Páginas

domingo, 26 de abril de 2015

DE NUEVO CON LAS ELECCIONES



No es cuestión de quedarnos con los brazos cruzados. Es posible que la atmósfera política esté muy turbia y difícil de clarificar y encontrar criterios cristianos, pero eso no justifica que te quede quieto o que escondas tu voto. Necesitas moverte, buscar, pedir y contar con el Espíritu Santo que nos des la sabiduría, la fuerza y la luz para encontrar caminos evangélicos.

No hay caminos, sino que hacemos caminos al andar. No hay recetas, sino lucha y, en nombre del Señor, esforzarnos en encontrar a los hombres que estén dispuestos a vivir y legislar leyes que vayan en la línea del bien común. Se trata de confiar y empezar.

Quizás un primer paso sería unir criterios y  caminar unidos. Esto puede ayudarnos, ver aquí

sábado, 11 de abril de 2015

AMAR ES LO IMPORTANTE



Ser creyente exige condiciones y actitudes. No se puede decir: Yo creo en algo, en Dios o en un ser superior...etc, y luego vivir según tus apetencias, tus gustos y tus ideas. Interpretar la vida según tus sentimientos, afectos y apetencias y ser indiferente a lo que confiesas.

Ser coherente es algo muy serio, y esa falta de coherencia es la causa de que los pueblos vivan como viven. La realidad del mal no se debe a que el mal existe, sino que el hombre lo acoge y lo cultiva. Y lo hace cuando deja a un lado sus responsabilidades y compromisos y se conduce de forma incoherente. De esa forma entra el pecado en el mundo.

Lógico es que haya una relación directa entre lo que crees y lo que haces. Harás según creas, y cuando lo que crees no está en relación con lo que haces, algo falla. Se produce un fallo o, mejor, hay una incoherencia. Una doble vida que en unas situaciones actúa de una forma y en otras, de otra. Se vive en la mentira y eso tiene sus consecuencias que afectan a todos y a la sociedad.

El problema es el de siempre, el egoísmo y la falta de amor. Se ama lo que apetece, lo que te hace sentirte bien y te da placer y bienestar. Siendo así, todo lo que estorba en ese sentido se trata de quitar de encima. En el mejor de los casos se acepta en una connivencia que sirve a los intereses de los implicados. Al final aparece la resignación y el conformismo. Y nada de eso vale, porque la mediocridad empobrece la vida y pierde el sentido de la vida.

El amor se encuentra en las antípodas, porque amar supone luchar contra las apetencias, los gustos o intereses. Amar busca y persigue el bien, el bien de todos, que también será el tuyo propio. Por eso, el amor no tiene límites y se extiende principalmente a los enemigos, porque el amor aparece cuando el esfuerzo exige perdón, paciencia, misericordia, justicia y verdad. 

No hay otro ejemplo más claro que el de Jesús. Él nos ama así, y nos lo dice claro: Hay más alegría por el encuentro de una oveja perdida, que por las noventa y nueve que están en el redil. Eso nos aclara el significado del concepto y verdadero amor.


lunes, 6 de abril de 2015

LA MUJER ESCONDE A UNA ASESINA BAJO APARIENCIA DE TERNURA

Alfonso Basallo y Teresa Díez, autores de "Manzana para dos"


Es verdad que la mujer es dulce, tierna y más cariñosa que el hombre. Es verdad que ambos, el hombre y la mujer son diferentes, y también es verdad que los esfuerzos por igualarnos son cada vez más disparatados  y absurdos. Porque una cosa es que siendo diferentes, tengan los mismos derechos y dignidad. Es esa la igualdad que hay que buscar, no la de ambos hacer lo mismo cuando sus roles son diferentes.

Recojo frases y pensamientos de los autores de "manzana para dos",(planeta testimonio) publicado en la revista Misión 5, entrevista hecha por Isis Barajas a Alfonso Basallo y Teresa Díez, , matrimonio de 29 años y 7 hijos, que desvelan, con gran sentido del humor, las ardides de la serpiente para destruir el matrimonio y la familia. Aprovecho para recomendarle la revista Misión, es gratuita y de gran contenido para formarnos.

La capacidad de amar en la mujer es muy alta. Es esta quizás una de las diferencias con los hombres. Posiblemente, por eso, son ellas las madres. Pero su capacidad para destruirlo también es superior a la del hombre. No quiere decir esto que el hombre sea malo, pero al varón se le ve su violencia, a las mujeres no. El hombre va directo. La mujer se esconde y ataca a traición. 

El segundo elemento es a capacidad de engendrar que tiene el matrimonio, pero el santuario lo tiene ella. El útero es el lugar de la Tierra donde la mano de Dios entra directamente y, por eso, todo útero femenino es una bomba de relojería para el diablo. Yo añadiría, el patíbulo donde el inocente es condenado a muerte. Aunque el hombre es culpable, la mujer tiene una responsabilidad mayor, porque no da posada al niño que pide, no simple alojamiento, sino el respeto a su vida.

El amor no puede ser una fuente de placer personal donde dos personas, hombre y mujer, se entregan a sí mismo y destruyen el fruto de ese amor. Hay un planteamiento egoísta que luego se descubre cuando esa fuente de placer, apoyada en el disfrute del sexo, termina y se agota, concluyendo que el amor se ha acabado. ¿Es el amor el disfrute sexual? ¿Tan poca cosa pensamos del amor?

El origen del mundo y la carne eran don de Dios; ha sido el demonio quien los ha desvirtuado. El mundo y la carne no solo no eran malos, sino que hacían al hombre más grande. La carne es lo que más rechaza el diablo porque, en la unión de un hombre y una mujer, la naturaleza humana se realiza plenamente y, a su vez, constituye el icono de la santísima Trinidad. El demonio tiene la batalla perdida, por lo que se dedica a engañar. 

Le da la vuelta a la sexualidad, que es maravillosa en un contexto de amor y entrega, y hace que se convierta en una trampa del egoísmo y del orgullo. Mucha gente se queda empapuzada en la parte genital en vez de ir al final del banquete. La buena noticia es que el GPS para orientarnos es la encarnación, donde se ve claramente que la materia puede ser vehículo de la gracia. Eso es lo que san Juan Pablo II quiso recordar con la Teología del Cuerpo.
ÚLTIMAS REFLEXIONES