Páginas

domingo, 28 de junio de 2015

NO SE ENTIENDEN LAS PERSECUCIONES



Nadie puede negar que perseguir a otro esconde sus causas. Y, si en algún caso se puede justificar será debido a sus consecuencias perjudiciales y malas para alguna persona o bien común, Nadie es perseguido por antipatía o diversión, aunque las excepciones confirman la regla. Lo natural es que persigamos lo que es malo.

Sin embargo, hay muchas cosas que, siendo inofensivas, cargadas de buenas intenciones y de consecuencias buenas para todos, son perseguidas con ánimo de desaparecerlas y matarlas. No se nos esconde que la verdad es perseguida muchas veces, porque conviene, para muchos, la mentira y estorba la verdad. 

Y, en repetidas ocasiones, se persigue la verdad, no de forma directa, sino no viviéndola plenamente sino a media. Es decir, vivirla en la mediocridad, con una vela para el mundo y otra para Dios. Supongo, porque no encuentro otras razones, por la que los cristianos, sobre todo los católicos, son perseguidos, y no de forma leve, sino con amenaza de muerte. Pienso que han llegado al convencimiento que no pueden acabar ni con la guerra fría, ni tampoco con las amenazas. Hay, habrán dicho, que borrarlos del mapa.

Jesús fue perseguido, y sus discípulos no van a ser menos. Han sido perseguidos y continúan siéndolos. Eso no hace sino testimoniar que, Él, Jesús, es el Camino, la Verdad y la Vida. Se persigue la Verdad de su Mensaje, de sus Palabras y el testimonio de sus Obras y su Vida. 

Pero, resulta, que no persiguen a Alguien que ha muerto, sino a un Vivo. Jesús está Vivo, ha Resucitado, y si no han podido matarlo, ¿cómo van a terminar con Él? Ni tampoco con los que creen en Él y le siguen, porque serán también resucitados en Él.

lunes, 22 de junio de 2015

¿UNA IGLESIA DE MERCADERES?

Iglesia de San Ginés Obispo de Arrecife - Lanzarote

A veces nos parece lejano los acontecimientos vividos por Jesús en su tiempo. El Evangelio donde se narra los hechos de la expulsión del templo a aquellos judíos que habían convertido el templo en un lugar de operaciones mercantiles, vuelve hoy a tomar vigencia concretamente en Lanzarote. El Obispado se ha plantado suspendiendo las bodas que se venían celebrando como wedding planning por las agencias turísticas por parejas, en su mayoría, de Irlanda.

Muchos consideran que esa suspensión, al parecer porque los sacerdotes, escasos en números para atender las necesidades espirituales de la isla, no pueden asumir la demanda de bodas turísticas, perjudican de forma notable los intereses económicos y turísticos de la isla. Y no comprenden esa actitud del Obispado, puesto que se podría incluir al presbítero celebrante en el paquete turístico.

También las autoridades se ofrecen a mediar y al parecer la población no entiende ni aprueba esa postura eclesial. Priman los intereses de la isla y de la gente. Y eso es lo que parece importar, No se tiene en cuenta el significado sacramental ni se aborda el problema de la fe. Luego, ¿qué es la Iglesia? ¿Una empresa dónde se venden sacramentos y que con los nuevos tiempos que corren parece que interesa integrarla en el sector turístico?

Yo como creyente creo que no.  Y, por hoy, no he hablado con nadie a este respecto. Cuando digo con nadie me refiero a sacerdotes e incluso creyentes. Estoy en estos momentos reflexionando el tema a una pregunta u opinión que una buena amiga me ha lanzado. 

Entiendo que mi isla puede sentirse molesta y perjudicada. Las cosas no están como para dejar escapar una buena inyección económica con estos de las bodas, pero mi Iglesia no es una empresa y menos un lugar de mercaderes turísticos. No se puede incluir en un paquete turístico la boda, luna de miel y visita a la Isla de Lanzarote. La Iglesia no es un lugar ni un reclamo turístico. Pronto las agencias se llenarían de carteles que anuncian bautizos, bodas y primeras comuniones, todo incluido, con vacaciones en Lanzarote.

¿Y dónde queda la fe? Un sacramento implica un conocimiento de lo que significa, y eso exige una preparación y una catequesis. Porque exige un compromiso. Es algo muy serio, y donde se hace presente el misterio Trinitario. No se puede incluir esto en un paquete turístico ni comercial con ello. Otra cosa es que alguien, por motivos personales, quiera celebrar su compromiso matrimonial desde el compromiso de la fe en Lanzarote. Pero de eso a ofertarlo en una agencia de viaje va un abismo.

El planteamiento de las agencias turísticas y muchas otras personas del sector y de la vida civil y política de la Isla, descubren una fe inmadura, de niño  y un desconocimiento de lo que es y representa la Iglesia. Los sacramentos son signos sensibles de un efecto interior y espiritual que Dios obra en nuestras almas.  Y eso no es cuestión de ofertas, de viajes o paquetes turísticos. El matrimonio católico es la invitación de los contrayentes a vivir su compromiso de amor desde la fe en Jesús y siguiendo la Voluntad de Dios.

domingo, 14 de junio de 2015

LA MANÍA DE PERSEGUIR A LOS CRISTIANOS



Es una manía persecutoria e irracional. Porque los que se denominan demócratas son los que por antonomasia están obligado a respetar la libertad de expresión y de fe de los demás. Todo dentro de un respeto y un comportamiento digno y de acuerdo con las normas cívicas.

No se entiende por qué de esas persecuciones, porque los cristianos son personas cuyo ideal es vivir en el estilo de Jesús de Nazaret. Un estilo de vida donde la libertad, el respeto, la humildad, la comprensión, el servicio y el amor constituyen la esencia de sus esfuerzos y de sus vidas. Será difícil encontrar argumentos que puedan explicar esa manía persecutoria.

La única vía es la de quitarlos del medio porque estorban y porque lo que defienden y proclaman les molesta. Lo cual descubre que sus intenciones no son tan buenas como aparentan. Díganme, si no, porque tanta insistencia en borrarlo del mapa. Son los nuevos nerones del siglo XXI. 

No se explica de otra forma lo que a continuación les enlazo.

Podemos exigirá al socialista Page no asistir como presidente de Castilla La Manchal próximo Corpus

Según informa El Confidencial, el pasado 4 de junio pudo ser la última conmemoración de la festividad religiosa del «Corpus Cristi». En ella estuvo presente Emiliano García-Page, candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha y que parece contar con el imprescindible apoyo de Podemos, que en su programa incluyó «la prohibición para las autoridades públicas o funcionarios de la misma de participar, en calidad de tales, en actos de carácter confesional». Leer más...

jueves, 11 de junio de 2015

CUANDO HABLAMOS DE PROYECTOS



Todo el mundo tiene un proyecto. Su vida ya es de por sí un proyecto, que aunque le pertenece a Dios, muchos de nosotros lo emprendemos por libre y por nuestra cuenta. Rechazamos a Dios y pensamos que nos irá mejor por nosotros mismos.

Muchas instituciones políticas, culturales, deportivas, académicas, muchas personas desde su ámbito familiar, profesional, personal, tienes su proyecto y se cuidan de prepararlo para tratar de alcanzarlo. Empieza el camino de toda una vida por lograr ese objetivo o meta en donde espera alcanzar la felicidad. Cada cuál tiene el suyo, y cada cual lo busca por su lado. 

Lo que ocurre que estamos en relación y lo que consiguen unos por un lado, otros lo necesitan por otro. Hay un desequilibrio egoísta que hace que unos sean ricos y otro pobres; que unos vivan en abundancia y otros carezcan de muchas cosas de primera necesidad. Una seria titulada las acacias y seis hermanas que pasan por la uno lo refleja muy bien. Las luchas de derechas e izquierdas no reflejan sino el enfrentamiento entre unos que quieren tomar el poder, y otros que no lo quieren soltar, pero proyectos para establecer justicia y paz para todos no hay.

Jesús sin embargo tiene un proyecto para todos. Un proyecto que abarca a todos los hombres, sin diferencia de país, de raza o de lengua. Un proyecto de justicia, de verdad y de paz. El Reino de Dios. Esa es la diferencia, mientras el hombre fabrica proyectos particulares, Jesús propone el bien común, la paz y la vida eterna para todos.

Y la diferencia estriba en que los reinados que buscan los hombres son reinados caducos, mientras que el Reino que propone Jesús es un Reino de Vida eterna en plenitud. La cosa es seria y vale la pena pensárselo. Porque, ahí, a la vuelta de la esquina está el final de este camino mundano, y después ya es tarde.
ÚLTIMAS REFLEXIONES