jueves, 13 de agosto de 2009

LA VERDAD SE DESCUBRE SUMANDO EN LA VERDAD.


Es lamentable observar como ciertas personas centran su actividad participativa en comentarios, debates u otros tipos de participación tratando de defender sus propias verdades sin mirar ni mirarse en la Verdad Absoluta que dicen creer y buscar. Son aquellos que enarbolan su pensamiento como única verdad frente a los que defienden o, simplemente, razonan otros con fundamentos que los demuestran y lo hacen palpables.

Son aquellos que, ante la tragedia de la muerte de los niños que impiden nacer, defienden sus posturas alegando que los que tratan de denunciar y defender la vida son unos fundamentalistas, unos dictadores y hasta unos perversos creyentes. Son aquellos que ante la cultura relativista, tan palpable actualmente, manifiestan su disconformidad alegando, sin demostrar nada, que eso son manías y desviaciones de fanáticos religiosos y resentidos. Son aquellos que pierden el sentido de buscar la verdad y razonarla cegados por su propia verdad que se convierte en testigo y prueba de lo que realmente están negando.

Hoy, no se puede discutir, vivimos una cultura del relativismo, pese a quién le pese, que se manifiesta en que cada uno hace lo que cree y le da la gana. Y ese querer y darle la gana viene heredado de la educación que recibe y que le forma, para luego vivir de acuerdo con esos fundamentos basado en la verdad de los educadores, gobernantes y políticos de turno. Mañana vendrán otros y propondrán otra forma de ver las cosas y esa será su verdad.

Negar estas cosas, que llamamos Relativismo (todo depende de cómo lo mire cada uno) es negar la realidad. Y esto tiene mucha relación, diría que es la causa, de unos mecanismos de defensa que te inclinan a justificar lo injustificado y en consecuencia a distorsionar la realidad. Luego, dónde hay relativismo tú ves que no lo hay, y que cada uno tiene su verdad y hay que respetarla.

De esa forma deberíamos respetar la verdad Hitleriana, la verdad del sexo, del terrorista y de muchas más cosas... Podríamos admitir las desigualdades y regular los nacimientos como si de un rebaño se tratara. Podríamos destruir la familia y anular los matrimonios. Dar vía libre a que cada uno se plantee su vida de forma que, guardando un debido respeto, haga lo que le viene en ganas. En ese sentido, la responsabilidad sería relativa, pues cuando quiera o no quiera cumplirla lo haré.

Una mirada alrededor y veremos que los Gobiernos están, de forma indirecta, provocando el sistema que a ellos les interesa o creen. Personalmente yo creo que buscan más sus intereses más que una ideología, porque se dan cuenta que este camino no conduce a ningún sitio. Así al menos se aprovechan aquí abajo, pues nada esperan en otro lugar. Ya han caído muchas que escondían su propia ruina al final del camino, porque nada que no esté fundamentado en la Verdad tendrá futuro en esta vida.

El hombre está hecho para amar y todo lo que le desvíe de ahí será para buscar su propia muerte. Y el Amor es DIOS. Es de buen gusto, en este sentido, arrimar el hombre y, después de ver lo que ocurre alrededor, tratar de construir, sumar y buscar lo verdadero que, aún no estando de forma integra en lo compartido, sí, entre todos, podemos completarlo y sacarlo a la luz.

No se consigue nada enfrentándose, negando y destruyendo lo que se construye, al menos con intención sana y buenos deseos. Se puede añadir, complementar, enriquecer y hasta diferir, pero lo blanco será siempre blanco a pesar de que lo manchemos.

4 comentarios:

Gizatar dijo...

Hola Salvador.

Con este tema de la verdad y el tema anterior de la Vida quisiera realizarte un pequeño regalo.

Es una canción sobre este tema. Me encanta. Puedes visitarla en el blog Humanizando.

http://humanizandotuentorno.blogspot.com/2009/08/despierta-america.html

Gracias.

Timoteo Estevez dijo...

interesante soy católico también..
bien lindo todo...

Salvador Pérez Alayón dijo...

Gizatar, gracias por tu visita y atención. Estaré atento a tu nuevo blog. Tu labor es extraordinaria y el mundo será un poquito mejor con personas, qué como tú, trabajen por el bien común en la verdad.
Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hola Timoteo, encantado de tenerte por mi espacio. En cuanto pueda, llevo unos días algo atareado, visitaré el tuyo.
Se hace necesario sembrar criterios evangélicos que llenen el mundo de verdad y caridad.
Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

ÚLTIMAS REFLEXIONES