Páginas

martes, 31 de diciembre de 2013

UN BRINDIS DE ESPERANZA Y AMOR

Han pasado 365 días. Los últimos segundo del último día se están consumiendo, y todo sigue igual. Es posible que algunos se hayan ganado la lotería; es posible que otros hayan mejorado su relación laboral, y otros hayan tenido momentos y circunstancias muy favorables, pero también otros lo han pasado muy mal y todavía hay muchos que lo pasan mal.

Muchos niños han muerto antes que ver la luz del sol; otros aun viéndola, también han muerto por hambre, guerras, raptos o explotación. Y muchos siguen sufriendo y muriendo a cada instante. Serán otro 365 de alegrías, de mejoras, de sufrimientos y muertes. No puedo despedir el año contento ni brindar felizmente.

Sólo quiero ofrecer a todos, los que comparten conmigo su fe en Jesús de Nazaret; los que no la comparten y los que no saben ni que existe, que Él, Jesús, es el Camino, la Verdad y la Vida, y sólo por eso merece brindar. Porque todos, los que están alegres, los que mejoran y los que sufren y mueren, en Él podemos encontrar paz, gozo y esperanza de una Vida Eterna plena de felicidad.

Por eso Sí, Brindo para que todos le conozcamos y en Él nos esforcemos en conseguir un mundo en paz y justicia.

FELICIDADES

sábado, 28 de diciembre de 2013

ME SIENTO MAL



Me siento mal, como creo que se sienten todos los hombres y mujeres del mundo. El tifón Haiyan entró en Filipinas como un exterminador sin piedad arrasándolo todo. En la ciudad de Taclován (capital de la provincia de Leite) quedó su recuerdo triste: coches y barcos volcados en las calles llenas de escombros y muerte. Gritos de los que quedaban sin saber dónde ir.

Desgarradora la imagen de un pescador que sostenía el cadáver de su hija  de 9 años. Iba descalzo y herido. No dejaba que nadie tocara a su niña. Repetía sin cesar el nombre de su mujer y sus siete hijos. El Tifón Haiyan dejó 10.000 muertos, pero no pudo borrar la imagen dulce, querida, única de la maternidad, haciéndonos ver que la madre nunca huye sola en el peligro, sino con el hijo en brazos y apretándolo contra su corazón.

Entiendo que las tragedias son parte de este mundo por el que caminamos, y valoro extraordinariamente, viendo lo que ocurre en otros lugares, la suerte que he tenido, hasta ahora, de nacer en un lugar apacible, encantador, con un clima inmejorable donde lo único que ocurre es alguna lluvia y viento de vez en cuando que dejan más problemas por no estar preparados que por su fuerza en sí.


Me siento mal e impotente. Mis oraciones caminan junto a cada persona, muerta o viva, segura o insegura, abandonada, sola o sin familia... Quisiera tener una barita mágica que solucionara todos los problemas enseguida, pero soy una gota más en este mundo, injusto por los hombres, pero hermoso, y un medio y oportunidad que Dios nos da para llegar seguros y salvos a su Casa.

Cuando perseguimos esta meta, la tragedia aminora sus efectos, porque, a pesar del dolor y sufrimiento, la esperanza siempre está presente y ningún tifón, huracán o tempestad puede con ella. La esperanza de que tras este aparente insuperable dolor nos espera el gozo y la felicidad eterna en presencia del Padre Dios.

Es verdad, y nadie lo puede sufrir por ti, que el dolor es terrible, devastador y de muerte. Y esa es la impotencia de todos. Los poderes del mundo deberían tener en cuenta y dar prioridad a estos problemas, y ver en qué medida se pueden evitar. No basta con ayudas y soluciones después de la tragedia y muertes. Hay que invertir en evitar los próximos, que seguro que llegaran. Son los pueblos las prioridades de los gobernantes, y no otras cosas.

Es ahí donde trato de ahogar mis sentimientos de dolor y donde encontrar respuestas a tanto sufrimiento por otras personas que parecen hechas para sufrir. Dios lo tendrá en cuenta y mirará a cada uno por lo recibido y lo entregado.


miércoles, 25 de diciembre de 2013

NACER EN JESÚS ES NAVIDAD




Se repite años tras años, y es difícil escapar a esta tradición ciega y erronea de confundir la Navidad con cosas, fiestas de comilonas, regalos y falsa alegría. No es que alegrarse, celebrarlo y regalarse sea malo, pero no es el centro, ni lo importante ni la esencia de lo que queremos significar cuando pronunciamos Feliz Navidad. Es otro cosa, algo tan importante como la vida misma. 

Se trata de celebrar el nacimiento de Alguien. Alguien tan importante como que es nuestra vida misma, porque en Él seremos felices y gozosos eternamente. Alguien que nos ama hasta hacerse Niño y nacer en un establo o comedero de animales. Alguien que se humilla abajándose a la dignidad humana siendo Divina y creador de todo lo visible e invisible. Alguien que se mezcla con nostros para enseñarnos que sólo en el amor podemos encontrar nuestra salvación.

Ese es Jesús, el Hijo de Dios vivo que nace cada día dentro de ti si tú le dejas nacer.
Y ese es el verdadero significado de la Navidad, la que queremos celebrar.



DESDE YO SOY CREYENTE CATÓLICO

FELIZ NAVIDAD PARA TODOS LOS BLOGUEROS CON EL PAPA, PARA TODOS LOS BLOGUEROS DE BUENA VOLUNTAD, Y PARA TODOS LOS BLOGUEROS QUE LUCHAN POR UN MUNDO MEJOR.
 

FELIZ NAVIDAD A TODOS

domingo, 22 de diciembre de 2013

QUEREMOS ENTENDER LO QUE NO ALCANZAMOS A ENTENDER



Sabemos, nosotros por la historia y el testimonio de la Palabra transmitida por los Apóstoles, y otros por todo lo que hizo Jesús, y la historia es testigo, que Jesús fue un Personaje sin igual. Aparte de ser el Hijo de Dios para nosotros los creyentes, para todo el mundo fue un Hombre excepcional y extraordinario.

Sin embargo, nos cuesta creer, primero porque no entendemos el poder de Dios, y segundo porque no nos interesa aceptarlo. Eso nos obligaría a abdicar de muchos de nuestros apegos e intereses. Y nos gusta seguir así. Primeros nuestros caprichos, nuestros intereses y satisfacciones.

No cabe duda que el Bautismo de Juan venía de lo alto, porque la Verdad reluce y todos la entienden, pero aceptar eso sería romper mis planes y mis egos personales. Herodes hizo oídos sordo. También ocurrió eso con Enrique VIII y Ana Bolena, lo que originó el protestantismo. Y ocurrió también con Lutero, queremos que las cosas sean como nosotros las comprendemos y las consecuencias terminan en separaciones.

Hay muchos más casos que separan y alejan a las personas del Señor porque se obstinan en seguirse en lugar de seguirlos. ¿Acaso nosotros estamos presto a seguirle también, o ponemos nuestras dudas y condiciones? Nos cuesta aceptarle y necesitamos abrirnos a su Palabra y cercanía para que la Gracia del Senos nos inunde y nos empape. No podemos creerle si nos empeñamos en entenderle. En su tiempo tampoco le entendían y tenía que reexplicarle a los apóstoles muchas cosas.

Desde que tu corazón se abre y toma una actitud de disponibilidad y escucha, la Gracia del Señor abre tu mente e ilumina tus pasos. Entonces empezarás a ver.

jueves, 19 de diciembre de 2013

LA BELLEZA



La belleza es algo que no se refleja en la fachada. Hay muchas personas bellas que luego resulta que no lo son. Sin embargo, en la madurez, cuando lo físico empieza a menguar, reluce una belleza que con el tiempo crece y se hace más bella.

Y es que la belleza no radica en el aspecto, sino que se esconde dentro del corazón. Se hace difícil verla, porque es algo tan valioso que no se lleva como un cartel publicitario. Así como la fachada luce, refleja y resplandece, la belleza permanece oculta y sale sólo en los momentos que es provocada.

Ocurre que pronto, la fachada, expuesta a la intemperie, sufre el deterioro de las inclemencias del tiempo. Más la belleza, guardada en lo más profundo del corazón, se hace cada día más bella. Descubrir la belleza no es tarea fácil. Lleva tiempo y paciencia, pero sobre todo mucha conversación y espacios de compartir y apurar situaciones que la ponga a prueba. A veces es el tiempo quien la descubre, como la fruta que cae, por madura del árbol que la sostiene.

Pero vale la pena esperar, porque la belleza nunca muere, siempre está joven y reluciente. Por eso, cuando se descubre la belleza, el amor nunca muere.

lunes, 16 de diciembre de 2013

EL AMOR NO SE ACABA NUNCA



El amor es eterno, como es eterno el compromiso entre dos personas: hombre y mujer, que se comprometen y garantizan con su amor el cuidado, la protección y educación de sus hijos. Y, pasada esa etapa, el amor sigue uniendo, hasta la muerte, a esas dos personas.

Lo que se acaba y confunde con "amor" son sentimientos, afectos, emociones por un lado, e intereses, egoísmos y placeres por otro. Cuando el amor se para ahí y se confunde con eso, es fácil y alberga muchas posibilidades de romperse en cualquier momento. Vivir en esas condiciones es trágico e infrahumano.

Cuando dos personas se sienten atraídas no se resisten a unirse. Convergen entonces en unir sus vidas y prometerse fidelidad hasta la muerte. Vendrán o no hijos, pero su compromiso y fidelidad, por encima de todo, garantiza esa unidad y protección a los posibles o no hijos.

Con el paso del tiempo, los sentimientos, los afectos, los gustos, el placer carnal y hasta el físico va sufriendo cambios. Puede suceder, y de hecho sucede, que en poco tiempo el sentimiento tan fuerte de atracción se vea debilitado. Igual puede ocurrir con los afectos y gustos, pero el amor sigue estando, porque el amor no es un sentimiento ni un afecto, ¡estaríamos arreglados si así fuera! El amor es un compromiso, una opción de fidelidad que se hace a una persona, y está por encima de todo lo demás.

Y no te confundas en decir que puedes equivocarte. No confundas el cansancio, la lucha de cada día por tener el jardín de tu amor bien regado y cultivado, con que te has equivocado y esto se acabó. Cuando se ama es para siempre. Nadie, voluntariamente, libre y sin presiones se equivoca. Eliges casarte porque te sientes atraídos por ese hombre o mujer. La quieres, y la quieres para siempre.

Otra cosa es que te canses que tus sentimientos se hayan apagado, se hayan terminado y te cueste ahora amarla, pero el amor sigue ahí. Como sigue el jardín que ahora son pastos, abrojos y flores muertas porque has dejado de cultivarlo. No desaparece ni se va. El amor siempre está. Y si lo has hecho forzado, por intereses o presionado, has mentido. No la o lo querías. Nunca ha habido amor. Eres un hipócrita, no te justifiques con otras cosas. Acepta tu mentira.

Podemos estar tranquilos cuando nuestro matrimonio está apoyado sobre esa roca y compromiso de entender que es el verdadero amor. Una madre no abandona a su hijo por enfermedad, porque no le entiende, o porque hace cosas que no le gustan. La madre siempre está ahí. Un esposo o esposa es lo mismo, y si no es que no la ama. El amor se demuestra precisamente cuando duele y cuesta.

Nunca se puede decir: "Se acabó el amor", porque de decirlo se descubre que no se entiende lo que es el verdadero amor. Si se puede decir que me cuesta amar, que soy débil, que necesito ayuda...etc. Y eso descubre la necesidad de invitar a Alguien que está dispuesto a acompañarnos siempre y a darnos las capacidades y Gracia que necesitamos para superar el cansancio y las inclinaciones de nuestra humanidad.

Por eso, los creyentes en Jesús se casan para toda la vida, porque invitan a Jesús a que vivan en medio de ellos y les mantenga unidos. El Amor no acaba nunca.

viernes, 13 de diciembre de 2013

UNA COSA ES EL CAMINO PARA OTRA



La tarde estaba oscura. Aunque no acostumbra a llover mucho, a veces cae buenas y copiosas lluvias y que contemplo, ¡con lo que apreciamos el agua!, como se pierde y se vacía en el mar. Me apresuré a salir, tenía el tiempo contado y presagiaba llegar tarde. No había tiempo que perder.

Con tantas prisas no reparé en observar la rueda del coche. Días atrás me habían advertido de que una cubierta estaba descinchada. Yo, bastante profano en la materia, no observé tanta perdida de aire, pero por precaución les di aire a las cuatro en una gasolinera. Pronto, ya en carretera, recordé ese pasaje y como siempre algo tarde. 

Un ruido extraño me puso en alerta, y pronto me vino todo lo citado anteriormente a mi cabeza. Quizás era la rueda desinflada. Por suerte, estaba cerca del lugar donde iba a estacionar y pude llegar sin problemas. No tuve tiempo sino de cerciorarme de lo pensado y salir corriendo a la cita. Era muy importante. El problema, aunque no de mucha importancia, me asaltó durante el tiempo que estuve ocupado. No lograba quitarmelo de la cabeza, y terminé pidiendo perdón por mi aparente distracción.

De nuevo sobre el terreno, comprobé lo previsto y viéndome imposibilitado para solucionarlo por mí mismo, decidí pedir ayuda. Y este fue el asombro y regalo por lo que Fernando compartía esta vivencia. A mí también me lleno de gozo y ánimo para compartirla con ustedes. Llamó a su hijo, con un pequeño temor de que se molestara o se viese obligado a venir algo forzado. No quería interrumpirle, era medio día del domingo, ni tampoco que sintiera compasión o pena. Quería simplemente ayuda voluntaria.

Y sucedió la sorpresa, su hijo acudió encantado, entusiasmado, rápido como una centella. Fue algo así, al menos le pareció a su padre, oír su llamada y preguntar donde estaba y salir corriendo a su auxilio. Cómo si soltase lo que esta haciendo; cómo el ciego Bartimeo cuando corrió al encuentro con Jesús. La sorpresa creció gratamente cuando su presencia, con un entusiasmo y amabilidad latente, cambiaba la cubierta en unos breves momentos.

Miré, acababa Fernando, hacia arriba e hice un guiño:  "Gracias Señor por este regalo". Julio tiene buen corazón, ahora sólo falta que te descubra a Ti para que su corazón crezca y sean grande como el Tuyo. Te lo pido todos los días y espero tu acción. No te lo exijo, sólo te lo pido, Señor, y espero pacientemente tu intervención, ¡claro!, cuando Tú lo estimes y creas conveniente. Él es libre.


martes, 10 de diciembre de 2013

EN LA APARIENCIA TAMBIÉS SE ESCONDE LA VERDAD




Muy bien montado para que el nombre del Banco Sabadell se vea claro. Ese es el objetivo que se proponen, se apoyan en una buena acción para destacar la función y el compromiso de un Banco, que todos, sin lugar a duda cómo todo los bancos, sabemos cuales son sus fines: ganar dinero. Y a veces, de formas usureras. Hasta aquí la verdad y el fin del vídeo.

Pero, en las apariencias también se esconde la verdad. No cabe duda que aunque los fines sean otros, la caridad asoma su lado buena y nos hace pensar que una simple moneda, como la de la pobre viuda, es capaz de encadenar la correspondencia de la solidaridad y la unión.

Sí, creo acertado decir que el mundo tiene solución. Si no fuese así, también creo que nuestro Padre Dios no se hubiese encarnado en su Hijo Jesús. Lo hubiese hecho de otra forma, pues Dios no puede perder el tiempo en algo que no tiene solución.

Creo que el gesto inocente e ingenuo de esa niña depositando una simple moneda, aunque el anuncio no lo pretenda, yo si he podido llegar a ver que puede ser un Gesto que simboliza la fraternidad y la solidaridad de un mundo que necesita coordinar toda su música para que la convivencia, la justicia y la paz solidaria entre los hombres sea una realidad.

Y eso sólo es posible si nos dejamos penetrar, como es niña, del amor desinteresado y gratuito que sólo en Padre Dios podemos encontrar.

sábado, 7 de diciembre de 2013

EL DOLOR





Se habla mucho del dolor, y es que nos asusta tanto o más que la propia muerte. Llegamos a preferir morir sin dolor que sufriendo. Tenemos mucho miedo al dolor y cuando pensamos en él ya estamos sufriendo. Tememos más el no poder soportarlo que el dolor en sí. Nos duele mucho más el tiempo de duración que la intensidad del mismo dolor.

No comprendemos por qué tenemos que sufrir, y es el dolor lo que a muchas personas les lleva a darle la espalda a Dios. Incluso se atreven a decir que no creen en Él al permitir que sufran. Hablan pero no son conscientes de lo que dicen, pues cuando el dolor nos invade perdemos hasta la razón de lo que decimos. Sin embargo no actuamos igual cuando somos espectadores del dolor de otro. Nos compadecemos, pero no perdemos la razón ni nuestra fe.

No obstante, ¿podemos llegar a pensar como seríamos si no tuviésemos dolor? O dicho de otra forma, ¿nos acordaríamos de Dios si nunca tuviésemos dolor y fuéramos felices? Creo con toda seguridad poder decir que "No". Entre otras cosas porque no lo necesitamos. Si somos felices y no sufrimos por la ausencia del dolor, Dios no tendría sentido. Por lo tanto, el dolor sirve para algo.

Claro, el dolor nos es necesario para acordarnos del médico. La justicia y el error pueden ser ignorados, pero el dolor no lo podemos aparcar. Nos duele y nos descubre inquieto, malhumorado, enfermo, triste, intranquilo...etc. Nos experimentamos mal porque sufrimos, y estamos hechos para no sufrir y ser felices eternamente. Y es que Dios nos quiere tanto que se aprovecha del dolor, nuestros errores y deficiencias para hablarnos a través de nuestra conciencia y gritarnos por medio de nuestros dolores.

Y es que Dios - afirma Lewis - nos habla por medio de la conciencia y nos grita por medio de nuestros dolores: los usa como megáfonos para despertar a un mundo sordo.


miércoles, 4 de diciembre de 2013

MI PUEBLO





Mi pueblo ya no es un pueblo, ha crecido bastante y respira olor de ciudad. Sin embargo, me gusta recordarlo como pueblo porque él fue el que amamantó mis primeros pasos y me enseño mis primeros paseos. Más tarde, en su viejo parque meció mis tardes de juego en las que florecieron mis primeros amigos. Amigos que a veces recuerdo y me pregunto qué será de ellos.

Porque unos han volado a otros lugares; otros aparecen y desaparecen según las estaciones, y todos han seguido caminos que, por una u otra causa, nos separan y toman rumbos diferentes. Amigos de juegos de "coge y deja", del boliche y del trompo; amigos de "la piola", de emular a los cowboys, de los primeros descubrimientos, del colegio, del fútbol, de las primeras novias, de los primeros bailes, del trabajo, de la fe...





Amigos que ya se han ido, amigos que sufren enfermedad y amigos envejecidos por el tiempo que nos avisa que pronto llegará nuestra despedida. Amigos a los que me gustaría reunir y hablarles de esperanza, de gloria y alegría. Amigos a los que me gustaría decirle que, a pesar de la separación, permanecemos juntos y juntos volveremos a permanecer, porque todos somos hijos de un mismo Padre.

Mi pueblo es el lugar que Dios me ha regalado para ganarme el cielo. En él tengo el espacio y el tiempo donde vivenciar mis actos de amor, y donde demostrar y testimoniar el amor que digo tener a Dios. Mirado así siempre será un regalo tener un pueblo, y unos amigos, y una comunidad, y una Iglesia. Por eso, sin darme cuenta he empezado a sentir que quiero a mi pueblo, y que busco lo mejor para mi pueblo y para la gente que vive en mi pueblo.





Y he pensado: "Si todos nos empeñamos en amar a nuestros pueblos, el mundo empezaría a ser mejor".

domingo, 1 de diciembre de 2013

¿QUIÉN PONE SOLUCIÓN A ESTO?

Cnflicto Siria - Palestina

Se hace necesario dejarse de palabrerio y de conferencias y reuniones buscando la paz, pero dándose banquetes y fiestas. La paz cuando se desea se consigue, porque nada de lo que haya en disputa vale más que la paz y la vida de tantas personas humanas, sobre todo esa cantidad de niños que mueren a diario sin a nadie importarles.

Sí, lo denunciamos, pero ya las noticias no impactan. Los corazones se han endurecidos y, a pesar de tanto sufrimiento y muertes, los poderosos que pueden edificar un mundo mejor lo destruyen, y con ello matan,  sin importarles nada los demás. Sí, el corazón está endurecido y también ciego. No advierten que al mismo tiempo que matan, ellos mismos se matan. Les sorprenderán el caos y el vacío interior que les borrará todo sentido vital y la ilusión por construir un mundo habitable, en paz y concordia.

Perderán hasta lo que tienen, y solo aquellos que perseveren en el esfuerzo de amar al estilo de Jesús encontrarán el camino y la esperanza.

Les dejo a modo de ejemplo esta carta que he recibido, mientras nuestra parte del mundo celebramos la Navidad rodeado de bienestar, confort y buenas comidas. No es una critica, ni tampoco pensar que tenemos la solución, es simplemente una llamada de socorro para despertar y preocuparnos por estas personas que están sufriendo.

Hace unas semanas te escribíamos para contarte que teníamos un reto por cumplir. La vacunación de 35.000 niños y niñas menores de 5 años, en Siria, era inminentemente necesaria. Un brote de polio amenazaba el país, que sigue siendo devastado por la guerra.

Hoy podemos contarte que lo estamos consiguiendo. Junto a la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones que trabajan en el terreno, hemos conseguido vacunar ya a más de 18.000 niños y niñas.

Sin duda, los retos continúan y nos queda todo por hacer. Esta semana llegaba el dato: Más de 11.000 menores han fallecido ya a consecuencia del conflicto.

En UNRWA, seguimos trabajando sin descanso, prestando asistencia y protección tanto en Siria como en los países vecinos, Jordania y Líbano, para acoger a los refugiados de Palestina damnificados por el conflicto, pero por favor déjame que te cuente que con tu ayuda todo es posible, y gracias a ello, podemos seguir trabajando.


Un afectuoso saludo,

Raquel Martí
Directora ejecutiva de UNRWA España
 
ÚLTIMAS REFLEXIONES