Páginas

domingo, 30 de noviembre de 2008

Firme como roca, según mis convicciones


Liliana Negre, presidenta de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la vida, coordina a los políticos de Hispanoamérica que han hecho frente común,, superando las diferencias partidistas, para defeder sus países de la cultura de la muerte. Pero también pide una mayor implicación política de los votantes
(http:/www.yosoycreyentecatolico.com/2008/11/la-esperanza-til.html/).
Defensora a ultranza de la familia, se ha visto duramente atacada por algunos colegas y medios, por más que haya sido respetuosa con las diferencias de los demás. La han bautizado como señora "familia" a raíz de un proyecto de protección integran ( de vivienda, fiscal, laboral, sanitaria...) de la familia.

Ni que decir hay que, los políticos defensores de la vida y la familia hacen más que oponerse a ciertos avances; sus propuestas benefician (no se dejen engañar ) a toda la sociedad, pues "la única forma de producir capital humano es proteger a la familia y dignificar a las personas". Y es a ellos a los que hay que apoyar, por encima de todo, con nuestros votos, aún a enfrentarnos con riesgos que nos puedan comprometer.


Y, por supuesto, que también hay que reaccionar frente a la cultura de la muerte. Los últimos años han sido intensos: en Argentina, (educación sexual obligatoria al margen de la familias, ley de vasectomía y ligaduras de trompas que obligaba a todos los centros a practicarlas, intentos de despenalizar el aborto, etc.). Ahora que gobierna su mujer, Cristina Fernández de Kirchner, hay un cierto parón, quizá "porque hay muchos frentes abiertos" , aunque tampoco ha derogado las otras leyes , ni ha apoyado la vida y la familia.

Hay una tendencia muy preciativa a valorar la inclinación del voto. Yo diría, ahora hablo yo, que, políticamente hablando, el voto es un nuevo Coltán congoleño que encierra mucho poder y nosotros ,los ciudadanos de bien, que deseamos, porque sabemos que en DIOS, nuestro PADRE - tiene que salir porque es nuestro fin y el móvil de nuestros actos - está la Verdad y la paz para todos, tenemos que administrar nuestro tesoro decisivo: "el voto". Lo he venido proclamando reiteradamente desde hace tiempo antes de expresarlo con la palabra escrita y, ahora veo que también lo siente así la Presidenta de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la vida.



Entiendo que - El SEÑOR sabía muy bien lo que decía respeto a la Cruz - todo esto es ir contra corriente y ello supone y va a suponer sacrificio, renuncias (Jerome Lejeune) que, lejos de confundirnos y desanimarnos, nos identifican como cristianos esperanzados en CRISTO y en la Resurrección de una vida plena y eterna. Ahí está el misterio y sentido de todos nuestros mártires y santos. Se hace preciso, como dice Monseñor Martínez Camino, "un examen de conciencia y na autocrítica". Porque, "cuando esto sucede, la fe se angosta y se muere. Y si la fe se muere, se muere también el amor, de manera que un cristianismo meramente humanista acaba fallando también en el objetivo de servir mejor a la justicia".

Por tanto exulto en proclamar que es necesario que el cristiano se note, porque, ¿cómo puedo dar razón de mis convicciones si no descubro la raíz de mi fe que me mueve a actuar así? De no confesar los motivos de mi actuar - mi PADRE DIOS - me darían por loco o idiota, porque eso son los criterios del mundo. O, ¿es que los romanos entendía el sacrificio de los primeros cristianos en el circo? Los tachaban de fanáticos o de locos, porque no conocían ni creían en ese DIOS que ellos proclamaban.

Y ahí se esconde la necesidad de presencia pública de cristianos. La oración pública y los signos, por eso me preocupa la exclusión de los signos - crucifijos - de la fe, renovadores de la vida pública . De este modo, "la sociedad se preserva de ser configurada totalitariamente. La presencia de la oración exorciza el peligro de que la sociedad quiera acaparar la vida humana como si fuese una colmena en la que las abejas están perfectamente instaladas. Además, "la esperanza de la vida eterna moviliza las energías del alma para la acción, que mira más allá del propio interés inmediato, más allá de la quiebra de las esperanzas pequeñas de la vida e incluso de los fracasos. E incluso de la muerte.


Quién no está libre de todas estas cosas, quién se haya atado a sus metas profesionales, quien se haya cerrado en su concha caracoliana, asomando la cabeza para sólo compartir, sin riesgos, sus preferencias acomodadas y divertidas, quién se haya atado a sus haberes, a su fama, a su salud, a su vida... y haya hecho de cualquiera de estos bienes el bien último, no podrá actuar de modo justo y desinteresado, porque no tendrá un motivo suficiente para vivir sin esas cosas y, llegado el caso, querrá conseguirlas o retenerlas a toda costa. Dicho en otras palabras, "los santos y, en particular, los mártires, son el modelo del sujeto moral gestado por la esperanza cristiana.

En definitiva, la esperanza cristiana nos preserva de los abusos del poder. Uno de los ingredientes del ateísmo moderno - dijo el obispo auxiliar de Madrid - es que se escandalizan frente al sufrimiento y frente al predominio del mal en el mundo. Y frente a ese escándalo farisaico, dicen los autoproclamados jueces universales: "todo esto no podría darse si hubiera un Dios bueno. No habría tanto sufrimiento e injusticia. Declaramos, pues, que no hay ese Dios y nos constituimos a nosotros mismos en los únicos autores de la justicia.

La deriva es inevitable, dice Monseñor Camino: "cuando el hombre no tiene a DIOS, se hará sus dioses, sedientos de sangre humana. No puedo permanecer impasible ante tanta indiferencia y, posiblemente, desconocimiento del verdadero JESÚS. Se hace necesario que lo proclame, que lo proclamemos de palabra y testimonio. Es una exigencia ineludible en estos tiempos recios en los que no valen los discursos, dice Alfredo Dagnino, Presidente de ACdP. Y continua: "el amor a DIOS y el amor al prójimo nos deben llevar a salir afuera, a la vida pública - pero también, esto lo digo yo, a salir de nosotros mismos, de nuestros desapegos, conformismos, comodidades, seguridades y a evangelizar -continúa Dagnino, a ser la voz de los que no tienen voz, A ser asidero de los más débiles y de los más desfavorecidos en nuestra sociedad; a acompañar a los que están solos; a decir lo que nadie dice..."
Sabemos también que sólo nos corresponde . Probablemente no nos tocará a nosotros ver esos frutos sino a las próximas generaciones, pero eso no nos exime de sembrar y regar. El pesimismo es contrario a la Gracia y a la fe.

La esperanza útil.

Con este título despliega la revista Alfa y Omega un artículo sobre la esperanza de aquellos, que al margen de todo conflicto, sufren las consecuencias de sus dirigentes y, también, por qué no decirlo, de todos los que permanecemos embriagados en nuestro mundo confortable y pensando sólo en nuestros derechos y más derechos aunque ello signifique sacrificar a muchos inocentes y débiles.

A menudo, comenta el artículo, el único consuelo material para las víctimas de los conflictos es saber que, al menos, pueden contar con la Iglesia, ¡nuestra Santa Madre Iglesia!, ¡tan criticada negativamente!; ¡tan vituperiada hasta querer apartarla de su misión trascendental: .

(Proyecto Guatemala, en el que está colaborando mi parroquia muy directamente. Este año fue un grupo, con su párroco al frente, D. Miguel Hernández, a visitarlo y llevarles todo nuestro cariño y ayuda, tanto económica como material (medicinas, utensilios...etc.) que pudimos recoger. También conocemos a Andrea un italiano, seglar consagrado, que está dejando su vida allí. Con él estamos en contacto y más adelante, si DIOS quiere les hablaré de ese proyecto).

No son palabras sobre palabras, sino testimonios encarnados en vidas que lo dan todo hasta la muerte. Es el caso de Andrea, este año mataron, las guerrillas, sin saberse por qué a dos compañeros que trabajan en la construcción de las casas, como la que ven; sor Presentación López Vivar, del Instituto religioso de San José, de Gerona, que ha sufrido la amputación de sus dos piernas por una bomba, en el Congo; sor Madre Maravillas tan indiferente e indignamente rechazada a pesar de su ingente labor social.

Ante tales testimonios
http://salvadorvivenciasinquietudes.blogspot.com/2008/11/la-historia-de-melazzini-lo innumerables y de una entrega generosa y sin limites no se puede entender la ceguera de los Gobiernos, concretamente el nuestro, en estar empeñados en marginar y rechazar la mayor e ingente obra de Caridad hacia los hombres que nadie puede emular ni llevar a cabo. Porque no está emprendida por los hombres, pues sería un fracaso de ser así, y, no se entendería. Sólo puede entenderse desde la guía y asistencia del ESPÍRITU.

¿Quién podría substituir a la Iglesia en esa enorme labor? ¿Qué sería de todos esos pobres indefensos, desamparados, marginados, explotados, silenciados, asesinados, excluídos...etc.? ¿Quienes los defendería y cómo? Imagino esta pregunta delante de los tan suficientes políticos llenos de soluciones y respuestas en los momentos electorales y tan impotentes e irresponsables a la hora de dar respuestas con hechos y realidades.

Es impensable responder a esas realidades, porque para ello se hace necesario renunciar a su propio yo y ofrecerse al servicio de los demás y, ¡gratuitamente!, puesto que esa labor es impagable y necesaria de muchos brazos imposible de mantener en una nómina empresarial o gubernamental. Se hace necesario el voluntariado y eso no se consigue sino desde la opción cristiana.


Creo que sobran las palabras y lo demuestran los hechos. Sería imposible enumerar los ejemplos: Madre María de Calcuta, San Juan de DIOS, Mario Melazzini, citado más arriba,
http://salvadorvivenciasinquietudes.blogspot.com/2008/11/jerome-lejeune.html Jerome Lejeune cuyo semblante expongo en este post citado, sor Presentación, Radio María... ect., sería inacabable, pues se extiende por todo el mundo. Y nuestro querido Gobierno empeñado en quitar los crucifijos y todo lo que vincule al amor en CRISTO nuestro SEÑOR.

Supongo que creerán que de esa manera todo irá mejor. Cada uno que haga lo que quiera; cada uno que elija su pareja cuando quiera; cada uno que abandone a sus hijos cuando quiera; cada uno que mate a sus bebes, definido así y demostrado por autoridades científicas según, le parezca y de acuerdo son sus intereses,

http://www.yosoycreyentecatolico.com/2008/10/comienza-la-vida.html cada uno que eduque a sus hijos tal como le parezca y según su ideología y no en relación a unos valores en busca del bien común; cada uno que, relativismo, obedezca a papá Estado y a partir de ahí la ley del más fuerte y salvese quien pueda, porque las soluciones no llegan.

Hay mal uso de los fondos públicos; no se respeta la vida y se apoya una cultura de la muerte. Los ciudadanos pronto serán números de un ganado que hay que conducir y explotar. No son imaginaciones, son realidades que vemos, como pasa en el Congo en estos momentos:
http://www.yosoycreyentecatolico.com/2008/11/es-ms-difcil-que-entre-un-rico-en-el.html.


Los datos de muertes y personas desplazadas son alarmantes. Se habla de 300.000.- y 400.000.- personas muertas y más de dos millones de desplazadaos. La mayoría de ellos son mujeres y niños, que viven aterrorizados en unos 75 campamentos de refugiados. Y ellos, los Gobiernos los provocan, al menos, lo favorecen y no ponen las medidas necesarias para paliarlos. Es más, ahora sólo hablan de sus crisis y sus preocupaciones sin importarles que los demás se mueran de hambre, de sed y de abandono.

Y, después de todo esto, quieren maniatar a la Santa Madre Iglesia la única esperanza útil que tienen los pobres. Con tu voto puedes ayudar a cambiar esta realidad. Sensebilizate y toma conciencia. De ti y de mí dependen

lunes, 24 de noviembre de 2008

En defensa de la verdad.


En la Fundación Universitaria San Pablo-CEU se ha celebrado un acto en defensa de la libertad de expresión, en el que participaron más de 20 personalidades de la sociedad civil, para denunciar y protestar por la decisión del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) de retirar licencias de emisión a la cadena COPE y a Punto Radio y negarlas a otros medios. Fue, en definitiva, una reivindicación del fundamental derecho de expresión de los ciudadanos. El Presidente de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU, don Alfredo Dagnino -en la foto-, resumió certeramente la motivación de dicho acto: «Para que nadie pueda beneficiarse de nuestro silencio».


Y es que se puede comprobar plenamente de lo que es capaz de hacer el hombre cuando se erige en dueño y señor de sí mismo. Y es tan ridículo empecinarse en gobernar según su soberbia e inmadurez que terminan por hacer cosas contradictorias y disparatas. Tan disparatadas que enarbolando la bandera de la democracia y la justicia, le tapan la boca a otros que, según ellos, determinan que no deben hablar.


Podríamos preguntarnos, ¿que defienden esos gobiernos? ¿Por qué quieren ellos que unos se callen y otros hablen? ¿Es que gobernar es hacer lo que tú piensas y según tú entiendas? Pienso que la situación no es para tomárnosla a broma, ni para mirar para otro lado esperando que tome el camino recto por su propio peso. Así las cosas pueden derivar en catastróficas situaciones que nos afectarán a todos.


Y, desde este humilde rincón, reclamo el grito de implicarnos en despertar y participar en los manejos de nuestros propios asuntos, Porque son nuestros propios asuntos!! Nadie nos lo van a arreglar y tenemos la oportunidad de hablar cuando lleguen las urnas y manifestar nuestra libertad a hablar y gritar que no estamos de acuerdo con sus actuaciones. Es el momento de decir a los Chavez, Castro, Zapatero, Carold y muchos más que nosotros sí queremos respetar la libertad y el derecho de los otros.


Luego no levantemos el dedo y acusemos, pues también nosotros tenemos la culpa de haber permitido pasivamente e indiferente que todo esto se vaya fraguando y explote en situaciones ya irremediables y de consecuencias más graves para todos. Tenemos el deber, no todos son derechos, de levantar la voz y apoyar la libertad y el derecho a poder expresarnos.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Cuando el bien no es nuestro objetivo y fin último.


En nuestra querida nación hay muchos problemas que no deberían existir. Al menos, son historia del pasado que se deben superar y que no constituyen fundamentos para mejorar en nuestro camino hacia un futuro más digno, libre y en paz. Pero el diablo anda suelto y se inmiscuye en los que están deseosos dejarse dirigir por esa voluntad egocentrista y posesiva de implantar su ley y sus principios. Son los intolerantes e intransigentes que sólo entienden de sus ideas y para su bien particular e intereses propios.

Pero todo no acaba ahí. Están también los resentidos que no terminan por madurar y comprender que sólo en la concordia y la paz se puede conseguir lo que, se supone que es lo que desean, los fines que perseguimos: "una plena convivencia fundamentada en la justicia, libertad e igualdad".

Son los violentos, incapaces de asumir sus errores y desequilibrios; son los inmaduros que justifican sus verdes sentimientos y afectos con respuestas incoherentes, irracionales y cargadas de contradicciones; son los que ante la impotencia de no poderse justificar no son capaces de admitirlo y reconocer, se necesita ser humilde y no lo son, y de buscar, aceptándola, la verdad. Sólo desde ahí se pude construir un país, si eso es lo que pretenden, en democracia y libertad.


El juez Garzón nos deja esperpéntico, pues no todos son conocimientos y habilidades, hace falta madurez emocional y control de su libertad poniéndola al servicio de su voluntad. O dicho de otra forma, se necesita buscar la verdad y el bien, pues ese es el sentido auténtico de ser libre. ¿No me irá, Sr. Garzón, a decir que las personas queremos el mal? Nadie, en su más profundo sentimiento, quiere hacer el mal. Lo hace dejándose llevar por sus instintos irracionales y animales, es decir, cuando no es libre y está poseído por sus pasiones y egoísmos. Liberarse es desapegarnos de las ataduras que nos inclinan al mal para hacer el bien.

Y debe recapacitar sobre su actuación, pues hace mal en confundir y reavivar a los violentos, descontrolados e inmaduros que esperan la señal para echar leña al fuego. Sin darnos cuenta estamos enfrentándonos de nuevo con el telón de fondo: "la memoria histórica", y usted representa el papel, en este entreacto escenificado, de fogonero mayor. ¡Y lo hace muy bien! Sabe echar leña y avivar la hoguera de forma extraordinaria, pero en el lado contrario de la representación transparente su retrato real reluce de persona inmadura y poco inteligente, pues la inteligencia está, a pesar de que muchos no lo entiendan, en proporción directa con la búsqueda del bien común.

¡Que yo sepa, no hay nadie elevado en los altares por su maldades y disparates! Se les recuerda, en algunos casos, como malos ejemplos a no imitar y personas no gratas. Sólo los que buscan el bien, es lo qué queremos todos, son los bien hallados y recordados gratamente. Indicio claro que justifica que la libertad es la búsqueda del bien común. De ahí la tan acertada propuesta del Sr. Bono en el Congreso de enaltecer a la Madre Beata Maravillas por tanto bien hecho a la humanidad - http://deahaba.blogspot.com/2008/11/no-saben-donde-les-queda-la-mano.html -

Y, como un mimetismo instintivo, precisamente porque buscan y pretende otros fines distintos del bien común,otros colaboradores y resentidos se suman a la labor ingrata de echar leña al fuego para avivar el caos y la confusión. Son los señores del poder y otros de ideologías comunes que buscan encender su pasado violento. Pasado en el que todos tenemos culpa, los de un bando y los del otro, pero que debemos aceptar, cada uno con sus propios errores y aprender a no repetirlos de nuevo, sino mejorarlos en concordia, libertad, justicia y paz.

martes, 18 de noviembre de 2008

El poder de las palabras





Ere lo que escribes y como escribes. Todo lo que expresas y cuentas está trasportados por el vehículo de la palabra. Las palabras trasportan nuestras ideas y pensamientos para que otros al recibirlas conozcan y sepan lo que pensamos, hacemos y somos. Sin las palabras dificilmente podríamos entendernos y muy poco sabríamos unos de los otros. Ahora bien, las palabras, dice el refrán, se las lleva el viento y al mismo tiempo que las oímos, las perdemos en el horizonte del olvido y la comprensión.

Fosilizarlas en el papel perenne que las retiene y mantiene vivas hace que podamos saborearlas, engullirlas y darle el gusto y sentido que verdaderamente traen y significan. El invento de la escritura, del alfabeto, ha revolucionado toda nuestra vida enriqueciéndola de saber, conocimiento y cercanía. Porque las palabras escritas acercan a los pueblos y los ponen en relación unos con otros. ¡Qué gran valor el de la escritura!

Hoy, deslumbrados por los medios de comunicación, se nos olvida esa importancia fundamental de la palabra. La tele, el cine, la prensa y los libros nos ingestan con sus historias, cuentos y noticias que nos derriten en el olvido de la letra que hace posible todo eso. ¡Cuanto saber recibido y dado por medio y a través de la palabra escrita! Mis amigos blogueros, sin haberme visto, sin saber nada de mí, pueden por la palabra escrita conocerme, saber mi forma de pensar, mis principios, mis fundamentos, mi formación y, por medio de la fotografía, mi imagen.

Rindo desde aquí y a través de este estupendo vídeo, tomado del blog de Benita, un humilde homenaje a la palabra escrita, vehículo que nos relaciona y hace posible que yo pueda existir porque sé que también existes tú. La escritura me permite cumplir con mi vocación a la que estoy llamado: comunidad, y en la cual puedo recibir y dar, para alcanzar la plena realización del amor.

¡Y que decir del libro!, es como un muñeco donde la palabra escrita representa su corazón y su vida. No nos sería posible contar la ingente cantidad de palabras escritas que componen los libros. ¡Nos perderíamos! Sin embargo, cuantas historias y momentos gratos que nos han hecho pasar. Cuanto nos han enseñado y apasionado con sus intrigas y descubrimientos. Sería impensable pensar vivir sin la palabra escrita, pues es inconcebible la pobreza a la que estamos avocados sin no la conocemos. Sólo me resta darles gracias a DIOS, los demás seres que habitan la tierra no la tienen, por tan apreciable tesoro.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Unidad en las diferencias.


Se hace necesario estar muy atento a todo lo que pasa a nuestro alrededor. Es, ¡gracia a la observación!, la forma más rápida y eficaz que tenemos de aprender y tomar referencias. Yo me doy cuenta que soy alto, o más alto, cuando tengo a otro más bajo a mi lado, e igual cuando somos de la misma estatura. De igual forma, la lección de saber aceptar el juego democrático y, una vez pasado el enfrentamiento electoral, convertirse ahora en un aliado más a la causa de trabajar y arrimar el hombro por la construcción del país en aras del bien común, es, una vez ha perdido, el testimonio de lo que todos debemos hacer cuando todo ha acabado.


John McCain, el candidato republicano, nos ha dejado una bella estampa a imitar. Su buena actitud es edificante y constructiva y ha convertido una derrota en un buen ejemplo de ciudadano responsable, constructivo y reflejo para otros. Se debe tomar buena nota de estos ejemplos y actitudes para que sólo lo importante sea el bien común, que es por lo que, al menos debemos, luchamos y nos presentamos. Esa es la moraleja de unas elecciones que terminan y que deben ser moralizantes para que otros sigan el ejemplo.


De cualquier forma, una cosa es la actuación pública ante la audición y electorado y otra los sentimientos que recorren nuestro interior. Indudablemente ahí no nos podemos meter, pero el tiempo irá desgranando las auténticas intenciones que realmente viven en lo más hondo de su corazón. Sin embargo, el primer paso está dado: somos una unidad y lo que importa es Estados Unidos, o lo que es lo mismo, son ustedes, sus ciudadanos.


Tomar conciencia de que soy un servidor y de que lo importante es servir, ayudaría mucho a que las cosas empezaran a cambiar y a plasmarse de otras formas. Tomar conciencia de que no soy yo lo que prevalece, sino el bien común por el que lucho ayudaría a cambiar nuestras actitudes y a volcarnos en buscar lo importante y lo que debe emerger: "la justicia y la paz".


Se trata de unir esfuerzos en la lucha por remediar lo remediable, porque hay cosas que sólo se podrán aliviar o mitigar, y de apoyarnos en buscar lo mejor para desaparecer la pobreza, la explotación, el terrorismo, la coacción, el totalitarismo, la familia, la vida y todo lo que atente contra el bien y la libertad del ser humano. No importa quien esté; no importa quien haya ganado; importas tú y yo; importa Estados Unidos; importa el mundo.


Coincidirán conmigo que para estar en disposición de caminar por este sendero, se hace necesario antes buscar donde está la Verdad que nos ilumine y le de sentido a todo esto, porque nuestros criterios humanos siguen diciéndonos "ojo por ojo y diente por diente"; tanto vales, tanto recibes; tanto tengo, tanto soy considerado e importante; tanto doy, tanto tendrán que darme. Por nuestra condición humana no podemos escapar a estas tentaciones y, aunque somos buenos y hacemos cosas buenas para los demás, también somos malos y capaces de hacer cosas malas para los demás. La historia nos lo demuestra y no los dice.


Necesitamos un apoyo que nos ilumine y nos inspire a encontrar el camino de paz, justicia y libertad, y eso sólo se encuentra en la Verdad. Encontrándola estaremos salvados. Hay una "Ley Natural" que nos ha inspirado y lo seguirá haciendo, depende de nosotros, sí somos capaces de mirarnos y volver a la fuente que nos ama y no protege.


jueves, 6 de noviembre de 2008

¿Ha llegado el cambio?




Me parece muy convincente el discurso del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, pronunciados ante sus seguidores en el parque Grant de Chicago en la madrugada del miércoles tras oficializarse su triunfo ante John McCain.

Nacido en Honolulu el 4 de agosto de 1.961. Será el primer afroamericano en ejercer el cargo. Además, ocupa el cargo de Senador Junior en Illinois. Es el quinto legislador afroamericano en el Senado de los Estados Unidos, el tercero desde la era de la reconstrucción y el primer demócrata

A simple vista una persona preparada y relevante. Digna y como debe ser para un cargo tan importante y de una responsabilidad ingente. ¡Hablamos de la primera potencia mundial! Debo de reconocer que su discurso está impregnado de valores patrióticos y apoyados en fundamentos de derechos naturales que elevan a la persona a su propia dignidad. La justicia, la libertad, la unidad, la igualdad son valores que buscan el bien y proclaman el amor entre los hombres.

Porque aplicarlos es lo mismo que proclamar amarnos.Quienes se aman se hacen justicia, se respetan sus libertades, permanecen unidos y se identifican con el mismo derecho e igualdad ante las oportunidades y bienes de la tierra. Me llenan de alegría el escuchar frase como:"a aquellos que derrumbarian al mundo, os vamos a vencer. Y a aquellos que buscan la paz y la seguridad: os apoyamos".

Y a aquellos que se preguntan si el faro de Estados Unidos todavía ilumina tan fuertemente: "esta noche hemos demostrado una vez más que la fuerza auténtica de nuestra nación procede , no del poderío de nuestras armas ni de la magnitud de nuestra riqueza, sino del poder duradero de nuestros ideales: "la democracia, la libertad, la oportunidad y la esperanza firme

En su discurso, bajo mi humilde parecer, se esconde un claridad de ideas y objetivos firmes y decididos por la defensa de los derechos e igualdades entre los hombres. Y, como denominador común, un firme propósito de provocar un cambio desde el convencimiento y la esperanza en que podemos hacerlo, porque ya lo hemos hecho a lo largo de la historia, y ahora en la esperanza de que podemos avanzar y superarlo.

Sin embargo, en un momento de su discurso apoya todos sus fundamentos sobre los valores de la autosuficiencia y la libertad del individuo y la unidad nacional. Y es aquí donde discrepo y veo el peligro. ¿Quién le va a guiar? ¿De dónde van a salir los criterios y discernimientos que definan lo que es bueno o malo? ¿Los va a determinar él? ¿De dónde se iluminará para tomar una decisión sobre lo que pasa en este mismo momento en el Congo (www.yosoycreyentecatolico.com/2008/11/es-ms-difcil-que-entre-un-rico-en-el.html)

Porque no es el poseedor de la Verdad, ni sus consejeros tampoco. Hoy puede aceptar y mañana puede equivocarse. Hoy le puede parecer esto bien y mañana no tan bien. Hoy puede estar defendiendo la vida y mañana puede verse abocado, por presiones, a establecer la muerte. La Verdad no está en el hombre sino se nos ha dado impresa en la Ley Natural que nos ilumina e indica el camino

Y me hace temblar, en una expresión contradictoria, cuando manifiesta que en momentos de escepticismo y dudas y con aquellos que nos dicen que no podemos...contestaremos con ese credo eterno que resume el espíritu de un pueblo: "Sí podemos". Y termina dando gracias. Que DIOS os bendiga. Y que DIOS bendiga a los Estados Unidos de América.

Cuando uno pide la bendición de alguien, significa que le está pidiendo su consejo, su sabiduría, su protección y su asistencia. Bendecir significa invocar la protección divina en favor de una persona o cosa. En el caso que nos ocupa: "de la nación más poderosa del planeta tierra". Pedir la bendición es estar dispuesto a seguir esa protección demandada y por lo tanto dejarse guiar por su providencia y sabiduría.

Espero que el Sr. Obama, con todo su saber, sepa lo que dice y promete y entienda que sin la paz, sabiduría y fortaleza que solo nos viene del SEÑOR, Estado Unidos, ni nadie puede llegar al puerto de la Verdad que nos salva y nos hace libre



martes, 4 de noviembre de 2008

¡Es más difícil que entre un rico en el Cielo que un camello pase por el ojo de una aguja!









Se llama coltán. Algunos analistas consideran que, con el tiempo, será más importante que el petróleo. Sin embargo, no provoca los ríos de tinta que causa el oro negro. El silencio eclipsa los horrores que este mineral provoca en el corazón de África. En consecuencia, no parece haber calado en la conciencia social.

Quien posea un teléfono móvil, tiene coltán en sus manos. Es la piedra filosofal que hace los móviles más ligeros, los televisores más planos. Se trata de uno de los más preciados tesoros del primer mundo. Superconductor de electricidad, muy maleable y capaz de soportar el calor mejor que el cobre, el coltán (abreviatura de columbita y tantalita, minerales que contiene este tipo de roca) se ha convertido en la piedra angular de la tecnología más puntera.

Es un elemento fundamental en estaciones espaciales, armamento militar, ordenadores portátiles, consolas de videojuegos (el retraso de la PlayStation 2 en el 2000 fue debido a la falta de coltán), aparatos clínicos... Pero el 60% de la extracción de este mineral está dedicada a la telefonía móvil.

No es extraño que el precio del coltán se haya multiplicado por cien en los últimos veinte años, desde que el uso del móvil se generalizó en 1990 en Occidente, haciendo que el mineral alcanzase los 400 euros el kilo en el mercado.

Se trata, por tanto, de un componente clave en el engranaje económico de las nuevas tecnologías, esclavizadas por una demanda, creciente, que ha disparado la necesidad del preciado tesoro. La víctima de esta ambición es un país: la República Democrática del Congo. (RDC).
El Congo.

El 80% de las reservas mundiales de coltán se localizan en este país de África Central desestabilizado por las guerras y con un Estado débil, que tiene por delante la lucha contra la corrupción y la pobreza tras años de conflicto fratricida.

El coltán puede considerarse como la principal causa del desencadenamiento de la última guerra en el Congo, con la implicación de Ruanda y Uganda.
Los principales destinatarios del mineral son Estados Unidos, Alemania, Bélgica y Kazajistán. Numerosas oenegés y la ONU denunciaron en vano la situación, pero ni Estados Unidos ni Europa han mostrado voluntad política para acabar con el conflicto en detrimento de sus intereses particulares.

Mientras el hombre no purifique su ansia de poder, de grandeza, de ser su propio dueño, nada cambiará en nuestro conflictivo mundo. Todo seguirá igual: habrá más corrupción, más atropellos, más muertes, más esclavitud, más de todo lo que se quiera añadir. Como diría Cherteston: "quita lo sobrenatural y, lo natural, se convertirá en antinatural".

Y así es, en la medida que el hombre se olvida de DIOS, se ve obligado a buscar en sí mismo o a tomar de una ideología sus referencias y finalidades; y, al no admitir un criterio objetivo del bien y del mal, ejercen sobre el hombre y sobre su destino un poder totalitario, declarado o velado, como lo muestra la historia.

Toda institución se inspira, al menos implícitamente, en una visión del hombre, quiera o no quiera, y de su destino, de la que saca sus referencias de juicio, su jerarquía de valores, su línea de conducta. La mayoría de las sociedades han configurado sus intituciones conforme a una cierta preeminencia del hombre sobre las cosas. Sólo la religión divinamente revelada ha reconocido claramente en DIOS, Creador y Redentor, el origen y el destino del hombre.

Cuando el hombre se aparta de este camino, irremediablemente se precipita hacia un orden desencarnado de la vocación a la que es llamado y, por lo tanto, se hunde en su propia desgracia al rechazar la llamada a su propia felicidad. Creyéndose en poder ser dueño de su propio destino, cae en la red (hedonismo) de su propia muerte, obligado por sus referencias de juicio, su jerarquía de valores y su línea de conducta.

Consecuencia de todo ello, la portada de esta reflexión y todo lo que atisbamos a nuestro alcance nos hacen realidad , no son simples conjeturas, lo que estamos diciendo. Nuestra propia historia nos documenta con sus hechos lo que reiteramos, dícese del nazismo, comunismo... etc., hasta llegar al aborto, eutanasia, bioética embrionaria, Irak, Congo y pónganse a pensar...

El hombre cuando se constituye en su propio dueño y señor queda atrapado en su propio egoísmo y su objetivo inmediato es satisfacerce a sí mismo y buscar su propio bien y felicidad. Felicidad que encuentra en poseer y poder y sumergirse en el más puro hedonismo. Esto desemboca en las barbaridades que estamos viendo. El otro desaparece para convertirse en un enemigo a someter para mi propio servicio.

El hombre cuando se constituye en su propio dueño y señor queda atrapado en su propio egoísmo y su verdad pasa primero por satisfacerse a sí mismo y luego, según su intereses y su bondad del momento hacer algo por los demás, pero su mirada y su centro está en el bien personal. Así se puede explicar que está pasando en nuestro mundo.


ÚLTIMAS REFLEXIONES