sábado, 1 de diciembre de 2012

PREDICAR O EVANGELIZAR

 La Palabra de Dios, la roca sobre la que construir la vida

A simple vista parecen lo mismo. Se llega a pensar que es la misma cosa y que equivale a estar haciendo lo mismo. Donjoan ponía el dedo en la llaga a proclamar que tienen diferencias y que no son lo mismo. Una cosa es cuando hablamos de predicar y otra evangelizar.

Donjoan reflexionaba y ponía como telón de fondo que dejen a los curas predicar y ustedes, los seglares, dedíquense a evangelizar. Evangelizar cada uno según los talentos recibidos y según situaciones, contexto, entorno y cultura. Yo estoy de acuerdo con eso y reflexiono mi respuesta.

Cuando alguien predica, en este caso, los curas, hablan y explican una Palabra desde el Evangelio y cuando lo hacen en la Eucaristía, desde la acción del Espíritu Santo. Predicar es, en mi opinión, dar a entender unos criterios y palabras que nos han sido dadas. Se trata de asimilar lo que el contenido de la Palabra quiere transmitirnos y aclararnos su lectura y comprensión. Supongo que tendrá más matices, pero este es, si no el principal, si muy importante.

Evangelizar es otra cosa. Se trata de lo recibido, en este caso la Palabra, hacerla vida en nuestras vidas, e injertados en Jesús, concretarlas en acciones que dinamizan nuestras vidas y la hacen vivencias en el cotidiano vivir de cada día. 

Evangelizar es ir con y por Jesús amando en la vida, y caminando con sus criterios y espíritu. No se trata de unas normas o unos preceptos. No se trata de practicar unos ritos o cumplir unas metas concretas. Se trata de dar tu vida en el camino de tu vida, apoyado en Xto. Jesús y amando cómo Él mismo nos ama y nos amó mientras estuvo en este mundo.

Creo que la diferencia es bastante notable. Mientras unos predican, otros evangelizan con el testimonio y la palabra, bajando a la vida, a la propia vida de cada día y convirtiendo las palabras en actos concretos de servicio, justicia, paz y amor.
ÚLTIMAS REFLEXIONES