domingo, 24 de abril de 2011

OBJETOS Y NO PERSONAS


Lo que en este momento os cuento es completamente real, le esta pasando a una amiga que no quiere que se sepa su nombre.
Tiene a su marido con un cáncer terminal, ayer llegaron a su casa dos médicas como se dice ahora de la S.S. y le dijeron que querían hablar con sus hijos.
Después le dijeron a ella que a su marido lo que le esperaba era muchos sufrimientos, vómitos, y que ellos llevaban la inyección para MATARLO. Bueno no se lo dijeron así exactamente
Ella se quedo helada y les dijo, que bajo ningún concepto lo permitiría, que llevaría a su marido, que esta también en diálisis hasta el último momento, y que lo cuidaría hasta su ultimo momento.
Le contestaron que eso era masoquismo, y ella le contesto que su marido estaba ofreciendo sus sufrimientos por muchísimas cosas que están pasando en el mundo y en nuestro país.
La pobre esta destrozada OS RUEGO VUESTRA ORACIONES, pues acabo de hablar con ella son la 9.15 de la mañana.
Mandarles este correo a TODO EL MUNDO que podáis, que estos CANALLAS ya están matando a las personas.
Y os ruego RECÉIS por esta amiga mía al a cual quiero muchísimo, para que  no la olvidéis en vuestras oraciones, pues esta completamente destrozada, pero con una paz interior grandísima.
Marta Nuñez.

Así, con estas palabras textuales y siguiendo literalmente el texto del mensaje recibido, he transcrito este trágico mensaje que encierra la ideología del gobierno imperante y que se esconde tras las apariencias de las llamadas "muertes dignas" que preconizan las nuevas ideología determinadas por el hombre que vive de espaldas a DIOS.

Y, claro, todo aquello que esté fuera de DIOS se fundamenta en la eficacia, el rendimiento y la valía económica. Fuera de esas premisas, nada vale ni tiene sentido mantenerlo activo o vivo. En este contexto todo aquello que haya cumplido su ciclo y su tiempo debe ser conducido al basurero. En el caso de la persona humana, debe matarse y a otra cosa.

La dignidad del hombre y la mujer nos viene dada por nuestro SEÑOR JESUCRISTO al elevarnos a la categoría de hijos de su PADRE DIOS. En ÉL todos somos hermanos e hijos de un mismo PADRE, y por lo tanto, nadie tiene poder sobre nadie, y menos de su vida y libertad. Sólo DIOS alumbra nuestra realidad y señala el camino a seguir. No podemos ni debemos quitarle a DIOS el derecho a hacer algo con nosotros cuando ÉL quiera o lo crea conveniente, porque para DIOS todo es posible, y devolvernos la vida humana cuando está perdida, también.

Y estas cosas, como la de arriba contada, ocurren más de lo que creemos y empieza a normalizarse como si de pollos en una granja se tratara. Así empezó el aborto y ya vemos por donde vamos. Estamos entrando en una sociedad de la muerte donde sólo impera el valor material de las cosas, entre ellas la persona, equiparada a una cosa en lugar de una persona.

Las nuevas ideologías, de todo tipo, reinantes son caducas, limitadas y no sirven para nada. Aparentemente ofrecen mucho y dan felicidad de la de aquí abajo, de esa que se consume rápida y hay que buscar más, y al final te cansas de tanto buscar y terminas preso de ella. Luego, en el atardecer de tu propia vida te das cuenta que has perdido el tiempo. Qué lo que parecía oro era basura.

Sólo, el hombre que toma conciencia de saberse hijo de DIOS y, como tal, se esfuerza en responder a ese papel de hijo y comportarse como hijo, es capaz de descubrir el inmenso tesoro que hay dentro de él y la inmensa dicha que significa ser hijo del PADRE DIOS. Porque no hay PADRE, sólo ÉL, que pueda darse y darte la felicidad eterna que, siempre, has buscado aunque muchas veces perdido y sin saber dónde.

Por todo ello, ahora, a las puertas de unas elecciones autonómicas y municipales, sepamos elegir y votar por aquellos que estén en hilo directo con DIOS, nuestro PADRE, para que entre todos encontremos sentido a la vida y dejémonos de tratarnos como objetos y sí como personas dignas queridas y amadas por DIOS, PADRE de todos. 

1 comentario:

mjbo dijo...

¡Feliz Pascua de Resurrección, Salvador!

ÚLTIMAS REFLEXIONES