Páginas

viernes, 24 de julio de 2015



Toda reinserción pasa por la misericordia. Sin Misericordia Divina no tendríamos oportunidad de ser rescatado. Dios nos perdona y, gracias a su Perdón, por su Amor, gozamos de la nueva oportunidad de salvación. Nos rescata por el Bautismo, porque en él confesamos nuestra fe y seguimiento al Señor, y somos revestido de su Gracia y renacido a la Vida de la Gracia. Hombres nuevos limpios de pecados.

Pero nuestra humanidad está tocada y tentada al pecado a cada momento. Necesitamos la Gracia del Espíritu Santo para sostenernos y enfrentarnos con garantía de triunfo en la lucha diaria contra el Maligno, que trata de alejarnos del Señor. Una Gracia que en Jesús se nos hace cercana y nos iguala. De tal manera que, abajándose de su Divinidad, se hace semejante a nosotros menos en el pecado, para compartir nuestro pecado y ganarnos para Dios.

Necesitamos ser misericordiosos y aceptar la Misericordia que Dios nos ofrece, porque solo en ella podemos también nosotros ser misericordiosos con los demás. Cuando aceptamos la Misericordia de Dios y dócilmente nos abrimos con un corazón contrito a su perdón, también estamos, por la Gracia de Dios, dejándonos empapar de su Misericordia para ser nosotros humildemente misericordiosos con los demás.

Y es que solo así, de esa manera, vivimos la Gracia del perdón. Perdón que nos descubre amándonos los unos a los otros como Él nos ama.

martes, 14 de julio de 2015

LLAMADOS A PENSAR SIN ARRASTRARNOS POR LO POLÍTICAMENTE CORRECTO



Monseñor Munilla: «El derecho al aborto no es símbolo de una sociedad progresista»

(La Tribuna de Toledo) Teólogo y obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla tiene hasta su propio de apartado referido a ‘Polémicas’ en la Wikipedia. Él considera que todo lo que hace es bajo el prisma de la fe que defiende y estima. Ayer, llegó hasta Toledo en un encuentro llevado a cabo en la casa Espiritual de los Padres Carmelitas en el que discurrió, entre otros muchos temas, de las propuestas cristianas ante la crisis del mundo global.

¿Qué es la crisis de valores de occidente en pleno XXI?

Es una crisis de fe. Europa ha sido profundamente creyente y tras ver el rostro del mal en la Segunda Guerra Mundial tuvo un resurgir en su fe. Cuando el ser humano ve su crudeza, se plantea el sentido de la vida, pero cuando vive plácidamente, eso no ocurre. Ahora mismo, es una bendición, vivimos en una época prolongada de paz y eso tiene muchos riesgos desde el punto de vista espiritual. Cuando alguien se siente económicamente seguro y su bienestar está garantizado, cierra sus perspectivas de la pregunta por la transcendencia. Jesús ya nos advirtió del peligro de poner nuestra confianza en los medios materiales. Leer más...

domingo, 5 de julio de 2015

PACTOS E INMADUREZ



Hay cosas que son difíciles de entender. Se confunde la amistad con los favores. No porque yo sea amigo tuyo debo faltar a mi palabra o anteponer un bien superior. Ni siquiera anteponer tu amistad a un bien personal o común. Nunca un pacto entre instituciones, partidos o empresas debe estar sometido a amistades o favores, porque lo verdaderamente importante es el bien de la persona o el bien común.

Ocurre que hay situaciones que no se comprenden, y el favor, la amistad impiden pactos y acuerdos que perjudican a otros o a colectivos y pueblos enteros. No hay madurez en aquellos que anteponen amistades a acuerdos de diversas índoles que benefician a otros. No son fiables esas personas, colectivos o partidos que obstaculizan acuerdos para el bien común por favores amistosos o de amistades. Eso no es serio y deja mucho que desear de los contratantes que rompen el acuerdo anteponiendo la amistad o beneficio del amigo.

Lamentablemente estas cosas suceden a lo largo y ancho del panorama nacional, europeo o universal, lo contemplamos con tristeza y pena. Se confunden los criterios. La amistad deja de ser amistad cuando se interpone en acuerdos y pactos que van en beneficios de los demás, porque eso descubre que lo importante no son los demás, sino tú (grupo o partido) y tus amigos. Dejas claro que lo prioritario no son los votantes o quienes te hayan puesto ahí, sino tus intereses de amistad y de favores.

Y ante esas amistades peligrosas todo un pueblo, colectivo y ciudadanos quedan postergados, despreciados y no tenidos en cuenta. Y, la paradoja, son los que los ponen ahí para representarlos. Ver para creer.
ÚLTIMAS REFLEXIONES