exclamó una mujer de la calle.
Los discípulos tenían que apartar a la gente y abrirle camino hasta un parque cercano, donde mandó a todos sentarse en el suelo. Y les habló de esta manera:

“Venid a mi todos los que estáis angustiados y sobrecargados con la crisis, soledad y falta de sentido en la vida, porque yo os aliviaré, que soy manso y humilde de corazón. No temáis, porque en mi reino los últimos son los primeros y los primeros últimos. No hagáis como los políticos que os engañan como encantadores de serpientes, mienten para ganar las elecciones, os prometen quitaros los impuestos, y en cuanto están en el poder recortan vuestro sueldo y os cargan con pesos insoportables.
“Tampoco os fieis de tantos predicadores que dicen hablar en mi nombre y no cumplen lo que proclaman o convierten sus iglesias en guetos exclusivos, reducen la religión a un montón de normas, y se olvidan del corazón del hombre, mi verdadero templo.
No hagáis como los banqueros que especulan con el dinero de los pobres y, después de haberles cobrado por un piso durante toda la vida , cuando vienen las vacas flacas y les es imposible seguir pagando, se quedan con lo cobrado y con el piso. Ni como los corruptos de la Administración que, después de elegidos para servir al pueblo, se apropian del dinero público en propio beneficio.
Vosotros no pongáis vuestro corazón en el dinero, ni en la cuenta corriente, ni en los bonos del Estado o vuestro plan de pensiones, sino en ese tesoro escondido y la piedra preciosa que nadie os puede arrancar ni robar. Amad a vuestros enemigos y luchad por la paz y la justicia en el mundo. Ser auténticos hoy día supone llevar una gran cruz. Pero no os preocupéis, que yo la he vivido primero y camino codo con codo a vuestro lado.
Luchad por la conservación de este planeta que mi Padre sembró de ríos, mares, montañas, flores, frutos y animales, y ahora lo estáis convirtiendo en un lodazal .
Repartíos y multiplicad equitativamente los bienes de esta Tierra como yo hice con los panes y los peces. Cambiad vuestro concepto de “realización” o “felicidad”, que está no el poder, la fama y el éxito, sino en el despertar por dentro, en el “ser” y no en el poseer.
No aplastéis a las mujeres ni explotéis a los niños, pues yo me rodeé de ellos. Amaos los unos a los otros y buscad el reino de Dios y su justicia, que lo demás se os dará por añadidura”.
Así dijo. La gente empezó a aplaudir y cantar. Pero de pronto se presentaron los antidisturbios alegando que aquella manifestación era ilegal, y porque alguien había soplado que era una concentración de indignados,  antisistemas o inmigrantes sin papeles.
Cuando iban a detenerle, Jesús se escabulló entre la multitud.
Alguien comentó:

—Habla como quien tiene autoridad.
Pedro Miguel Lamet
ÚLTIMAS REFLEXIONES