jueves, 12 de mayo de 2011

MATAR LA VIDA ES ENVEJECER, Y CUANDO SE ENVEJECE DESAPARECEN LOS PUEBLOS

No importa quien lo diga, sino que se diga. Esto es lo que me motiva a publicar estos artículos, en este caso, el escrito por Norma Mendoza Alexandry, que en su reflexión descubre toda la verdad sobre "la gran mentira de la explosión demográfica".

Se ocultan las razones de la verdad con mentiras llenas de egoísmos y partidismos ideológicos. No se entiende que esto ocurra sino desde la lógica influencia
del Maligno que, cegados y sometidos a él, siembran el mal por todas partes, porque lo que se está aplicando no es semilla de buenos frutos, sino todo lo contrario. 

La economía de los pueblos está apoyada en la sostenibilidad de la familia. Si la familia no se protege, los pueblos terminan desapareciendo, y a eso es lo que, al parecer, estamos abocado dentro de muy pocos años.

Para que lo reflexionen les dejo con este artículo de Norma Mendoza Alexandry:

La mentira de la explosión demográfica


En la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), del 11 al 15 de abril se efectuó la 44 Sesión de la Comisión sobre Población y Desarrollo (Commission on Population and Development, CPD). Este año el tema fue "Fertilidad, Salud Reproductiva y Desarrollo".


Es común que en las sesiones que se efectúan en esta Conferencia anual, la salud reproductiva se equipare a "derechos reproductivos" y, como consecuencia, esto abre las puertas a los activistas contrarios a la vida y a la familia.


El documento base que se prepara previo a la Conferencia contiene múltiples referencias a los "servicios de salud reproductiva" (que en lenguaje de ONU significa aborto), referencias a derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, y un lenguaje que permite enseñar su versión de lo que es "educación sexual" y sexualidad humana a los niños de todo el mundo.


La participación de varios países latinoamericanos en esta ocasión fue para alinearse con las consignas y estándares marcados por la CPD: Varios países se unieron en el denominado grupo "LatAm" integrado por los representantes de México, Argentina, Brasil, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Guatemala, Perú y Uruguay.


Con objeto de estar al nivel de esta conferencia, decisivamente propusieron la inclusión de los "derechos sexuales" en las legislaciones nacionales, pese a que este término ha sido rechazado hasta hoy en la ONU para incorporar el aborto.


La píldora abortiva del día siguiente y la aceptación de términos tales como "salud reproductiva", "derechos reproductivos", "derechos sexuales", "maternidad insegura", que implican la inclusión del aborto legal, fueron reconocidos por este grupo de países.


Hablando de demografía, parece que en Latinoamérica, las propuestas anti vida son lo de hoy, el mensaje es que "nos sobran niños", que ya no queremos que nazcan más; que hay que controlar el crecimiento de la población a como dé lugar, con cualquier pretexto, llámese "erradicación de la pobreza" o "violencia contra la mujer", etcétera, aunque las cifras digan contundentemente lo contrario.


Para más claridad, consultando a un experto, cito: Manuel Ordorica, demógrafo del Colegio de México declaró este mes de abril que "México habrá perdido a la última generación en la que la cantidad de personas productivas es mayor que la de personas económicamente dependientes".


Indicó, además, que la pérdida de la generación productiva más grande de la historia del país se debe principalmente al envejecimiento de la población, lo que provocará que haya más personas mayores de 65 años y, por lo tanto, requieran más apoyo del que pueden dar.


Afirmó que el problema no radica solamente en que el bono demográfico se vaya a acabar, sino lo que la sociedad está haciendo con esta generación de jóvenes a quienes no se les da oportunidades de estudio ni empleo.


Yo pregunto: ¿Se les da a los jóvenes orientación sobre las múltiples ventajas de formar su propia familia, de tener hijos sanos y con ellos mismos como modelos de vida? O por el contrario, ¿se fomenta el "uso del condón" desde edades tempranas, se facilitan los abortos legales y la píldora del día siguiente y se les cierran las puertas del ámbito laboral? ¿Por qué se mencionan como problemas demográficos la "disminución de parejas casadas y el retraso de la paternidad"?


El demógrafo Ordorica prosiguió: "Las defunciones violentas tienen un mayor número en grupos de edades jóvenes, son personas que no están accediendo ni a educación ni a empleo. (…) Vemos el aumento de la población en edades avanzadas, pero la pregunta es: ¿A quién atendemos, a los jóvenes o a los viejos? ¿Damos una salida digna a los viejos con una jubilación o les damos la entrada a los jóvenes?".


Y continuó: "Yo creo que debe ser a los jóvenes, porque van a mantener a los viejos, quienes podrán apoyar a las personas de edad avanzada". Pregunta: ¿Y si no hay más jóvenes o hay insuficientes por el "control de población" al que nos impulsan políticas y conferencias tales como la CPD, con la aprobación de países latinoamericanos?


En el reciente Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (INEGI), la estructura por edad muestra claramente que cada vez hay menos personas menores de 15 años y que hay un claro descenso de fecundidad.


Ordorica hizo una advertencia final: "Tampoco el envejecimiento va a cambiar mucho, en los próximos 40 años la población mayor de 60 años se va a multiplicar por cuatro, lo que va a obligar a generar esquemas de pensiones y jubilaciones para evitar una catástrofe financiera".


En la CPD no pierden tiempo tratando de manipular el documento final usando la táctica intimidatoria de una "explosión poblacional" para justificar demandas de aumento de fondos para "family planning commodities" o productos de planificación familiar, que se integra fácilmente a su agenda abortista.


Pero en ese ámbito internacional no hay referencia alguna con respecto a las verdaderas necesidades familiares: dotación de agua limpia, de condiciones de salubridad, de medicinas y servicios de salud modernos, de enfermeras especializadas en partos o de atención pre y pos natal para reducción de la mortalidad materna.


Además, se ignora la necesidad de referencia al cada vez más dramático hecho del "decremento poblacional" en los países desarrollados. En el documento preparatorio de la Conferencia solamente hay una mención de las bajas tasas de fertilidad y por lo menos 16 referencias a los "servicios de salud reproductiva y sexuales" y sus similares.

Pero las cifras no mienten aunque se les ignore:

  • Para 2020, por primera vez, la tasa de fertilidad global va a estar por debajo de la tasa de reemplazo global del 2.1. Es decir, el número de hijos que cada pareja debería tener para reemplazarlos a ellos mismos.
  • Hoy, aproximadamente el 44 por ciento de la población mundial vive en países con fertilidad de sub-reemplazo.
  • En una tasa de fertilidad de 1.4, un país pierde un tercio de su población en cada generación. Actualmente 17 países europeos tienen tasas de fertilidad de 1.4 o menos.

En cuanto al futuro de Europa, los niveles de fertilidad imponen una sostenida disminución poblacional. "A niveles sostenidos actuales, la población europea puede disminuir a la mitad para el año 2110" (Report of the Secretary General, World Demographic Trends, UN CPD 2011).

Pero ningún país conoce mejor los peligros de la disminución demográfica que Rusia. Con una tasa de fertilidad que ha bajado hasta el 1.35, han comenzado a ser testigos de lo que significa perder grandes cantidades de población para estar en franco deterioro demográfico.


"Sin exageración, el problema central de la Rusia contemporánea es la demografía, (de ahí) el fortalecimiento de la familia y el (reto) de aumentar la tasa de nacimientos".


En el salón de Conferencias de Naciones Unidas se escucha: "Es perjudicial no tener las fuentes de planificación familiar… ¿por qué hay resistencia a la necesidad de planificación familiar?", preguntó el delegado de EU.


Y a continuación, con una voz tenue, la delegada de un pequeño país, St. Lucía cuestiona: "¿Cómo podemos hacer para que aumente nuestra tasa de fertilidad? Se nos dijo que necesitábamos reducirla y ahora tenemos una población envejecida".


En un panel de ONU, cuyos anfitriones fueron la Santa Sede, Malta y Honduras, que llevó por título "Desarrollo Humano Seguro: Matrimonio, Familia, Comunidad", una representante estadounidense reprendió a la Santa Sede por no ser "comprensivos" en su temática, sobre todo para abarcar la "planificación familiar y el aborto".


El reclamo del delegado ignora la realidad demográfica de los países en desarrollo que necesitan tasas más altas de fertilidad, no sólo para el desarrollo, sino para su sobrevivencia.


La CPD y ONU continúan pidiendo, sin embargo, donación de dinero a las naciones para "servicios de planificación familiar" y para lo que ellos llaman "productos", como: condones, píldoras e inyecciones para prevenir el embarazo.


Al respecto, la representante de Concerned Women of America dijo que esto es incongruente, ya que ella ha visitado muchas clínicas en África y los doctores le han mostrado los gabinetes médicos vacíos de medicinas básicas tales como penicilina, pero llenos de condones. Ella ha escuchado sus reclamos: "Se da tanta atención a la planificación familiar, que drena y aparta los recursos de lo que desesperadamente es necesario", le comentaron los médicos.


Finalmente el Arzobispo Francis Chullikatt de la Misión de la Santa Sede, advirtió: "Los programas internacionales de asistencia económica dirigidos a financiar campañas de esterilización y anticoncepción constituyen afrentas a la dignidad de la persona, de la familia y de la comunidad humana".


Para gran parte del mundo que ya experimenta disminución poblacional, el debate en ONU sobre necesidades de fertilidad debería centrarse en el desarrollo de soluciones para el porqué de la baja de nacimientos y el inexorable envejecimiento poblacional, no del "crecimiento poblacional".


Como dijo el señor Putin: "La solución recae en el fortalecimiento de la familia".



ÚLTIMAS REFLEXIONES