Páginas

jueves, 28 de noviembre de 2013

¿SABEN USTEDES QUIÉN ES ESTE CABALLERO?


Supongo que un casi 99,9% de acierto que los lectores, que lean esta reflexión, sabrán quien es Messi o Cristiano Ronaldo, y muchos otros personajes del deporte, del cine, de la moda...etc. Sin embargo no creo que sepan, antes de seguir leyendo, quién es este Señor que encabeza esta reflexión.

Este soy yo esperando la intervención
 
Gracias a este Caballero, y a muchos otros que le precedieron, hoy, fecha en la que escribo esta reflexión, 25 de noviembre de 2013, me he sacado una muela sin dolor. En el momento que el doctor D. Luis Gil Toledo, hijo de un buen amigo, se decidió a que había que quitarla, pues estaba agrietada y era imposible conservarla, me inyecto esa sustancia que todos conocemos por "anestesia" para insensibilizarme el lado donde estaba el objetivo a sacar.

Unos minutos más tarde, mi lado facial derecho era insensible y, asombrado, a pesar de no ser la primera vez, surgió en lo más profundo de mi corazón sentidas gratitud a este Señor, Crawfor W. Long, a quien yo tampoco conocía, y que por sus desvelos y tenacidad hoy yo era intervenido de una muela extraída sin dolor.

No podía resistirme a rendir homenaje a este Caballero y a otros muchos que nos han hecho la vida más agradable, más cómoda, más hermosa y más larga. Y en muchos casos, por no decir todos, con sacrificio, penurias, rechazos, ingratitudes y nada de reconocimientos. Quizás algunos al final o después de dejar este mundo. Cuando afloraba el dinero o la fama.

Sí, han sido personas que han amado la vida y a los hombres. A pesar de sus formas de ser, de sus carácteres, de sus soberbias y pecados. Eran y son humanos como cualquiera de nosotros, pero han dado sus vidas por hacernos la vida a los demás mucho más alegre y bonita. Han derramado todos los talentos recibidos en bien de los demás.

No entiendo como hoy hay también muchos hombres que se afanan en quitarla para evitar dolor. ¿Es qué el dolor de unos se evita con la muerte de otros? Y no sólo el dolor físico, sino el moral y ético. Sin embargo, el mundo se acuerda más de Messí, Cristiano, Alonso...etc.

lunes, 25 de noviembre de 2013

UN LUGAR DONDE BUSCAR LUZ

Una cita programada para la mañana de los viernes

Empezó un poco por el compromiso con los demás. Hay momentos en tu vida que haces las cosas porque no puedes negarte, o simplemente porque sientes vergüenza descubrir tus debilidades, tus egoísmos o apegos. El compromiso es bueno porque te doblega y te moldea. También te molesta, y por eso muchos eluden comprometerse. Pero eso, en lugar de ayudarle aparentemente, les perjudica a la larga.

Porque nuestra voluntad necesita el fuego para fundirse como el oro y fortalecerse en su dominio. Y eso a la larga te hace más libre y más persona. A lo que todos aspiramos.

Volviendo al tema que me ocupa, decía que todo empezó así. Pero todavía, era verano y eso me obligaba a moverme un poco más por la distancia, y a molestarme más el día señalado y escogido por mí para estar allí a la hora convenida. Pero algo me impulsó a seguir adelante y la mirada de Dios, mirada dulce, suave, que me liberaba más que exigía, me dejaba sin alternativa. No podía decirle que no. Lo demás lo pondría el Espíritu dándome las fuerzas para cumplir mi compromiso.

¡Y bendito compromiso! Los días, no voy a decir que fueran plácidos, pero tampocos duros, se sucedieron y hoy es el día más deseado. Siempre cuesta acudir a una cita, pero en el camino corro y gozo por llegar. Es mi mejor momento semanal. Allí encuentro consuelo, escucha, consejos, perdón, misericordia... También exigencias y complicaciones. Crecer implica dejar cosas y acoger otras mejores, más perfectas, más en clave de amor.

Encuentro combustible para vivir a su Impulso de Amor los restantes días de la semana. Encuentro confianza, pero también dudas, riesgos, incertidumbre que me ponen en espera, en expectativa, en actitud de estar atento y no bajar la guardia. Descubro que también eso, aunque duele y es molesto, es necesario, pues mantienen el alma despierta y aviva la esperanza y la necesidad de descubrir su presencia y su compañía. Te das cuenta y experimentas que le necesitas.

Y te vas renovado, en paz y revolucionado. Con ánimo de empezar de nuevo, con el presentimiento de haber cargado las pilas y de rejuvenecer esperanzas, y, sobre todo, con el propòsito de volver el próximo día. No obstante, seguirás viéndolo junto a los hermanos todos los días en la Eucaristía. Allí nos veremos, como dice nuestra común y buena amiga Cristina Llano: "nos encontramos en la Eucaristía".


En homenaje a mi amiga Cristina


viernes, 22 de noviembre de 2013

UN PENSAMIENTO POR LA NOCHE



Me doy cuenta que la lucha no está afuera, sino dentro de mí. Cada caída y deseo de contravenir la Voluntad de Dios es un obstáculo que me enemistad con Él.

También descubro que mis fuerzas fallan, que presiento desfallecer y que me sobrecoge un deseo de abandonar la lucha y entregarme a la corriente del río mundano.

Sin embargo, un impulso me detiene, me susurra continuar y me empuja a seguir. Y en cuanto le digo que sí, que eso quiero, me inunda de sus fuerzas para seguir la batalla.

Es tu Gracia Señor, tu Vida y tu Gloria que la compartes conmigo para que experimente que sólo contigo estaré inmensamente feliz para siempre. Mañana, Señor, cuando mis fuerzas me vuelvan a temblar, espero tu aliento de nuevo, porque sólo contigo podré continuar el camino.

domingo, 17 de noviembre de 2013

TOCADOS POR EL PECADO ORIGINAL, PERO NO MUERTOS, POR LA GRACIA DE DIOS



Nacemos muy limitados y sometidos en cierta manera a la carne. Nuestras apetencias y apetitos nos esclavizan y nos abaten sin remedios. No podemos liberarnos de nuestras propias cadenas carnales que la herida del pecado original nos ha dejado.

Necesitamos la Gracia de Dios para liberarnos de ese sometimiento. No podemos por nosotros mismos. Si todo dependiera de nosotros ya estaríamos condenados, pues el pecado nos sobrepasa. Este sabernos muy frágiles y debilitados por el pecado, puede ayudarnos a comprender cuan grande es el Amor de Dios, pues por Él hemos sido liberados.

Jesús, el Hijo de Dios hecho Hombre ha aceptado voluntariamente morir para nuestra redención. Ha entregado su vida para que todos los hombres alcancen el Perdón y la Misericordia del Padre Dios. Y por su Gracia hemos sido salvados, y en Él podemos vencer al pecado y quedar liberados.

De ahí la enorme y gran importancia de conocer que por nosotros mismos no podemos salvarnos ni liberarnos de las consecuencias del pecado. Nunca podremos sobre ponernos a nuestras esclavitudes si no contamos con la Gracia de Dios. Y no pensemos en esclavitudes solamente carnales. Quizás, son peores las espirituales: soberbia, avaricia, envidia, suficiencia, orgullo...

Por todo ello, necesitamos orar, los sacramentos, de forma especial e importante, la Eucaristía, el Alimento más importante, y también la Penitencia. Porque sin el concurso de Dios no podremos liberarnos de las ataduras del pecado. Esa es la razón por la que vino Jesús, para tendernos sus Manos  y salvarnos.

jueves, 14 de noviembre de 2013

¿QUÉ SIGNIFICA AMAR?



El término amar todo el mundo lo entiende, pero también cada cual lo entiende a su manera. Para unos amar es sentirse bien frente a otra persona porque, esa persona, le procura bienestar y le hace feliz. Para otros es una fuente de placer que obtiene en la relación con otros de diferentes sexos. Y cada cual va dando respuesta según le convenga.

En el fondo, lo que no parece que gusta es que amar sea algo que exige sacrificio y entrega. A nadie le gusta darse y entregarse hasta el punto de dejarse la vida en hacer feliz a otro. Todos amamos, pero amar hasta el punto de que nuestra vida sea comprometida y complicada por entrega a otro es cuestión aparte y más difícil de digerir. Ahí la cosa empieza a cambiar y a tomar un giro más relativista y demagógico según los intereses y la disposición de los amantes.

Jesús de Nazaret nos trajo su versión y no sólo nos la dijo sino que la vivió según su Palabra. Su testimonio fue de Palabra y Vida. Y nos amó hasta dar la vida por cada uno de nosotros. Y experimentamos que esa clase de amor es lo único que puede salvarnos y salvar al mundo. Sabemos, pues, que es amor. Sólo lo que falta ahora  es tratar de vivirlo.

lunes, 11 de noviembre de 2013

SIN REFERENCIAS, ¿A DÓNDE VAMOS?



Hoy se habla mucho, y es bueno hablar y darse a conocer. Expresarte, compartir y dar tu pensamiento a los demás es algo muy valioso y enriquecedor. Enriquecedor porque, de ser bueno tu pensamiento, los demás se enriquecerán y aprovecharán de esas buenas ideas. Y de ser malo, también será bueno, porque dará pie para saber lo que no debemos hacer. Al compartir ganamos todos.

Ahora, hay un peligro, saber de quien nos fiamos y a quien tomamos como referencia para, partiendo de él enderezar todos nuestros pensamientos e ideas. Porque caer en la verdad de cada uno es como perdernos en un bosque donde no podemos ver el horizonte. Es lo que hoy convenimos en llamar el relativismo: cada cual piensa y vive como mejor le parece y según sus intereses. Lo demás, decimos que los respetamos, pero eso simplemente es quitarnos el problema de encima para luego, llegado el momento, pasar por encima de él.

¿Por qué respetamos la vida? Unos dirán que ellos la respetan hasta donde no le perjudique. Ahora, a partir de ahí harán lo que mejor les beneficie. Y otros seguirán su forma y manera de interpretar las leyes o sus propias leyes. Al parecer, la Ley Natural ya no vale. O vale cuando nos favorece, y nada más. Todos, dentro del juego social ordenado, hacemos los que nos viene en gana o mejor conviene a nuestros intereses. Así, el mundo en que vivimos refleja lo que oímos por la radio y televisión o leemos en la prensa. Deja mucho que desear.

Y es que no hay una referencia que inspire confianza y de crédito de su palabra. Por eso el mundo está tan mal. La vida, don preciado e intocable, derecho de cada hombre, se viola a cada momento, y muchos tratan de defenderlo con razonamientos que, según ellos, son razonables y validos. Y así podríamos ir citando muchos otros problemas. 

La vida es un derecho porque nos la ha dado Dios, y con ella hemos sido elevados a la dignidad de hijos, de sus hijos. Esa es la referencia por la que, hoy marginada y excluida la Ley Natural, la vida sigue siendo un derecho intocable que nadie puede interrumpir ni quitar. 

Esgrimir, que los hay, otros derechos nos llevaría al terreno de lo relativo, de los derechos personales y egoístas: pasarlo bien primero yo, y luego tú... Mis derechos primeros que los tuyos... Y todo se centraría en un buscarnos los unos y pasar de los otros. ¿Sacrificarme yo para darte la vida a ti y...? La única verdad es vivir bien y punto. Y así no llegamos a ninguna parte. El resultado ya lo sabemos.

Sin la referencia de la Palabra de Dios, que en Jesús de Nazaret nos fue revelada, el mundo se convierte en un mundo de ciegos que caminan al precipicio.

viernes, 8 de noviembre de 2013

EL SERVICIO Y LA CARIDAD EN FUNCIÓN DE TODOS



Hermanos: Nosotros siendo muchos, somos un solo cuerpo en Xto, pero cada miembro está al servicio de los otros miembros. Los dones que poseemos son diferentes, según la Gracia que se nos ha dado y se han de ejercer así: si es la profecía, teniendo en cuenta a los creyentes; si es el servicio, dedicándose a servir; el que enseña, aplicándose a enseñar; el que exhorta, a exhortar; el que se encarga de la distribución, hágalo con generosidad; el que preside, con empeño; el que reparte la limosna, con agrado.

Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno. Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo. En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes. Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración. Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis. Con los que ríen, estad alegres; con los que lloran, llorad. Tened igualdad de trato unos con otros; no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde (Romanos 12, 5-16a).

Una declaración de lo que debemos ser en nuestros grupos y comunidades. Sólo así formamos el pueblo de Dios, un pueblo que en su vivir y acontecer de cada día evangeliza con su vivencia de servicio y entrega mutua entre todos. Una referencia, esta carta a los Romanos que nos puede servir de guía a la Asociación de Blogueros con el Papa, porque antes de Asociación, somos pueblo de Dios, y caminamos formando esa familia de servicio, de oración, de compartir nuestras preocupaciones, problemas y necesidades que aunque lo hacemos de forma virtual, nos comprometemos también a vernos y encontrarnos una vez al año de forma real y presente.

Y es eso, lo experimentamos en el último encuentro, lo que nos pone los pelos de punta; lo que nos acerca, lo que nos llena de gozo el corazón; los que nos da vida y fortaleza; lo que nos enciende el corazón y nos empuja a seguir el camino; lo que nos descubre la presencia de Jesús entre nosotros; lo que nos recuerda sus Palabras y el envío del Espíritu Santo que nos asiste y nos prepara. Son encuentros de Iglesia, de amigos de todas partes que, convocados en Jesús y junto al Papa, queremos, de forma gozosa y alegre, gritar al mundo que Xto. Jesús vive, porque ha Resucitado, porque ha venido a salvarnos y porque en Él seremos eternos y plenamente gozosos.


jueves, 7 de noviembre de 2013

MI PUEBLO



Mi pueblo ya no es un pueblo, ha crecido bastante y respira olor de ciudad. Sin embargo, me gusta recordarlo como pueblo porque él fue el que amamantó mis primeros pasos y me enseño mis primeros paseos. Más tarde, en su viejo parque meció mis tardes de juego en las que florecieron mis primeros amigos. Amigos que a veces recuerdo y me pregunto, ¿qué será de ellos?




Porque unos han volado a otros lugares; otros aparecen y desaparecen según las estaciones, y todos han seguido caminos que, por una u otra causa, nos separan y toman rumbos diferentes. Amigos de juegos de "coge y deja", del boliche y del trompo; amigos de "la piola", de emular a los cowboys, de los primeros descubrimientos, del colegio, del fútbol, de las primeras novias, de los primeros bailes, del trabajo...

Amigos que ya se han ido, amigos que sufren enfermedad y amigos envejecidos por el tiempo que nos avisa que pronto llegará nuestra despedida. Amigos a los que me gustaría reunir y hablarles de esperanza, de gloria y alegría. Amigos a los que me gustaría decirle que, a pesar de la separación, permanecemos juntos y juntos volveremos a permanecer, porque todos somos hijos de un mismo Padre.




Mi pueblo es el lugar que Dios me ha regalado para ganarme el cielo. En él tengo el espacio y el tiempo donde vivenciar mis actos de amor, y donde demostrar y testimoniar el amor que digo tener a Dios. Mirado así siempre será un regalo tener un pueblo, y unos amigos, y una comunidad, y una Iglesia. Por eso, sin darme cuenta he empezado a sentir que quiero a mi pueblo, y que busco lo mejor para mi pueblo y para la gente que vive en mi pueblo, pues de mi amor hacia ellos dependerá mi dicha y mi gozo en el Señor.

Y he pensado: "Si todos nos empeñamos en amar a nuestros pueblos, el mundo empezaría a ser mejor".

lunes, 4 de noviembre de 2013

FALSAS ESPERANZAS



Si escribes por escribir; si comentas por propia satisfacción; si compartes para sentirte mejor y salir de tu rutina y aburrimiento; si vives por vivir y buscas (falsa esperanza) la felicidad en las cosas que este mundo te ofrece; si crees que nada tiene sentido y sólo tú eres lo más importante para ti, si piensas así, llegarás a desesperarte y tu vida será una verdadera ruina.

Cambia tu vida. No lo hagas solo. Busca y descubre que Alguien desde el principio te está y continúa buscándote. Quiere acompañarte y darle verdadero sentido a tu vida. Te espera. Sólo necesita tu sí y que le abras tu corazón.

Notarás su presencia cuando experimentes que lo que dices, escribes, compartes, te satisface, te alegra, impide tu aburrimiento y te llena de verdadera y auténtica esperanza  es lo que te esfuerzas en vivir.

viernes, 1 de noviembre de 2013

AQUÍ TAMBIÉN SE MARCA GOLES (GOL 100.000)



Acabo de contabilizar 100.000 (en estos momentos que escribo, ya pasan) mil visitas al blog por el marcador que, desde casi el comienzo del blog, colgué en la parte derecha del blog. Las páginas contabilizadas por el marcador propio de la plantilla del blog pasan ya hace tiempo de las 220.000. No soy muy amantes de las estadísticas, pero en el camino cuando llevas ya un tiempo caminando, valga la redundancia, es bueno pararse y reflexionar que frutos o cosecha vas dejando en el recorrido de tu vida.

Nunca pensé que pudiera derramar mis reflexiones y pensamientos al espacio cibernético y que tantas personas las leyeran. Sí, confieso, que ha sido una de mis grandes aficiones e ilusiones de mi vida. Quizás la única, y que ahora, en el camino, descubro como vocación. Pero más todavía cuando esa vocación esta empujada y empapada de la vivencia y Palabra del Señor.

Nunca me ha interesado hablar de otras cosas. Posiblemente me pregunto quizás ni sepa hacerlo. Tampoco me atraen. Sólo mi pensamiento es para derramarlo en dar a conocer a Jesús de Nazaret. Él colma toda mi vida, todo mi tiempo. Ahora, que estoy jubilado, mi vida depende más, si cabe atreverme a decirlo, de esa pasión. Mi corazón no sabe decir ni sentir nada que no esté relacionado con la vida y el estilo de Jesús. Él es el filtro por donde pasan todos mis pensamientos, y la fuerza que los empuja a derramarse entre los que me rodean.

No sé si habrá o no cosecha, y tampoco me preocupa mucho. ¡Claro!, no puedo escapar a mi propia vanidad, pero agarrado a Él trato de menguar como su primo Juan para que sólo Él sea sentido y visto. Porque de Él es toda la gloria que mis humildes talentos puedan fructificar. Él me sostiene y Él dirige y actúa en mi vida. Me atrevería a decir que, al menos lo deseo, Él vive en mí.

Pero menos podía imaginar encontrar todos esos compañeros que comparten y fortalecen con sus testimonios y reflexiones mi vida. Mis queridos blogueros con o sin Papa, porque todos tienen cabida en el rebaño del Señor. Así lo expresa también nuestro querido Papa Francisco cuando habla de las periferias a las que debemos llegar. Ustedes, como decimos los canarios, son una parte importante de mi vida en estos momentos de mi camino. Ustedes, en el Espíritu Santo, impulsan, fortalecen, dan sentido a todo mi pobre actuar y trabajar. 

Sin darnos cuenta, buscamos los frutos donde nunca estarán, porque es en ustedes, en el grupo, en el compartir, en el señalar "me gusta" (la palmadita de ánimo que estoy aquí, no me he ido), el saludo deseando buenos días y la señal señalando su presencia y muchas cosas más, lo que hace que la Gracia del Señor vivifique nuestros cuerpos y sostenga nuestras almas para Gloria del Señor.

Espero, por la Gracia de Dios, continuar hasta donde Él quiera, y seguir compartiendo por decirle al mundo que no hay verdadera vida sin conocer a Jesús de Nazaret.
ÚLTIMAS REFLEXIONES