viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ AÑO 2011


Cada fin de un año y comienzo de otro invita a mirar para atrás y levantar la mirada para el futuro. Son momentos que nos llaman a un brindis por lo vivido y a un deseo para lo que queda por vivir, con la esperanza de poder cumplir muchos sueños y mejorar todo lo pasado.

Sin embargo, son pocos los que escudriñan en adentrarse qué realmente están buscando y cuál es el verdadero motor que les mueve a correr alocadamente otros 365 días en busca de qué cosas, que no llegan a vislumbrar claramente dentro de sí, persiguen con tanto afán.

O, simplemente, por qué no corren y se activan, volverán a pasar esos 365 días pasivamente contemplando, si así se lo permiten, el invierno, la primavera, verano y vuelta de nuevo el otoño. Se consumen y hasta llegan a sentir aburrimiento quedando sólo a los disfrutes de los más elementales placeres animales y biológicos. Sin saber cómo y por qué se han instalados y palpitan en estado vegetativo, indiferentes a todo por qué...

En cierta ocasión escuché de un joven esta sentencia: "Aquellas personas que no se preguntan el por qué de las cosas permanecen en la oscuridad y en la sombra, pues no se sentirán impulsado a buscar la verdad que se esconde dentro de ellos". No hay mayor sabiduría que ésta, ni mayor tesoro que buscar.

Hay reflexiones de todo tipo y forma, y también de toda búsqueda de intereses y mejoras, como también los hay que no reflexionan nada, ni icluso se paran a pensar quienes son, pero muy pocos se preguntarán de nuevo quienes son, de dónde han venido y a dónde van, porque si hacen eso tendrán que reorientar de nuevo su rumbo, ajustarlo más y encaminarlo más directamente al objetivo descubierto. Y esto exige un esfuerzo, un pensar contra corriente y toma de decisiones duras y difíciles que complican la existencia, pero que busca salvarla, por lo que deduzco que pocos son los que se lo preguntan, al menos de forma seria y responsable.

Sí, tenemos preparada una lista de deseos y objetivos, salen de forma rápida e instantánea, y, en este día y en estas horas nos vienen a la memoria. Queremos ser mejores y conseguir cosas mejores, cosas que creemos que nos vienen bien y que nos van a hacer más felices. Queremos que haya paz, porque nos experimentamos hombres de paz, y que no haya muertes (abortos) ni guerras, ni hambre, ni pobres, ni injusticias ni inseguridades.

Queremos que haya un diálogo entre las personas más respetuoso, capaz de comprender nuestras diferencias y de convivir en el respeto y la justicia y en la búsqueda del bien, es decir, en la búsqueda de la verdad. 

Quiero, ya aquí hablo yo, porque no puedo poner en boca de otros lo que yo realmente quiero y busco, que todo aquel que pase dolor y sufra sepa encontrar la serenidad y la paz que le llena de esperanza y de saber que el dolor y la muerte no tienen la última palabra. Y que, es en esos momentos, cuando descubrimos que necesitamos de Alguien que nos devuelva la esperanza de vivir y amar la vida para siempre.

Quiero transmitir mi fe y la esperanza de experimentar que la felicidad que tanto buscamos está en el amor entregado y servido a los demás, apoyado en JESÚS de Nazaret, el HIJO de DIOS Vivo, que ha venido y nace cada día en aquellos que le abren su corazón, para darle lo que realmente buscan: la felicidad eterna.

Quiero muchas cosas y, de nuevo, vuelvo a despertar y me encuentro en el mismo punto de partida, con la cuesta empinada y la corriente en contra, y el reloj inexorablemente siguiendo su camino, pero me lleno de esperanza, seguridad y paz pensando que Alguien, con su nacimiento, me ha recordado que no se ha ido, que sigue a mi lado y, con una palmadita me acompaña, me anima y me dice. ¡"Venga, adelante!, seguimos caminando".

Y aprovecho este momento para ofrecer como estimulo y motivación estos premios (ver aquí, aquí y aquí) que compañer@s en la fe y hermanos en XTO.JESÚS., han decidido ofrecerme y que acepto con gozo y ánimo renovado, por la Gracia del ESPÍRITU, apoyado en JESÚS, y unidos en el camino.

Y nada mejor que terminar el año compartiendo mi fe con estos regalos que descubren la presencia de los hermanos, la solidaridad que manifiestan que caminan contigo y te advierten de su presencia brindándote estos premios, que son de todos y para todos, como gotas de agua que nos refrescan la memoria, la esperanza, la fe de sabernos acompañados, recordados, estimulados, animados, junto a nuestro Papa, en nuestra Iglesia, con Nuestra Madre María, la Madre de DIOS, injertados en JESÚS de Nazaret, Nuestro Salvador y Redentor, y cobijados en la Misericordia de Nuestro PADRE DIOS.

Pero, por nuestra limitada humanidad y humildad, puesto que de no ser así, nadie se atrevería a recogerlos, y porque incluir a todos serían muy largo y siempre de alguien me olvidaría, me atrevo a nombrar a algunos, pero sientanse todos agraciados y estimulados en la fe.

Siete en familia
La cámara de las meditaciones
De todos los días
La hoja de Arce
Emma
Miriam
Las rutas de Angélica 
Matmáticas y algo más
 Por ti madrugo
Oceános de DIOS
Eligelavida
Por la vida y nada más que por la vida
Cursillos de Cristianía
Pueblo español
Campos de sueños
Marisela
ICUE

Posiblemente algunos los tenga repetidos o no tenga uno de los dos, pero eso es lo menos que importa, guardenlo en sus corazones y quedesen con la palmadita, el saludo y la esperanza de que vamos juntos caminando a la Casa del PADRE
FELIZ AÑO 2011

UN FUERTE ABRAZO PARA TODO EN XTO.JESÚS.

6 comentarios:

Claudio dijo...

«Nadie conoce toda la amargura de lo que aguarda en el futuro. Y si de pronto apareciera como en un sueño, la negaríamos apartando los ojos de ella. A esto le llamamos esperanza. ¡Feliz y Santo año 2011!
Bendiciones

Angelo dijo...

Viniendo de tí me siento honrado del premio que me otorgas. ¡Dios siga bendiciendo tu celo apostólico que muestras sin descanso! Feliz y Santo 2011. Muchas gracias. Un fuerte abrazo

Maria del Rayo dijo...

¡Feliz inicio de década y año!
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
Que busquemos la santidad.
¡Felicidades para tí y quienes te rodean!

MARISELA dijo...

Para ser santos, sólo hay que desearlo con el corazón y pedírselo a Dios, pues de Él viene todo lo que tenemos y somos. Y este año debemos pedirlo con mayor tesón. La luz es Jesús y viene de Dios y nosotros podemos ser pequeños reflejos de esa luz para alumbrar este mundo que camina en tinieblas.
Ser santos es lo único que se nos pide, dar amo, darlo todo sin esperar a cambio más que el amor final del Padre.
Un abrazo grande y gracias por el premio

Oceanida dijo...

Querido amigo, mil gracias por este premio que le has dado a mi blog. Quisera compartir contigo y todos la felicidad que siento y que muy a pesar mio, por falta de tiempo no puedo a veces transmitir a traves del blog.

Que el Senor te bendiga siempre, hermano en la Fe.

Hilda dijo...

Ya encontré el blog y el post del premio jejejeje primero que nada felicitaciones, segundo, gracias por pensar en mí.
saludos. Hilda

ÚLTIMAS REFLEXIONES