jueves, 5 de marzo de 2009

Libertad o buscar el bien propio y el de todos.





Son momentos que pueden marcar un rumbo en la historia de nuestro país. Son momentos en los que creo que el ESPÍRITU SANTO está guiando y alumbrando el camino que debemos seguir los que nos ponemos en sus MANOS para combatir la opresión, el libertinaje y las ideologías impuestas por los que no respetan los derechos, sino que imponen sus intereses.

Y sin darnos cuenta, guiados por la fuerza de sabernos guiados, hemos levantado la voz que clama justicia y libertad. Una libertad que busca el respeto, la igualdad, el derecho de buscar el mejor camino para conducirte y conducir a tus hijos. Es la libertad que nos lleva a buscar el bien propio y de todos los que, como personas de igual dignidad, conforman la sociedad y el mundo que habitamos.

Porque libertad no es imponer, ni decidir por otro, ni someter lo que yo creo que es bueno (puedo estar equivocado), ni marcar un programa, ni siquiera influir en que hagas lo que a mí me parece. Libertad es simplemente amar y querer para los demás lo que quiero para mí; libertad es proponer desde el respeto y la comprensión el camino a buscar el bien, la justicia y la paz.

Y eso no se impone con criterios y lecciones e ideologías, porque nadie marca el modelo, ni la inteligencia que pueda alumbrar el camino y la verdad absoluta. Sólo desde la Ley Natural y la Absoluta Verdad contenida en DIOS se pueden seguir las pautas de encontrar el verdadero bien que significa ser libre. Porque precisamente lo que te hace libre es la Verdad, la Verdad con mayúscula.

El estribillo de la canción "Ni un paso atrás" se ha convertido ya en toda una declaración de intenciones por parte de los padres objetores a "Educación para la ciudadanía". Unos padres que comenzaron una batalla legal y administrativa contra la deriva totalitaria del Estado y que protagonizan, desde hace tres años, la mayor batalla de la sociedad civil de toda Europa.

Su éxito está en la cohesión de las plataformas, en su defensa de los derechos de sus hijos y en no identificarse con ninguna sigla política. Es la fuerza de los débiles. Pero también, y esa es la intención de mi reflexión, debemos tener apoyo, sin que eso signifique dependencia, en el espectro político. Y ahí concentrar todos nuestros votos para cambiar las leyes injustas, de muertes y de esclavitudes.

Es ahí donde levanto mi humilde voz para recabar unidad, liderazgos y concentración y aunarnos en las urnas para concentrando todos a una, una sola voz, podamos tener poder de decidir la defensa de la vida, la educación, los derechos, las igualdades y el respeto a ser tratados todos como personas dignas e hijas de un mismo PADRE.

21 comentarios:

María Angélica dijo...

La libertad es querer lo que el otro no quiere.
Dios Padre nos hizo hombres y mujeres libres y siempre debemos estar mirando hacia ÉL.
Con amor en Cristo tu amiga chilena.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Sí, libertad es no querer lo que no quiero tampoco para los demás. Dios nos ha hecho libre para, como tú dices, renunciar a elegir para mí lo que no quiero para el otro.
Un abrazo y pasate, no sé si lo habrás visto, por el blog de vivencias y mira las fotos de mi tierra: yosoycreyentecatolico.blogspot.com/2009/02/mi-articulo-200-es-el-canto-mi-tierra.html
Un abrazo.

Alter ego dijo...

Muy buenas!!!!!nuestra "sociedad democratica" y nuestras leyes son el reflejo de nuestra mediocridad como sociedad.Es realmente triste que eso ocurra en nuestro País.Mis saludos cordiales.

icue dijo...

Creo que la verdadera libertad es cuando estamos libres de toda ofensa aDios, en tonces estamos ligeros y volamos como las aguilas a las mayores alturas.
Un abrazo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Es el resultado de habernos alejados de DIOS y por consecuencia de quedarnos sumido en la mediocridad y en nuestra propia esclavitud. Así es, Alter, y por eso debemos luchar, lo que podoamos, para cambiarla.
Un abrazo y me alegro de verte por aquí.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Indudablemente, ICUE, cuando estamos en el SEÑOR somos completamente libres, porque ÉL precisamente es la libertad. En ÉL no hay ataduras, esclavitud, apetencias impuras y carnales, deseos de necesidades. En ÉL está la plena felicidad y, por supuesto, la libertad de hacer el bien: el Amor.
Un abrazo.

Hilda dijo...

Y es que la libertad sin la responsabilidad no es nada y esa asignatura aplasta los derechos humanos no los defiende como pretende. Suerte en su lucha. Saludos. Hilda

eligelavida dijo...

Querido Salvador: creo, como tú, que tenemos que manifestarnos también políticamente. Podemos estar más o menos de acuerdo con un partido político, pero debemos insistir en que hay unos PRINCIPIOS NO NEGOCIABLES que debemos ante todo defender. El Papa Benedicto los resume así: "...el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas".

Javier Fernández dijo...

Amigo Salvador, ya estoy de vuelta. Gracias por interesarte por mi trabajo, gracias a Dios por ahora tengo.
Estamos siendo manipulados totalmente por unos cuantos, que lo que quieren es transformar un pais como España para destruirlo.
Seguiremos rezando.
Un fuerte abrazo.

Padre Efrén+ dijo...

Apreciado hernano Salvador:
Me uno a vuestras legítimas reivindicaciones. La coherencia de esta entrada al blog habla por sí sola.
Que las bendiciones del Señor iluminen vuestro esfuerzo.
Un abrazo en Cristo Nuestro Señor.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Querida Hilda, libertad, entre otras cosas, como tu manifiestas, implica ser responsable, pues no siéndolo no hay libertad.
Un fuerte abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Esa creo, ahora hablando de responsabilidades, nuestra más e inmediata responsabilidad: unirnos y sumar nuestros votos para darle poder decisorio a nuestros representantes católicos y defender la vida, eutanasia, educación libre...etc. Creo que faltamos a la caridad y a la responsabilidad sí no actuamos, y ponemos nuestras capacidades en MANOS de realizar la Voluntad del SEÑOR, qué, pienso, no es otra que defender a los pobres(inocentes niños), los desauciados (eutanasia), los ignorantes (niños en la educación) y...etc.
Un fuerte abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Javier, tu lo dices, y yo junto a otros también, pero no debemos pararnos en eso. ¿Por qué nos dejamos manipular? ¿Por qué no reaccionamos? ¿Por qué no nos unimos y empezamos a depositar nuestro voto, mi voto, junto al tuyo, y al otro, y otro++++ y al frente el mejor dotado (los talentos) para que juntos, nuestra voz se pueda oír donde hoy no se le escucha, no tiene ningún valor, y mientras los niños caen como moscas, y los enfermos empiezan a ser desahuciado, y...etc.
Tenemos que decidir.
Un abrazo y bienvenido.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Padre Efrén+, muchas gracias por su fe y esperanza en que nuestras Iglesias sean una.Yo también así lo espero, pues no esperarlo sería no fiarme de nuestro PADRE, QUÍEN más lo desea. Pero siento la impaciencia del hijo que le reclama a su PAPÁ que arregle los problemas. Más me sereno y confío que se arreglaran cuando el PADRE DIOS quiera.
Un fuerte abrazo en CRISTO para toda su comunidad.Rezo por ella y me siento fortalecido por sus oraciones también.

Jose Menchon dijo...

Gracias por tu felicitación, Jovenzuelo!

DasGretchen dijo...

Pero querido Salvador: ¿a qué te refieres con las urnas?

Salvador Pérez Alayón dijo...

Me refiero, DasGretchen, a que tenemos que juntar nuestros votos en un solo punto, es decir, tenemos que, los católicos, formar un partido único y lo más fuerte que podamos, para estar representados en donde se toman decisiones y luchar desde dentro en la toma de decisiones contrarias a la Ley Natural y a la dignidad de la persona. Lo he comentado muchas veces y veo que también voces de prestigio como Juan Manuel Prada pienso lo mismo.
Un abrazo.

GAUDENCIO dijo...

Salvador:
Ésa es la verdadera libertad a la que todos aspiramos.
Un abrazo:
Gaudencio

Salvador Pérez Alayón dijo...

Así es GAUDENCIO, encantado de recibir tu comentario y totalmente de acuerdo. El camino es para eso, para acabar en la muerte, como JESÚS, y alcanzar la eterna y feliz libertad con ÉL, por ÉL y en ÉL.
Un abrazo y que nos sigamos apoyando.

FOTELIAS dijo...

Me gustaría que recibieras el premio que te he dejado en mi blog y aceptaras tenerlo en tu blog.

BENDICIONES y Un abrazo
FOTELIAS

Salvador Pérez Alayón dijo...

No sólo lo recibiré con mucho gusto, sino que es un honor para mí recibirlo. Y más sabiendo y ofreciéndolo para Gloria del SEÑOR, que por su Gracia podemos encontrar las fuerzas y luz que necesitamos para responder a nuestro compromiso de Bautismo y en consecuencia, por la defensa de los más indefensos, pobres, marginados y sin voz.
Es un placer poder recibirlo y desearte paz, sabiduría y fortaleza para, injertados en CRISTO, continuar la lucha por establecer el Reino de DIOS.
Un fuerte abrazo en CRISTO.

ÚLTIMAS REFLEXIONES