Páginas

martes, 26 de febrero de 2013

¡QUÉ OCURRE A NUESTRO DERREDOR?



Huele mal y todo parece que se desmorona y se corrompe. Sin embargo, es curioso, todos hablamos de corrupción, mentiras, fraudes, robos, injusticias...etc., pero, ¿quiénes son los culpables? Porque nosotros señalamos excluyéndonos. No es mi intención buscar culpables, sino reflexionar sobre por qué hay culpables.

Posiblemente no hay un solo Urdangarín o Bárcenas, u otros... ¿Estamos nosotros excluidos? Esa es la reflexión que no toca hacer, porque dependerá de cada uno de nosotros el que esta basura se acabe y prevalezca la justicia y la verdad. A todos nos corresponden poner nuestra verdad, y limpiarnos de nuestras mentiras e injusticias. Porque mientras eso no sea así, seguirán habiendo truhanes, chorizos y golfos que se empeñen en enriquecerse a costa de los demás sin importales lo más mínimo que otros sufran y lo pasen mal.

Y no acuso ni opino en cuanto a que sean culpables o no. Simplemente reflexiono que no dependerá de que alguien sea o no culpable, sino que todos arrimemos el hombre con justicia y verdad. Todo lo demás no vale para nada. Será siempre más de lo mismo. Para eso hace falta olvidarnos de nosotros mismos y buscar el bien de todos, el bien común. Conseguiremos mejorar todos.

Nunca los derechos pueden servir para matar o pasar por encima de los de otros. Los padres no pueden quitarle la vida a los niños nacidos en el vientre de sus madres. Si tienen el derecho de protegerlo y cuidarlos, pero nunca quitarles la vida. Nadie puede legislar par su provecho propio o intereses de partidos o colectivos privilegiados. El derecho a la justicia, a la vida y la verdad está por encima de toda persona. 

Sucede entonces que la ambición de poder y los egoísmos entierran esos derechos inscritos en el corazón del hombre e incumplen la regla del juego, que solo es una: "La justicia y la verdad".




sábado, 23 de febrero de 2013

OJOS QUE NO VEN, CORAZÓN QUE NO SIENTE



Podemos sintetizar en esta frase, que se necesita conocer para saber y ver por donde caminamos. Porque sin conocimiento no nace la sabiduría, y sin sabiduría el camino se hace difícil de encontrar. Formarnos es absolutamente necesario porque solo la verdad nos hará libre.

Pero para formarnos necesitamos tener, primero, un deseo y actitud de conocer, porque solo lo conocido se puede amar. Y, segundo, una actitud de dejarnos ayudar y formar. Donde no hay humildad para aprender, difícilmente se podrá formar. Pero no todo es hincharnos de conocimientos, sino aprender y experimentar el saberlos aplicar. Diríamos, conocer para amar.

De nada vale conocer para aplicarlo a tus propios intereses y, en detrimento de los demás, servirte de ellos para enriquecerte, darte la gran vida y mejorar personalmente. Ese es el problema que se plantea hoy en nuestro mundo. Hay muchos pobres porque los que han aprendido y saben no mejoran su entorno, sino mejoran ellos y sus bienes. El conocer debe ayudarnos a aplicar ese conocimiento para hacer el bien.

Se aprende y se forman para crecer ellos, y se decrece en valores y solidaridad. Por eso, la Iglesia debe inculcar estas experiencias solidarias. Aprendo para enseñar y darme en ayudar a construir un mundo mejor.


miércoles, 20 de febrero de 2013

ALEXIS CARREL

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9e/Alexis_Carrel_02.jpg
Alexis Carrel


Hay muchos casos  de ateos que se resisten a creer. Incluso ante hechos y pruebas que no te dejan otra alternativa sino abrirte a la fe. Pero así y todo, se resisten. He visto a personas bien preparadas y formadas que se resisten demagógicamente a dar el brazo a torcer simplemente por soberbia y orgullo. 

Quedarse sin argumentos y hablar disparate por no asentir que no saben nada. No trato de decir que tengan que creer, pero sí de demostrarle que no tienen razones que argumenten su ateísmo. De la materia nada espiritual puede salir. Si el hombre tiene algo superior a la materia, hemos de admitir que hay algo más. Porque de la materia no puede salir la poesía.

No quiero sino compartir que detrás de la muerte hay algo más, algo que da esperanza y que trasciende a una nueva y misteriosa vida. Quizás, la experiencia de Alexis Carrel (ver aquí), entre otras muchas, nos pueda ayudar a discernir que algo no cuadra en esa pertinaz obstinación de empeñarse en no creer.

domingo, 17 de febrero de 2013

SER CREYENTE Y RESPONSABLE

http://znaemise.com/images/stories/-%20gost%202.jpg


Ser creyente implica responsabilidad y coherencia, pues, qué es si no confesar su fe en Jesús y seguirle. Y ese seguimiento debe traducirse en un singular estilo de vida, un estilo de vida vivenciado en el espíritu del sermón de las bienaventuranzas. Ser creyente es tener miedo y sentirse débil ante tan gran responsabilidad, pero también, al mismo tiempo, confiar en la Gracia del Espíritu que nos asiste y acompaña.

Ser creyente no es permanecer impávido y pasivo, ante los acontecimiento que pasan por su vida, y por el sufrimiento que generan a millones de personas. Ser creyente no es permanecer en silencio ante el asesinato de millones de niños indefensos en el vientre de sus madres y de otros tantos hambriento y carentes de las necesidades básicas para vivir. Ser creyente es vivir activo en oración y defensa de todos estos hermanos, hijos de un mismo Dios, y, por tanto, con tanta dignidad como tú y yo.

Ser creyente es tomar decisiones que son innegociables ante el voto y propuesta de muchos partidos que vulneran los valores naturales como la defensa de la vida, el valor, como célula fundamental de la sociedad, de la familia, apoyada en el matrimonio formado por un hombre y una mujer. La libertad de elegir la educación de los hijos y la promoción de elegir el bien común en provecho de la persona humana, sobre todo de aquellos más desfavorecidos y débiles.

Ser creyente no es optar por lo menos malo, por la mediocridad, por los tibios o temerosos de defender la verdad y la justicia. Ser creyente es dar un paso al frente, confiar y luchar con la esperanza de que la verdad salga a la luz y alumbre un mundo más justo y en paz. Ser creyente es apostar con palabras y vida que el Maestro de la vida es el Amor. Y eso no se espera, se vota en las urnas.

jueves, 14 de febrero de 2013

¿COHERENCIA?

http://cendesarrollo.files.wordpress.com/2011/08/no-a-la-guerra.gif

¿Somos nosotros coherentes? Esa es la cuestión porque hablamos mucho de ese concepto, pero no miramos para nosotros mismos.

Buscando en el diccionario encontramos: "Relación lógica de una cosa con otra". También habla de cohesión, que significa según el diccionario: "unión de personas o cosas entre sí". Pero también nosotros entendemos que alguien es coherente cuando sus principios y pensamientos coinciden y son aplicados en su propia vida. Mirado así, encontramos muchas incoherencias en la vida que actualmente vivimos.

No es coherente aquel que considerándose agnóstico solicita o asiste a una misa por el alma de un difunto. Si no cree, ¿por qué asiste a la misa? ¿La considera un acto social? Tampoco es coherente aquel que predica una doctrina y se despreocupa de vivirla en su propia vida. Así hay personas en todos los lugares que viven una doble vida. 

Por ejemplo, hay personas que en su pueblo o donde es reconocido actual de una manera, y luego en otros ambientes lo hacen de otra forma muy diferente. Unos que en sus pueblos visten como modestos profesionales jubilados, aparentan coger coches de líneas y se mueven transmitiendo cansancio y penurias. Sin embargo, cuando están alejados de las miradas que lo puedan conocer se desplazan frecuentemente en aviones privados, aprovechan para hacer todo aquello que por discreción no le gusta hacer donde se le conocen.

Aparentar ser y no ser no conduce a ningún sitio, pues tarde o temprano se descubre la realidad. No se puede esconder la mentira, pues la verdad siempre saldrá a la luz. Bien es verdad que no se trata de ser perfecto, pero de intentarlo al menos. Eso sí creo que puede ser coherente.

lunes, 11 de febrero de 2013

EL PENSADOR


Y es que hace falta pensar, pues en los tiempos de hoy se ha extendido el borreguismo y solo piensan unos cuantos por todos los demás. Así, los partidos políticos son cotos dictatoriales donde las ovejas siguen a su pastor ciegamente. Y el que se desvía del camino es inmediatamente llamado al orden, o alejado a su propia suerte.

Hoy se nos está obligando a pensar, no como tú concluyas o decidas, sino como yo, jefe del partido, quiero. Y una vez en el Gobierno procedo de la misma forma con todo el país. Así hemos llegado a no tener libertad para educarnos y educar; así hemos llegado a no ver, sino aquello que nos obligan ver; así hemos llegado a ser dirigidos y manipulados como ovejas en la granja. Sí, solo pedimos estar bien hartitos y satisfechos.

Este nuevo periódico digital (dignitasdignitatis@gmail.com), donde se pueden subcribir gratuitamente, trata de romper una lanza más en pro y por la libertad de pensamiento. No te quiere llevar a ninguna parte, sino que tú seas responsables de tus propios actos y decidas por ti mismo. Sí, es verdad que buscamos la verdad, porque todo persona que se precie de serlo buscará la verdad, que es el bien de todos.

Y a eso es a lo que queremos invitarte. Te pedimos que te subas al carro de formarte, de enterarte, de educar tu pensamiento hacia la verdad, que pienses por ti y seas libre. Libre de buscar el bien común, pues libertad es amar, querer, desear y luchar por establecer un mundo más justo, veraz y fraterno.

ÚLTIMAS REFLEXIONES