Páginas

miércoles, 28 de enero de 2015

RESPUESTA Y COMPROMISO



Detrás de la respuesta sigue el compromiso. O quizás al revés, un compromiso trae ya consigo la respuesta. De cualquier forma, lo primero o lo segundo, cuando respondes es que estás dispuesto al compromiso. Si no es así, haces una pantomima o actúas hipócritamente.

Se celebraba un funeral dentro de la Eucaristía de la Semana Misionera. El sacerdote invitó a los participantes a acercarse a la imagen de Jesús crucificado, puesta delante del altar, para hacer un gesto como respuesta al compromiso de seguirle. En esos momentos sentí, como quizás otros lo hayan también sentido, un deseo de rechazo y de bobería del sacerdote.

Luego, más sereno, pensé que trataba de justificar mis sentimientos para no tener que molestarme, y menos comprometerme. Pensé que si todos nos tomamos las cosas según nuestros sentimientos, el mundo sería un caos. Y, también pensé que si no me hago como niño voy a rechazar casi todo lo que me propongan. 

El gesto de levantarte, acercarte a la imagen y hacer un gesto de compromiso es un esfuerzo con el que confiesa públicamente en la Eucaristía tus buenas intenciones de esforzarte en seguir a Jesús y de ponerte en Manos del Espíritu Santo. Claro, debe ser sincero, y eso es lo que quizás molesta a muchos. Están entre dos velas, una a Dios, por si acaso, y otra al mundo que no quiero renunciar.

Observé que hubo mucha gente que no se movió, pero sí lo hizo la gran mayoría. Resulta extraño que luego se apruebe el aborto, cuando hay tantos funerales donde acuden muchos católicos. O no lo son, o sólo lo son de partida de Bautismo y nada más. Es seguramente lo más probable.

jueves, 22 de enero de 2015

PRESÍÓN FISCAL, IMPUESTOS Y REPARTO



No cabe duda que la distribución de los impuestos en nuestro país no se hace bien. Y no se hace bien porque no se quiere o porque interesa que no se haga. Tampoco cabe ninguna duda que de hacerse bien los problemas serían insignificantes y el país estaría mucho mejor y gozaría de buena salud.

Los impuestos no están bien diseñados y se cargan sobre las clases medias-bajas cuando las altas y super altas no pagan proporcionalmente a sus alturas y beneficios. El sentido común nos dice que quienes ganan más, aporten más. Es la lógica solidaria. Pero también lo más inteligente, porque el hecho de estar todos en general mejor y cubierta sus necesidades primarias, también estaría mejor el país, la justicia y la convivencia sería mejor y en paz.Porque de la verdad y la justicia nace la paz y la armonia. 

Todo empieza porque el sistema fiscal en España recuada poco y mal. El sistema tributario español en estos momentos no cumple su misión, pues resulta ineficiente y regresivo. La capacidad recaudatoria del sistema es baja, inferior a la de los países de la Unión Europea y de la OCDE. En 2012, la presión fiscal en España era de 33,6% (es decir, lo que se recaudó equivalía al 33,6% del PIB), siete puntos inferior a la media europea, que es de 40,7%.

Y recauda mal, porque el peso de la recaudación recae de manera desproporcionada sobre las clases media trabajadoras, mientras que las personas con ingresos más elevados y las grandes empresas apenas pagan impuestos. (Estracto sobre la desigualdad y fiscalidad van de la mano de Teresa Cavero, responsable de Estudios e Invenstigaciones de Oxfam Intermón en Razón y Fe, nº 1391 septiembre 2014).

lunes, 19 de enero de 2015

EL PAPA NOS HABLA SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA FAMILIA



La familia es el grupo más importante y en donde se aprende amar, porque en las familias hay amor, a pesar de que por el pecado haya lagunas de desamor. Pero es la familia la célula de la sociedad y la que origina la vida y constituye los pueblos. Abramos los ojos, no sólo para leer lo que nos dice el Papa, sino para defender la verdad y el valor de la familia.

El Papa ha pedido hoy a los filipinos, en un acto ante decenas de miles de fieles, que no se dejen colonizar por los que quieren imponer un modelo diferente de familia: «Dijeron no a la colonización política. Como familia tenemos que ser muy sagaces, muy hábiles, muy fuertes, para decir que no a cualquier intento de colonización ideológica sobre la familia». El Santo Padre ha asegurado que «la familia se ve amenazada por el creciente intento por parte de algunos de redefinir la institución misma del matrimonio, guiados por la cultura de lo efímero». Además ha elogiado al beato Pablo VI por su encílica Humanae Vitae. Leer más...

viernes, 16 de enero de 2015

EL REPARTO DE LAS RIQUEZAS



Sabemos que hay hambre en el mundo porque lo que tiene el mundo no se reparte por igual. Es culpa de todos, porque todos queremos vivir mejor que el otro y no soportarlo. Nos fastidian las costumbres, los hábitos o la forma de pensar del vecino, y lucho para situarme lejos del vecino. Así nacen los barrios de élite o los lugares de privilegios.

Nacen las excusas de la educación, pero es que los que parecen comportarse sin educación, salvo excepciones, no tienen acceso a una buena educación. La cuestión es que nadie quiere soportar a nadie y busca su propio lugar para no convivir con esa molestia. Supongo que Jesús de Nazaret podría haber hecho lo mismo, y más teniendo poder. ¿Por qué aguantar a tanto molestoso?

Todos queremos tomar lo mejor, y poco nos importa lo que quede para los demás. Hoy quiero hablar sobre el fútbol. Sobre el reparto de los dineros en el fútbol, que bien podría servir para pensarlo también para los pueblos. Hasta ahora se sabe que Madrid y Barcelona se llevan casi toda la pasta. Al mismo tiempo son los clubes más ricos y, en consecuencia, los más poderosos. La mayoría de los títulos en España lo acaparan ellos. Y hasta las competiciones giran en torno a ellos.

Ahora, el gobierno, a través del Consejo Superior de Deportes quiere igualar la liga. Y me parece una idea estupenda, pero no tan estupenda, aunque mejora el reparto, cuando se tiene en cuenta la posibilidad del palmarés deportivo (25%) y la notoriedad de audiencias e impactos publicitarios. Porque esa distinción hará que los grandes vuelvan a recibir mayor cantidad. Nunca se romperá el predominio de los grandes, y siempre estaremos en la bipolaridad de dos clubes de fútbol (ver aquí).

Ocurre lo mismo en la política con las elecciones. Nadie se decide a arriesgarse, con eso del voto útil, de dar su voto a un partido débil pero, católico, por ejemplo. Ahora hemos visto que el fenómeno, aunque soy de los que creo que hay más ruido que nueces, de Podemos, amenaza con romper ese bipartidismo que acapara la mayoría del electorado. Así de fácil, se trata de cambiar y probar. 

Entonces los débiles ya no serían tan débiles y podrían tener sus figuras que les permitiesen competir con los grandes. Todo sería mejor y el mundo más justo.


martes, 13 de enero de 2015

TE SEÑALAN EL CAMINO, AHORA TE TOCA A TI ELEGIR



Es fácil confesar que somos felices, y de hecho lo confesamos cuando se nos pregunta. Todos, esa es la tendencia natural, escondemos nuestras cruces y nuestras angustias. Nuestra soberbia nos hace soportar muchas cosas que nos duelen y nos hacen sufrir. Sin embargo, hay un limite y es ahí cuando soltamos toda la verdad que hasta ahora hemos estado ocultando.

Ocultarlo es engañarnos. Nadie puede negar que el hombre busca la verdad y la felicidad. A nadie le gusta mentir, y si lo hace, lo hace porque quiere conseguir algo que no le pertenece ni tiene derecho a ello. Es lo que llamamos robo o fraude; engaño o mentira; apoderarse de lo ajeno o estafa. Lo de menos son los nombres. Lo importante es que cuando piensas sólo en ti, excluyes al otro y le robas sus derechos.

Esa búsqueda de la verdad te lleva a ser justo, equitativo, respetuoso, fraterno, defensor de la libertad y la igualdad. Son los valores tan nombrados y deseados. Pero esos valores corren el riesgo de perderse porque no hay referencias en quien mirarse. Si lo dejamos a que cada uno actúe según piensa corremos el riesgo de caer en muchos egoísmos y mentiras. Porque somos pecadores. Eso nadie lo puede negar.

Y la aparente felicidad de unos se apoya en la infelicidad de otros. Muchos son explotados y engañados, para que otros sean, al menos por un tiempo, algo felices. Una felicidad aparente y temporal, porque nadie escapa a las inclemencias de la vida y a los sufrimientos que ella misma te somete. Más cuando, viviendo en el engaño y la mentira, todo, tarde o temprano, saldrá a la luz. Porque la verdad siempre emerge.

Se hace necesario fijar la mirada en alguien en quien se pueda confiar, y que haya respondido a esa confianza. Alguien que, al mismo tiempo, con el testimonio de su vida ofrezca esa felicidad que, buscada en este mundo, no se encuentra, aunque tú defiendas que sí y que confieses ser feliz. 

No puedo ser feliz cuando sé que un día voy ser anciano, si llego, y a morir. A pesar de que tenga una muerte plácida, no me resigno a morir. Porque quiero vivir siempre. Mejor, en mi opinión, buscar esa oferta, que me es dada, me parece el punto de arranque de la verdadera felicidad.

sábado, 10 de enero de 2015



No se puede entender que la verdad sea perseguida. Debería ser perseguida la mentira, porque la mentira engaña y perjudica. Nadie quiere ni le gusta ser engañado, y es ilegal y fraude engañar. Por tanto, ¿cómo es que se persigue a la verdad y se deja impune la mentira?

Será imposible entenderlo, pero la realidad nos habla de que la verdad es perseguida. No es lógico que lo que habla sobre el bien, sobre no mentir ni hacer mal a nadie. Lo que habla sobre defender la verdad, sobre establecer la justicia, la igualdad, la fraternidad, libertad y la paz sea perseguido. 

Sólo hay una causa que lo justifica: que hace daño a los que quieren vivir en la mentira o en su verdad, y tratan de imponerla por la fuerza. Lo que descubre el engaño, porque lo que es bueno no se impone, pues termina por imponerse por sí mismo.

Cuando las cosas se quieren imponer son sospechosas y no son buenas. Lo que es bueno respeta la libertad del otro, porque si no lo hace, deja de ser bueno. La Verdad tiene que respetar la libertad, porque es precisamente la Verdad la que nos hace libre.

En estos tiempos, que se mata por imponer su verdad, se persigue a aquellos que la respetan, pero que también quiere que respeten la suya. Porque nada de lo que se imponga merece ser respetado ni digno. El signo de la autenticidad de las cosas es el respeto y la libertad.

Proclamemos que la fe es una opción libre, y como tal todos los hombres tienen derecho a ser respetado y a elegir el camino que quieren seguir. Y en ese camino descubrirán que sólo el amor y con amor podemos encontrar el verdadero camino de la única Verdad.

miércoles, 7 de enero de 2015

LA IMPOTENCIA Y EL SUFRIMIENTO



Te sientes impotente ante tantas injusticias. Deseas aislarte y no saber nada, porque desde que abres tu ventana y mirar alrededor encuentras engaños, robos, muertes, guerras, luchas e injusticias. Te sientes mal e impotente. Nada puedes hacer, sino protestar o compartir estas humildes letras en la esperanza de que el mundo se construya mejor.

Sabes que hay gente buena, y sabes que muchos luchan por conseguir que el mundo mejore, pero también sabes que el hombre por el hombre no conseguirá mejorar el mundo ni un pelo. Primero porque el mismo es reo de pecado y está esclavizado por sus propios apegos y apetencias. La esclavitud de su egoísmo le impide ser libre y cae en la trampa.

Experimentas vivir en un mundo donde cada uno busca su propio bien sin mirar lo que le ocurra al otro. Es verdad que sientes lo que le pasa, pero todo queda en eso, en simplemente sentirlo. Me duele y me preocupa lo que les está pasando a nuestros hermanos en la fe de Irak, pero más me preocupa que todo se quede en mi preocupación. ¿Qué puedo hacer? Esa es la pregunta.

No se trata de tranquilizar la conciencia, ni de sentirme culpable, pero, ¿realmente puedo hacer algo que no sea simplemente aportación económica? No lo sé y me confieso culpable. Culpable no por lo que no pueda hacer, sino culpable por algo que pueda hacer y no lo haga. De momento me siento impotente y rezo. Rezo necesitado de compartir y sufrir con ellos. No puedo estar contento mientras otros sufren por dar testimonio de mi misma fe.

No sólo están los de Irak, también hay problemas gordos en la Amazonía y en otros lugares. Y también en mi mismo pueblo y lugar. Me siento impotente, Señor, y rezo para que tu Gracia me dé la sabiduría, la fuerza y voluntad de también sufrir yo con ellos sus padecimientos. Ahora conozco a alguien que duerme enredada en unas telas a la intemperie en mi propia ciudad. Su mala cabeza la hace esclava y sufre. Y hace frío. Y me pregunto, ¿qué puedo hacer? Al menos compartir y sufrir esa preocupación.

domingo, 4 de enero de 2015

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA, PROPÓSITOS NUEVOS



No se trata de empezar de nuevo, ni proponerse nuevos propósitos. Es una forma de decírselo que, quizás, nos puede ayudar a intentarlo cada día. Porque el comienzo de un nuevo año es siempre una oportunidad para empezar nuevos proyectos y propósitos.

Posiblemente no lograremos el propósito, pero basta que podamos mejorar algo o dar un pequeño paso hacia adelante, habrá valido la pena. Intentarlo siempre nos mejorará.


Estos diez principios se pueden aplicar siempre en la familia, pero el inicio de año es una buena excusa para repasarlos y hacer propósito de mejorar en ellos.

1- Disponibilidad
Consiste en dedicar tiempo (¡que es lo que menos tenemos!) a atender a nuestros hijos y esposo/a. Con los adolescentes, por ejemplo, no vale lo de "este tema ya lo hablaremos el sábado con tranquilidad, cariño". Para el sábado, tu hija de 13 años ya se ha emborrachado con una amiga y van a hacer lo que se les ocurra, porque el padre estaba deslocalizado, como las empresas. Hay que estar disponible, porque hay problemas que sólo se arreglan en el momento en que el otro se anima a plantearlo y pide ser escuchado. Recordemos que nuestros padres, al morir, sólo nos dejan realmente el tiempo que pasaron con nosotros. Demos tiempo al otro. (ver aquí)
ÚLTIMAS REFLEXIONES