Páginas

jueves, 26 de febrero de 2015

ESTO TE PUEDE AYUDAR A REFLEXIONAR







No te dejes llevar por las emociones, las calenturas, la rabia o el deseo de meter en la cárcel a todos esos sinvergüenzas que han dejado a muchos españoles padeciendo hambre y sin techo. Tienes razón, y tenemos que hacer algo.

Pero las prisas y la desinformación nos son buenas consejeras y nos pueden jugar una mala pasada. Si no actuamos con cabeza y responsablemente podemos pasar del hambre a la hambruna y a perder hasta la libertad para pedirla. Son momentos muy importantes en los que debemos mantener la calma y mirar las opciones que hay con tranquilidad y paz.

No olvidemos que los católicos somos muchos, y podemos unirnos como hacen ellos para pedir un voto católico. Ya vemos lo que han conseguido otros, pero mucho cuidado porque no sabemos sus intenciones escondidas.

De cualquier forma esta vídeo-reflexión puede ayudarnos a pensar que hacemos con nuestro voto.

lunes, 23 de febrero de 2015

¿CAMBIOS? ES CUESTIÓN DE PENSARSELO BIEN



¿Cambios? Es cuestión de pensárselos bien. Cuando la enfermedad va perdiendo poder y parece tender a morir, no parece momento adecuado para emprender cambios, sino seguir con el mismo tratamiento. Sería disparatado abandonar, a pesar de encontrar dificultades, mentiras y errores, cuando estamos más cerca de la meta que de la salida.

La meta era salir de la posibilidad de ser rescatados, ¿es qué no nos acordamos? Grecia nos puede recordar nuestra situación hace sólo dos años. Posiblemente nuestra enfermedad no era tan grave como la de ellos, pero presentaba síntomas de gravedad. 

Y los médicos del momento lograron parar la hemorragia. Eso no terminó con la gravedad, pero salimos de la U.C.I. y pasamos a planta. En planta hemos sufrido errores, mentiras para disimular los errores o fallos y fatigas, pero hemos evitado la U.C.I., y, poco a poco, hemos mejorado hasta conseguir levantarnos y dar buenos paseos.

Hoy, después de algún tiempo, la salud va mejorando y gozamos de largos permisos que nos permiten disfrutar y pasarlo mejor. Parece que el túnel se ve a lo lejos. ¡Sí!, queda lejos, pero se vislumbra. El diagnostico actual parece satisfactorio y hay bueno augurios de recuperación. Procede seguir con esos médicos a ver si llegamos a la recuperación total.

Porque, me pregunto: ¿Conviene ahora ponerme en manos de otros médicos? ¿Después de pasar la travesía más difícil y superar las duras pruebas, ahora que la cabeza empieza a levantarse, voy a probar otras medicinas? ¿Garantizan esas medicinas recuperarnos? ¿Son de confianza o presentan serias lagunas y confusiones que nos hacen dudar? 

¿Conviene arriesgarse? Es la pregunta que debemos hacernos, y eso nos exige una buena reflexión responsable y bien meditada. Nuestro voto merece y exige tiempo para discernir responsablemente.

viernes, 20 de febrero de 2015

¿QUÉ MUNDO DESEAS?



Sería bueno tratar de responder a esta pregunta: ¿Qué mundo deseas? Porque en el esfuerzo de responderla, encuentras respuesta donde depositar tu voto. Supongo, que si eres hombre de buen gusto, como somos todos, desearás un gobierno que trabaje por el bien de todos. Y eso significa un gobierno que busque trabajo para todos los españoles; un gobierno que se afane en perfeccionar la enseñanza y ponerla al alcance de todos los españoles.

Un gobierno que vele por el cumplimiento de la justicia, por el cumplimiento de la ley y el respeto a la libertad. Un gobierno donde el ciudadano se pueda defender y expresar de forma libre y respetuosa. Un gobierno donde haya igualdad de oportunidades para todos, y donde la verdad y la vida sean valores dignos y protegidos. Y quizás muchas cosas más.

Y eso exige y necesita un voto bien reflexionado y con mucho sentido común. Es verdad que todos los gobiernos que han precedido, y este que está ahora dejan mucho que desear, pero eso no significa que pongamos al país en manos del cualquiera que sin argumentos y si mucha demagogia quieran aprovechar esta crisis y confusión para establecer su ideología y destrozar todo lo que se ha hecho bien hasta ahora.

Hay también que valorar todo lo que se ha conseguido y mejorado en estos últimos años. No olvidemos que estuvimos al filo de la navaja y a punto de ser rescatados por Europa. Hemos sido capaces de recuperarnos y salir de esa situación. Se ha estacionado la carrera del paro y ha empezado a bajar. La economía ha mejorado algo y promete seguir mejorando. Al igual, el paro empieza a descender y a aumentar las contrataciones.

No estamos bien del todo, pero hay señales de recuperación. Tengamos mucho cuidado con nuestro voto, no ser que vayamos a pasar a la otra orilla donde ya no se trata de paro, sino de hambre, escasés, desabastecimiento, dictadura y sometimiento.

Meditemos bien nuestro voto, y hagámoslo con responsabilidad.

martes, 17 de febrero de 2015

MALA LEVADURA. MEDITA TU VOTO



Cuando el camino que el hombre emprende es el correcto, se encuentra que su vida no termina en el horizonte que se le presenta delante, sino que vislumbra que hay otra Vida más allá de este camino que ahora recorre.

Pero, el dilema se presenta al preguntar: ¿Y cuál es ese Camino? Descubres que tus pasos tienen que buscar el Camino de la Verdad. Es el Camino de la Verdad la ruta a seguir. Y pronto, no hay otra salida, te topas que tanto el Camino como la Verdad te conducen a la verdadera Vida. La Vida que, creas o no, sepas o no, quieres y deseas.

Harto de buscar te cansas y no encuentras. Quizás buscas en donde no hay, y ese cansancio puede desesperarte y buscar en terreno peligroso. Quizás no te das cuenta porque la mala levadura se presenta como buena y atractiva. Puede estar en muchas partes y en muchos momento. 

Quizás estemos a punto de entrar en uno muy importante. Las elecciones es un caldo de cultivo para que los fabricantes de mala levadura hagan su agosto y rieguen toda su oferta aparente, de mala cizaña en apariencias apetitosas y con respuestas que tú esperas, pero que no son reales ni factibles de realizar. Luego, si consiguen sus objetivos, siembran el camino de mala cizaña que destruye todo lo bueno para dejar lo malo.

Pero si eres perseverante y buscas con sinceridad y verdad, descubrirás que el único Camino es Jesús. Porque Él es el verdadero Camino, Verdad y Vida. Hay partidos católicos que están dispuestos a luchar por la verdad y la justicia. Solo hay que fijarse para la labor de la Iglesia y ver toda su obra caritativa. No te fijes en los pecados y los fallos, porque los hay, pero en la balanza pesa más lo positivo que de lo malo hay.


La vida, nuestra vida, no nos pertenece. Sólo nos ha sido dada para llevarla, tras el camino de nuestra vida, al Camino de la Verdad y de la Vida Eterna. Por lo tanto, respétala y déjala seguir su camino, porque al nacer vive primero nueve meses en el vientre de su madre.

sábado, 14 de febrero de 2015

TU VOTO DECIDE MUCHO



No tiene muy buena cara el querer gobernar la nación y ocupar puestos de responsabilidad cuando ellos no parece que cumplan con sus responsabilidades de ciudadanos. Querer administrar el dinero de los demás, eludiendo ellos sus obligaciones fiscales no presenta una buena carta de presentación.

¿Qué gobernantes pueden ser esos que eluden sus impuestos y contribuciones adulterando e infringiendo la ley? ¿Con qué autoridad pueden dictar leyes para que los demás las cumplan? ¿Tiene esto sentido común? ¿Cómo es posible que las estadísticas les auguren un porcentaje de votos del electorado nacional? ¿Qúe electores tenemos?

Porque no se entiende que se pueda votar a un partido de reciente formación, pero, a parte esto, de muy poca credibilidad. Porque sus cabezas visibles no tienen un comportamiento fiable, ni serio, ni de forma, ni presentable. Un gobierno debe ofrecer un buena imagen y un comportamiento modélico que respete y sirva a todos.

No se puede ir descamisado y de cualquier forma representando a una nación. Hay un protocolo y una normas establecidas de comportamiento y respeto. No se trata de criterios o de lo que a ti te parezca. Es el sentido común y lo establecido. ¿O es qué vamos a empezar a vivir de nuevo y a volver todo al revés?


Y, lo más importante, no se puede presentarse a unas elecciones sin tener un programa de acciones con las que mejorar el país. Porque los que se presentan lo hacen porque sienten la solidaridad de trabajar por una sociedad mejor, y mejorar, valga la redundancia, lo que los que están hacen y han hecho. Y eso implica un programa que explicar. No lo que se va a hacer, sino cómo se va a hacer.


Las buenas intenciones, y cuando se va con la verdad por delante aconsejan decir lo que piensas y por qué lo piensas. Cuales son tus pensamientos y tu ideología. Esconderse señala trampa y mentiras. Por eso, las elecciones deben ser muy pensadas, reflexionadas y bien decididas. En caso contrario, tú serás también culpable de lo que pueda ocurrir y empeorar la situación.


Un consejo:  "Vota con responsabilidad y con sentido común, porque no el que habla más y promete más es el mejor, sino aquel que lo que dice trata de cumplirlo diciendo la verdad".

miércoles, 11 de febrero de 2015

LA RESPONSABILIDAD DEL VOTO



Lo que está ocurriendo saca al descubierto nuestras propias miserias. Me refiero al panorama político, no sólo de nuestra nación, España, sino de Europa y también del mundo. Cuando los gobernantes no se sienten vigilados, su propia naturaleza les tienta a enriquecerse y a acaparar cotas de poder. Se les hace muy difícil resistirse a esa tentación mundana de vanidad y egoísmo.

Creo que no hace falta demostrarlo, pues el panorama que se nos presenta canta, punto por punto, lo que he comentado. La oportunidad de verse solo y fuera del alcance de no ser delatado, les incita y les mueve a apoderarse de aquello que, sin pertenecerle, le apetece poseer. Es la naturaleza del pecado que llevamos dentro, pues esas ansias de querer ser como Dios llevaron a los ángeles rebeldes a la tentación del pecado.

Por eso, meditemos nuestro voto. Es bueno un cambio, pero un cambio con sentido y bien hecho. Tratemos de premiar a aquellas personas honradas, con responsabilidad moral y ética. Tratemos de valorar lo bueno, lo que tiene sentido, los valores de la verdad y la justicia. Tratemos de solidarizarnos con la familia, la célula de la sociedad que forja a los hombres del futuro. Tratemos de ser responsable.

Es verdad que se nos hace muy difícil encontrar donde alojar nuestro voto con sensatez, pero el que sea difícil no nos exime de esa responsabilidad. Seamos valientes y demos el paso. Hay partidos que presentan un programa que se acerca mucho a estos valores antes descrito. Partidos con un ideario católico. Démosle la oportunidad de participar en la vida política de nuestro país.

No pensemos en el voto útil o inútil. Si tú y yo, y muchos otros que pensamos así lo hacemos, se reúnen muchos votos y puede ser también una lectura y testimonio para otros partidos. Los católicos somos un buen número y de ir unidos se nota. Seremos un aviso para los que no nos hacen caso, por eso del voto, y atienden a los posibles votantes que les piden cosas que esconden apetencias e inmoralidad. Ello le hará pensar y escuchar a los católicos.

¿Por qué no nos unimos los católicos y damos a conocer nuestro voto? ¿No será esto un gesto de unidad y de defensa de nuestra fe? ¿Por qué no dejamos nuestra casa, partidos tradicionales, como hizo Abraham y otros, y seguimos al Espíritu que nos anima a caminar y a buscar la tierra prometida? Este medio de Internet y a través de las redes nos puede facilitar mucho la tarea.

Pedimos a los partidos católicos que nos propongan su programa, y de cumplir ese ideario católico recibirán nuestro voto. Creo que podemos ser mucho. De ti depende. Yo estoy dispuesto.

domingo, 8 de febrero de 2015

¡CUIDADO CON LOS CAMBIOS!



Está muy asimilado que ha llegado la hora del cambio. Muchos políticos han empleado esta frase para abanderar su campaña política, pero detrás de esa simple frase llamativa y anhelada se esconde algo mucho más profundo y serio.

El cambio supone movimiento, adaptación, reto y compromiso. Porque no te sientas de otra forma sin, antes, adoptar una nueva postura, que te exige un nuevo esfuerzo que puede llegar a incomodarte y hasta dejarte peor. Los cambios deben ser objetos de seria y larga reflexión. Y ahora estamos a tiempo para enfrentarnos a ello con paciencia, fuera de toda influencia y con la cabeza bien puesta.

El panorama político ha cambiado. Las encuestas arrojan resultados sorprendentes y nuevos. Un partido, de los llamados tradicionales, parece fuertemente afectado y relegado a un tercer puesto. Y se respira, por el nuevo partido emergente, un optimismo triunfante que les lleva a proclamar que vencerán y hasta pueden llegar a ser el nuevo gobierno.

Y nada hay de malo en eso. Incluso, es hora de que esto cambie, y yo, creyente católico, hecho de menos que los católicos no emerjan para votar a un partido católico y, de la nada, como parece ahora resucitar "Podemos", emergen un partido con programa católico que respete los derechos humanos, la educación y la libertad religiosa. Y mucha cosas más. 

Sin embargo, llamo la atención sobre el voto alocado, eufórico, triunfalista y poco meditado. Antes de votar debemos reflexionar sobre el ideario político, no de lo que dicen los representantes de los partidos, sino de sus miembros. Las personas son las que forman los partidos, y los partidos harán lo que sus dirigentes, los que lo lideran creen, son y viven. No debemos detenernos en lo que prometen y dicen, sino en lo que ellos han defendido y han vivido, quizás escondiéndolo ahora para evitar obstáculos que le puedan impedir llegar al poder.

Conviene analizar el perfil de todos los dirigentes políticos, porque así, hasta ahora, hay muchos que han robado, han engañado y han buscado, prometiendo falsas propuestas, sus intereses y egoísmos. Y debemos evitar, en la medida que podamos, que nos traicionen, y lo que es blanco ahora, después, para ellos, sea negro. Y con el poder en la mano nos pueden dar muchas sorpresas.

Miremos a nuestro derredor y observemos en tono reflexivo los cambios ocurrido en nuestros vecinos y amigos del otro lado, y analicemos sus cambios, sus formas de gobierno, sus políticas aplicadas y sus coherencias de lo que dicen y lo que hacen. Y luego, observado y analizado todo con paciencia, dejemos nuestro voto en la urna asumiendo que las consecuencias de lo que ocurra han sido elegidas por mí. 

Eso supongo que se llama voto responsable, y después sólo me queda aceptar que he acertado, o, por el contrario, lamentar que me han vuelto a engañar. ¡Pero cuidado!, la equivocación puede ser muy difícil de corregirla y su precio muy elevado. 

Así que lo mejor es tomárselo con mucha calma y paciencia e informarse, asesorarse y analizar las cosas muy bien, para luego evitar desengaños fuertes y duros. Hay todavía tiempo. Aprovechémolos.

jueves, 5 de febrero de 2015

CUANDO TIENES EL CORAZÓN VACÍO



Ocurre que muchas veces buscas y no encuentras. No encuentras palabras, y de tenerlas, el problema es que no sabes como entrelazarlas para que expresen un pensamiento o una verdad, porque para mentir, mejor no escribir. Otra cosa que mientas por tus debilidades o inconscientemente.

Entonces piensas como dejarlo y apartarte un tiempo. Supongo que a muchos compañeros le ha ocurrido esa experiencia, y yo no soy una excepción, porque también la sufro. Esta reflexión es prueba de ello, y en el intento de no evadirme, la cuento. Quizás sean que agotas tu capacidad reflexiva con otras tantas reflexiones, o quizás es que tu corazón anda algo vacío.

Posiblemente, me inclino más por esta última observación de corazón vacío. Necesitas que tu corazón arda y queme, para que tus palabras no se queden cómodamente adormecidas y placenteras acurrucadas en él. Alguien que te persigue está tratando que así ocurra, y tú debes despertar y ponerte en camino. Buscar leña y echarla al fuego de tu corazón para que arda.

Conviene hacer una ruta diferente. Cambiar de hábito. Volver a caminar de mañana y respirar otro aire diferente. O simplemente sorprender al sol y despertar más temprano para que el frío nos exija movernos más deprisa. Experimentas que eso te hace cambiar un poco, pero posiblemente llenará tu cabeza y de paso tu corazón de nuevas y frescas ideas, y empezarás a darle un nuevo sentido a tus palabras y tus reflexiones encontrarán nuevas formas de entrelazarse y expresar hermosos pensamientos que te ayuden y ayuden a seguir el camino misionado.
ÚLTIMAS REFLEXIONES