miércoles, 14 de agosto de 2013

NADA TIENE SENTIDO SIN TI



Se puede presentar muchos razonamientos, también justificar una y mil maneras de no dejar claro que Dios existe, y veinte mil formas de confundir y borrarlo de la existencia. La existencia de Dios siempre necesitará fe y confianza en Él. Hay mil y una razónes para creer, pero también quienes no creen esgrimen razones para rechazarlo.

No podemos, lo que en Él creemos, probar su Resurrección, pero tampoco los que le niegan pueden probar su No Resurrección. Todo, pues, está en fiarse y dejar que el sentido común nos demuestre que sin Dios no hay vida, y el mundo sería un absurdo.

Podíamos empezar por preguntarnos, ¿para qué vivir? ¿Para morir? Y para la mayoría después de pasar más penas y sufrimientos que alegrías y glorias. Es absurdo pensar que no hay referencia alguna a la Verdad Absoluta, y que todo se reduce a que cada cual haga de su vida lo que piense respecto a su propia verdad. Sería un poco la ley de la selva: "Sálvese quien pueda". 

¿Trabajar, tener hijos, familia, ser honrado, justo... sirve y tiene esto sentido? Vivir sería un absurdo, y traer hijos se convertiría en una irresponsabilidad. Nada tendría sentido, pues pasar sacrificio, privaciones para luego ser atropellados por otros. Crecería la desconfianza y el mundo se convertiría en un caos sin sentido.

Y esto es lo que está pasando. El hombre se pierde y se pregunta que hay que controlar el mundo. Controlarlos unos cuantos y someter a los otros. Por eso nacen políticas sobre la natalidad, defensa del aborto, eutanasia, educación, libertad disfrazada...etc. Vamos sin rumbo y hacia el abismo. Nada tiene sentido.

Por eso existe Dios, porque sin Él esto no funciona. Así de claro. El mundo es mundo con esperanza y vida, y vale la pena vivirlo porque Dios existe y nos espera después de este recorrido mundano de cruz. Él ya lo recorrió y nos enseñó el camino. Por eso soy creyente católico y lo proclamo con aquellos que lo quieran compartir y acoger. Un mundo sin Dios es un mundo de muerte, y yo he sido llamado y creado para vivir en un mundo de Vida, de Vida eterna y gozosa.
ÚLTIMAS REFLEXIONES