miércoles, 13 de abril de 2011

¿DE QUÉ HABLAMOS?

Ladislao Kubala, ...

Hay muchos temas y cosas de las que hablar. Una de las que suelo hablar, ver o leer algo todos los días es del dichoso fútbol. Desde joven lo practiqué, entre otros, se me dio mejor el baloncesto, la raqueta o el futbolín, pero el fútbol, aun no destacando, fue siempre mi pasión, como la de otros muchos. Mi equipo, desde niño, el Barcelona. No sabría decir por qué, pero una de las razones posibles pudo ser que el Madrid ya estaba elegido por algún otro amigo y tomé el Barcelona por esto de, tú del Madrid y yo del Barcelona, así podíamos jugar.

La figura de Kubala fue también pieza importante en la elección, pues fue una figura legendaria que entusiasmo a los jóvenes de aquella época, entre ellos estaba yo. Más tarde apareció Di estefano, que, por cierto, también venía para el Barcelona pero intereses deportivos y descuidos de otros recaló en el Madrid. Y, por esto del deporte nacional, hasta hoy ha llegado la afición. Trato de ser moderado y no dejarme arrastrar por la pasión, pues no se puede perder de vista que es simplemente un juego. Sin embargo, conozco a muchos amigos que lo pasan mal y llegan a mostrar su cara más amarga y dura en los momentos de los partidos.

También, no sería sincero callarlo, siento que me afecta y trato de luchar contra ese sentimiento inmaduro de enfadarme cuando otro, por suerte o por que ha jugado mejor que tú, le ha ganado a tu equipo. Ha sido tema de mis oraciones en muchos momentos, porque lo importante no es tener defectos, que tire la primera..., sino reconocerlos y ponerte en Manos del SEÑOR para que, con su Gracia, poder vencerlo.

Y así ha sido, aunque siempre te tira un poco y no puedes con todo, sí está superada la prioridad. CRISTO está primero, y muchos partidos, como el de hoy, no los veo, al menos completo, porque primero está la Eucaristía que coincide con la hora, 19,30 horas, y luego, hoy concretamente, martes, está la Ultreya que termina a las 21,15 horas. Por lo tanto, veremos los últimos minutos y algún resumen. Y muy contento.

Pues de eso quería hablar. No pretendía darles un discurso de mis aficiones y luchas por vencerlas en orden a disponer primero mi tiempo para, por CRISTO, amar, sino que pretendía decirle que, aunque se habla de todo, lo más importante es hablar de nuestra salvación eterna. No la de esta vida, sino la de toda la vida, ésta y la que continua. Eso es lo importante y lo que debe llenar toda nuestra existencia.

Claro que hay que saber cuando, cómo y dónde lo hacemos, pero de fondo de nuestro ser siempre debe estar la figura de CRISTO, porque ÉL llena toda nuestra existencia y felicidad. No hay otra cuestión más importante, y así lo es para todo el mundo aunque muchos no se enteran sino cuando les llega el momento de la cruz en la enfermedad, trabajo u otros problemas que priorizan. Sin embargo, lo más importante es el resultado final que tiene lugar en el atardecer de nuestra vida.

No hay duda que mientras hay un camino que recorrer y que en ese camino hay muchas cosas que necesitamos, pero también en esas cosas esta nuestro PADRE DIOS. JESÚS nos lo dijo: Nuestro PADRE se preocupa por todo, lo que ocurre es que nosotros pensamos de una forma, deseamos unas cosas y... el PADRE nos da lo que realmente necesitamos. Para eso hay que tener fe y fiarse del PADRE. 

Por eso, rezo todos los días y trato de aceptar todas mis carencias, limitaciones, ayudas que me brinda la familia, correcciones, fracasos, perezas, también éxitos con minúsculas, cosas buenas y malas y, sobre todo, disponerme, esforzarme en ello, para darme como el PADRE se da conmigo. Eso me ayuda mucho a mejorar algunas veces.

Y eso llena mi vida. No estoy en otros menesteres, de modo que estando jubilado me falta tiempo, más ahora, para cubrir todo el día. A veces tengo que frenarme para no saltar de jubilo o agobiarme por las muchas cosas que quiero hacer. No me importa nada más, pues de todo lo que necesite se encargará mi PADRE DIOS. Así lo ha hecho siempre aunque yo no me diera cuenta. En fin, ¡pues si que había algo de que hablar! Un abrazo a todos.

1 comentario:

su chico dijo...

A mi aun me falta bastante para la jubilación, pero encontré tiempo (y espero seguir encopntrandolo) para saludarte

En el Amigo
al + mc

ÚLTIMAS REFLEXIONES