jueves, 14 de agosto de 2014

RAZONES SIN SENTIDO Y SIN FUNDAMENTO



No se puede razonar cuando la razón no está de tu parte. No puedes decir que la Iglesia no hace nada cuando la labor de la Iglesia está reconocida por todos, porque está a la luz de todos. Defender que esto es mentira es defender la propia mentira, y eso no dice ni habla bien de ti. Porque la verdad siempre sale a la luz.

No se puede tratar a la Iglesia de obscurantismo cuando la Iglesia es transparente, habla en la verdad y está abierta a la luz de todo aquel que quiera conocerla. No se puede tratar a la Iglesia de retrograda o que entorpece el progreso cuando es la Iglesia la que promueve la educación, la justicia y la libertad de los pueblos dando su vida por ello.

No se puede tratar a la Iglesia de proselitista cuando la Iglesia propone en libertad la Verdad de la Palabra de Dios sin nunca imponer ni exigir. No se puede tratar a la Iglesia de dictadora cuando la Iglesia escucha, propone y ofrece la opción de elegir el bien y la justicia. No se puede tratar a la Iglesia de rica cuando la Iglesia distribuye y reparte todo lo que recibe y recauda para mitigar el hambre y la pobreza.

A pesar de todo, la Iglesia es pecadora porque está formada por hombres pecadores, que tocados por el pecado se equivocan, faltan a la justicia y a la verdad y cometen atropellos y vicios. Pero, ¡quiénes están exentos de pecados que levante la mano!, porque todos somos pecadores.

Pero la Iglesia es santa porque santo es su fundador, nuestro Señor Jesús, y ese, sí levanta la Mano libre de todo pecado. Y paga por todos los pecadores y nos limpia, purifica, justifica y salva. Por eso, la Iglesia es Madre y Redentora, y en ella todos, por la Gracia de Xto. Jesús, somos salvados.
ÚLTIMAS REFLEXIONES