lunes, 8 de diciembre de 2008

El juguete.


Prácticamente la mitad de los juguetes que se venden en España, el 47, 8%, presentan algún tipo de inseguridad para el niño que los utiliza, según el informe de la Organización de Consumidores y Usuarios.

La conclusión más alarmante es que sólo 43 de ellos pueden considerarse totalmente seguros. De los comprados en España, sólo 11 de 23 juguetes no presentan ningún riesgo para los niños.


Los resultados del análisis de la OCU ponen en evidencia la inseguridad de numerosos juguetes y su falta de conformidad a la ley, en elementos como el etiquetado, presencia de elementos peligrosos, ruido estridente, sustancias tóxicas, etc.

La OCU afirma que los resultados fueron comunicados a los fabricantes, que reaccionaron de diferente manera: algunos retiraron los juguetes peligrosos, otros facilitaron certificados de sus juguetes incompletos o contradictorios, o bien "buscaron excusas inconsistentes para justificarse", según la organización de consumidores.

La organización aconseja a los padres extremar las precauciones, adquiriendo juguetes adecuados a la edad de los niños; leyendo las advertencias de peligro y las instrucciones junto con los niños; y guardando la identificación del fabricante o importador.


Cuando compramos un juguete, raramente nos preguntamos si es seguro para nuestros hijos. Pero hacemos mal.
W.A.T.C.H. (World Against Toys Causing Harm), es una organización creada por un abogado norteamericano preocupado por los riesgos que algunos juguetes pueden tener para los niños.

Su fundador, Edward M. Swartz afirma que cada caja de juguete puede contener una trampa mortal. Su experiencia de más de treinta años como jurista en la industria del juguete le ha hecho tomar conciencia del verdadero riesgo de algunos productos.

Swartz nos da algunas advertencias a tener en cuenta antes de comprarlos:


cuidado con juguetes comprados en Internet, sin instrucciones o recomendaciones de edad.

cuidado con juguetes a batería. Podría sulfatarse, recalentarse o explotar.

cuidado con juguetes con piel o pelo. Podrían tragarse o aspirar las fibras.

cuidado con juguetes con pequeñas piezas añadidas, con lazos o tiras.

cuidado con juguetes con proyectiles que pueden causar daño en los ojos.

cuidado con juguetes con puntas filosas o accesorios con punta.

cuidado con juguetes fabricados con material inflamable.

cuidado con juguetes con superficies o componentes tóxicos.

La fundación W.A.T.C.H, cuyas siglas significan “vigilar” o “controlar” en inglés, fue creada sin fines de lucro y ha desarrollado un programa llamado Toys, You and the Real World, donde intenta educar a jóvenes, padres y educadores sobre la importancia de un mundo más seguro.


Edward M. Swartz es autor de dos libros sobre el tema: Toys That Don´t Care y Toys That Kills y desde 1973 fabrica anualmente una lista de los 10 peores juguetes del año. Gracias a incluir algunos juguetes en su lista negra, ha conseguido que los fabricantes reemplazaran los componentes potencialmente peligrosos. Sin duda, los jugueteros se esmerarán para no formar parte del listado del próximo año.

Aunque sea un simple raspón o el daño más mínimo, es demasiado. La función primera y última de los juguetes debe ser educar y entretener a nuestros hijos, sin causarles ningún tipo de perjuicio.

Web oficial toysafety.org

8 comentarios:

icue dijo...

Muy buena la alarma que hoy das sobre juguetes en un momento en que tantos padres se dedicarán a comprar juguetes pa ra las fiestas que se acercan.
Al hilo de esto, me hago la reflexión de que a la hora de comprar juguetes o regalos a los niños,o a los mayores, compraramos aquello que de verdad educa, forma a la persona, y es útil, cuantas cosa se compran y al dia siguiente están en el contenedor.
Un saludo afectuoso

cristian dijo...

SAlvador de Canarias:
Disculpa que con mi comentario me salga del tema propuesto, pero lo que ocurre es que lei tu comentario en el blog chileno de María Angélica, y quisiera aportarte algunos datos acerca del nefasto tocayo tuyo (Salvador Allende), cuya figura, como bien dices, es repudiada por quienes vivimos en Chile su gobierno, a la vez que admirada en el extranjero gracias a la increible campaña de desinformación montada en estos años.
Solamente, y para que conozcas algunos hechos al respecto que sin duda te llamarán la atención,te invito a leer algunos post de mi blog:
Algunos aportes a la biografía de Salvador Allende

¿Cuáles son los supuestos méritos de Allende"

El Archivo Mitrokhin

Esperando que te sean útiles como información, ya que "sólo la verdad nos hará libres", te felicito por tener un blog cristiano y enorgullecerte de ello. Muchos cristianos de hoy en dia esconden su condición, por una absurda verguenza; la verdadera verguenza es precisamente, esconder nuestra fe.
Saludos.

María Angélica dijo...

Muy interesante el post de los juguetes. Menos mal que aquí en Chile se le ha dado importancia y fiscalizan, sobre todo, en épocas de mayor consumismo, pero desgraciadamente hay comerciantes inescrupulosos que no les importa si los niños salen lastimados.
En cuanto al comentario de arriba, mi buen amigo Cristián te ha dado buenos datos, es un blog que merece ser leído. A todo esto, he decidido, a partir dse tu comentario en mi blog reeditar una serie de artículos en donde se cuenta la verdad de lo que verdaderamente pasó hace 35 años.
Me interesa que en el extranjero no tengan una visión distorsionada de lo que ocurrió....
Muchas bendiciones y cuidate.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Me pareció oportuno recordar que los juguetes son para los niños, no los niños para los juguetes. Nuestra responsabilidad es tan grande y compleja que sólo el ver lo impotentes que somos para poder cumplirla nos demuestra la necesidad que tenemos de la Grandeza y Misericordia de DIOS.
Un abrazo y feliz Navidad, Icue y familia, de la buena: "que nazca un poco más el SEÑOR JESÚS en nosotros".

Salvador Pérez Alayón dijo...

Gracias Cristian por tu información. Se hace necesario encontrar caminos que clarifiquen la verdad de los acontecimientos y pongan a cada uno en su lugar.
Sin embargo, lo importante, sin dejar aquello, es encontrar caminos que nos ayuden a superar estos resentimientos y ser capaces de construir, sobre los errores y males del pasado, caminos de concordia, justicia, respeto y libertad de buscar el bien entre todos.
Coincido con ustedes, también con María Angélica, que las placas se deben poner y a cada uno llamarle y situarle pos sus obras y maldades, pero, acto seguido, caminemos en hacer patria y buscar luz para establecer una convivencia mejor y más justa.
También en mi país, con Franco, hay diferentes versiones e imagenes. No sé como lo ven ustedes; en otro momento daré mí opinión, pues ahora sería extenderme mucho.
Un abrazo y, ya que estamos cerca, feliz Navidad, pero de la buena; de la que construye país, justicia y paz.

Salvador Pérez Alayón dijo...

También aquí, en España, concretamente Canarias, hay regulaciones y normas de consumo, pero todo se queda más en el papel que en la práctica. Conviene como todo insistir y luchar porque las cosas se apliquen. Como ves, el esforzarce en cumplir las responsabilidades complica tu vida. Ese es el camino cruxificado.
Un abrazo y, dada las cercanías, ¡feliz Navidad!, que dejemos un hueco en nuestro corazón para que se haga sitio, un poco más, el SEÑOR en nosotros.

Hilda dijo...

Muy buen post Salvador es responsabilidad de los padres, saber que juguetes acercan a sus hijos. Cuando no lo hacen, eso explica el porque las salas de urgencias de los hospitales están llenas de niños en navidad y año nuevo, lo sé por experiencia, me ha tocado trabajar en esos días.
Saludos cordiales. Hilda

Salvador Pérez Alayón dijo...

Gracias Hilda, celebro que te haya gustado, pero me ha sorprendido lo que expresas con respecto al aumento de los accidentes esos días. ¡No lo sospechaba, ni lo sabía! Doy gracias al SEÑOR por haber contribuido, si de algo sirve, para advertir sobre esos peligros.
También, al hilo de tu comentario se me ha ocurrido reflexionar sobre otras actitudes que el regalo origina, no sólo en los niños,sino en los mayores también, pero eso será en otro momento.
Un abrazo en CRISTO.

ÚLTIMAS REFLEXIONES