Páginas

miércoles, 23 de diciembre de 2015

NACE EL SEÑOR, Y TERMINA UN AÑO



Hay dos acontecimientos que están muy cerca el uno del otro. Les separa una semana, pero la verdadera diferencia se esconde en que, mientras uno significa la salvación y la liberación del dominio de este mundo, el otro es un acto más festivo, alegre que celebra el fin de un año y el comienzo del otro. Ambos coinciden en que son celebraciones, pero muy diferentes en valor y significado.

Sin embargo, da la impresión que se confunden. Muchos llamamos navidad a los dos, y nada más falso, porque Navidad es la festividad en la que celebramos el nacimiento del Niño Jesús, centro y norte de la vida de un cristiano. Mientras que el otro, el año viejo y nuevo, es simplemente una fiesta grande de fin de un año y comienzo de otro. Navidad es el primero, y fiesta de fin de año, el segundo.

La sensación es que la gente le da más importancia a la celebración de fin de año. O, si no es así, la ve con más agrado y alegría. Es verdad que en Navidad se reunen las familias, pero, en muchas, es una fiesta más de alegría y cantos, sin centrarse en lo que realmente significa. No somos muy consciente del amor de Dios, y de su venida a este mundo para sacarnos y liberarnos de él.

Y es que amar siempre cuesta. Y cuesta mucho. A Jesús, el Hijo de Dios, le costó padecer y la vida. Y a nosotros se nos presenta el mismo panorama. Pero, nadie puede dudar, que detrás de ese ofrecimiento florece la vida y la felicidad. Así lo experimentó Jesús en la Cruz, y así también se nos ha prometido que lo experimentaremos nosotros. Por eso, conviene fijarnos bien y esta fiestas y no confundirlas ni mezclarlas.

Sabemos, por nuestra fe, que Jesús nace de María, concebido por el Espíritu Santo. Y que la aceptación voluntaria de María hace posible ese nacimiento. Ella, corredentora por la Gracia de Dios, se ofrece a entregarnos al Mesías que nos libera y salva. Hagamos el esfuerzo de contemplar el Misterio del Nacimiento de Dios con alegría, esperanza y paz. Eso es Navidad.

lunes, 14 de diciembre de 2015

TÚ PUEDES TAMBIÉN CONVERTIRTE EN CORRUPTO AL DAR TU VOTO A LOS CORRUPTOS

VOX, un partido que cumple todo. 
ratón en imagen para ver mejor


No son corruptos sólo aquellos que toman dinero que no les pertenece, sino los que no cumplen con sus ofertas de programas y no sirven en la verdad y el bien común. Porque la política es un servicio voluntario, que se paga por su dedicación exclusiva, al servicio del bien común de todos, en este caso, los españoles.

En este sentido hay muchos partidos corruptos. Incluso aquellos que prometen cosas que, por sentido común, sabemos que no van a cumplir. Nos están engañando sólo con la intención de conseguir nuestro voto. Y en ese sentido nos identificamos con ellos. Y al identificarnos somos corruptos como ellos, y también responsables de lo que pueda ocurrir en nuestro país.

Así ocurre en Venezuela, Cuba y otros países. La soberanía reside en el pueblo, pero si el pueblo es irresponsable, negligente y también corrupto, porque vota a los corruptos, el país será corrupto e ingobernable, y sus consecuencias serán trágicas para todos los ciudadanos.

Pensemos bien las cosas a menos de una semana de las elecciones. La responsabilidad recae en cada uno de nosotros, pues con nuestro voto pondremos al frente de la nación al partido que pueda gobernar en paz, con justicia y verdad.

Me pregunto: ¿Dónde están los católicos? Tenemos un partido VOX, que preside Santiago Abascal, cuyo programa oferta todas las aspiraciones de los católicos: defiende la vida, la familia, la libertad...etc (verlo en el recuadro arriba), y permanecemos pasivos y sometidos a otros partidos que no cumplen con la doctrina social de la Iglesia.


¿Qué nos pasa? ¿Tenemos miedo? Entre todos podemos emerger a VOX y darle un lugar en el Parlamento para que defienda la voz de los católicos. Nuestras iglesias se llenan los domingos, ¿por qué no llenamos también las urna de VOX para que nos defienda?

NO OLVIDES QUE DE TI DEPENDE. TÚ TAMBIÉN ERES RESPONSABLE DE LAS CONSECUENCIAS.

domingo, 6 de diciembre de 2015

TAMBIÉN SON ESPAÑOLES Y VIVEN EN ESPAÑA

Mercedes lleva 18 años sin salir de la Cañada.

Mercedes apoya su mano arrugada en la barbilla con gesto de concentración. Está calculando su edad. "83, creo", dice por fin. Es menuda y se apoya en un bastón que también usa para gesticular y señalar.
Avanza despacio por el suelo de tierra hasta su casa mientras explica que nadie se preocupa por esta zona de la ciudad. Vive en la parte final de la Cañada Real, donde el sector VI muere dejando Vallecas y rozando el municipio de Getafe. Leer más
Los discursos de los políticos, sobre todo los partidos grandes, PP - PSOE -, y ahora C´S y otros, ¿piensan en está gente? Cuando hablan y señalan a todos los españoles, ¿incluyen a esta gente? Dicen mentiras, y a gente que dicen mentiras, no es que no haya que votarle, sino que hay que decirla que no digan mentiras y que sirvan al conjunto de los españoles. Sólo así podremos ir construyendo una España unida, solidaria, justa y apoyada en la verdad.
Por lo tanto, descubramos a nuestros políticos las necesidades de los más pobres, de los que más lo necesitan, porque son personas, españoles y esperan nuestra ayuda.
ÚLTIMAS REFLEXIONES