jueves, 26 de septiembre de 2013

SIN DIOS NO HAY OTRO CAMINO SINO EL DE LA LOCURA



Una breve reflexión que nos ayude a centrarnos sobre lo que ocurre a nuestro derredor. Posiblemente a nadie se le esconde los acontecimientos, pero posiblemente también, valga la redundancia, nos tapamos los ojos y miramos para otro lado. 

Pensamos que nada podemos hacer, pero creo que estamos en un error. Podemos hacer mucho, porque el mundo en el que vivimos, cada uno de nosotros tiene mucho que decir. En su familia, en su trabajo, con sus amigos, en su círculo de amistades sociales, en su barrio, grupo, aficiones y ambiente. Allí donde viva y conviva sus criterios y su manera de vivir dará ejemplo y construirá un mundo mejor.

De todas formas, el mundo no es sino la reunión de familias y pueblos que lo conforman y le dan vida. Y entre esos pueblos estás tú y estoy yo. De la manera que tu y yo vivamos y actuemos, muchos otros aprenderán a vivir también. Si respetamos, actuamos con justicia y amamos el bien y la verdad, ese trozo de mundo donde tú vives será mejor.

El mundo, porque los que viven en él están desviados de la verdad y el bien se vuelve loco y no hace falta sino remitirnos a los hechos: ver aquí
ÚLTIMAS REFLEXIONES