jueves, 21 de mayo de 2009

¿SEREMOS NOSOTROS TAMBIÉN CAPACES?


Acabo de oír a una oyente, en Radio María, citar la existencia de este vídeo sobre el Padre Norman Weslin. Inmediatamente fui en su búsqueda y tras comprobarlo no pude reprimir mis sentimientos y canté y lloré junto al Padre Weslin.

Ni que decir tiene que inmediatamente nació en mí el impulso de hacer otro tanto, y que si todos estuviésemos dispuesto a hacer lo mismo, el señor Obama se lo pensaría, como también la señora Aido. Quizás sea ese tipo de acciones las que necesitan ver nuestros irresponsables dirigentes para comprender que están asesinando a indefensos niños, inocentes al drama que sus vidas corren en el seno de sus madres.



Ayer había sentido el impulso de escribir sobre la declaración de la ministra Aido sobre el embrión humano, en la cual manifestaba que es un ser vivo, pero no una persona humana. La doctora Gádor tachó tal declaración del mayor disparate científico que se podía decir, pero yo digo que eso significa que esas personas, que representa a los Gobiernos del mundo, lo que pretenden es el mayor genocidio, superior al de Hitler, Herodes, y otros muchos, que quedan minimizados con está feroz destrucción de la persona humana.


Porque señores de los Gobiernos, ¿qué es ese ser vivo, instalado, en su período de gestación, si no es una persona humana? ¿Un extraterrestre? ¿Un nuevo ser vivo no identificado? ¿Algo que está vivo, dentro del seno de una mujer, y no se sabe lo que es? Porque la mujer no será su madre, ya que de serlo, ¿qué puede ser lo que ha nacido a la vida dentro de su seno?

Supongo que no habrá cambiado la ley natural que del peral nacerán peras, y del manzano, manzanas. O aquel refrán: no se le puede pedir peras al olmo, porque razonadamente y verdaderamente no las puede dar.

Es intolerable escuchar tales declaraciones públicas de la boca de personas que ocupan cargos de responsabilidad y que lo que demuestran es una total irresponsabilidad. Porque, sí saben que lo que dicen es un disparate, pero están endemoniadas por el poder y la ambición, hasta el punto de cegarse y matar a sus propios hermanos, porque quieran o no, esos niños inocentes que mueren segundo tras segundo, son hijos de DIOS, quieran admitirlo o no, y en consecuencia, nuestros hermanos.

Ardo en deseos de ponerme al lado del Padre Norman Weslin y de ayudarle a llevar esa Cruz con la que, anticipándose a los hechos, previa le iban a cargar en sus espaldas deteniéndole y haciéndole callar. Pero, asumiéndola y aceptándola con la paz que da el ESPÍRITU sólo salió de sus labios "AVE, AVE MARÍA..."



Acabo de recibir en mi correo este comunicado , que me parece muy acertado y verdadero, y no me resisto a publicarlo al final de mi humilde reflexión, porque creo que es el colofón de todo lo que he intentado expresar, porque de alguna manera el problema del aborto y el sida son problemas que aunque diferentes, tienen en común la equivocada política del Gobierno. Y rezo para que nadie se contagie del sida, o aborte, de forma especial la señora ministra o algún familiar y señores del Gobierno, incluyendo a todos los señores socialistas, comunistas y defensores de la promiscuidad sexual con preservativo, porque de contagiarse, o abortar que sepan que seguramente le atenderá una persona católica.

LUIS MARIA ANSON
La Iglesia y el sida (02.04.2009)
ALLÍ donde hay un hospital dedicado al sida, lo mismo en África que en
Asia o Iberoamérica, también en Europa, son monjas y curas católicos
los que están a pie de cama para atender a los enfermos.
He recorrido en trabajo profesional más de cien países.
En las leproserías de todo el mundo, en los asilos de ancianos terminales,
en los hospitales para enfermos infecciosos,
sólo se encuentra uno con misioneras y misioneros católicos.
Esa es la escueta verdad.
Nunca me he tropezado en esos lugares con un comunista militante,
con uno de esos manifestantes que vociferan contra la Iglesia.
Los misioneros y misioneras permanecen al margen de las pancartas y los sermones políticos.
Derraman su amor sobre los leprosos, los sidosos,
los desfavorecidos y desamparados.
Aún más, todos los profesionales del periodismo
sabemos que cuando estalla una tragedia del tipo que sea en el tercer mundo,
encontraremos información certera en la misionera o en misionero españoles,
que ejercen su ministerio en los lugares más miserables.
Nunca fallan, esa es la realidad.
José Luis Rodríguez Zapatero, para dar una lección a la Iglesia Católica,
ha decidido obsequiar a Africa con un millón de preservativos
pagados a través de los impuestos con los que sangra a los ciudadanos españoles.
¿A cuántos militantes del PSOE, encabezados por Bibiana Aído,
va a enviar para que se instalen durante diez años
en los hospitales especializados en sida,
para que convivan con los enfermos,
les atiendan, les den de comer, les limpien, les acompañen?.
El Papa ha instalado en el Africa enferma
a muchos millares de monjas y curas,
de misioneros y misioneras.
Obras son amores.
Esa es la diferencia entre los que vociferan y los que derraman cariño y atenciones.
Conocí en enero de 1967,
cuando carecía de la celebridad que adquirió posteriormente,
a Teresa de Calcuta..
Pasé un día con ella visitando sus hangares para enfermos terminales.
Escuché con atención lo que me decía.
Fue una lección de quién sabía mejor que nadie
en qué consisten las tierras duras del hambre,
el mundo de los desfavorecidos profundos.
Supe que estaba hablando con una santa.
Y así lo escribí.
Pues bien, en el cuerno africano,
en las ciudades estercoleros de Africa,
en los pueblos escombreras de Asia,
en las favelas brasileñas o en las villamiserias peruanas,
trabajan para los más pobres, para los más desfavorecidos,
millares y millares de teresitas de Calcuta.
El Papa cree que la mejor forma de combatir el sida en Africa
es la monogamia y la fidelidad.
No ha tenido en cuenta lo estupendas que están las negritas
y lo difícil que tiene que ser, ante el espectáculo de tanta belleza y atractivo,
que los negros politeístas y polígamos practiquen la virtud de la monogamia.
Pero ironías aparte, quienes combaten el sida en Africa,
quienes atienden a los enfermos son las misioneras, los misioneros católicos.
Escuché en una tertulia de radio a un simpático homosexual cebarse con el Papa
y despotricar contra la Iglesia.
Se me ocurrió aclararle:
«Dicen que el sida está especialmente extendido entre los homosexuales
aunque afecte ya a los heterosexuales.
Seguro que tú nunca te pondrás enfermo.
Pero ten por seguro que, si así fuera,
quien te atenderá con amor y dedicación en el hospital
será una monja católica».
Se quedó callado como una puta el simpático gay
y los tertulianos se apresuraron a cambiar de tema.
Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

15 comentarios:

Padre Efrén dijo...

Estimado hermano Salvador:
Escalofriantes, además de irresponsables y reflejo de una ignorancia (no sé si voluntariamente aceptada en lo político) las declaraciones de la ministra Aido.
Cuando los gametos masculinos se unen en la concepción hay un "potencial" humano que se manifiesta en cada fase de su desarrollo, una vida humana diferenciada y cuya inmanencia es esencialmente voluntad divina.
Los científicos que niegan la "humanidad" del feto (algo así como negar la "arbolidad" a una semilla de un árbol) no están utilizando el método científico sino la defensa de una idea política, muy alejada de la ciencia. La mentira, recordemos, es el arma que utiliza el Maligno para realizar su labor y desviarnos de la senda del Bien.
Un fuerte abrazo en Cristo Nuestro Señor.

Padre Efrén dijo...

Corrección: ...quise decir gametos masculino y femenino).
Un cordial salido en Xrto.

eligelavida dijo...

El asesino genocida, responsable de la muerte de miles de niños, premiado en una Universidad Católica, y el sacerdote arrestado por rezar por la vida de esos niños. ¡Qué locura!

Anónimo dijo...

Buen post.
excepto por el comunicado final, un poquito racista.
en estos tiempos España es mas estercolero que Latinoamérica o el África.

Salvador Pérez Alayón dijo...

La vida no da lugar a ninguna discusión ni duda. Es concebida y se produce y desde ese momento nace una nueva persona humana a la vida, porque, como bien dices, negar la arbolidad a la semilla de un árbol es un disparate. Pero creo que por orgullo no quiere reconocerlo, y están ciegos, exactamente igual que lo estuvo Herodes.
Encantado de verlo por aquí y un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

No entiendo como una Universidad católica puede darle un nombramiento a una persona que favorece y permite el aborto. Es incomprensible que éstas cosas ocurran, pero ya dijo el SEÑOR: "¡hay de quién escandalice..."
Un abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Si lo de racista es por lo que ha escrito Luis María Anson, al final de su vivencia, creo que no tiene ese sentido. Simplemente defiende lo que le parece una injusticia: despotricar a la Iglesia. Y antes eso, con razones, le rebate a esa persona homosexual que lo que hace no está bien, pero no le insulta ni le denigra, sólo le advierte que a esos que tanto ataca serán los que le atenderán posiblemente el día que le pueda pasar algo.
La Iglesia se caracteriza por dar cobijo a todos y en donde único no se echa a nadie es en ella, por eso están en las puertas los pobres y en sus comedores y... no los aguantan en otros sitios.
Un saludo.

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Hola Salvador. Te doy las gracias por tu visita a mi rincón, eres siempre bienvenido.

Agradezco tus palabras que son de verdadero conocimiento y enriquecen. Soy creyente aunque no peretenezca a ninguna religión en concreto. Mi Dios existe junto a mi, en mi y sobre mi.. no se si me explico con suficiente claridad, pero si te digo que soy creyente.

Seguiremos en contacto, trasmites buenos sentimientos.

Un abrazo de luz para tu ser.

Beatriz

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hola Beatriz, me alegro también por tu visita. Todos llevamos un dios dentro, el nuestro, pero ese dios no trasciende, está según nuestro proyecto, nuestras apetencias y nuestros intereses. Yo te hablo de un DIOS Revelado, hecho hombre y vivo, que me quiere tal como soy, con mis impaciencias, con mis agobios, con mis limitaciones y egoísmos; me quiere tal y como soy ahora, pero también quiere que mejore, que sea mas paciente, más desprendido, más desapegado, más servicial, más dado, más amor. Y en esa medida estaré más en paz y feliz, porque detrás del darse se encuentra el recibir. Y eso es experiencia pura, pues una madre lo puede entender cuando ha cargado nueve meses con su hijo en su seno, y luego tras el sufrimiento y dolor del parto, reboza de alegría cuando su hijo ve la luz. No nace, nació cuando fue concebido, sino que ahora sale a la luz, a la vida terrenal, abandona la gestativa. Y como esa muchas otras expereriencias.
No hay sino un DIOS ,porque sólo uno es el Verdadero y el que da la vida eterna. Es bueno tener sentirte como DIOS, y sentirlo dentro de ti, pero es muy diferente vivirlo según tú, y no como ÉL quieres que vivas, pues la Verdad sólo está en ÉL.
Ha sido estupendo compartir contigo estas experiencias desde el respeto y la libertad.
Un abrazo y sería estupendo seguir en contacto. Te enlazaré para así tenerte más cerca.

Miguelo, sc dijo...

Tenía la sensación que las personas que son partidarias de las leyes que permiten el aborto justificaban las mismas en base a que en el embrión aún no existía vida. Ahora, con esta nueva ley que amplía la posibilidad de abortar hasta prácticamente el sexto mes, los argumentos que ya eran inconsistentes de por sí se les desmontan como un castillo de naipes. Cualquier embarazada se da cuenta y siente la vida en su interior, el latir del corazón en las ecografías... y a esas alturas de embarazo, incluso las pataditas del feto y sus reacciones a determinados impulsos... ¿Cómo justificar el aborto entonces?. Pues sale la señora ministra de ¿igualdad? (que le digan a los niños que no van a poder nacer que su vida se ha cercenado por un asunto de "igualdad"...) afirmando que el embrión humano está vivo pero no es humano. Implícitamente está reconociendo que, si es un ser vivo, al abortar se está "matando" a ese ser vivo... Lo que aún estoy esperando de esta ministra de "igualdad" ("igualdad" a lo George Orwell en 'Rebelión en la Granja': "todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros"), es que me explique o demuestre si alguna vez, de resultas de un embarazo, alguna mujer ha dado a luz un pollo, una vaca, un delfín o cualquier otra cosa que no sea un ser humano... Si es así, tan sólo tendríamos que convencerla de que esas "nuevas especies" son tan extrañas que merecen ser calificadas de "especie protegida en peligro de extinción", como los linces ibéricos... Lo que demuestra que, después de todo, la campaña de la conferencia episcopal española sobre este tema no iba tan desencaminada...

icue dijo...

Estoy convencido de que lo que está pasando en nuestra socieda es un problema de educación y de formación en la enseñanza, punto de lucha para que esto mejore.
La formación de esta ministra, está claro que no es adecuada al puesto que ocupa, y lo triste es que esta formación es la que quieren los progres para las generacione futuras, gentes que no piensen, que no tengsn criterios rectos.
Con afecto

Hilda dijo...

Y más terrible que ese tipo de declaraciones sean de alguien que guía a las personas, si esos son los líderes, qué podemos esperar de los ciudadanos? a veces creo que más conciencia!
saludos. hilda

Salvador Pérez Alayón dijo...

Gracias por tu comentario paísano. Es un placer compartir la fe y reconfortarnos en el camino en la unidad y el amor.
Totalmente de acuerdo con tu comentario. Esta gente no tienen compromiso ninguno con la verdad. Toda su legislatura está salpicada de mentiras y de falsas promesas y sus principios están corrompidos con ideologías perniciosas y sin valores. Es la consecuencia lógica de caminar alejados de DIOS, pero están ciegos y no lo ven. Es más se creen suficientes y satisfechos, pero ya les llegará su hora, y quizás sea tarde. Se están jugando lo más valioso e importante: la vida.
Un abrazo y encantado de conocerte. Te enlazaré para no perder el contacto, que me alegraría continuara, pues juntos y unidos podemos avanzar mejor.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Estoy de acuerdo, ICUE, un problema de educación, pero en ello está implicado la familia, que educa en los criterios del mundo y olvida los valores espirituales y cristianos. Y claro, lo que se vivie en la escuela continua en la familia. No hay criterios y todo va a favor de la corriente. En la medida que nos alejamos más de DIOS, más enfermamos y nos corrompemos.
¿Qué hacer? Hay un Salmo, el 137, que nos puede servir para empezar a reflexionar. Ya hablaremos de ello.
Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Así es, HILDA. Sí los dirigentes están ciegos, cómo van a guiar a los dirigidos. Ambos están condenados a precipitarse al abismo.
De ahí nuestra responsabilidad y la necesidad de no quedarnos sentados a llorar nuestra nostalgia y desesperación, sino a levantarnos y luchar porque el SEÑOR cambió, cambia y cambiará la suerte de Sión (Salmo 137 y 126).
Un abrazo en XTO.JESÚS.

ÚLTIMAS REFLEXIONES