jueves, 31 de marzo de 2016

SÓLO SIENTEN DOLOR LOS SERES VIVOS



Preocuparse por el dolor que los niños, vivos en el vientre de sus madres, puedan sentir, es admitir que esos niños viven dentro del vientre sus madres. Lo que equivale a decir que son seres vivos, que al pertenecer a la especie humana, son personas. Y, ¿no tienen derechos las personas?

Al parecer se contradicen, porque nadie se preocupa por el dolor de un ser que no lo puede sentir. Admitir que lo puede sentir es reconocer, al menos la duda, de que ahí, en ese vientre humano de mujer, hay una persona humana. Lamentablemente, el mundo se equivoca porque mata, y los pueblos que matan camina a su propia destrucción.

No sería aventurado, ni ninguna profecía, adivinar que el mundo se precipita, y que al final se cumplirá lo que está profetizado, que vendrá el Señor a poner las cosas en su lugar. Porque, el hombre, con su actuar y su suficiencia, y, sobre todo con su soberbia, lo ha puesto de patas arriba y lo destruye cada día más. Para más información vean lo que está ocurriendo en algún lugar de este planeta.
ÚLTIMAS REFLEXIONES