jueves, 25 de diciembre de 2008

¿Sabemos realmente a donde vamos?


La pregunta tiene gran importancia, porque de no saber a donde nos dirigimos estaríamos al borde del disparate y del sin sentido. Y esto es lo que aparenta estar pasando, pues las noticias llueven cada día en este sentido. Y el caos cada vez es mayor, hasta el punto que las próximas generaciones estarán rotas y desestructuradas y con ello la sociedad será un caos sin sentido y sin rumbo.

Y todo esto porque la célula fundamental de la sociedad está afectada y desprotegida por el egoísmo. El egoísmo de los que quieren apartarse de toda responsabilidad a la que compromete el verdadero y único amor: "buscar la verdad". La verdad del bien del ser amado; de los hijos frutos de ese amor; de la comunidad donde nos desarrollamos y crece nuestro amor; de la sociedad de la que participamos en beneficio de todos sus bienes.

Cuando sólo contemplamos nuestro propio bien y egoísmo, la huella que dejamos tras de nosotros es hiriente y podrida: aislamiento, separaciones, libertinaje, irresponsabilidades, muertes, abandonos, corrupción, explotaciones...etc. Es la estampa que se nos presenta en el horizonte de nuestro destino, precisamente porque los hombres quieren gobernarse ellos y darle la espalda al niño DIOS que en esta fechas celebramos su venida al mundo.

Así, de esta forma, miramos a nuestro alrededor y vemos como una madre de alquiler se quedó embarazada con el esperma de un hombre que, junto a su mujer, iban a comprar a la niña por nacer, recuerden la reflexión del útero subrogado. Poco antes del parto, la madre de alquiler vendió a la niña a otra pareja que le ofrecía más dinero, y ahora un tribunal belga ha reconocido el derecho del padre biológico a conocer a su hija.

Ha sucedido en Bélgica, estamos ya hablando de hechos reales, no supuestos; a la pequeña An la llaman "la niña con tres madres y dos padres. Es lo que sucede cuando los derechos del niño se dejan de lado en favor de un supuesto derecho a tener hijos. Y acabamos de empezar. Lo que nos espera dentro de unos cuantos años, de seguir en esta línea según el hombre, es una sociedad sin familias, donde cada uno tendrá varios padres y madres y no sabrá a que atenerse.

La educación y desarrollo será según quien más pueda y los hijos serán muñecos en manos de los padres que seguirán jugando con ellos a ver quien se los lleva. Y en ese tirar unos para la derecha y otros para la izquierda sólo lograrán romper al niño. Una vez más los derechos del niño se tiran por el suelo y todo lo proclamado queda en palabras que se las lleva el viento.

sábado, 20 de diciembre de 2008

¿Ofertas para morir? ¿Es verdad lo que veo?


La verdad nos hace libres, libres para buscar el bien porque el bien está contenido en la verdad pues, ¡si no, eso no sería verdad, sino mentira! Y se hace evidente que el hombre cuando busca la verdad desde sí, no encuentra sino mentira y perdición. La evidencia es tan clara que estamos llegando a la degeneración y al disparate. Nos afanamos en dar vida y en buscar soluciones para prolongar la vida, ¡hay si llegáramos a descubrir el elixir eterno de la juventud!, por métodos científicos y luego hacemos lo propio para producir la muerte. ¡Jamás se puede ver tanta incoherencia y sin sentido!


El hombre, que quiere dominarlo y controlar todo, se pierde en sí mismo por querer ser como DIOS. Ese ha sido nuestro pecado y, hoy continua siéndolo. Pero lo más sorprendente es ver que aún viendo su propia destrucción no quiere ver la verdad y no levanta camino hacia la auténtica libertad. Es deplorable y hasta entristecedor ver tanta soberbia y vanidad humillada con el paso de los años e impotente de poder levantarse y regresar al camino de la verdad.


Nos parece imposible y nos cuesta creerlo, pero la realidad es inapelable y a ella nos tenemos que rendir y remitirnos. Llega a ser monstruoso el comprobar las ofertas que hay para bien morir, o morir dignamente, como lo presentan. Precisamente a Mario Melazzini lo que le hizo recapacitar fue esa frialdad con que se negocia tu propia muerte, como si de un objeto se tratara. Sólo nos falta pedir rebaja para que no sea muy gravoso para la familia, ¡Disparatado! ¡Sin sentido!

Hoy, Mario Melazzini tiene otro problema, el deseo incurable de felicidad progresiva que padece. ¡Si llega a comprar su muerte! Estamos en una era en la que vamos perdiendo nuestra dignidad, porque lo único que hace al hombre digno es el amor. Y el amor nunca puede matar. Ahora, nosotros matamos al nacer y al morir. Ya no sólo no nos dejan nacer, sino que nos dejan morir. Al final somos mercancía de comprar y vender. ¡Pobre de aquel que se ponga viejo antes de tiempo!

Como ven, las conclusiones que se desprenden de todo esto son disparatadas y más propias de los animales que las personas. La muerte emitida por televisión de Craig Ewert es la constatación de la soberbia humana a constituirse en dueño y señor de su vida. Pronto creeremos que podemos nacer cuando queramos y morir también. Indudablemente yo prefiero ser creado por amor y morir cuando DIOS, mi creador, decida darme la plenitud de vida eternamente feliz.
Y claro, supongo que eso tendrá alguna contraprestación pues, según nuestros criterios, nada nos es dado de gratis, lo normal sería aceptar lo que nos pase de forma natural y atenuado lícitamente por los cuidados paliativos proporcionados al dolor. El SEÑOR JESÚS nos lo señaló así testimoniándonoslo con su muerte, pero también con su Resurrección. Y, para asombro de todos, de forma gratuita, simplemente por amor.

viernes, 12 de diciembre de 2008

El debate.

Siempre he entendido y así lo he compartido y manifestado que el debate forma parte esencial de la vida social, ya sea de la crítica artística o literaria, de la producción científica o de la vida política, de la dignidad de la persona humana o de su trascendencia, de los derechos y deberes de la educación , la escuela, las personas...etc.

Me siento identificado, al leer un artículo en ABC (jueves 111208), por el Catedrático de Sociología (UCM) don Emilio Lamo de Espinosa, en todos sus argumentos y coincido con él en su conclusión de considerar de suma importancia el reconducir los diferentes debates a su justo término dentro de los parámetros democráticos y en plena libertad.

En mi reflexión y comentario trataré de exponer mis puntos de vistas, apoyado en los criterios que en su artículo expresa el citado autor. Indudablemente, el debate es el vehículo imprescindible que tenemos los humanos para establecer acuerdos, puntos de vistas común, unificar criterios y objetivos, conseguir consensos y encaminar acciones comunes en bien de todos.

El debate, consumado en el diálogo, debe estar edificado en buscar la verdad. La verdad que esté en servicio y beneficio de todos. Esa es la condición fundamental que no puede faltar, porque de lo contrario estaríamos en partidismos y exclusiones de unos sobre otros. Creo que es lo que está ocurriendo y las consecuencias son claras y evidentes.

Y condición fundamental del debate dialogado es hacerlo en plena libertad, fuera de toda presión y condición impositiva, pues desde ese momento ya no sería debate, sino defensa de lo que yo quiero y busco. Debatir es buscar lo mejor para todos. Y hacerlo en libertad significa buscar la verdad, que realmente nos hace libre, en bien de los demás. Luego, cuando defiendo y persigo mis propios ideales e intereses; cuando trato de someter al otro a mi propia verdad, no estoy buscando el bien, sino mi bien.


Por eso ocurre que hay hambre en el mundo; por eso ocurre que hay injusticias y muertes; por eso ocurre que hay egoísmos que desheredan a unos y enriquecen a otros; por eso hay trepadores que busca quitar para ponerse él; por eso hay izquierdas y derechas; por eso hay estereotipos sobre el debate que, más que analizar argumentos, los etiquetan y pre-juician; por eso en el transcurso del debate nos descubrimos defendiendo nuestra verdad interés o egoísmo sin reparar en buscar la verdad, lo mejor para todos.

El debate perfecto, el grado uno del debate, por así llamarlo, sería aquel en que las partes, reconocidas como interlocutores válidos, atiendan sólo a los argumentos del contrario, que se discuten sin malicias y de acuerdo con los tres instrumentos de crítica clásicos: la coherencia interna y racionalidad del discurso, su ajuste con los hechos y evidencia empírica y, finalmente, la oportunidad formal y sustantiva del debate, si es o no procedente.

De huir y salirnos de ese contexto empezamos a adulterar la esencia propia del verdadero significado de debatir. Igual ocurre con el concepto libertad. No es que se entiendan mal, sino que lo conformamos a nuestros propios intereses. No queremos ver la debilidad de nuestra propia naturaleza, frágil, limitada, egoísta. E irrumpimos en desviarnos tangencialmente hacia el lado que más nos convenga. Y aparece la demagogia y los esteorotipos señalados.

Llegado a este punto nos sumergimos en ataques y malicias. Ahora ya no interesa argumento alguno, que es atribuible sólo a la malicia y perversidad o, como mucho, ignorancia, del contrario. En este grado se hace presente el pecado de juicio, intenciones espurias, estrategias, engañosas, cortinas de humo, manipulaciones o conspiraciones. Y así el argumento ya no es incorrecto sino artero, las tesis no son incoherentes sino perversas, la gente no se reune sino que conjura, y así sucesivamente.


Es el momento de las etiquetas generalizadoras, verdaderos estigmas que aislan y excluyen y dividen y enfrentan las orillas, como los aros amarillos de los judíos: fascitas, rojo...etc. En este estado de diálogo disfrazado, el contrario, ya ha etiquetado al otro como enemigo, ya estereotipado, es públicamente encapirotado y despersonalizado.

Y así se puede decir, por ejemplo, que quienes votan a los otros son unos "tontos de los cojones"; y no sólo lo dicen, sino que lo mantienen, ¡faltaría más! Aunque pueda parecer lo contrario este grado tres no es tan frecuente en el discurso político, pero sí en el mediático - político, pues el nivel de ferocidad y agresividad de los columnistas/tertulianos, prensa del corazón, es hoy muy superior al de los políticos profesionales.

Y sólo nos faltan unos pasos para llegar a la acción del disparate. Ya, llegados aquí, ni siquiera se aparenta argumento alguno, sólo se insulta y cuanto mayor sea la violencia verbal mejor. Es ahora cuando aparecen términos como "vomitona", "baba", "mierda" y parecidas, que sólo pretenden rebajar al contrario a algo despreciable merecedor de cualquier trato. Y se asegura, por ejemplo, que no estaría mal quemar los libros del contrario, poner una bomba en algún sitio (como el Valle de los Caídos), quitar los crucifijos de toda vista, acabar con la religión y la educación libre, imponer una educación ideológica, matar a inocentes, eutanasia, desestructurar la familia...etc.

Sin darnos cuenta entramos en el terreno del odio. Todo se saca fuera del contexto dialogante en el primer grado. La memoria histórica, la vida, la muerte, la familia, la libertad, el respeto, la dignidad y el sentido de la vida son verdades y valores que ya no se debaten, sino que se defienden enfrentándose unos contra otros en una carrera devoradora de satisfacer mis ideologías y egoísmos. Es el momento del disparate y la carencia del respeto y libertad. Estamos en la gestación de enfrentarnos a muerte: la guerra.

Termina el señor D. Emilio Lamo Espinosa, subrrayando que el diálogo en el grado cuarto, este último, empieza a aflorar, con lo que estoy totalmente de acuerdo, y es el momento de quienes están en situación de reconducirlo tienen la responsabilidad ineludible de hacerlo.

lunes, 8 de diciembre de 2008

El juguete.


Prácticamente la mitad de los juguetes que se venden en España, el 47, 8%, presentan algún tipo de inseguridad para el niño que los utiliza, según el informe de la Organización de Consumidores y Usuarios.

La conclusión más alarmante es que sólo 43 de ellos pueden considerarse totalmente seguros. De los comprados en España, sólo 11 de 23 juguetes no presentan ningún riesgo para los niños.


Los resultados del análisis de la OCU ponen en evidencia la inseguridad de numerosos juguetes y su falta de conformidad a la ley, en elementos como el etiquetado, presencia de elementos peligrosos, ruido estridente, sustancias tóxicas, etc.

La OCU afirma que los resultados fueron comunicados a los fabricantes, que reaccionaron de diferente manera: algunos retiraron los juguetes peligrosos, otros facilitaron certificados de sus juguetes incompletos o contradictorios, o bien "buscaron excusas inconsistentes para justificarse", según la organización de consumidores.

La organización aconseja a los padres extremar las precauciones, adquiriendo juguetes adecuados a la edad de los niños; leyendo las advertencias de peligro y las instrucciones junto con los niños; y guardando la identificación del fabricante o importador.


Cuando compramos un juguete, raramente nos preguntamos si es seguro para nuestros hijos. Pero hacemos mal.
W.A.T.C.H. (World Against Toys Causing Harm), es una organización creada por un abogado norteamericano preocupado por los riesgos que algunos juguetes pueden tener para los niños.

Su fundador, Edward M. Swartz afirma que cada caja de juguete puede contener una trampa mortal. Su experiencia de más de treinta años como jurista en la industria del juguete le ha hecho tomar conciencia del verdadero riesgo de algunos productos.

Swartz nos da algunas advertencias a tener en cuenta antes de comprarlos:


cuidado con juguetes comprados en Internet, sin instrucciones o recomendaciones de edad.

cuidado con juguetes a batería. Podría sulfatarse, recalentarse o explotar.

cuidado con juguetes con piel o pelo. Podrían tragarse o aspirar las fibras.

cuidado con juguetes con pequeñas piezas añadidas, con lazos o tiras.

cuidado con juguetes con proyectiles que pueden causar daño en los ojos.

cuidado con juguetes con puntas filosas o accesorios con punta.

cuidado con juguetes fabricados con material inflamable.

cuidado con juguetes con superficies o componentes tóxicos.

La fundación W.A.T.C.H, cuyas siglas significan “vigilar” o “controlar” en inglés, fue creada sin fines de lucro y ha desarrollado un programa llamado Toys, You and the Real World, donde intenta educar a jóvenes, padres y educadores sobre la importancia de un mundo más seguro.


Edward M. Swartz es autor de dos libros sobre el tema: Toys That Don´t Care y Toys That Kills y desde 1973 fabrica anualmente una lista de los 10 peores juguetes del año. Gracias a incluir algunos juguetes en su lista negra, ha conseguido que los fabricantes reemplazaran los componentes potencialmente peligrosos. Sin duda, los jugueteros se esmerarán para no formar parte del listado del próximo año.

Aunque sea un simple raspón o el daño más mínimo, es demasiado. La función primera y última de los juguetes debe ser educar y entretener a nuestros hijos, sin causarles ningún tipo de perjuicio.

Web oficial toysafety.org

jueves, 4 de diciembre de 2008

¡Voluntarios!


En estos tiempos, donde nos conformamos cómo son las cosas, donde hay sentimientos de pequeñez porque solos no podemos hace nada para cambiar las situaciones, ES POSIBLE, personas voluntarias que sean instrumentos para transformar la sociedad, donde cada vez haya mayor presencia y participación en la dimensión política, teniendo siempre una actitud crítica y transformadora, denunciando las injusticias y anunciando que otra realidad es posible.

En estos tiempos, dónde el milenio va, milenio viene, es propicio para que se hable sobre el destino de la humanidad, para que se anuncie el fin del mundo, mientras el tiempo continúa, callidito la boca, su caminata a lo largo de la eternidad y del misterio. Aunque no podemos imaginar el tiempo que será...ES POSIBLE, tener el derecho a imaginar como queremos que sea.


En estos tiempos, de creciente desigualdad, donde en Canarias las personas bajo el umbral de la pobreza sobrepasan las 600.000, se recortan los derechos sociales; se privatizan los servicios públicos; se permiten mecanismos de acumulación de capital en pocas manos; muchas personas están viviendo en la calle, muchos mayores sobreviven sin recursos ni apoyos; aumenta el número de personas encarceladas por ser pobres; la mayoría de las familias no llegan a fin de mes y en general están creciendo las condiciones de vida precarias.


Es posible, un voluntariado que denuncia y se moviliza para trabajar por la justicia, para que todo el mundo tenga acceso a los derechos económicos, de salud, educación libre, trabajo, vivienda...etc; un voluntariado que lucha por el desarrollo de los servicios públicos y por el reparto de la riqueza, siendo él (los voluntarios) ejemplo al compartir el bien más preciado por muchos de nosotros, el tiempo.

Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí que tenemos, al menos, el derecho a imaginar el que queremos que sea.. en 1948 y en 1976, las Naciones Unidas proclamaron extensas listas de derechos humanos, pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamando derecho de soñar.


La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor; el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha y la lavadora.

La gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir. como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega.

Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vidas a la cantidad de cosas; los historiadores no creerán que a los países les encante ser invadidos; los políticos no creerán que a los pobres les encante comer promesas.

Nadie será considera héroe ni tonto por hacer lo que cree justo,; en lugar de hacer lo que más le conviene; el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra.

Framentos de "Derechos al Delirio", por Eduardo Galeano.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Firme como roca, según mis convicciones


Liliana Negre, presidenta de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la vida, coordina a los políticos de Hispanoamérica que han hecho frente común,, superando las diferencias partidistas, para defeder sus países de la cultura de la muerte. Pero también pide una mayor implicación política de los votantes
(http:/www.yosoycreyentecatolico.com/2008/11/la-esperanza-til.html/).
Defensora a ultranza de la familia, se ha visto duramente atacada por algunos colegas y medios, por más que haya sido respetuosa con las diferencias de los demás. La han bautizado como señora "familia" a raíz de un proyecto de protección integran ( de vivienda, fiscal, laboral, sanitaria...) de la familia.

Ni que decir hay que, los políticos defensores de la vida y la familia hacen más que oponerse a ciertos avances; sus propuestas benefician (no se dejen engañar ) a toda la sociedad, pues "la única forma de producir capital humano es proteger a la familia y dignificar a las personas". Y es a ellos a los que hay que apoyar, por encima de todo, con nuestros votos, aún a enfrentarnos con riesgos que nos puedan comprometer.


Y, por supuesto, que también hay que reaccionar frente a la cultura de la muerte. Los últimos años han sido intensos: en Argentina, (educación sexual obligatoria al margen de la familias, ley de vasectomía y ligaduras de trompas que obligaba a todos los centros a practicarlas, intentos de despenalizar el aborto, etc.). Ahora que gobierna su mujer, Cristina Fernández de Kirchner, hay un cierto parón, quizá "porque hay muchos frentes abiertos" , aunque tampoco ha derogado las otras leyes , ni ha apoyado la vida y la familia.

Hay una tendencia muy preciativa a valorar la inclinación del voto. Yo diría, ahora hablo yo, que, políticamente hablando, el voto es un nuevo Coltán congoleño que encierra mucho poder y nosotros ,los ciudadanos de bien, que deseamos, porque sabemos que en DIOS, nuestro PADRE - tiene que salir porque es nuestro fin y el móvil de nuestros actos - está la Verdad y la paz para todos, tenemos que administrar nuestro tesoro decisivo: "el voto". Lo he venido proclamando reiteradamente desde hace tiempo antes de expresarlo con la palabra escrita y, ahora veo que también lo siente así la Presidenta de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la vida.



Entiendo que - El SEÑOR sabía muy bien lo que decía respeto a la Cruz - todo esto es ir contra corriente y ello supone y va a suponer sacrificio, renuncias (Jerome Lejeune) que, lejos de confundirnos y desanimarnos, nos identifican como cristianos esperanzados en CRISTO y en la Resurrección de una vida plena y eterna. Ahí está el misterio y sentido de todos nuestros mártires y santos. Se hace preciso, como dice Monseñor Martínez Camino, "un examen de conciencia y na autocrítica". Porque, "cuando esto sucede, la fe se angosta y se muere. Y si la fe se muere, se muere también el amor, de manera que un cristianismo meramente humanista acaba fallando también en el objetivo de servir mejor a la justicia".

Por tanto exulto en proclamar que es necesario que el cristiano se note, porque, ¿cómo puedo dar razón de mis convicciones si no descubro la raíz de mi fe que me mueve a actuar así? De no confesar los motivos de mi actuar - mi PADRE DIOS - me darían por loco o idiota, porque eso son los criterios del mundo. O, ¿es que los romanos entendía el sacrificio de los primeros cristianos en el circo? Los tachaban de fanáticos o de locos, porque no conocían ni creían en ese DIOS que ellos proclamaban.

Y ahí se esconde la necesidad de presencia pública de cristianos. La oración pública y los signos, por eso me preocupa la exclusión de los signos - crucifijos - de la fe, renovadores de la vida pública . De este modo, "la sociedad se preserva de ser configurada totalitariamente. La presencia de la oración exorciza el peligro de que la sociedad quiera acaparar la vida humana como si fuese una colmena en la que las abejas están perfectamente instaladas. Además, "la esperanza de la vida eterna moviliza las energías del alma para la acción, que mira más allá del propio interés inmediato, más allá de la quiebra de las esperanzas pequeñas de la vida e incluso de los fracasos. E incluso de la muerte.


Quién no está libre de todas estas cosas, quién se haya atado a sus metas profesionales, quien se haya cerrado en su concha caracoliana, asomando la cabeza para sólo compartir, sin riesgos, sus preferencias acomodadas y divertidas, quién se haya atado a sus haberes, a su fama, a su salud, a su vida... y haya hecho de cualquiera de estos bienes el bien último, no podrá actuar de modo justo y desinteresado, porque no tendrá un motivo suficiente para vivir sin esas cosas y, llegado el caso, querrá conseguirlas o retenerlas a toda costa. Dicho en otras palabras, "los santos y, en particular, los mártires, son el modelo del sujeto moral gestado por la esperanza cristiana.

En definitiva, la esperanza cristiana nos preserva de los abusos del poder. Uno de los ingredientes del ateísmo moderno - dijo el obispo auxiliar de Madrid - es que se escandalizan frente al sufrimiento y frente al predominio del mal en el mundo. Y frente a ese escándalo farisaico, dicen los autoproclamados jueces universales: "todo esto no podría darse si hubiera un Dios bueno. No habría tanto sufrimiento e injusticia. Declaramos, pues, que no hay ese Dios y nos constituimos a nosotros mismos en los únicos autores de la justicia.

La deriva es inevitable, dice Monseñor Camino: "cuando el hombre no tiene a DIOS, se hará sus dioses, sedientos de sangre humana. No puedo permanecer impasible ante tanta indiferencia y, posiblemente, desconocimiento del verdadero JESÚS. Se hace necesario que lo proclame, que lo proclamemos de palabra y testimonio. Es una exigencia ineludible en estos tiempos recios en los que no valen los discursos, dice Alfredo Dagnino, Presidente de ACdP. Y continua: "el amor a DIOS y el amor al prójimo nos deben llevar a salir afuera, a la vida pública - pero también, esto lo digo yo, a salir de nosotros mismos, de nuestros desapegos, conformismos, comodidades, seguridades y a evangelizar -continúa Dagnino, a ser la voz de los que no tienen voz, A ser asidero de los más débiles y de los más desfavorecidos en nuestra sociedad; a acompañar a los que están solos; a decir lo que nadie dice..."
Sabemos también que sólo nos corresponde . Probablemente no nos tocará a nosotros ver esos frutos sino a las próximas generaciones, pero eso no nos exime de sembrar y regar. El pesimismo es contrario a la Gracia y a la fe.

La esperanza útil.

Con este título despliega la revista Alfa y Omega un artículo sobre la esperanza de aquellos, que al margen de todo conflicto, sufren las consecuencias de sus dirigentes y, también, por qué no decirlo, de todos los que permanecemos embriagados en nuestro mundo confortable y pensando sólo en nuestros derechos y más derechos aunque ello signifique sacrificar a muchos inocentes y débiles.

A menudo, comenta el artículo, el único consuelo material para las víctimas de los conflictos es saber que, al menos, pueden contar con la Iglesia, ¡nuestra Santa Madre Iglesia!, ¡tan criticada negativamente!; ¡tan vituperiada hasta querer apartarla de su misión trascendental: .

(Proyecto Guatemala, en el que está colaborando mi parroquia muy directamente. Este año fue un grupo, con su párroco al frente, D. Miguel Hernández, a visitarlo y llevarles todo nuestro cariño y ayuda, tanto económica como material (medicinas, utensilios...etc.) que pudimos recoger. También conocemos a Andrea un italiano, seglar consagrado, que está dejando su vida allí. Con él estamos en contacto y más adelante, si DIOS quiere les hablaré de ese proyecto).

No son palabras sobre palabras, sino testimonios encarnados en vidas que lo dan todo hasta la muerte. Es el caso de Andrea, este año mataron, las guerrillas, sin saberse por qué a dos compañeros que trabajan en la construcción de las casas, como la que ven; sor Presentación López Vivar, del Instituto religioso de San José, de Gerona, que ha sufrido la amputación de sus dos piernas por una bomba, en el Congo; sor Madre Maravillas tan indiferente e indignamente rechazada a pesar de su ingente labor social.

Ante tales testimonios
http://salvadorvivenciasinquietudes.blogspot.com/2008/11/la-historia-de-melazzini-lo innumerables y de una entrega generosa y sin limites no se puede entender la ceguera de los Gobiernos, concretamente el nuestro, en estar empeñados en marginar y rechazar la mayor e ingente obra de Caridad hacia los hombres que nadie puede emular ni llevar a cabo. Porque no está emprendida por los hombres, pues sería un fracaso de ser así, y, no se entendería. Sólo puede entenderse desde la guía y asistencia del ESPÍRITU.

¿Quién podría substituir a la Iglesia en esa enorme labor? ¿Qué sería de todos esos pobres indefensos, desamparados, marginados, explotados, silenciados, asesinados, excluídos...etc.? ¿Quienes los defendería y cómo? Imagino esta pregunta delante de los tan suficientes políticos llenos de soluciones y respuestas en los momentos electorales y tan impotentes e irresponsables a la hora de dar respuestas con hechos y realidades.

Es impensable responder a esas realidades, porque para ello se hace necesario renunciar a su propio yo y ofrecerse al servicio de los demás y, ¡gratuitamente!, puesto que esa labor es impagable y necesaria de muchos brazos imposible de mantener en una nómina empresarial o gubernamental. Se hace necesario el voluntariado y eso no se consigue sino desde la opción cristiana.


Creo que sobran las palabras y lo demuestran los hechos. Sería imposible enumerar los ejemplos: Madre María de Calcuta, San Juan de DIOS, Mario Melazzini, citado más arriba,
http://salvadorvivenciasinquietudes.blogspot.com/2008/11/jerome-lejeune.html Jerome Lejeune cuyo semblante expongo en este post citado, sor Presentación, Radio María... ect., sería inacabable, pues se extiende por todo el mundo. Y nuestro querido Gobierno empeñado en quitar los crucifijos y todo lo que vincule al amor en CRISTO nuestro SEÑOR.

Supongo que creerán que de esa manera todo irá mejor. Cada uno que haga lo que quiera; cada uno que elija su pareja cuando quiera; cada uno que abandone a sus hijos cuando quiera; cada uno que mate a sus bebes, definido así y demostrado por autoridades científicas según, le parezca y de acuerdo son sus intereses,

http://www.yosoycreyentecatolico.com/2008/10/comienza-la-vida.html cada uno que eduque a sus hijos tal como le parezca y según su ideología y no en relación a unos valores en busca del bien común; cada uno que, relativismo, obedezca a papá Estado y a partir de ahí la ley del más fuerte y salvese quien pueda, porque las soluciones no llegan.

Hay mal uso de los fondos públicos; no se respeta la vida y se apoya una cultura de la muerte. Los ciudadanos pronto serán números de un ganado que hay que conducir y explotar. No son imaginaciones, son realidades que vemos, como pasa en el Congo en estos momentos:
http://www.yosoycreyentecatolico.com/2008/11/es-ms-difcil-que-entre-un-rico-en-el.html.


Los datos de muertes y personas desplazadas son alarmantes. Se habla de 300.000.- y 400.000.- personas muertas y más de dos millones de desplazadaos. La mayoría de ellos son mujeres y niños, que viven aterrorizados en unos 75 campamentos de refugiados. Y ellos, los Gobiernos los provocan, al menos, lo favorecen y no ponen las medidas necesarias para paliarlos. Es más, ahora sólo hablan de sus crisis y sus preocupaciones sin importarles que los demás se mueran de hambre, de sed y de abandono.

Y, después de todo esto, quieren maniatar a la Santa Madre Iglesia la única esperanza útil que tienen los pobres. Con tu voto puedes ayudar a cambiar esta realidad. Sensebilizate y toma conciencia. De ti y de mí dependen

lunes, 24 de noviembre de 2008

En defensa de la verdad.


En la Fundación Universitaria San Pablo-CEU se ha celebrado un acto en defensa de la libertad de expresión, en el que participaron más de 20 personalidades de la sociedad civil, para denunciar y protestar por la decisión del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) de retirar licencias de emisión a la cadena COPE y a Punto Radio y negarlas a otros medios. Fue, en definitiva, una reivindicación del fundamental derecho de expresión de los ciudadanos. El Presidente de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU, don Alfredo Dagnino -en la foto-, resumió certeramente la motivación de dicho acto: «Para que nadie pueda beneficiarse de nuestro silencio».


Y es que se puede comprobar plenamente de lo que es capaz de hacer el hombre cuando se erige en dueño y señor de sí mismo. Y es tan ridículo empecinarse en gobernar según su soberbia e inmadurez que terminan por hacer cosas contradictorias y disparatas. Tan disparatadas que enarbolando la bandera de la democracia y la justicia, le tapan la boca a otros que, según ellos, determinan que no deben hablar.


Podríamos preguntarnos, ¿que defienden esos gobiernos? ¿Por qué quieren ellos que unos se callen y otros hablen? ¿Es que gobernar es hacer lo que tú piensas y según tú entiendas? Pienso que la situación no es para tomárnosla a broma, ni para mirar para otro lado esperando que tome el camino recto por su propio peso. Así las cosas pueden derivar en catastróficas situaciones que nos afectarán a todos.


Y, desde este humilde rincón, reclamo el grito de implicarnos en despertar y participar en los manejos de nuestros propios asuntos, Porque son nuestros propios asuntos!! Nadie nos lo van a arreglar y tenemos la oportunidad de hablar cuando lleguen las urnas y manifestar nuestra libertad a hablar y gritar que no estamos de acuerdo con sus actuaciones. Es el momento de decir a los Chavez, Castro, Zapatero, Carold y muchos más que nosotros sí queremos respetar la libertad y el derecho de los otros.


Luego no levantemos el dedo y acusemos, pues también nosotros tenemos la culpa de haber permitido pasivamente e indiferente que todo esto se vaya fraguando y explote en situaciones ya irremediables y de consecuencias más graves para todos. Tenemos el deber, no todos son derechos, de levantar la voz y apoyar la libertad y el derecho a poder expresarnos.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Cuando el bien no es nuestro objetivo y fin último.


En nuestra querida nación hay muchos problemas que no deberían existir. Al menos, son historia del pasado que se deben superar y que no constituyen fundamentos para mejorar en nuestro camino hacia un futuro más digno, libre y en paz. Pero el diablo anda suelto y se inmiscuye en los que están deseosos dejarse dirigir por esa voluntad egocentrista y posesiva de implantar su ley y sus principios. Son los intolerantes e intransigentes que sólo entienden de sus ideas y para su bien particular e intereses propios.

Pero todo no acaba ahí. Están también los resentidos que no terminan por madurar y comprender que sólo en la concordia y la paz se puede conseguir lo que, se supone que es lo que desean, los fines que perseguimos: "una plena convivencia fundamentada en la justicia, libertad e igualdad".

Son los violentos, incapaces de asumir sus errores y desequilibrios; son los inmaduros que justifican sus verdes sentimientos y afectos con respuestas incoherentes, irracionales y cargadas de contradicciones; son los que ante la impotencia de no poderse justificar no son capaces de admitirlo y reconocer, se necesita ser humilde y no lo son, y de buscar, aceptándola, la verdad. Sólo desde ahí se pude construir un país, si eso es lo que pretenden, en democracia y libertad.


El juez Garzón nos deja esperpéntico, pues no todos son conocimientos y habilidades, hace falta madurez emocional y control de su libertad poniéndola al servicio de su voluntad. O dicho de otra forma, se necesita buscar la verdad y el bien, pues ese es el sentido auténtico de ser libre. ¿No me irá, Sr. Garzón, a decir que las personas queremos el mal? Nadie, en su más profundo sentimiento, quiere hacer el mal. Lo hace dejándose llevar por sus instintos irracionales y animales, es decir, cuando no es libre y está poseído por sus pasiones y egoísmos. Liberarse es desapegarnos de las ataduras que nos inclinan al mal para hacer el bien.

Y debe recapacitar sobre su actuación, pues hace mal en confundir y reavivar a los violentos, descontrolados e inmaduros que esperan la señal para echar leña al fuego. Sin darnos cuenta estamos enfrentándonos de nuevo con el telón de fondo: "la memoria histórica", y usted representa el papel, en este entreacto escenificado, de fogonero mayor. ¡Y lo hace muy bien! Sabe echar leña y avivar la hoguera de forma extraordinaria, pero en el lado contrario de la representación transparente su retrato real reluce de persona inmadura y poco inteligente, pues la inteligencia está, a pesar de que muchos no lo entiendan, en proporción directa con la búsqueda del bien común.

¡Que yo sepa, no hay nadie elevado en los altares por su maldades y disparates! Se les recuerda, en algunos casos, como malos ejemplos a no imitar y personas no gratas. Sólo los que buscan el bien, es lo qué queremos todos, son los bien hallados y recordados gratamente. Indicio claro que justifica que la libertad es la búsqueda del bien común. De ahí la tan acertada propuesta del Sr. Bono en el Congreso de enaltecer a la Madre Beata Maravillas por tanto bien hecho a la humanidad - http://deahaba.blogspot.com/2008/11/no-saben-donde-les-queda-la-mano.html -

Y, como un mimetismo instintivo, precisamente porque buscan y pretende otros fines distintos del bien común,otros colaboradores y resentidos se suman a la labor ingrata de echar leña al fuego para avivar el caos y la confusión. Son los señores del poder y otros de ideologías comunes que buscan encender su pasado violento. Pasado en el que todos tenemos culpa, los de un bando y los del otro, pero que debemos aceptar, cada uno con sus propios errores y aprender a no repetirlos de nuevo, sino mejorarlos en concordia, libertad, justicia y paz.

martes, 18 de noviembre de 2008

El poder de las palabras





Ere lo que escribes y como escribes. Todo lo que expresas y cuentas está trasportados por el vehículo de la palabra. Las palabras trasportan nuestras ideas y pensamientos para que otros al recibirlas conozcan y sepan lo que pensamos, hacemos y somos. Sin las palabras dificilmente podríamos entendernos y muy poco sabríamos unos de los otros. Ahora bien, las palabras, dice el refrán, se las lleva el viento y al mismo tiempo que las oímos, las perdemos en el horizonte del olvido y la comprensión.

Fosilizarlas en el papel perenne que las retiene y mantiene vivas hace que podamos saborearlas, engullirlas y darle el gusto y sentido que verdaderamente traen y significan. El invento de la escritura, del alfabeto, ha revolucionado toda nuestra vida enriqueciéndola de saber, conocimiento y cercanía. Porque las palabras escritas acercan a los pueblos y los ponen en relación unos con otros. ¡Qué gran valor el de la escritura!

Hoy, deslumbrados por los medios de comunicación, se nos olvida esa importancia fundamental de la palabra. La tele, el cine, la prensa y los libros nos ingestan con sus historias, cuentos y noticias que nos derriten en el olvido de la letra que hace posible todo eso. ¡Cuanto saber recibido y dado por medio y a través de la palabra escrita! Mis amigos blogueros, sin haberme visto, sin saber nada de mí, pueden por la palabra escrita conocerme, saber mi forma de pensar, mis principios, mis fundamentos, mi formación y, por medio de la fotografía, mi imagen.

Rindo desde aquí y a través de este estupendo vídeo, tomado del blog de Benita, un humilde homenaje a la palabra escrita, vehículo que nos relaciona y hace posible que yo pueda existir porque sé que también existes tú. La escritura me permite cumplir con mi vocación a la que estoy llamado: comunidad, y en la cual puedo recibir y dar, para alcanzar la plena realización del amor.

¡Y que decir del libro!, es como un muñeco donde la palabra escrita representa su corazón y su vida. No nos sería posible contar la ingente cantidad de palabras escritas que componen los libros. ¡Nos perderíamos! Sin embargo, cuantas historias y momentos gratos que nos han hecho pasar. Cuanto nos han enseñado y apasionado con sus intrigas y descubrimientos. Sería impensable pensar vivir sin la palabra escrita, pues es inconcebible la pobreza a la que estamos avocados sin no la conocemos. Sólo me resta darles gracias a DIOS, los demás seres que habitan la tierra no la tienen, por tan apreciable tesoro.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Unidad en las diferencias.


Se hace necesario estar muy atento a todo lo que pasa a nuestro alrededor. Es, ¡gracia a la observación!, la forma más rápida y eficaz que tenemos de aprender y tomar referencias. Yo me doy cuenta que soy alto, o más alto, cuando tengo a otro más bajo a mi lado, e igual cuando somos de la misma estatura. De igual forma, la lección de saber aceptar el juego democrático y, una vez pasado el enfrentamiento electoral, convertirse ahora en un aliado más a la causa de trabajar y arrimar el hombro por la construcción del país en aras del bien común, es, una vez ha perdido, el testimonio de lo que todos debemos hacer cuando todo ha acabado.


John McCain, el candidato republicano, nos ha dejado una bella estampa a imitar. Su buena actitud es edificante y constructiva y ha convertido una derrota en un buen ejemplo de ciudadano responsable, constructivo y reflejo para otros. Se debe tomar buena nota de estos ejemplos y actitudes para que sólo lo importante sea el bien común, que es por lo que, al menos debemos, luchamos y nos presentamos. Esa es la moraleja de unas elecciones que terminan y que deben ser moralizantes para que otros sigan el ejemplo.


De cualquier forma, una cosa es la actuación pública ante la audición y electorado y otra los sentimientos que recorren nuestro interior. Indudablemente ahí no nos podemos meter, pero el tiempo irá desgranando las auténticas intenciones que realmente viven en lo más hondo de su corazón. Sin embargo, el primer paso está dado: somos una unidad y lo que importa es Estados Unidos, o lo que es lo mismo, son ustedes, sus ciudadanos.


Tomar conciencia de que soy un servidor y de que lo importante es servir, ayudaría mucho a que las cosas empezaran a cambiar y a plasmarse de otras formas. Tomar conciencia de que no soy yo lo que prevalece, sino el bien común por el que lucho ayudaría a cambiar nuestras actitudes y a volcarnos en buscar lo importante y lo que debe emerger: "la justicia y la paz".


Se trata de unir esfuerzos en la lucha por remediar lo remediable, porque hay cosas que sólo se podrán aliviar o mitigar, y de apoyarnos en buscar lo mejor para desaparecer la pobreza, la explotación, el terrorismo, la coacción, el totalitarismo, la familia, la vida y todo lo que atente contra el bien y la libertad del ser humano. No importa quien esté; no importa quien haya ganado; importas tú y yo; importa Estados Unidos; importa el mundo.


Coincidirán conmigo que para estar en disposición de caminar por este sendero, se hace necesario antes buscar donde está la Verdad que nos ilumine y le de sentido a todo esto, porque nuestros criterios humanos siguen diciéndonos "ojo por ojo y diente por diente"; tanto vales, tanto recibes; tanto tengo, tanto soy considerado e importante; tanto doy, tanto tendrán que darme. Por nuestra condición humana no podemos escapar a estas tentaciones y, aunque somos buenos y hacemos cosas buenas para los demás, también somos malos y capaces de hacer cosas malas para los demás. La historia nos lo demuestra y no los dice.


Necesitamos un apoyo que nos ilumine y nos inspire a encontrar el camino de paz, justicia y libertad, y eso sólo se encuentra en la Verdad. Encontrándola estaremos salvados. Hay una "Ley Natural" que nos ha inspirado y lo seguirá haciendo, depende de nosotros, sí somos capaces de mirarnos y volver a la fuente que nos ama y no protege.


jueves, 6 de noviembre de 2008

¿Ha llegado el cambio?




Me parece muy convincente el discurso del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, pronunciados ante sus seguidores en el parque Grant de Chicago en la madrugada del miércoles tras oficializarse su triunfo ante John McCain.

Nacido en Honolulu el 4 de agosto de 1.961. Será el primer afroamericano en ejercer el cargo. Además, ocupa el cargo de Senador Junior en Illinois. Es el quinto legislador afroamericano en el Senado de los Estados Unidos, el tercero desde la era de la reconstrucción y el primer demócrata

A simple vista una persona preparada y relevante. Digna y como debe ser para un cargo tan importante y de una responsabilidad ingente. ¡Hablamos de la primera potencia mundial! Debo de reconocer que su discurso está impregnado de valores patrióticos y apoyados en fundamentos de derechos naturales que elevan a la persona a su propia dignidad. La justicia, la libertad, la unidad, la igualdad son valores que buscan el bien y proclaman el amor entre los hombres.

Porque aplicarlos es lo mismo que proclamar amarnos.Quienes se aman se hacen justicia, se respetan sus libertades, permanecen unidos y se identifican con el mismo derecho e igualdad ante las oportunidades y bienes de la tierra. Me llenan de alegría el escuchar frase como:"a aquellos que derrumbarian al mundo, os vamos a vencer. Y a aquellos que buscan la paz y la seguridad: os apoyamos".

Y a aquellos que se preguntan si el faro de Estados Unidos todavía ilumina tan fuertemente: "esta noche hemos demostrado una vez más que la fuerza auténtica de nuestra nación procede , no del poderío de nuestras armas ni de la magnitud de nuestra riqueza, sino del poder duradero de nuestros ideales: "la democracia, la libertad, la oportunidad y la esperanza firme

En su discurso, bajo mi humilde parecer, se esconde un claridad de ideas y objetivos firmes y decididos por la defensa de los derechos e igualdades entre los hombres. Y, como denominador común, un firme propósito de provocar un cambio desde el convencimiento y la esperanza en que podemos hacerlo, porque ya lo hemos hecho a lo largo de la historia, y ahora en la esperanza de que podemos avanzar y superarlo.

Sin embargo, en un momento de su discurso apoya todos sus fundamentos sobre los valores de la autosuficiencia y la libertad del individuo y la unidad nacional. Y es aquí donde discrepo y veo el peligro. ¿Quién le va a guiar? ¿De dónde van a salir los criterios y discernimientos que definan lo que es bueno o malo? ¿Los va a determinar él? ¿De dónde se iluminará para tomar una decisión sobre lo que pasa en este mismo momento en el Congo (www.yosoycreyentecatolico.com/2008/11/es-ms-difcil-que-entre-un-rico-en-el.html)

Porque no es el poseedor de la Verdad, ni sus consejeros tampoco. Hoy puede aceptar y mañana puede equivocarse. Hoy le puede parecer esto bien y mañana no tan bien. Hoy puede estar defendiendo la vida y mañana puede verse abocado, por presiones, a establecer la muerte. La Verdad no está en el hombre sino se nos ha dado impresa en la Ley Natural que nos ilumina e indica el camino

Y me hace temblar, en una expresión contradictoria, cuando manifiesta que en momentos de escepticismo y dudas y con aquellos que nos dicen que no podemos...contestaremos con ese credo eterno que resume el espíritu de un pueblo: "Sí podemos". Y termina dando gracias. Que DIOS os bendiga. Y que DIOS bendiga a los Estados Unidos de América.

Cuando uno pide la bendición de alguien, significa que le está pidiendo su consejo, su sabiduría, su protección y su asistencia. Bendecir significa invocar la protección divina en favor de una persona o cosa. En el caso que nos ocupa: "de la nación más poderosa del planeta tierra". Pedir la bendición es estar dispuesto a seguir esa protección demandada y por lo tanto dejarse guiar por su providencia y sabiduría.

Espero que el Sr. Obama, con todo su saber, sepa lo que dice y promete y entienda que sin la paz, sabiduría y fortaleza que solo nos viene del SEÑOR, Estado Unidos, ni nadie puede llegar al puerto de la Verdad que nos salva y nos hace libre



martes, 4 de noviembre de 2008

¡Es más difícil que entre un rico en el Cielo que un camello pase por el ojo de una aguja!









Se llama coltán. Algunos analistas consideran que, con el tiempo, será más importante que el petróleo. Sin embargo, no provoca los ríos de tinta que causa el oro negro. El silencio eclipsa los horrores que este mineral provoca en el corazón de África. En consecuencia, no parece haber calado en la conciencia social.

Quien posea un teléfono móvil, tiene coltán en sus manos. Es la piedra filosofal que hace los móviles más ligeros, los televisores más planos. Se trata de uno de los más preciados tesoros del primer mundo. Superconductor de electricidad, muy maleable y capaz de soportar el calor mejor que el cobre, el coltán (abreviatura de columbita y tantalita, minerales que contiene este tipo de roca) se ha convertido en la piedra angular de la tecnología más puntera.

Es un elemento fundamental en estaciones espaciales, armamento militar, ordenadores portátiles, consolas de videojuegos (el retraso de la PlayStation 2 en el 2000 fue debido a la falta de coltán), aparatos clínicos... Pero el 60% de la extracción de este mineral está dedicada a la telefonía móvil.

No es extraño que el precio del coltán se haya multiplicado por cien en los últimos veinte años, desde que el uso del móvil se generalizó en 1990 en Occidente, haciendo que el mineral alcanzase los 400 euros el kilo en el mercado.

Se trata, por tanto, de un componente clave en el engranaje económico de las nuevas tecnologías, esclavizadas por una demanda, creciente, que ha disparado la necesidad del preciado tesoro. La víctima de esta ambición es un país: la República Democrática del Congo. (RDC).
El Congo.

El 80% de las reservas mundiales de coltán se localizan en este país de África Central desestabilizado por las guerras y con un Estado débil, que tiene por delante la lucha contra la corrupción y la pobreza tras años de conflicto fratricida.

El coltán puede considerarse como la principal causa del desencadenamiento de la última guerra en el Congo, con la implicación de Ruanda y Uganda.
Los principales destinatarios del mineral son Estados Unidos, Alemania, Bélgica y Kazajistán. Numerosas oenegés y la ONU denunciaron en vano la situación, pero ni Estados Unidos ni Europa han mostrado voluntad política para acabar con el conflicto en detrimento de sus intereses particulares.

Mientras el hombre no purifique su ansia de poder, de grandeza, de ser su propio dueño, nada cambiará en nuestro conflictivo mundo. Todo seguirá igual: habrá más corrupción, más atropellos, más muertes, más esclavitud, más de todo lo que se quiera añadir. Como diría Cherteston: "quita lo sobrenatural y, lo natural, se convertirá en antinatural".

Y así es, en la medida que el hombre se olvida de DIOS, se ve obligado a buscar en sí mismo o a tomar de una ideología sus referencias y finalidades; y, al no admitir un criterio objetivo del bien y del mal, ejercen sobre el hombre y sobre su destino un poder totalitario, declarado o velado, como lo muestra la historia.

Toda institución se inspira, al menos implícitamente, en una visión del hombre, quiera o no quiera, y de su destino, de la que saca sus referencias de juicio, su jerarquía de valores, su línea de conducta. La mayoría de las sociedades han configurado sus intituciones conforme a una cierta preeminencia del hombre sobre las cosas. Sólo la religión divinamente revelada ha reconocido claramente en DIOS, Creador y Redentor, el origen y el destino del hombre.

Cuando el hombre se aparta de este camino, irremediablemente se precipita hacia un orden desencarnado de la vocación a la que es llamado y, por lo tanto, se hunde en su propia desgracia al rechazar la llamada a su propia felicidad. Creyéndose en poder ser dueño de su propio destino, cae en la red (hedonismo) de su propia muerte, obligado por sus referencias de juicio, su jerarquía de valores y su línea de conducta.

Consecuencia de todo ello, la portada de esta reflexión y todo lo que atisbamos a nuestro alcance nos hacen realidad , no son simples conjeturas, lo que estamos diciendo. Nuestra propia historia nos documenta con sus hechos lo que reiteramos, dícese del nazismo, comunismo... etc., hasta llegar al aborto, eutanasia, bioética embrionaria, Irak, Congo y pónganse a pensar...

El hombre cuando se constituye en su propio dueño y señor queda atrapado en su propio egoísmo y su objetivo inmediato es satisfacerce a sí mismo y buscar su propio bien y felicidad. Felicidad que encuentra en poseer y poder y sumergirse en el más puro hedonismo. Esto desemboca en las barbaridades que estamos viendo. El otro desaparece para convertirse en un enemigo a someter para mi propio servicio.

El hombre cuando se constituye en su propio dueño y señor queda atrapado en su propio egoísmo y su verdad pasa primero por satisfacerse a sí mismo y luego, según su intereses y su bondad del momento hacer algo por los demás, pero su mirada y su centro está en el bien personal. Así se puede explicar que está pasando en nuestro mundo.


sábado, 18 de octubre de 2008

El tiempo apremia



Grupos de interés y partidos políticos

Ardo en deseos de gritar a los cuatro viento la imperiosa necesidad que tenemos de hacer una seria reflexión sobre la dirección que llevamos en nuestras vidas. Permanecemos expectantes ante la estampida, que se avecina al abismo, irracional y sin sentido, llena de contradicciones y disparatada. No hay coherencia entre lo que se piensa y lo que se hace; no hay referencias donde beber los valores que dignifican a la persona humana; no hay nada, ni nadie que nos alumbre y nos de sentido y razón de nuestro existir y nuestro ser.

Todo es según el cristal con que se mire y, en la mayoría de los casos, de quien lo mire ( relativismo). Los instintos prevalecen a los afectos y sentimientos y, estos, de forma arbitraria y según sientan dirigen mi voluntad y anulan mi razón para, sin ninguna referencia Absoluta, perderse en la tela de araña que nos envuelve y nos dirige: el mundo y sus manipuladores.

Nuestros impulsos instintivos deben estar integrados en nuestros afectos y estos en nuestros sentimientos, pero nuestros sentimientos, lo que deseo y no deseo, deben estar integrados en nuestra voluntad. Nos ha sido donada para, empleándola libremente, ponerla al servicio del bien y encauzar y dirigir nuestros afectos, sentimientos e instintos: ese es el sello de nuestra propia esencia humana y lo que nos distingue y nos hace diferente a otro cualquier ser viviente.

Pero nos encontramos con el gran problema: ¿quien alumbra, ilumina, dirige y nos sirve de referencia? Fuera de toda duda está que el hombre no es ni se constituye en ninguna referencia para iluminar a otro, pues la luz que el pueda aportar no llegar a iluminar todo el campo que el otro necesita ver para caminar. Somos luces y sombras y sobran las palabras, pues la vida y la historia se encarga de descubrírnoslo.

Enfrascados en constituirnos en nuestros propios guías observamos perplejos como a lo largo de la historia las ideologías humanas, nacidas como esperanza y futuro de respuesta a la búsqueda del bien y la felicidad del hombre, han sucumbido en desastres y disparates que han llevado al hombre a su propia destrucción. Hoy sin más, estamos entrando en una espiral de contrasentidos
que nos desequilibran y amenazan destruirnos.

Sólo es cuestión de tiempo, por eso el tiempo apremia, pues en la medida que avanzamos hacia el sin sentido y disparate, más costará el regreso a la sensatez, al razonamiento, a la fe y al buen camino. Se necesita educar en el discernimiento y en el juicio critico; se necesita integrar lo instintivo, que nos animaliza, en lo afectivo, (ternura, afecto, sentimiento), y lo afectivo en la voluntad (no hago lo que me apetece y quiero, sino lo que debo y es bueno para todos), y mi voluntad debe estar integrada en mi razón, que me indica lo razonable y lo que es bueno, moviendo mi voluntad a tal fin. Y mi razón debe estar alumbrada por la fe en la Única Verdad Absoluta que lo ilumina todo y le da verdadero sentido a la vida.

Desde ahí, desde la crisis de valores tanto materiales como espirituales tenemos que purificar, limpiar todo el fango que nos ciega para sentar los criterios de la Verdad que nos salva y ponerlos en acción. Es tiempo de acción y de concretización. Se hace necesario cribar y asentar los criterios que nos dignifiquen y eleven a nuestra más pura condición humana.


Y no hay tiempo que perder. La Iglesia reclama hoy con urgencia hacer presente a DIOS en la vida pública ante la osadía de quienes habiendo decidido que DIOS ha muerto, se declaran a sí mismos dios, considerándose el único artífice de su propio destino, el propietario absoluto del mundo. Sin embargo, debemos preguntarnos : ¿somos de esta forma más felices?; ¿somos verdaderamente más libres?; ¿se puede construir una sociedad donde reine la libertad, la justicia y la paz?

O, por el contrario, ¿no sucede más bien, como lo demuestra ampliamente la crónica diaria, que se difunden el arbitrio del poder, los intereses egoístas, la injusticia y la explotación, la violencia en todas sus expresiones? Al final, es que el hombre se encuentra más solo y la sociedad más dividida y confundida.

Y una gran responsabilidad está en los partidos políticos que, en lugar de crear ciudadanos críticos, hacen justamente lo contrario: ciudadanos leales al partido. Nada se debate; nada se pone en tela de juicio; todo se admite y se acepta; todo vale y lo que importa es mantener las cotas de poder y la ambición de sus propios intereses. Los partidos se han convertidos en verdaderos rebaños de ovejas guiados por pastores ciegos y corruptos.

Ha llegado la hora de irrumpir con la verdad del Evangelio en la vida pública y adherirnos, sin miedos, de que estamos defendiendo la verdad en beneficios del bien común y la autentica libertad.

jueves, 16 de octubre de 2008

Subrogación gestacional o útero subrogado


En los últimos tiempos, la mejor garantía para que una estrella acapare portadas, es tener gemelos. Tras los gemelos de Jennifer López y Marc Anthony, han llegado los de Brad Pitt y Angelina Jolie, quienes eran ya famosos antes de nacer. Jolie nos fue preparando luciendo su embarazo por toda fiesta y festival que se precie.

Sin embargo, ha sido Ricky Martin quien ha dado el campanazo, al anunciar por sorpresa que se ha convertido en “padre de hermosos gemelos”, y que va a dejar la vida loca por un tiempo para dedicarse a criarlos.

Lo novedoso de los gemelos del astro de la canción latina es que no se sabe de qué útero han salido. Las fotos muestran a Ricky Martin jubiloso con un hijo en cada brazo, pero solo. La oficina de prensa del cantante se ha limitado a decir que “nacieron vía método de subrogación gestacional”.

No hay modo más directo de normalizar una práctica antes mal vista, que buscarle un nuevo nombre tan aséptico como sea posible. Antes se llamaba a esto “madre de alquiler” o “útero de alquiler”, pero es demasiado crudo, evoca el dinero y hasta puede dar argumentos de telenovela latinoamericana. Así que llamémoslo “subrogación gestacional”, que suena tan neutro como “nacidos por cesárea”.

Hay que suponer que Ricky Martin considera que se basta él solo para criar y educar a sus hijos. Después de todo, la Ricky Martin Foundation que preside, se dedica a abogar por los derechos y el bienestar de los niños. En su web un lema nos recuerda que: “Todo niño tiene derecho a jugar, a reír, a aprender el ABC, y a ser saludable”.

Pero parece que en la nueva concepción de familia alternativa, los niños han perdido un derecho que antes no se discutía: el derecho a tener un padre y una madre.

En la declaración de los Derechos del Niño, aprobada por la ONU en 1959, se lee en el principio número 6 que el niño “siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y (...), salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre”.

Siempre ha habido niños que, por fatalidad o abandono, no han podido contar con sus dos padres; pero lo nuevo del fenómeno actual es la normalización de “huérfanos de encargo” para satisfacer las ansias de maternidad o de paternidad de un adulto.

Sin duda, quien toma esa decisión piensa que con el amor que tiene a ese niño lo va a criar perfectamente y sin que nada le falte. Pero el cariño no suple la ausencia objetiva de uno de los progenitores.

En estos casos de procreación artificial en solitario, un adulto decide que su hijo no necesita una madre o un padre. Pero, ¿qué pensaríamos de unos padres que decidieran que su hijo no necesita amigos, porque ya están ellos para darle apoyo, cariño y compañía?

No deja de ser curioso que se intente “normalizar” la maternidad de alquiler en un momento en que la ciencia está comprendiendo mejor que “el embarazo no consiste sólo en llevar a un bebé; es una experiencia fundamental que modela a los dos protagonistas: la futura madre y el niño en gestación”, advierte el ginecólogo francés René Frydman.

“Apenas estamos empezando a descubrir la complejidad y la riqueza de la interacción entre la madre y el bebé en el útero”. Pero la “subrogación gestacional” sólo atiende a los deseos del que hace el encargo.

Cuando el hombre se desvincula de su origen y se constituye en dueño y señor de si mismo, ocurre que empieza a darse cuenta que se está perdiendo y que no encuentra camino, ni sentido a lo que ha emprendido. Es la sinrazón manifiesta en la vanidad más engreída y suficiente de alguien que se cree superior a su creador y que lo niega rotundamente.

Pero luego, sucede que su propia dignidad y esencia ha sido infundida y creada de fuera, por ALGUIEN al que está llamado a regresar y que no descansará hasta llegar a ÉL. Y, mientras recorre y recorre el camino que su pecado le ha llevado a proyectar, tropieza y se desmorona con la utopía de su propia soberbia.

La sabiduría infinita de DIOS es inalcanzable, y el hombre nunca podrá entenderla y menos alcanzarla. Estamos tan ciegos que no nos damos cuenta que volvemos a cometer, creo que nunca hemos dejado de hacerlo, el pecado de desobediencia que cometió Adán. Y mira que el pueblo judío, su pueblo, lo expresó muy claramente en el Génesis.

Nos parece una leyenda, fábula o cuento, pero nosotros lo hacemos a diario: ¡"sí como de este árbol seré como TÚ"!. Y, a menos que observemos con un poco de serenidad y paciencia, nos daremos cuenta que el camino que llevamos es idéntico que el de Babel.

lunes, 6 de octubre de 2008

Comienza la vida






Millones de espermatozoides se dirigen hacia el óvulo, pero sólo unos centenares llegarán hasta la trompa de Falopio y solo uno fecundará al óvulo. ¡Es el momento de la concepción, nace la vida"!

Gran parte de la comunidad científica mantiene que desde el momento que existe una célula hay vida. Al cabo de unas horas de ser fecundado, el óvulo se divide en un cigoto de dos células, luego en uno de cuatro y así hasta llegar a un blastocisto que consta de un centenar de células.
A las cinco semanas, en el centro del embrión se vislumbra el corazón que ya late. Comienza a desarrollarse rudimentarios vasos sanguíneos. Una banda en forma de cresta constituye el tubo neural. Éste recorre el embrión y formará la médula espinal y el cerebro.

Muchos científicos defienden la existencia de vida desde el primer momento de la fecundación, pues se genera una célula con una carga genética que convierte a ese ser en un individuo único e irrepetible en la especie humana.


Este punto de vista científico tiene además un amplio respaldo en buena parte de la sociedad que asume la existencia de vida desde el principio y que la defiende desde un punto de vista moral y ético. Y ya desde una esfera jurídica, el respaldo a este principio llega hasta la cima del corpus legislativo, toda vez que el propio Tribunal Constitucional en sentencia del mes de abril de 1985, reconoce los derechos que asisten al “nasciturus”.

En ese fallo se deja sentado que la protección que la Constitución dispensa al “nasciturus” implica para el Estado dos obligaciones: la de abstenerse de interrumpir o de obstaculizar el proceso natural de gestación, y la de establecer un sistema legal para la defensa de la vida que suponga una protección efectiva de la misma y que, dado su carácter fundamental, incluya como última garantía, las normas penales.


Más allá de establecer plazos o supuestos, existe otro, primero, que erradica a los demás: “desde que un solo espermatozoide logra horadar la membrana del óvulo y fecundarlo comienza la fascinante aventura de la vida”. Es decir, desde el momento de la fecundación se forma una célula con una carga genética que hace a ese individuo un ser único en su especie. Una célula se define como una unidad de vida en todos los manuales de Biología Celular.

Si se deja que un cigoto se desarrolle se generan todas y cada una de las estructuras que forman el ser humano. El cigoto es la única célula que contiene en su origen, en sí misma, cada una de esas estructuras, explica Mónica López Barahona, ex consultora de Bioética para la ONU y directora del Máster de Bioética de la Universidad Rey Juan Carlos.

Es muy poco fiable un Gobierno que se salte a la torera la Constitución y las obligaciones que esta le confiere, pues el que no es fiel en lo grande tampoco lo es en lo pequeño. Poco a poco irán cayendo todos los valores que protegen a la familia y a la sociedad en general y la vida se irá empeorando en todos los órdenes.

La vida existe porque existe la familia natural, abierta a la vida, estable, responsable y segura. De la misma manera, la sociedad existe porque se unen las familias y forman los pueblos. Por lo tanto, si la familia está sana y saludable, tendremos de rebote una sociedad sana y saludable, de modo que es una gran inversión apostar e invertir en la familia. De tal manera que, se hace prioritario proteger la naturaleza intima del matrimonio y los fines para los que fue instituido.

Asegurar la moralidad familiar, protegiéndola y cuidándola, en estrecha relación con los padres, es asegurar la moralidad pública y social de nuestra sociedad. Es subcontratar unos maestros naturales e incondicionales para la buena formación y educación de sus futuros ciudadanos.

Resulta que, yo Gobierno, mato dos pájaros de un tiro: por un lado aseguro la buena convivencia y la base de la sociedad, y por otro, de la forma más barata, siento las bases para una sociedad más justa, más moral, más respetuosa, más solidaria, más formada y más digna encargándole a la familia la educación de sus hijos.

Ahora, me pregunto: ¿dónde está la inteligencia y la buena voluntad de los gobiernos? ¿O simplemente lo que quieren son sus propios intereses y egoísmos? Todo lo que es bueno, cuesta y el protegernos y respetarnos tiene un precio: “buscar la Verdad por encima de nuestras apetencias y deseos”.

La Verdad, muchas veces, es contraria a lo que nuestras apetencias y deseos demandan. El trabajo es algo a lo que tenemos que sobreponernos, pues por inclinación natural no deseamos trabajar y cuando nos movemos es porque nuestros instintos nos mueven a obtener lo que necesitamos para conservarnos y poder vivir. De la misma forma, nuestros padres nos educan para habituarnos a luchar contra corriente y realizar lo que nos conviene aún a riesgo de que sea contrario a nuestros gustos y deseos: nos inducen al esfuerzo, al estudio, al sacrificio, a la solidaridad, al compartir, a la paz, a… etc.

Proteger, colaborar, subvencionar y defender a la familia natural, fundamento del matrimonio, es lo prioritario y lo más inteligente y rentable que puede hacer un Gobierno que se precie de saber gobernar.

La persona, antes que el Estado





Ecuador se juega, este domingo, cuál será en el futuro su modelo de sociedad. El Presidente, Rafael Correo, ha convocado un referéndum sobre un proyecto de Constitución redactado a su imagen y semejanza ideológica. Los Obispos denuncian que ampara el aborto y ataca a la familia y la libertad de educación.
Parece como calcado de nuestro propio país, porque aquí está pasando lo mismo, a pesar de que nuestra Constitución diga o proteja unos derechos, el Gobierno de turno se los salta y aplica demagógicamente otros, ante la pasividad y permisividad de todos los ciudadanos, católicos, protestantes, anglicanos y todas las personas de bien.

En Ecuador, los Obispos han dado un paso al frente ante tal proyecto promovido por el Presidente, porque contiene ambigüedades, más o menos explícitas, que pueden ser interpretadas a favor del aborto, de la equiparación de las uniones homosexuales a la familia y del estatalismo en la educación. El texto también plantea dudas sobre el respeto del derecho fundamental a la libertad religiosa.

Ante esta realidad, los 33 obispos del país han manifestado su oposición al proyecto de Constitución, y han convocado numerosos encuentros de oración. En una declaración pública, los obispos han constatado con realismo que el texto se opone tanto al Catecismo de la Iglesia católica, como al Modus vivendi firmado entre la Santa Sede y el Gobierno del Ecuador, en vigor desde 1937.

“No nos alineamos con nadie, somos los mismos desde hace dos mil años”, advierten al inicio de su comunicado. De hecho, recuerdan, su rechazo ha sido “compartido con más de 800.000 firmas entregadas a la Asamblea Constituyente y también por los hermanos cristianos evangélicos y otros ecuatorianos de buena voluntad”.

Respecto de los derechos fundamentales, explican los obispos, el proyecto constitucional “deja la puerta abierta a la supresión de la nueva creatura en el seno de la madre”, además de “equiparar a la familia la unión de personas del mismo sexo. Otro de los puntos de fuerte desacuerdo es la preeminencia del Estado por encima de las personas: “en una democracia real, el Estado está al servicio de la persona y de la sociedad, y no las personas y la sociedad al servicio del Estado.


Descubrimos que el estatismo parece ser un hilo conductor de la nueva Constitución”. Este estatismo es especialmente patente en la educación, ya que, según los obispos, “el Estado se arroga el derecho de determinar lo que se tiene que enseñar y lo que se tiene que ignorar. Indudablemente para asegurarse de por vida el puesto de gobernante y el poder de hacer lo que les venga en gana.


Y añaden: “bajo la afirmación de que la educación es un servicio público, se considera la educación particular y fiscomisional (concertada) como una mera concesión del Estado y no como una expresión del derecho de los padres de familia. Aunque el Gobierno actual siga todavía delegando a establecimientos particulares la facultad de educar, no hay ninguna garantía de futuro, cuando el Estado adquiere la facultad de regulación y control de todos los aspectos de la educación.

La actitud de los obispos y los actos públicos en los que la han manifestado ante la oposición han provocado las iras del Presidente Correa, quien ha lanzado duros ataques contra ellos. Les ha acusado de “hablar de DIOS y no conocerlo; hablar del respeto a la vida y no respetarla; de resucitar el conflicto Iglesia – Estado, que está superado hace cien años”…

El Secretario de la Conferencia Episcopal le ha respondido en estos términos: “los sacerdotes no somos espectros fantasmales vestidos de negros, ni pelucones, ni perversos mentirosos como su millonaria publicidad afirma, sino ciudadanos que, como usted, servimos al pueblo, a veces sin reconocimiento ni remuneración; no recibimos sueldo o prebenda alguna del Estado, y por eso tenemos la libertad para expresar que no estamos de acuerdo con todo lo que el poder plantea como si su voz fuera el criterio único de verdad, sobre todo en temas que afectan a la moral y la vida ( de la revista Alfa y Omega, nº 608 – 25-09-08 – sección Mundo).

Y desde esta realidad, no sólo en Ecuador sino por toda Suramérica, Asia, África y Europa, se hace necesario elevar la voz con firmeza y valentía; sin titubeos ni indecisiones; sin permisividad ni acuerdos flexibles y ambiguos; con claridad e inflexibilidad desde la Única Luz que alumbra al mundo; con radicalidad evangélica según la Palabra de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.


Dispuestos a defender la verdad aún a riesgo de nuestra vida. Al estilo de Juan el Bautista alzando la voz en el desierto para denunciar toda inmoralidad, toda injusticia, toda banalidad y egoísmo. De manera firme y radical y sin concesiones de ningún tipo. Sin bajar la guardia. Llamando al pan, pan y al vino, vino. No cediendo en acuerdos flexibles y oscuros que puedan interpretarse demagógicamente y de diversas maneras. Con absoluta claridad y punto.

Hay valores que no admiten componendas. Tampoco hay que pensar en la buena voluntad del Gobierno, pues tiempo ha tenido para darla a mostrar y no ha sido así. No traguemos con los conceptos de tradicional y moderna, pues la familia es algo natural como la vida misma.


El derecho a la vida, a la libertad religiosa, a la educación de los hijos son valores innegociables.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

El dialogo de los poderosos




Las contradicciones de los países ricos


Creo que difícilmente se pondrán de acuerdo los poderosos en promover medidas y leyes favorables al bien común. Entre otras cosas porque la avaricia siempre demanda más avaricia y el saco nunca se llena cuando la mirada está poseída de forma avariciosa.

Mientras ellos discuten sobre el Euribor, el petróleo, las hipotecas, el consumo y otras cosas más, los que componen el pueblo, porque ellos están en otro nivel, son los servidos por el pueblo, se debate en horas y horas de trabajo para poder mal vivir cada instante de su vida.

Todo permanece escondido porque los niveles de la ultra pobreza hasta la súper riqueza están estratificados de forma que es muy difícil levantar la voz u organizarse para levantarla.

Los hay que se mueren de hambre y tienen que robar para vivir; también los hay que quieren vivir bien sin trabajar y por eso roban; los hay que trabajan y trabajan y viven; los hay que trabajan y viven relativamente bien; los hay que trabajan y viven muy bien, han tenido, y lo han aprovechado, la oportunidad de cursar una carrera y ahora están bien situado y gozan de una situación privilegiada.

Y luego están los que han trabajado, pero también se han aprovechado de su astucia, inteligencia y oportunidad para enriquecerse, con frecuencia con el trabajo y sometimiento de otros. Ahora son los poderosos y los que mandan. Mandan no perder su privilegio y su estatus de poder.

¿Cuáles son las situaciones justas o injustas? ¿Quién se atreve a juzgar y a señalar el o los caminos por donde hay que conducirse a fin de conseguir una sociedad más justa y equitativa?

Sólo señalar actitudes que podrían ir mejorando la situación de todos, para transformar nuestro entorno humano en un entorno humanizado. Y con humanizado quiero significar: más justo, más solidario, más igualitario, más participativo, más respetado, más libre, más compartido, más humilde y bondadoso.

Y es ahí donde empieza el follón y las dificultades, porque más justo significa, que lo que hago yo, entendiendo el hacer bien, lo pueda hacer también el otro. Más solidario quiere decir que si he sido más agraciado inteligentemente, ese don de la inteligencia lo ponga al servicio de los otros. Lo ponga para que seamos más iguales, porque todos somos origen de un mismo Principio.

Significa que mi participación sea la oportunidad para que otros, también, participen y, por consiguiente, sean respetados y libres al tomar sus decisiones. Eso nos llevaría a, no sólo a estar uno junto al otro, no enfrentados, sino apoyados y dispuestos a compartir humildemente y llenos de bondad.

De esta forma, todo se vería con la mirada del bien para todos y bajaría el Euribor, las hipotecas, el petróleo, el consumo desordenado y otras cosas más, porque son las cosas las que deben estar al servicio del hombre y no el hombre al servicio de las cosas. Pero el hombre, causa de todo mal, no permite que eso sea así e impone sus tareas y deberes para, luego, recoger su particular cosecha propia de él y para él.

No hay esperanza que pueda prometernos un mundo mejor, ni si quiera para nuestros hijos, porque cada generación tendrán la capacidad de decidir el camino que quieren recorrer. Y si así no lo hicieran, no serian libres y sin libertad seriamos esclavos. Esclavos de nuestras propias ideas, avaricias y egoísmos.

La única esperanza está fundada en nuestra vocación a la eternidad. Eternidad donde si reinará un mundo tal como lo deseamos y percibimos. Y esa eternidad sólo descansa en nuestro PADRE DIOS.

martes, 23 de septiembre de 2008

Juntos hasta la muerte





Recuerdo que es el título de una película. Una película del oeste americano. Sus protagonistas fueron Joel McCrea yVirginia Mayo. Una película cuyo argumento, desterrando la violencia y la agresividad, encierra una profundidad tan grande e importante como que en ella se fundamente el sostén de la sociedad.

Es verdad que tenemos que extraer las cosas malas que trae consigo el egoísmo que mata todo aquello que se interpone a nuestros deseos, pero lo malo, qué está en el mundo por causa de la mala elección que el hombre hace, se comprende que debemos extraerlo y purificarlo, pues la violencia engrenda violencia. Hasta en eso, la pélicula nos enseña a discernir y a saber mirarla con inclinación al bien.

Puede pasar desapercibida, como tantas otras cosas, pues sólo pueden verlas aquellos que van atentos por la vida y despierto ante los acontecimientos que, a cada instante, se producen en sus vidas.

Juntos hasta la muerte encierra el compromiso de superar todas aquellas barreras que, en el devenir de nuestra vida, nos separan y nos alejan: la infidelidad, la indiferencia, la posesión, el egoísmo, la incomprensión, la mentira o falta de sinceridad, el interés egoísta, avaricia, soberbia, vanidad… etc.

Tras vivir un cúmulo de vicisitudes y experiencia; tras experimentar entrega, disponibilidad, servicio, y recibir indiferencia, ingratitud, infidelidad, todo se supera juntos hasta en el momento de la muerte con una confesión autentica de amor imposible de vivir el uno sin él otro. Con un sacrificio de ocupar uno el puesto del otro hasta entregarme a la muerte para que tu sigas con vida.

Con una locura que, en la desesperación, les lleva a morir desesperanzados al apoyarse solamente en lo puramente humano y material. Prima lo belicoso ante lo pacifico; se exalta la pasión desenfrenada y loca ante la paz y el bien sosegado y puro; se cambia el deseo por la responsabilidad de respuesta responsable.

Fue una lección maravillosa de lo que debe ser el compromiso, no los medios, ni la responsabilidad, del amor. Amar es morir, poco a poco, a las respuestas de desamor que recibimos del otro. Amar es dar ante la respuesta del que sólo recibe. Amar es la espera en el servicio, fidelidad, comprensión, silencio, ejemplo, testimonio del que sólo espera ser amado.

Amar es comprender que, como una pareja se necesita el uno al otro, sin mí, tú no eres, y sin tú, yo no soy. Igual que las aves necesitan dos alas para volar; igual que el pico necesita dos parte, superior e inferior, para poder picar y comer; igual que el hombre necesita dos pies para poder caminar, la pareja que forman un matrimonio (hombre y mujer) necesita dos corazones que se amen para poder continuar y perseverar.

La comunidad conyugal está establecida sobre el consentimiento de los esposos. Y está ordenado al bien de los esposos y a la procreación y educación de sus hijos. Es decir, abiertos a la vida y a la protección de esas vidas que de ellos se originen.

No es una familia, ni una comunidad conyugal lo que está unido sólo por amor carnal y atracción física, cuya sostén es el placer y la lujuria, puesto que no hay compromiso de abrirse a la vida como respuesta a ese amor entregado que se derrama en amor compartido con los hijos: sus frutos.

No podemos confundir amor con deseo, ni responsabilidad con sentimientos y afectos. Somos seres libres y como tales estamos capacitados con voluntad para encauzar y educar nuestros sentimientos y afectos. No todo lo que anhelo y deseo es bueno en su totalidad y debo dirigirlo por medio de mi voluntad y libertad al bien personal y común de la comunidad conyugal y familiar. Los afectos para ser humanos tienen que ser educados.

En eso es en lo que falla el mensaje del idilio amoroso en los novios. Se queda en lo pasajero, en lo externo, en lo que caduca y se acaba. Y eso es lo que se asimila: cuando se acaba en lo que se apoya la unión, se acaba la unidad. Y eso no es amor. Será intereses, placer, egoísmo, pero nunca amor.

Amar es cosa de dos, pero de dos diferentes, distintos, desiguales, pero llamados a ser uno, no iguales, pero sí unidos, comprendidos, perdonados, ayudados, esperanzados, llenos de paciencia, sincerados, confiados… etc.
Se hace duro y difícil. Cuesta y se piensa pronto en desistir, en retirada, en busca de otro más en mi propia sintonía, de no tanta lucha y esfuerzo. No importa nada de nada: los hijos, el otro, la palabra, la fidelidad… etc., sólo yo y mi felicidad.

Y así es el mundo. Sólo yo y yo, y luego los demás sí no me molestan. Lo que sucede en el matrimonio es fiel reflejo de lo que sucede en el mundo. El mundo está así porque no funciona la comunidad conyugal, o mejor, la familia. Porque no está establecida sobre el consentimiento de los esposos. Porque no se entienden sus fines, o porque se buscan otros. Nuestra sociedad es reflejo de nuestras familias, porque en definitiva la sociedad es una yuxtaposición de muchas familias.

Por esto y muchas cosas más, como diría Luis Aguilé, si no se protege a la familia y sus valores, ley natural, ¿a dónde pretendemos llegar? Los resultados los estamos viendo: hijos sin hogar concreto, padres y madres diferentes, diferentes hogares, hermanos nacidos de padres diferentes, pleitos, litigios, confusión…etc.

Y nuestros dirigentes optan por el camino, bajo la mentira de la verdadera libertad, del conflicto, la separación, la verdad relativa de cada uno, según su egoísmo, sus intereses, su bien y no el bien común.

Porque libertad es buscar el bien de los demás, y cuando busco el bien del otro lo estoy amando. Claro, eso supone olvidarte de ti y morir a ti, pero, entonces, ¿qué es amar?
ÚLTIMAS REFLEXIONES