viernes, 8 de noviembre de 2013

EL SERVICIO Y LA CARIDAD EN FUNCIÓN DE TODOS



Hermanos: Nosotros siendo muchos, somos un solo cuerpo en Xto, pero cada miembro está al servicio de los otros miembros. Los dones que poseemos son diferentes, según la Gracia que se nos ha dado y se han de ejercer así: si es la profecía, teniendo en cuenta a los creyentes; si es el servicio, dedicándose a servir; el que enseña, aplicándose a enseñar; el que exhorta, a exhortar; el que se encarga de la distribución, hágalo con generosidad; el que preside, con empeño; el que reparte la limosna, con agrado.

Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno. Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo. En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes. Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración. Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis. Con los que ríen, estad alegres; con los que lloran, llorad. Tened igualdad de trato unos con otros; no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde (Romanos 12, 5-16a).

Una declaración de lo que debemos ser en nuestros grupos y comunidades. Sólo así formamos el pueblo de Dios, un pueblo que en su vivir y acontecer de cada día evangeliza con su vivencia de servicio y entrega mutua entre todos. Una referencia, esta carta a los Romanos que nos puede servir de guía a la Asociación de Blogueros con el Papa, porque antes de Asociación, somos pueblo de Dios, y caminamos formando esa familia de servicio, de oración, de compartir nuestras preocupaciones, problemas y necesidades que aunque lo hacemos de forma virtual, nos comprometemos también a vernos y encontrarnos una vez al año de forma real y presente.

Y es eso, lo experimentamos en el último encuentro, lo que nos pone los pelos de punta; lo que nos acerca, lo que nos llena de gozo el corazón; los que nos da vida y fortaleza; lo que nos enciende el corazón y nos empuja a seguir el camino; lo que nos descubre la presencia de Jesús entre nosotros; lo que nos recuerda sus Palabras y el envío del Espíritu Santo que nos asiste y nos prepara. Son encuentros de Iglesia, de amigos de todas partes que, convocados en Jesús y junto al Papa, queremos, de forma gozosa y alegre, gritar al mundo que Xto. Jesús vive, porque ha Resucitado, porque ha venido a salvarnos y porque en Él seremos eternos y plenamente gozosos.


ÚLTIMAS REFLEXIONES