sábado, 10 de enero de 2009

La Iglesia está dirigida por el ESPÍRITU SANTO.

La palabra Iglesia (ekklésia, del griego ek-kalein-"llamar fuera" significa "convocación". designa asamblea del pueblo, en general de carácter religioso. Es el término frecuentemente utilizado en el texto griego del Antiguo Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la presencia de DIOS, sobre todo cuando se trata de la asamblea del Sinaí, en donde Israel recibió la Ley y fue constituido por DIOS como su pueblo santo.

Dándose a sí misma el nombre de , la primera comunidad de los que creían en CRISTO se reconoce heredera de aquella asamblea. En ella, DIOS "convoca" a su Pueblo desde todos los confines de la tierra. El término Kyriaké, del que se deriva las palabras church en inglés, y kirche en alemán, significa "la que pertenece al SEÑOR".

En el lenguaje cristiano, la palabra "Iglesia" designa no sólo la asamblea litúrgica, sino también la comunidad local o toda la comunidad universal de los creyentes. Estas tres significaciones son inseparables de hecho. La "Iglesia" es el pueblo que DIOS reune en el mundo entero. La Iglesia de DIOS existe en las comunidades locales y se realiza como asamblea litúrgica, sobre todo Eucarística. La Iglesia vive de la Palabra y del Cuerpo de CRISTO y de esta manera viene a ser ella misma Cuerpo de CRISTO.

La Iglesia ha sido designada de muchas y diversas imágenes tomadas de la vida pastoril, de la agricultura, de la edificación, como también de la familia y de los esponsales, las cuales están ya insinuadas en los libros de los profetas. Para mayor documentación se puede leer en Constitución "Lumen gentiun", nº 6.

Desde que Cristo nace, se ha cumplido el tiempo. Dios interviene en la historia del hombre fundando su Reino en el corazón de cada discípulo. Y desde entonces hasta hoy, el mensaje, no ha sido otro sino la preparación para le llegada definitiva del Reino de Dios. Para ello, se ha querido valer de tantas almas consagradas a su servicio. Los sacerdotes, los diáconos, obispos y papas, las religiosas y religiosos dedicados a la vida contemplativa o al apostolado, a la educación o a las misiones en tierras lejanas... Todos ellos han sido la prolongación de las obras de Nuestro Señor.

Somos seres relacionados porque necesitamos para nuestro desarrollo la dedicación y cuidados de los demás, sean nuestros padres u otras personas que nos atiendan. Estamos hechos para, tras un largo tiempo, alcanzar nuestro desarrollo adulto gracias a la atención y manutención de nuestros padres o protectores. Una cosa es clara, no podemos desarrollarnos nosotros solos. En este contexto descubrimos nuestra dependencia unos de otros y deducimos en consecuencia que necesitamos acercarnos y vivir en comunidad para poder subsistir y complementarnos.

Sentado esto, CRISTO, nuestro Creador, en la naturaleza humana unida a sí, redimió al hombre, venciendo la muerte con su muerte y resurrección, y lo transformó en una nueva criatura (Ga 6, 15; 2Co 5, 17). Y a sus hermanos, congregados de entre todos los pueblos, los constituyó místicamente su cuerpo, comunicándoles su espíritu.

En ese cuerpo, la vida de CRISTO se comunica a los creyentes, quienes están unidos a CRISTO paciente y glorioso por los sacramentos, de un modo arcano, pero real. Por el Bautismo, en efecto, nos configuramos en CRISTO: porque también todos nosotros hemos sido bautizados en un solo ESPÍRITU (1Co 12,13), ya que en este sagrado rito se representa y realiza el consorcio con la muerte y resurrección de CRISTO.

Con ÉL fuimos sepultados por el Bautismo para participar de su muerte; más,si hemos sido injertados en ÉL por la semejanza de su muerte, también lo seremos por la de su resurrección (Rom 6, 4-5). Participando realmente del Cuerpo del SEÑOR en la fracción del pan Eucarístico somos elevados a una comunión con ÉL y entre nosotros.


Somos imagen y semejanza a la Santísima Trinidad y estamos conducidos por el ESPÍRITU SANTO prometido por el SEÑOR en su ascensión a los Cielos. Y la Iglesia empieza con la venida del ESPÍRITU prometido en Pentecostés. Y estamos hechos para, igual que la Comunidad Trinitaria, vivir en comunidad. Y la promesa del Mandamiento Nuevo: "amesen unos a otros como yo los he amado" y ¿qué mérito tiene amar a nuestros seres queridos y amigos?, pues eso lo hacen los no creyentes también. Ustedes, los que creen en MÍ amen también a sus enemigos, pues esa es la señal de que son mis discípulos.

Y el enemigo es ese que te aparta de la comunidad; el enemigo es ese que te fastidia e incordia; también el enemigo puede ser ese que te cuestiona y compromete; el enemigo es ese que falla y te da mal ejemplo; el enemigo puede ser ese otro que te traiciona y se ríe de ti o aquel que se aprovecha de tu buena fe y de tu paciencia; el enemigo está en todas partes, pero esa es nuestra Gracia: la oportunidad de aprender y poder amar hasta entregarme por amor a los demás.

Y eso sólo se consigue en la Iglesia. Unido a CRISTO y con ÉL a los hermanos. Y desde ahí proyectados al mundo entregándonos tanto a los enemigos de dentro como de fuera de la Iglesia. Y tomando conciencia de que yo soy y puedo estar siendo en cada momento enemigo y fastidio para otros. Esto es tomar conciencia de ser yo mismo, porque ser yo mismo es saberme pecador, limitado, pobre, vanidoso, soberbio, prepotente y muchas cosas más.

A veces nos dejamos arrastras por el ambiente y los conceptos que nos invaden y nos vienen de fuera. Y caemos en el autoengaño de considerar que ser auténtico es ser como me siento y como me gusta ser. Creemos que ser yo mismo es ser como yo quiero ser y buscar la arrogancia de autodirigirme y de, sin darme cuenta, quedar atrapado en mi propia determinación y autosuficiencia. Ser yo es darme cuenta de mi condición pecadora y, por lo tanto, de la necesidad que tengo de buscar y encontrarme con el SEÑOR y los hermanos.

Aprovecho la ocasión para públicamente pedir perdón por todas mis faltas que puedan haber escandalizado o ser motivo de alejamiento o aislamiento de la comunidad eclesial. Soy consciente de que las habré cometido y de que podré seguir cometiéndolas, pero también tengo la esperanza de ser perdonado, comprendido y de que cada día las cometa menos.
También pido al SEÑOR que me y nos ayude a crecer en santidad, pues si cuando nos alejamos de ello perjudicamos a los demás (Iglesia), también cuando nos acercamos nos beneficiamos todos. Un abrazo y gracias por su comprensión.

21 comentarios:

Alter ego (el otro yo) dijo...

La meditación la hago cada vez que puedo en la iglesia antes o después de la misa.

Estrella del mar dijo...

la IGLESIA...es la que agrupa a los que no repiten d e memoria la BIBLIA sino a los que hacen de su vida mil senderos que conducen a Dios,la biblia en la practica no en la teoria..


Encuentro a Dios cada instante,AUNQUE no suelo ir a la IGLESIA

Rosa dijo...

Yo no tengo necesidad de creer en Dios... LE VEO EN TODA PARTES.....

SALUDOS.
Voy a dar una vuela por el Blog.
Me alegro haber dado con él.

Salvador Pérez Alayón dijo...

La meditación nos es muy necesaria, tanto como el trabajo y debemos esforzarnos en pararnos a hacerla. Hablo del encuentro con el SEÑOR.
Un abrazo Alter.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Encantado de recibirte Estrella del mar. A la Iglesia no hay que ir, porque Iglesia eres tú como yo. Donde haya dos o más reunidos allí está la Iglesia.
Tienes toda la razón al decir que lo importante es hacer, no decir. Sin embargo, ambas cosas son necesarias: la Palabra y las obras, pues si falta una de las dos algo falla.
Nos necesitamos para apoyarnos y para aprender unos de los otros. Sí los que podemos reprender y hacer rectificar a los demás con nuestros ejemplos no estamos, no hacemos complices por no advertir a los que fallan y falsean. Por eso la Iglesia nos necesita para estando juntos poder amarnos y corregirnos.
Si encuentra a DIOS, encuentras a la Iglesia, porque DIOS está en la Iglesia que somos tú, yo y los demás.
Un abrazo en CRISTO y encantado de que me hayas visitado. Cuando pueda daré una vuelta por el tuyo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Rosa, muchas gracias por tu visita y porque hayas ojeado el o mis blogs. Dices que no tienes necesidad de creer en DIOS, pero DIOS si tienes necesidad de que tú creas en ÉL. Y creer en ÉL es hablarle y conocerle. Para eso mandó a su HIJO, para que a través de ÉL le conocieramos. Por lo tanto creer y ver a DIOS es creer y estar con JESÚS. No hay otro camino porque así lo ha dispuesto nuestro PADRE DIOS.
ÉL nos quiere tanto que envió a su HIJO a entregarse a una vida de muerte por nosotros. ¿Se puede querer más?
El quiere que tú le quieras, y querer a DIOS es querer a los hombres, porque DIOS está en cada hombre.

iskander dijo...

Hola, he llegado a este blog desde Sociedad a la Deriva.
Es sano ver que aún hay católicos en un mundo que se empeña en culpar a Dios y a la Iglesia de sus desmanes.
Yo soy más radical que este blog, hasta me llaman racista y miles de tópicos quie usan quienes no tienen explicaciones para rebatir o debatir.
Soy cristiano, convencido y muy orgulloso. Practicante a diario, de los que van a misa de 7 de la mañana y ya tengo el día tranquilo. Y soy relativamente joven, con 41 años y tres hijos en una vida matrimonial muy feliz o eso creo.
Todo esto para decirte que adelante, que es bueno ser cristiano y dar la cara, que en Madrid se demostró con la misa de las familias, que somos muchos y que debemos estar unidos.
Te dejo este interesante enlace para que veas una iniciativa de una agrupación toledana.
Un saludo:
http://www.grupojst.com/

iskander dijo...

Con tu permiso te enlazo en mi otro blog, PUEBLO ESPAÑOL que está dedicado a la ayuda de los españoles indigentes, los más olvidados de nuestra sociedad:http://iskander-iskkander.blogspot.com/.
Al blog de Iskander no te enlazo porque ...bueno ya has visto que es muy radical.
Un saludo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Va la cosa un poco dura por ahí. No me asustan los que disiente y piensan otras cosas, pero lo que no creo correcto es la falta de respeto y el querer imponer tus criterios y creencias. También, no me parece correcto el discutir sin tener en cuenta la razón, pues es ella la que debe alumbrar y mover nuestra voluntad respecto a los malos hábitos y equivocaciones. Y, sobre todo, la fe es la que ilumina todo nuestro ser y obrar. De otra manera pasa esto que pasa: palabras fuera de lugar, groseras, falta de respeto y muchas cosas más.
Te agradezco me hayas enlazado en tu blog y me conforta el saber todo lo que haces con los más pobres y desheredados. Esa es la Iglesia: ser y obrar, porque cuando se es, se hace. De otra forma caeríamos en la hipocresía.
Un abrazo en CRISTO.

Salvador Pérez Alayón dijo...

No sé si me he explicado bien al releer lo comentado. Lo que quiero decir es que no se puede dialogar, me refiero a los comentaristas en tu artículo, no razonando e imponiendo sus opiniones como cerradas y punto. Es la forma de cerrar el diálogo y de pasar a las palabras insultantes y acaloradas. Algo disparatado que te admiro como lo soportas, pero que te sugiriría trataras de, como creo que haces, moderar el diálogo y reconducirlo por los caminos de la razón y el buen gusto.
Perdona si me meto donde no me llaman y si he importunado. Sólo me guía la buena intención de acercar y no alejar.
Un abrazo.

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

HOLA SALVADOR YA VEO QUE MENUDA TAREA TIENES JEJEJ BUENO HAY DE TODO EN ESTE MUNDO... TE CUENTO QUE JUSTO CUANDO TU ME COMENTABAS LA ENTRADA DE MI ENCUENTRO CON RAPHAEL EN MI ADOLECENCIA YO ESTABA HACIENDO MI ULTIMO POST SI TE DAS OTRA VUELTA VERAS PORQUE SOY CREYENTE.BESOS SE TE ADMIRA.

Padre Efrén+ dijo...

Apreciado Salvador:
Muy oportuno tu comentario. Ya lo dice la Teología Ortodoxa, "al Señor hay que sentirlo antes que comprenderlo intelectualemente" y el Espíritu Santo nos abre el alma a su Divina Presencia.
Un abrazo en Cristo.

iskander dijo...

Pues imagínate los que no publico, pero bueno creo en la libertad de expresiñopn y que cada cual tiene derecho a decir lo que piense. Las formas...eso es otro tema, en un mundo que crece sin valores no podemos esperar el respeto ni la admiración.
Te comento, porque viene al caso, que una vez hace años en Puerto de El Carmen unos chiquillos de no m,ás de 15 años se reian de unos ancianos porque la señora se había caído al bajar a la playa. increpados por su falta de respeto lo más bonito que nos dijeron fueron recuerdos a nuestras madres. A la tarde esos chavales estaban junto a sus padres y bien que pidieron perdçón y se arrepintieron. La madre estaba llena de vergüenza, cosa que los que somos padres comprendemos. Y el caso es que tras varios días de tratar con ellos porque estas situaciones unen a las personas normales, los chicos son excelentes muchachos pero manipulados por las modas se dejaron llevar por esa chulería que parece necesaria hoy en día, por esa falta de respeto tan común.
Esta priomavera-verano, estaré por allí unos días y sería un placer conocerte. Un saludo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Ya he pasado por tu blog, Mary, y me parece un muy buen testimonio. Imaginate que bien puedes hacer compartiendo este ejemplo tuyo con los demás y siendo luz entre ellos. Esto no está reñido con lo que nos dice el SEÑOR sobre: "que no sepa tu mano derecha lo que hace la izquierda", porque nos sabemos asistido por su Gracia y que lo que hacemos es del SEÑOR. Nosotros sólo somos sus instrumentos. No hay pretensión de alabarnos, ni de arrogancia, sino de compartirlo porque nos sentimos gozosos y felices y nos confortamos los unos con los otros.
Esa es la Iglesia a la que me refiero cuando hablo de la Iglesia, y lo que comentaba en aquel artículo a raíz de algunos comentarios que se hicieron. Tú eres un ejemplo vivo de Iglesia y todo lo que haces y has hecho repercute positivamente en todos nosotros. Muchas gracias por tu apertura y tu entrega.
¡Que DIOS te bendiga! Un fuerte abrazo en CRISTO.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Padre Efrén+ le estoy muy agradecido por su ejemplo de amistad y comprensión. Y por su adaptación a mi humilde nivel, pues creo que su preparación es teologicamente muy alta.
También le agradezco haya tenido en consideración enlazarme en su blog, pues me veo muy pequeño ante tantos enlaces de altos niveles.
Sí es verdad que tratar al SEÑOR de tú a tú es una de las grandes necedades de los hombres. A nuestro PADRE DIOS no lo podemos comprender, ni entender, sólo cuando ÉL quiera y como quiera. Sólo nos queda el fiarnos, al igual que hacemos de nuestros padres en la tierra cuando somos pequeños,y en esa medida iremos dándonos cuenta de su presencia.
Todos los grandes hombres, grandes porque lo han seguido, han inciado el camino lo más inseguro del mundo, sin saber que hacer, ni a donde ir. Pero se han fiado y han encontrado el camino.
Un abrazo en CRISTO.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Valoro tu esfuerzo y comprensión. Una vez pensé, ante un problema concreto, que era mejor estar cerca que alejarse, porque estando cerca tenía la oportunidad de ayudarle y reconducirle. Y así lo hice sobreponiéndome a mis apetencias, gustos y pensamientos. Y resultó. El SEÑOR siempre aprovecha nuestros renglones torcidos para escribir derecho.
Supongo que esa experiencia del Puerto del Carmen fue, al final, gratificante.
Creo que tu labor, con la Gracia del SEÑOR, dará su frutos.
Y encantado de que vengas con tu familia por aquí. Sería estupendo conocernos. Un fuerte abrazo.

María Angélica dijo...

Hay un artículo sobre el Manifiesto 26D : Españoles contra el aborto, en mi blog.
Saludos.

icue dijo...

No tengo duda de que mucho de lo que escribes hoy, te lo ha soplado el Espiritu Santo, ya lo dijo Jessus no os preocupeis de lo que vais a decir, el E.S. os lo inspirará.
Asi se entiende la profundidad de todo lo que dices.
Un abrazo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Serán pocos los esfuerzos que hagamos para defender la vida, por eso se hace necesario estar todos unidos y llenar el espacio de clamor en pro de la vida.
Un fuerte abrazo María Angélica.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Gracias ICUE por tu comprensión y fe. Me esfuerzo con todo mi ser en creer en el SEÑOR y en creerme su promesa. Desde ahí me pongo en SUS MANOS y trato de dejarme llevar.
Sé que puedo resultar pedante y hasta medio loco en muchos círculos, por eso compartir contigo y otros compañeros es un placer, pero no me importa. Me fortalezco pensando en lo que ÉL también promete: el que me confiese a MÍ delante de los demás, YO le defenderé delante de MI PADRE.
Un abrazo en CRISTO.

Salvador Pérez Alayón dijo...

¡Ah, ICUE, me olvidaba! Pasate por vivencias e inquietudes, o pincha en el enlace que he puesto en este blog para que disfrutes de la música de mi tierra Canaria, concretamente de Lanzarote. En el primer vídeo y el segundo, el tercero por la izquierda es mi hijo.
Espero que disfrute y te guste.

ÚLTIMAS REFLEXIONES