Páginas

domingo, 29 de julio de 2012

COMPARTIR ES AMAR

Porque decirle a Dios que le amas no basta solo con palabras, necesitamos demostrárselo con gestos, con signos, con actos de amor,. Por eso, Jesús nos dijo que todo lo que le hagamos a otra persona, sobre todo a los necesitados, a los pobres, a los pequeños, se lo hacemos a Él.

De modo que al compartir con los demás, compartimos con Dios, y le demostramos que, al menos, nos esforzamos en quererle. Este vídeo que pongo a continuación, elaborado por Pedro Sosa para Blogueros con el Papa es un intento de ese compartir nuestra fe y nuestra relación con Dios.

Hoy compartimos con Sor Maridel, y una vez más nos enriquecemos, y fortalecemos nuestra fe al sentirnos acompañados, arropados y juntos en el camino hacia la Casa del Padre.

He aquí el video: 

jueves, 26 de julio de 2012

NO PARARAN DE PERSEGUIRNOS

Del blog "Eligelavida" (ver aquí)




Y eso seguirá mientras el diablo tenga libertad para incitar al mal. Habrá hombres dispuestos a entregarle su corazón y a dejarse arrastrar por los tesoros que este mundo caduco les ofrece. La lucha del bien contra el mal será una constante hasta la venida del Señor. Entonces todo cambiará.

Mientras tanto, el mundo ofrecerá basura y muerte a aquellos que no quieren ver la luz y luchan por apagarla. Esto es lo que, a mi manera de ver, el Obispo resume muy bien en este vídeo.


lunes, 23 de julio de 2012

BUSCANDO NUEVOS CAMINOS

avanzadaevangelizadora.wordpress.com
 - NUESTRA META: presentar las formas y métodos que la Iglesia tiene para ...


A veces nos perdemos, y corremos el riesgo de desviarnos de la única y verdadera sustancia que nos edifica y que nos sostiene, Jesús de Nazaret. Sí, realmente es necesario al andar los caminos ir al ritmo de los tiempos, y los tiempos no permanecen inmóviles, cambian y se mueven.

Pero eso no significa que lo que se busca sea diferente o cambie de significado. El fin y la meta del hombre siempre persigue y busca lo mismo: "La felicidad eterna", y esa felicidad eterna está estrechamente vinculada a su salud y bienestar, ¡en todos los aspectos!

Por eso, precisamente por eso, lo único que atraerá a los hombres a escuchar es lo que se relaciona con su bienestar y salud. Todos buscamos soluciones que nos permitan ser más felices y saludables, y eso pasa por las curaciones tanto del cuerpo como del alma. Jesús atraía a la gente porque los curaba, los tranquilizaba, les daba paz y serenidad.

Sus Palabras eran bálsamos de relajación, de sosiego, de esperanza que sanaban y movían a sentirse bien. Mientras nosotros buscamos métodos pastorales más eficaces y acordes con nuestro tiempo, el Señor continúa con el suyo: Jesús recorría la Galilea sanando a los enfermos; entonces las multitudes le seguían y Él les predicaba la Palabra de salvación (Lc 6, 17-23).

Hoy sigue haciendo lo mismo: sana a los enfermos, la gente se reúne por miles y nosotros proclamamos el reino de Dios. Es sencillamente el Evangelio que se repite (sacado del libro "Jesús está vivo", de Emiliano Tardif).

No cabe duda que, sin desesperar, debemos preguntarnos qué hacemos y cómo lo hacemos. Pero sobre todo, discernir la medida de nuestra fe, pues nos ha sido dada la promesa de "Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis..." (Mt 10, 7-13).

Luego, ¿por qué no actuamos así?


viernes, 20 de julio de 2012

ESTO TIENE UN NOMBRE: AMOR

No hay crisis, ni errores, ni malos tiempos, sólo hay voluntad de hacer las cosas para servir al pueblo, para hacer las cosas desde la óptica del servicio, de la justicia, de búsqueda del bien común. Pero hace falta encontrar y descubrir esas personas. Quizás hayan muchas, pero no quieren complicarse la vida.

Si ocurre así, deben callarse y no hablar en el bar de la esquina sobre posibles soluciones o lo mal que lo hacen otros que sólo buscan aprovecharse de los demás. Si quieren arreglar y colaborar con el bien de la nación, no tengan miedo. Acepten el reto y salte al estrado.

No hay excusa, otros ya han empezado a hacerlo. Nosotros podemos ayudarles.


martes, 17 de julio de 2012

POR ESO CREO Y AMO AL SEÑOR


Todos, al menos eso creo yo, buscamos alguien que sea merecedor de depositar en él toda nuestra confianza. Le llamamos el mejor amigo, porque en los momentos, tantos alegres como tristes, lo buscamos para compartir con él esas alegría o penas.

 Alguien en el que tenemos puesta toda nuestra confianza, y en el que descargamos todas nuestras intimidades y razones que le dan sentido a nuestra vida. Pero alguien que también nos da miedo, porque no garantiza esa fidelidad que demandamos y deseamos.

Somos conscientes que en cualquier momento se puede romper, y toda nuestra vida se viene abajo. Hay siempre un atisbo de temor y una inseguridad que nos invade de miedo. Y cuando nos ocurre eso, nuestra vida se llena de desilusiones y desengaños.

La infidelidad está siempre esperando a la puerta. Infidelidades de todo tipo y de todo orden. La ambición, la propia vanidad, el querer ser más y los egoísmos que se apoderan de las personas, hacen que la vida y las interrelaciones se llenen de temor, de secretos y desconfianza.

Tener alguien en el que se pueda confiar con absoluta confianza; tener alguien en quien se pueda depositar y compartir todos tus problemas; tener alguien que siempre acuda a tu llamada y esté presto a tus necesidades es el mayor de los tesoros. Y ese Alguien existe.

Indudablemente, no es fácil encontrarlo. Exige búsqueda, entrega, esfuerzo, sacrificio, desprendimiento, desapegos, apertura, generosidad, constancia, perseverancia, obediencia, fe y sobre todo, confianza. Porque, Él está siempre preparado, dispuesto a entregarse, a dar la vida por ti y a nunca abandonarte.

Es el Misterio de Amor imposible de comprender. No está al alcance de nuestra mente, pero se experimenta, se siente y se nota. Hay muchos que lo han experimentado y lo han visto reflejado en sus vidas o en las de otros. Los testimonios abundan, más, como ocurrió en su tiempo terrenal, muchos no están dispuestos a creerlos.

Sin embargo, Él permanece ahí, y es el mejor amigo que puedas encontrar. El verdadero y único que está dispuesto a dar su vida por ti, y que te ofrece lo que más deseas: la vida plena y eterna. Merece la pena buscarlo y seguirle. Por eso, soy creyente y lo busco en su Iglesia.

sábado, 14 de julio de 2012

SOBRE LA CRISIS

La Tierra ha entrado en una crisis del crédito ecológico.

Porque la palabra crisis significa momento decisivo y grave en un asunto. Referido al equilibrio ecológico del planeta tierra pasamos por momentos decisivos que afectan a todos lo seres que viven en ella. El hombre es posiblemente el más notable e importante.

El Creador lo puso como administrador de todos los recursos del planeta con la misión de coordinar y de distribuir todos sus bienes entre los seres que la habitan. Guardar, pues, el equilibrio, la armonía y el sostén de la misma es la misión que al hombre fue encomendada.

¿Y qué está ocurriendo? ¿Está el hombre respondiendo a esa misión, o, por el contrario se degrada cada día más el equilibrio del planeta tierra? Dejo a continuación una reflexión que puede ayudarnos a situarnos ante esta gran responsabilidad que cae sobre el hombre.


todosayudan.com
 - «Río+20» es el nombre abreviado de la Conferencia de las Naciones Unidas ...

Insuficiencias conceptuales de la Río+20

2012-07-06


Decir que la Río+20 fue un éxito no corresponde a la realidad, pues no se llegó a ninguna medida vinculante, ni se crearon fondos para la erradicación de la pobreza ni mecanismos para el control del calentamiento global. No se tomaron decisiones para hacer efectivo el propósito de la Conferencia que era crear las condiciones para el «futuro que queremos». En la lógica de los gobiernos está no admitir fracasos, pero no por eso dejan de serlo. Dada la degradación general de todos los servicios ecosistémicos, no progresar significa retroceder.
 
En el fondo se afirma: si la crisis se encuentra en el crecimiento, entonces la solución se obtiene con más crecimiento todavía. Esto concretamente significa más uso de los bienes y servicios de la naturaleza, lo que acelera su agotamiento, y más presión sobre los ecosistemas, ya en sus límites. Datos de los propios organismos de la ONU informan que desde la Río 92 ha habido una pérdida del 12% de la biodiversidad, 3 millones de metros cuadrados de bosques y selvas fueron derribados, se emitió un 40% más de gases de efecto invernadero y cerca de la mitad de las reservas mundiales de pesca han sido agotadas.

Lo que sorprende es que ni el documento final ni el borrador muestren ningún sentido de autocrítica. No se preguntan por qué hemos llegado a la situación actual, ni perciben, claramente, el carácter sistémico de la crisis. Aquí reside la debilidad teórica y la insuficiencia conceptual de éste y, en general, de otros documentos oficiales de la ONU. Enumeremos algunos puntos críticos.

Los que deciden continúan dentro del viejo software cultural y social que coloca al ser humano en una posición adánica, sobre la naturaleza, como su dominador y explotador, razón fundamental de la actual crisis ecológica. No entienden al ser humano como parte de la naturaleza y responsable por el destino común. No han incorporado la visión de la nueva cosmología que ve la Tierra como viva y al ser humano como la porción consciente e inteligente de la propia Tierra, con la misión de cuidar de ella y garantizarle sostenibilidad. La Tierra es vista tan solo como un depósito de recursos, sin inteligencia ni propósito.

Acogieron la «gran transformación» (Polanyi) al anular la ética, marginalizar la política e instaurar como único eje estructurador de toda la sociedad la economía. De una economía de mercado hemos pasado a una sociedad de mercado, separando la economía real de la economía financiera especulativa, ésta dirigiendo a aquella.

Confundieron desarrollo con crecimiento, aquel como el conjunto de valores y condiciones que permiten el la realización de la existencia humana, y éste como mera producción de bienes a ser comercializados en el mercado y consumidos. Entienden la sostenibilidad como la manera de garantizar la continuidad y la reproducción de lo mismo, de las instituciones, de las empresas y de otras instancias, sin cambiar su lógica interna y sin cuestionar los impactos que causan sobre todos los servicios ecosistémicos. 

Son rehenes de una concepción antropocéntrica, según la cual todos los demás seres solamente tienen sentido en la medida en que se ordenan al ser humano, desconociendo la comunidad de vida, también generada, como nosotros, por la Madre Tierra. Mantienen una relación utilitarista con todos los seres, negándoles valor intrínseco y por eso calidad de sujetos de respeto y de derechos, especialmente al planeta Tierra.

Por considerar todo bajo la óptica de lo económico que se rige por la competición y no por la cooperación, abolieron la ética y la dimensión espiritual en la reflexión sobre el estilo de vida, de producción y de consumo de las sociedades. Sin ética ni espiritualidad, nos hicimos bárbaros, insensibles a la pasión de millones y millones de hambrientos y miserables. Por eso impera un individualismo radical; cada país busca su bien particular por encima del bien común global, lo que impide, en las Conferencias de la ONU, consensos y convergencias en la diversidad. Y así, contentos y alienados, vamos al encuentro de un abismo, cavado por nuestra falta de razón sensible, de sabiduría y de sentido transcendente de la existencia.

Con estas insuficiencias conceptuales, nunca saldremos bien de las crisis que nos asolan. Este era el clamor de la Cúpula de los Pueblos que presentaba alternativas de esperanza. En la peor de las hipótesis, la Tierra podrá continuar, pero sin nosotros. Que no lo permita Dios, porque es «el soberano amante de la vida», como afirman las Escrituras judeocristianas

miércoles, 11 de julio de 2012

SABER ESCUCHAR


open-ideas.es
 - Es evidente la importancia de saber...

No es oír todo los días una voz de  ultra tumba que te diga lo que tienes que hacer. Saber escuchar es aceptar y tener claro que tu misión en este mundo es hacer la Voluntad de Dios. ¡Ahora!, ¿cuál es la Voluntad de Dios?

Saber escuchar es tratar de clarificar y entender que todo aquello que se nos comunica no es lo mejor ni lo bueno, sino que, en muchos casos, tratan de conseguir beneficios para los propios comunicadores. La mejor escucha es la de entender y discernir lo que nos dice nuestro Padre Dios, porque Él, sí reamente busca nuestro bien sin ningún interés ni beneficio, ¡no lo necesita!, solo lo hace por amor.

Esa es la cuestión, llegar a entender y clarificar lo que Dios quiere de ti. Y, en mi modesta opinión, creo que hay ciertos signos y criterios que pueden ayudarnos a discernir que quiere Dios de cada uno de nosotros. En primer lugar, no hemos elegido la familia, ni el lugar, ni la época o circunstancias o ambiente que nos rodea. Ni siquiera los amigos. 

De alguna forma todo nos ha venido dado o impuesto, como quieras significarlo. No se ha contado, ni con nuestra opinión, porque seguramente hubiésemos elegido de acuerdo con nuestros gustos y apetencias. Pues bien, ¿no es esa una forma de hablarnos directamente a cada uno para decirnos que quiere de nosotros?

Podría ser chino, africano, americano... Podría ser rico, pobre o moreno... Podría estar aquí o allí, pero estoy en donde estoy. Esa es mi realidad, y es ahí donde mi vida tendrá sentido si trato de vivirla siguiendo la estela y el estilo de Jesús de Nazaret.

"Ámense como Yo les he amado", y podríamos añadir, "y como nos sigue amando ahora, en este momento". Vivir de acuerdo con la enseñanza que Jesús nos dejó es aceptar y hacer la Voluntad del Padre. No se trata de cambiar de lugar, de emprender otros proyectos, de imaginar otras misiones... Se trata de responder en el lugar que nuestro Padre Dios te ha puesto.

Esa es tu misión, la de atender a tu padre o madre; la de atender a tu marido o esposa; la de preocuparte por tus hijos; la de estar dispuesto a servir, escuchar y comprender a tus vecinos; la de cumplir con caridad en tu trabajo; la de ser figura en todo momento de Jesús de Nazaret.

Pero tampoco se trata de hacer todo a la vez, se trata, en mi humilde opinión, de responder según las prioridades que tu vida te vaya marcando, y tu naturaleza te permita. 

Conozco a una persona que, sin pretender nada, es el centro de toda su familia. Está cargada de defectos, como todos, pero su vida está enfocada a servir. Primero busca las necesidades de los que le rodean o se le presentan en su vida, y se olvida de la suya propia. Su vida está dirigida para servir y pensar en el bien de los demás. Muy pocas cosas hace pensando solo en ella.

Está presta a sacrificarse, a priorizar, a dejar sus proyectos, a procurar el bien o la alegría de otros, a servir y conseguir que los demás se encuentren bien, a... Pone siempre al otro en primer lugar, y lo hace desde Jesús de Nazaret, incluso sabiendo que antes de ir al altar debe atender a esa persona. 

Ella misma acepta y tiene muy claro que lo primero es la persona, y que esa es la Voluntad del Padre, y lo que vino a enseñarle Jesús, su Hijo. Y, verdaderamente, se hace luz su vida entre los otros, y creo que el día de su partida será un reconocimiento unánime de todos, agradecidos por su gran amor.

Ese ejemplo y esa vida han dado pie a esta humilde reflexión. Creo sinceramente que la Voluntad del Señor nos la ha dejado muy clara. Posiblemente, ocurre que nos empeñamos en hacer nuestros proyectos, y dejamos los de Dios para cuando los nuestros fallan.

domingo, 8 de julio de 2012

DIOS NO HIZO LA MUERTE

«No me recogerá la muertesino Dios» (santa Teresa 


Ni goza destruyendo a los vivientes. Todo lo creó para que subsistiera; las criaturas del mundo son saludables: no hay en ellas veneno de muerte, ni el abismo impera en la tierra. Porque la justicia es inmortal. Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser; pero la muerte entró en el mundo por la envidia del diablo, y los de su partido pasarán por ella (Sabiduría 1, 13-15; 2, 23-24).

Y nosotros, los hombres, sus hijos, creados a su imagen y semejanza por Amor, estamos llamados a vivir eternamente. Nuestra razón nos lo dice, pues es de sentido común que vivir para morir no tiene sentido. La razón nos dice que la vida es para vivirla eternamente.

Porque nuestro corazón desea amar, y el amor nos hace sentir felicidad y eternidad. El amor nunca se acaba, y si se acaba es porque no está en Dios, su Creador. Y fuera de Dios nos quedamos a merced del diablo, y en él está la muerte. 

Por eso es de sabio seguir a Jesús y estar en Él, porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Ya nos lo dice el libro de la Sabiduría preparándonos para la venida de quien nos va a salvar, Jesús.

jueves, 5 de julio de 2012

SE METE HASTA LA COCINA

... batalla donde peleamos todos los días con las tentaciones que...

Y no lo advertimos sino cuando ya el guiso está hecho, pero hecho a su manera, con sus ingredientes y a su propio gusto. Para entonces ya se hace difícil escapar, porque antes, cuando todavía se estaba a tiempo no se puso las actitudes y condiciones que se necesitaban para salir airoso.

Si lo dejas entrar, incluso lo invitas y le permites dialogar y tentarte, los resultados pueden asombrarte, y para cuando adviertes peligro, el terreno ya está comido. Por eso, una constante vigilia, en oración directa y personal. 

Un constante ayuno, ayuno de dominio de sí, de sacrificio para estar equilibrado, para no dejarte poseer por las cosas hermosas del mundo, para no dejarte comprar ni someter. Ayuno de circunstancias que nos invitan al confort, a entrar en la zona peligrosa y confortable del instalamiento. Ayuno de estar preparado, como Jesús, en su  adiestramiento en el desierto.

Y un constante desprendimiento de los apegos que nos acechan, que nos seducen, que nos tientan a cada momento, y que aprovechan la más mínima debilidad para debilitarnos, para aminorar nuestra sangre y congelar nuestro corazón, como si de una sanguijuela se tratara, y nublar nuestra vista para despertar sumergido en la oscuridad que te entrega al pecado.

¡Cuidado, mucho cuidado! Sin Él nada podemos hacer. Porque no se trata de mis planes, mis proyectos, mis amores, mis ideales, sino de los Suyos. Los míos son hermosos, pero caducos, finitos, vacíos de contenido y muy poco duraderos.

Los de Él son eternos, plenos, llenos de contenidos, ¡no hermosos, sino inmensamente maravilloso!, cargados de vida, de sentido, de pasión, de gozo y felicidad. Es Dios, mi Padre, y como Él no hay nada que lo pueda sustituir ni igualar. Pero cuesta sudor y sangre experimentarlo, buscarlo y guardarlo. Cuesta siempre, toda la vida, hasta la última gota de sangre.

lunes, 2 de julio de 2012

SEGURIDADES, EQUILIBRIOS...

Tendrá que correr hasta la meta sorteando uno o...

Toda la vida nos la pasamos corriendo detrás de una vida segura, equilibrada y sin imprevistos o riesgos que nos sacudan y nos pongan en peligro. Buscamos la felicidad en la seguridad general: Seguridad económica, seguridad familiar, emocional y psíquica, seguridad laboral...etc.

Digamos que esas son nuestras preocupaciones y aspiraciones, y ansiamos enterrar nuestros talentos, pues nos queremos quedar en el punto que nos promete seguridad y equilibrio. ¡Aquí nos instalamos y no busquemos más!

Sin embargo, queramos o no, nuestras aspiraciones describen una espiral, nunca un círculo. Al contrario que los animales que, satisfechas sus necesidades se tumban a la sombra a descansar hasta que despierten sus necesidades de nuevo, y de ahí no salen en toda su vida. El hombre, conseguido esta aspiración e ideal, se lanza por uno mayor y que le procure más satisfacción y le haga más perfecto.

El hombre siempre está anhelando mayores metas, mayores logros que le permitan progresar, alcanzar y mejorar su estado de perfección. Nunca lo da por acabado, solo cuando su vida termine su andadura en este mundo. 

Por lo tanto, el hombre necesita arriesgar constantemente su vida. Conseguido esta seguridad o equilibrio, tiene que lanzarse por dar un paso hacia adelanten en pro de algo más. Porque dentro de sí, el hombre siente deseos de una sociedad mejor. Siendo mejor él, hace mejor la sociedad en la que vive. No tiene sentido, ni puede, encerrarse en un habita particular una vez conseguido su propósito, puesto que nacerán nuevos.

Sus sentimientos y deseos le mueven a formar una familia, a tener hijos, a ser solidario, a buscar la justicia, a... Necesita romper sus seguridades y equilibrios una vez conseguidos, para alcanzar otros. Es una carrera interminable en aras de alcanzar la perfección.

Los equilibrios y seguridades en el mundo humano sólo tienen sentido como trampolines para nuevas conquistas, para aventuras en las que el amor es capaz de arriesgarlo todo. Es triste morir en equilibrios de egoísmo donde uno buscó simplemente estar tranquilo y evitar problemas. Es hermoso morir por asumir riesgos al dar lo mejor de nosotros mismos, al desgastar la propia vida en la tarea de amar alegremente, sin medida...
ÚLTIMAS REFLEXIONES