sábado, 21 de julio de 2018

LA VIDA NO PUEDE SER OTRA COSA SINO UN DERECHO

Resultado de imagen de la vida uterina
La vida es un don, incluso cuando somos una carga para los demás. Cuando, ya exprimidos por la vida y el servicio a los demás, presentamos más un peso, una carga y una pérdida económica que nos empieza a doler. Pero, a pesar de ello nunca puedes tú decidir acabar con esa vida, a pesar de sus sufrimientos sino, todo lo contrario, tratar de aliviarla. 

Quizás cueste entenderlo, pero no pierdas de vista que tú también serás viejo y pasarás por ahí. Y serás improductivo y una carga para los demás, que no sabrán donde ponerte. Es hasta lógico que tengamos la tentación de quitarte delante. Pero, entre otras cosas, la vida no te pertenece. Incluso i la tuya propia. ¿Acaso te la has dado tú, insensato? ¿Tienes tú poder para darla? ¿Eres dueño de algo que ni tú mismo llegas a comprender? Deberías ser más razonable y tratar de verte en el lugar de los que tú con tu frivolidad señalas y condenas a muerte.

¿Pretende el gobierno arreglar su corrupta economía matando a unos antes de nacer a este mundo y a otros considerándolos ya improductivo y carne para la basura? ¿Se esconde tras la eutanasia esa mentira escondida en el ahorrar mas gastos económicos quitando a personas vivas en el seno de sus madres y a otros en la recta final de sus vidas? Es esa la pregunta que nos hacemos.

¿Y es eso de izquierda, matar a los más pobres, a los sin voz, a los desahuciados por su vejez después de tantos años de servicio y cotizaciones a la comunidad, a los compatriotas y a la sociedad? ¿Es eso progreso de izquierda o capitalismo de derecha? ¿Dónde estamos en la izquierda o la derecha¿ ¿Qué es izquierda o derecha? ¿Alcanzar el poder para matar y procurarse una vida mejor para ellos en la abundancia y la riqueza? ¿En dónde estamos? ¿A quién seguimos? ¿Somos mejores que los autores de los campos de exterminios? ¿No son los nuestros mayores?

¿Tanta progreso, tanta izquierdas para matar ahora a nuestros abuelos? Supongo que si se levantaran muchos que han luchado por una vida digna y justa se quedarían pasmado de ver ahora que ya ambos bandos, derecha e izquierda se dan la mano. Simplemente queda lo que siempre ha existido, ya lo he visto desde hace tiempo: la verdad, la justicia y el amor fraterno. Será lo único que salvará al mundo.

martes, 5 de junio de 2018

LA FELICIDAD PASA POR HACER LO QUE DEBES

Resultado de imagen de hacer el bien o el mal

Todos sabemos lo que está bien o no lo está, y en caso de dudas preguntamos y buscamos la verdad. Y esto porque a todos nos gusta vivir en la verdad y hacer lo que realmente debemos hacer. La felicidad pasa por hacer las cosas bien. Pablo de Tarso lo recalcó muy claro cuando decía: hago lo que no quiero hacer, y no hago lo que quiero hacer -Rm 7, 19-21-.

Y cuando eso sucede en nuestra vida, vivimos, pero lo hacemos atormentado y sabiendo que no vamos por buen camino. Y eso no nos trae la paz ni la felicidad. La conciencia nos recuerda a cada instante que no estamos actuando bien. No se trata de que no estemos haciendo lo que queremos, sino que no estamos actuando bien. Y esa cosecha dará sus frutos y nos atormentarán sus resultados, porque el que hace el mal recogerá mal.

Es el caso de lo que está sucediendo en nuestro actual ambiente político. El nuevo presidente de nuestro gobierno ha pactado con partidos que, dentro de sus objetivos, está el separarse de la unidad nacional. Es decir, quieren romper con España. Y no lo esconden sino que lo proclaman abiertamente, lo cual testimonia y descubre que vivimos en una clara democracia, que ellos tratan de ocultar y denunciar. Sólo aquellos que contradicen las leyes constitucionales y delinquen son detenidos y encarcelados si sus delitos son castigados por el código penal con cárcel.

Es una contradicción que, jurando defender la unidad de España, cosa que también incluye en su ideario de partido constitucional, se una y pacte con partidos que buscan y tienen en sus idearios todo lo contrario, romper la unidad. No se entiende y al tiempo me remito, pues el resultado de la cosecha no augura buenos resultados, valga la redundancia. 

Por lo tanto, como al final la cosecha nos atañe a todos para bien o para mal, los ciudadanos de a pie, los que colocan con sus votos a esos señores en el Parlamento para que decidan el rumbo de la nación, debemos espabilar y mirar mejor a quien se le puede dar el voto. Tú también eres responsable.

jueves, 24 de mayo de 2018

CASAS DE ALQUILERES

Resultado de imagen de Casas baratas de alquileres
No son los ciudadanos los que deben resolver el problema de la falta de viviendas. Cuando hablamos de democracia, hablamos de respeto, de verdad, de justicia y de libertad en ese orden. No incumbe al ciudadano aportar sus propiedades para que otros solucionen sus problemas. Es una opción desde la libertad de cada uno, pero nunca un mandato y menos una imposición.

Porque, compete al gobierno buscar soluciones para facilitar que la demanda de trabajo sea satisfecha. Y si eso pasa por habilitar viviendas para la mano de obra que se demanda, nunca pasa por obligar a los ciudadanos que las faciliten. Es el gobierno el que tiene que dar solución para que el trabajo se realice, porque eso será bueno para todos. Pero, repito, nunca en detrimento de aquellos que con sacrificio han invertido para tener una propiedad rentable y, valga la redundancia, rentabilizarla de la mejor forma que creen.

No es justo que cuando la época demanda alquileres turísticos, se aprovechen siempre los mismos, y los ciudadanos, sufridos pagadores y mantenedores con sus impuestos del sistema y bienestar social, sean los que paguen las carencias de los que no quieren o no saben administrar y gobernar las necesidades y problemas que se plantean. Cada cual debe tener la libertad, porque es un derecho democrático, de utilizar y usar sus propiedades dentro de la legalidad, como mejor le parezca, que siempre será en aras de que le dé mejores beneficios. 

No se puede obligar desde la ley a que un ciudadano, que ha invertido en tener una casa para rentabilizarla,  la utilice y la explote, legalmente, como mejor crea. Sería imponer de forma dictatorial una ley no justa sino interesada en beneficiar a unos pocos. Porque, los constructores que demanda puestos de trabajos deben crear o negociar esas casas que demandan sus trabajadores. Por otro lado, o nos tienen engañados o la realidad es otra, porque, ¿dónde están los trabajadores por los que tanto luchan los sindicatos y denuncian las estadísticas del empleo? Aquí hay gato encerrado.

Procede ponerse las pilas y pensar con creatividad. Construir viviendas para alquilar de protección oficial, bien la mismas constructoras, que siempre será un buen negocio para ellos; construirlas el gobierno de la isla (Cabildo), o proponer soluciones negociadas (bajada de impuestos, beneficios de desgravación...etc), desde la libertad, que interesen a aquellos que puedan aportar sus casas para alquilar a los que viene de afuera. Hay soluciones, pero se necesita tener ganas y también cabeza.

Mandar no es simplemente dar órdenes, sino saber que órdenes hay que dar para que el pueblo mejore, se sienta justamente tratado y todo redunde en beneficios de todos.
ÚLTIMAS REFLEXIONES