jueves, 4 de julio de 2013

NO SE TRATA DE SER SOLIDARIO SINO FRATERNO


La población supera las 300.000 personas, con una riquísima variedad de procedencias. Las etnias indígenas son más de veinte: matsiguengas, yines, esse ejas, harambut, yaminaguas, casinaguas, etc. Otro gran grupo lo conforman las personas de origen quechua, y un elevado número de inmigrantes de otras zonas de Perú, así como de países limítrofes y descendientes de europeos y japoneses.
Puerto Maldonado, capital del departamento de Madre de Dios, tiene más de 100.000 habitantes, y una problemática complicada y extrema. La pobreza y la búsqueda de recursos naturales impactan tanto en el medio ambiente como en la forma de vida de sus habitantes. La tala ilegal de árboles, la minería aurífera en los ríos, la prospección de pozos de gas y petróleo, conforman un sistema de vida depredatorio de la naturaleza, pero sobre todo de la vida y costumbres de la gente inmersa en este mundo, donde la informalidad, la corrupción, la ilegalidad, la prostitución, el alcoholismo, el abuso y abandono de menores es el modus vivendi “natural”.

El sistema familiar es casi inexistente. Las parejas se conforman sin mayor vínculo que la conveniencia momentánea, y se deshacen por cualquier motivo. Lo común es encontrar madres con hijos de dos, tres, o cuatro padres diferentes, en la mayoría de los casos desamparados o abandonados a su suerte o al cuidado de sus abuelos, si los hay, y éstos sin recursos para alimentarlos o darles una vida digna.

Por desgracia en demasiadas ocasiones, al encontrar la madre un nueva relación abandonan a sus hijos o son víctimas de abusos o malos tratos por sus padrastros…
Y este fue “el capricho de Dios” crear un segundo Nazaret, si el primer Hogar Nazaret estuvo en Palestina, Jesús Niño vuelve a encontrar el amor de una familia en el nuevo Hogar Nazaret de Perú.

Cuando los rostros del niño y de Cristo se confunden es imposible mirar a otro lado. El Amor de nuestros amores enfermo, con hambre y frío, abandonado, sin ser importante para nadie…

Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos (Mt 18,10). El que acoge a uno de estos, mis pequeños hermanos, me acoge a mí...(Mt 25, 31-46).Estamos acogiendo a los niños más pobres entre los pobres, es el mismo Jesús el que nos da la oportunidad…

El Hogar Nazaret es mantenido por los Pequeños Hermanos del Corazón Inmaculado de María, comunidad de reciente fundación. Formamos una comunidad toda de María. Su imitación nos dicta lo que debemos que hacer en cada momento (cf. Jn 2,5). No tendría razón de ser esta Obra de Amor si no es para crecer en el amor a la Santísima Virgen, para difundir, promover y animar su culto.

Cuando llegué tenía un buen respaldo: SOS Infancia. Pero como todo, SOS Infancia necesitaba dedicación. ¡Tiempo! Tenía que ir a los juzgados pues había que formalizar mil documentos con los niños, a las  comisarías, hospitales…El tiempo se iba en limpiar traseros, hacer comidas y poco a poco los ingresos de SOS Infancia fueron bajando y bajando...

Económicamente no llegamos a fin de mes. Con unos amigos se nos ha ocurrido reestructurar la web de SOS Infancia y lanzar una buena propaganda del Hogar Nazaret, el trabajo diario que se realiza... La página saldrá en internet dentro de unos días, la situación ya es desesperada. Me crea un serio problema moral tener que cerrar esta Obra, que a tantos niños está salvando la vida, por falta de recursos.

La idea sería que aquellos que realmente deseen ayudar a estos niños paguen una cuota mensual como amigos o colaboradores del Hogar Nazaret, una cantidad mínima que aquí con imaginación y buen humor transformaremos, igual que la multiplicación de los panes y los peces.

Si pudieras comprometerte con una cuota mensual, me das los datos y... bueno, no podré agradecerlo será Dios quien realmente te lo pague.
Un abrazo
ÚLTIMAS REFLEXIONES