domingo, 20 de septiembre de 2009

LA VERDAD NO SE PUEDE OCULTAR.


Las cosas son tal cual son y las estadísticas demuestran que lo que se propone a la sociedad en materia de natalidad no son las que deberían ser. Se trata de engañar cuando se propone el aborto como medida de seguridad para la propia salud. Se trata de engañar cuando se juega con la vida de los inocentes que gestan en el vientre de sus madres al proponer el aborto como terapia de salud y de seguridad.

Y se engaña porque la verdad da otros resultados y números. Lo que se persigue no es tanto la salud y los derechos de las madres y sus hijos, sino los intereses económicos e idearios políticos de los que están más interesados en sus beneficios propios que otra cosa. Hay una franja muy ancha donde cabe mucha demagogia, muchas formas de persuadir, de aparentar y de confundir. Hay muchas oportunidades apoyadas en las necesidades, las apetencias y los egoísmos que inducen y ayudan a filtrar todas las mentiras que al final tienen su precio y pagan con sus vidas y miserias.

No se le da la publicidad e importancia que los estudios, como el que expongo a continuación, tienen para la sociedad y los ciudadanos que viven directamente estos problemas y pagan con sus vidas y la de sus hijos. Se hace necesario llamar la atención y tomar conciencia, aunarnos y clamar que la vida es más segura cuanto más se le protege y defiende.

Leyes liberales del Aborto conducen a una mayor mortalidad materna

Fuente: IORG
Autor: Aracely Ornelas

NUEVA YORK – C-FAM

El, proveedor de aborto más grande del mundo, la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), ha reconocido recientemente el alarmante "aumento" en las muertes maternas en el Sudáfrica , desafiando el argumento pro-aborto que el liberalizar las leyes en materia de aborto disminuye la mortalidad materna. La mortalidad materna aumentó en veinte por ciento en el período 2005-2007 en Sudáfrica, un país que desde 1996 ha tenido una de las leyes en materia de aborto más permisivas del continente africano.

Mientras que la mayor parte de las muertes maternas en Sudáfrica son atribuibles al VIH / SIDA , la Federación reconoce que una parte de las muertes son "debidas a complicaciones del aborto" en un país donde el procedimiento es legal y es ampliamente disponible para la población.

Los países en desarrollo han sido presionados en los últimos años por diversos organismos de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil a favor del aborto, incluidos la IPPF, para despenalizar el aborto como medida para reducir las tasas de mortalidad materna. Sin embargo, el último descubrimiento de la IPPF es el más reciente hecho de un número creciente de pruebas que demuestran la opuesta relación entre el aborto legal y alta mortalidad materna.

La nación africana con la menor tasa de mortalidad materna es la República de Mauricio, de acuerdo con un informe del 2009 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La legislación en Mauricio se encuentra entre las legislaciones del continente que más protege a los no nacidos. En el informe también se muestra cómo los países que han despenalizado el aborto en los últimos años en respuesta a la presión, tales como Etiopía, no han logrado reducir las dramáticas tasas de mortalidad materna. La tasa de mortalidad materna de Etiopía es 48 veces superior a la de Mauricio.

Según la OMS, el país con menor tasa de mortalidad materna en América del Sur es Chile, que protege la vida de los no nacidos en su constitución. El país con la mayor tasa es Guyana, con una tasa de mortalidad materna 30 veces mayor que la de Chile. Guyana ha permitido el aborto casi sin restricción alguna desde 1995. Irónicamente, una de las dos principales justificaciones utilizadas en la liberalización de la legislación de Guyana es acelerar el "logro de la maternidad sin riesgo" por la eliminación de las muertes y las complicaciones asociadas con el aborto inseguro.

Nicaragua ha estado en el punto de mira de los lobbies internacionales pro-aborto desde que modificó su ley hace tres años para asegurar la plena protección de la vida prenatal. Una de las consecuencias fue que Suecia informó de una reducción de más de $ 20 millones en ayuda extranjera. Más recientemente, Amnistía Internacional publicó un informe alegando el aumento de las tasas de mortalidad materna en Nicaragua después de entrar en vigor la ley. Medios de comunicación críticos, sin embargo, han impugnado la veracidad de las reclamaciones de Amnistía y las estadísticas del gobierno de Nicaragua muestran una disminución de la mortalidad materna desde 2006.

Del mismo modo, estadísticas de la OMS para la región de Asia Suroriental muestran que Nepal, donde no hay ninguna restricción sobre el procedimiento, es la región que tiene la tasa de mortalidad materna más alta. La más baja de la región es la de Sri Lanka, con una tasa catorce veces menor que la de Nepal. Según la firma de abogados pro-aborto Centro de Derechos Reproductivos, Sri Lanka tiene una de las más restrictiva leyes sobre el aborto en el mundo.

El país con menor tasa de mortalidad materna en todo el mundo es Irlanda, un país que prohíbe el aborto y cuya Constitución protege explícitamente los derechos de los no nacidos.

Traducción por Alejandro Longueira Ramírez y Borja Fernández Trueba

6 comentarios:

SCJM dijo...

Definitivamente existe el amor al projimo y Dios lo sabe ver en sus hijos.

Paz Y bien

Salvador Pérez Alayón dijo...

Claro que si, SCJM, hemos sido creados semejantes a ÉL y no podemos evitar amar como ÉL, aunque nuestro amor se vea limitado y manchado por el pecado. Pero, por eso, ÉL está a nuestro lado y con,por y en ÉL podemos ser transformados en verdadero Amor. Nuestro mayor deseo es amar.
Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

eligelavida dijo...

Decir que despenalizar el aborto es una buena medida para reducir la mortalidad materna, es argumento falaz. Ni aunque así fuera, podría aceptarse la muerte de seres humanos inocentes. ¿Qué intereses hay detrás de todas estas mentiras?

Es impresionante que un país pobre y necesitado como Nicaragua nos de lecciones a los países europeos en lo que a la protección de la vida se refiere. Resulta esperanzador y creo que debiera animarnos a luchar por los más débiles y oprimidos.

icue dijo...

Salvador, que bien lo explica en tu entradde hoy lo del aborto.
Es una barbaridad que un grupo de personas, según su criterio puedad disponer de la vida de los hombres, cuando esta es de Dios.
Un abrazo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Los sencillos, los limpios y transparantes son los que están dispuestos a aceptar la verdad y, por supuesto, defender lo más grande que tenemos: la vida.
Todo lo que no sea eso es pura mentira por mucho que quieran disfrazarla y esconderla.
Un abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hola ICUE, estos días me acordé de ti, ¡qué casualidad!, y pensaba hacerte una visita, pero ciertos problemillas y el verano en la playa dónde no tengo Internet me han retrasado mis visitas. Espero ir cogiendo el ritmo y pasar por tu espacio.
Siempre están los que quieren estar por encima de los demás y decidir según sus apetencias. El Evangelio de hoy nos lo recuerda: Herodes quizo hacer su antojo en su epoca.
Una alegría, igual que la de Hilda, tenerlos por mis blogs.
¡Qué DIOS los bendiga!

ÚLTIMAS REFLEXIONES