sábado, 1 de octubre de 2016

EL CAMBIO ES HACER MI VOLUNTAD



Sí, mi voluntad y la de unos cuantos más. Se han apoderado del partido para dar riendas sueltas a sus sentimientos de venganza o de odio. No hay otra lectura por mucho que se quiera disimular, aparentar o hacer demagogia. Esta postura es inmadura, infantil, e irresponsable, que podría eludirla, porque a gente de ese talante no se le puede pedir responsabilidad.

¿Qué es el cambio? Se supone que el cambio es ir de una situación concreta a otra mejor. Porque todo el mundo querrá cambiar para mejorar, ¿no? Y lo que todos quieren es mejorar en el empleo, la seguridad social, seguridad ciudadana, sanidad, educación...etc. Luego, eso se supone que es lo que quieren todos los partidos, y el sentido común dice que dialogando se puede mejorar y cambiar.

Ahora, ¿qué otro cambio? ¿No hacerlo con Mariano Rajoy? Es decir, ¿que si el PP pone a otro, se puede formar gobierno? ¿Y eso es el cambio? ¿No es eso puro infantilismo e inmadurez? ¿No es eso falta de responsabilidad y sin sentido común? ¿Qué buscan estos señores, no sólo Pedro Sánchez, sino otros que le respaldan y están escondidos a su espalda? Lástima del PSOE, porque ha dejado de ser un partido serio. Necesita una limpieza profunda y casi completa.

Y esto se veía venir, pero ciego que guía a otro ciego no ve el precipicio al que se acercan. Tertulias y tertulias para defender lo absurdo, ilógico y sin sentido. Las cartas están ahora al descubierto y no se pueden ni defender ni ocultar. Esto señores, Pedro y su banda, quería el cortijo de España, aunque fuese una parte, dispuestos a darle a los secesionista su trozo de tarta. Y sin importarles para nada los españoles, militantes, votantes y no votantes. Querían el gobierno de España, fuese, unida o no unida, y el pretexto era el irracional argumento de no pactar con las políticas del PP que personalizaban en Rajoy. Políticas de derechas, que ellos condenan.

¿Se podría saber que políticas va a aplicar ellos? ¿Generar empleo?; ¿estabilizar la seguridad social y las pensiones?; ¿dar seguridad a los ciudadanos y empleos indefinidos?; ¿una ley de educación estable y en bien de todos los españoles?; ¿reforma de la Constitución? Y todo lo que quieran añadir, ¿pero en todo eso no se puede dialogar con el partido al que han votado la mayoría de españoles? ¿Y que lo han reafirmado con dos sucesivas elecciones?

No sigamos perdiendo el tiempo y échenlos a la calle antes que la situación sea irreversible y las consecuencias imprevisibles.
ÚLTIMAS REFLEXIONES