jueves, 25 de diciembre de 2008

¿Sabemos realmente a donde vamos?


La pregunta tiene gran importancia, porque de no saber a donde nos dirigimos estaríamos al borde del disparate y del sin sentido. Y esto es lo que aparenta estar pasando, pues las noticias llueven cada día en este sentido. Y el caos cada vez es mayor, hasta el punto que las próximas generaciones estarán rotas y desestructuradas y con ello la sociedad será un caos sin sentido y sin rumbo.

Y todo esto porque la célula fundamental de la sociedad está afectada y desprotegida por el egoísmo. El egoísmo de los que quieren apartarse de toda responsabilidad a la que compromete el verdadero y único amor: "buscar la verdad". La verdad del bien del ser amado; de los hijos frutos de ese amor; de la comunidad donde nos desarrollamos y crece nuestro amor; de la sociedad de la que participamos en beneficio de todos sus bienes.

Cuando sólo contemplamos nuestro propio bien y egoísmo, la huella que dejamos tras de nosotros es hiriente y podrida: aislamiento, separaciones, libertinaje, irresponsabilidades, muertes, abandonos, corrupción, explotaciones...etc. Es la estampa que se nos presenta en el horizonte de nuestro destino, precisamente porque los hombres quieren gobernarse ellos y darle la espalda al niño DIOS que en esta fechas celebramos su venida al mundo.

Así, de esta forma, miramos a nuestro alrededor y vemos como una madre de alquiler se quedó embarazada con el esperma de un hombre que, junto a su mujer, iban a comprar a la niña por nacer, recuerden la reflexión del útero subrogado. Poco antes del parto, la madre de alquiler vendió a la niña a otra pareja que le ofrecía más dinero, y ahora un tribunal belga ha reconocido el derecho del padre biológico a conocer a su hija.

Ha sucedido en Bélgica, estamos ya hablando de hechos reales, no supuestos; a la pequeña An la llaman "la niña con tres madres y dos padres. Es lo que sucede cuando los derechos del niño se dejan de lado en favor de un supuesto derecho a tener hijos. Y acabamos de empezar. Lo que nos espera dentro de unos cuantos años, de seguir en esta línea según el hombre, es una sociedad sin familias, donde cada uno tendrá varios padres y madres y no sabrá a que atenerse.

La educación y desarrollo será según quien más pueda y los hijos serán muñecos en manos de los padres que seguirán jugando con ellos a ver quien se los lleva. Y en ese tirar unos para la derecha y otros para la izquierda sólo lograrán romper al niño. Una vez más los derechos del niño se tiran por el suelo y todo lo proclamado queda en palabras que se las lleva el viento.

6 comentarios:

Hilda dijo...

Viktor Frankl, uno de mis autores favoritos citaba a Nietzche en uno de sus libros "quien entiende un porque, soporta cualquier como", se necesita un sentido, un rumbo para vivir. Y ese sentido tiene que ser real, buscando la verdad y a Dios, sino provoca desastres.
Pobre niña, tres madres y dos padres. Imagina qué confusión!! Bien haces en comparar a los hijos como muñecos, porque así los ve la gente. Que triste denigren a la paternidad!!
Pero está en nuestras manos informarnos, educarnos y ser diferentes.
Saludos afectuosos. Hilda

Salvador Pérez Alayón dijo...

Las contradicciones cada día son más frecuentes y corrientes. Parece ya como normal hablar y hablar y luego hacer lo que más te convenga. No se piensa en el otro, ya sean tus hijos, y menos en los demás. Se procede a actuar de forma irresponsable y egoístamente. Creo que estamos gobernados por los medios, que marcan las pautas de como tenemos que vivir.
Se necesita aislarse, para buscar momentos de interioridad y luego retomar nuestro destino comunitario en compromiso y responsabilidad.
Ruego al SEÑOR nos envíen personas capaces de motivar y reconducir el camino hacia la Verdad a la que estamos llamados.
Un abrazo en CRISTO.

Padre Efrén+ dijo...

Dios es el camino y Cristo, su Hijo, el ejemplo que todos debemos seguir.
Soy un sacerdote ortodoxo que te felicita por este blog.
Un abrazo en Cristo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Padre Efrén encantado de conocerle aunque sea virtualmente. Muchas gracias por su comentario, sobre todo venido de usted, una persona muy preparada y formada. Cuando tenía 28 años escribí una reflexión sobre los curas: www.yosoycreyentecatolico.com/2008/03/mis-amigos-los-curas.html pues tengo muchos amigos sacerdotes, pero ninguno ortodoxo como usted. Estoy encantado de contarle entre mis amigos.
Sin ninguna duda, nuestro SEÑOR JESÚS es el centro de nuestras vidas. ÉL es QUIEN le da sentido a todo y en ÉL y por ÉL vivimos esperanzados en llegar a la Casa del PADRE donde están puestos todos nuestros anhelos de felicidad y plenitud. Y debemos esforzarnos en ser todos uno como ÉL y el PADRE, en la unidad con el ESPÍRITU SANTO son uno.
Si tenemos un mismo PADRE deberemos ir cogido de la mano todos juntos. Recemos para que el SEÑOR ilumine a nuestros pastores en la búsqueda del único camino Verdadero.
Un fuerte abrazo en CRISTO para usted y toda sus comunidades.

icue dijo...

salvador, es verdad no sabemos donde vamos, es de locos esta sotuación, ese andar a ciegas lleva a esa aberracione que cuentas, hijos con varios padres y varias madres etc. etc.
Que importante sera pararnos y mirar "el mapa de carreteras" y definir donde queremos ir, para aprovechar bien el tiempo que nos ha tocado vivir.
Un fuerte abrazo y feliz 2009

Salvador Pérez Alayón dijo...

Tengo delante de mí el periódico ABC del viernes 26, y me quedé sorprendido cuando leía que el Papa coincide con nosotros: "el mundo se encamina a la ruina", advierte el Papa que ese será el destino del planeta sí se olvida la solidaridad.
Hace días escribí sobre un proyecto que conozco y del cual doy fe y que de nuestra sensibilidad y ayuda, de acuerdo con nuestras posibilidades y si realmente podemos, porque hay muchas necesidades, dependen que muchos niños lleguen a formarse y ayudar a levantar a su país. Es el proyecto Guatemala: salvadorvivenciasinquietudes.blogspot.com/2008/12/proyecto-guatemala.html
Perdona que te pueda cansar con estas cosas mías, pero te agradecería, si puedes, propagar y difundir este proyecto, pues, ¿quien sabe?, puede depender el futuro a largo plazo de Guatemala.
Un abrazo muy fuerte para ti, Icue, y tu familia, escondido en CRISTO, nuestro SEÑOR.

ÚLTIMAS REFLEXIONES