sábado, 7 de noviembre de 2015

EL MUNDO PARECE RESQUEBRAJARSE POCO A POCO

Trío de mujeres que viven en unión civil


Como si de un terremoto se tratara, el mundo parece resquebrajarse poco a poco. Y empieza por la familia. La familia es atacada por todas partes, en su unidad, en su constitución, y en su forma de procrear. La familia, escuela y lugar de formación, presenta ahora asignaturas nuevas, que amenazan con romperla y ponerla fuera de combate.

Se rompe el mundo, porque hasta ahora, el mundo estaba compuesto por pueblos, y los pueblos formados por familias formadas entre un hombre y una mujer. La familia, no sólo tradicional, sino la familia natural, la que manda la naturaleza, la de sentido común, la que ha sido constituida por Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza...

El mundo se revela y ahora rompe esa forma de conformarse como familia y aparecen otro tipos de relaciones familiares, que quieren llamar familias (ver aquí). Y las hay formadas por dos personas del mismo sexo, y también por tres personas. De momento, porque seguirán creciendo, o aparecerán hasta otros tipos de seres vivientes. Puestos a imaginar nuevas relaciones, valdrá de todo. Puro relativismo.

En este mundo en decadencia, los creyentes mantenemos nuestra fe fundamentalmente porque creemos en Alguien que vive, y que está observando y viendo esto, y porque, quizás, podía imaginarse que esto podía suceder. Creemos en Jesús y en su Amor, y en el poder del Padre Dios, que, cuando lo crea conveniente, dará fin a todas estas cosas que suceden, y pondrá justicia y verdad en todas estas cosas que suceden.

Porque sólo la verdad, la justicia y el bien será lo quedará según su Palabra. Por eso, los que seguimos a Jesús no desesperamos y, con la fuerza de su Espíritu, nos esforzamos en perseverar y mantenernos fieles y firmes a su palabra.
ÚLTIMAS REFLEXIONES