jueves, 25 de junio de 2009

GOBERNAR ES DAR RESPUESTAS AL BIEN COMÚN

El 90,5% de las personas sin hogar son hombres. La mayoría de ellos son autóctonos (72%) frente a los inmigrantes (28%). El 39,7 es la edad media de las personas sin hogar. 36 años de media en el caso de los inmigrantes y 43,4 en el de los autóctonos. El 52% de las personas con problemas atendidas por Cáritas llegan derivadas desde los servicios sociales públicos. El 21% es el aumento de personas sin hogar en 2009. Este porcentaje no incluye afectados por la crisis que utilizan recursos sociales. 470.000 hogares no reciben ingresos laborales ni prestación social, con un aumento de cien mil hogares en los dos últimos años.

Los principales perfiles son familias jóvenes, entre 20 a 40 años de edad, con niños pequeños. Parados recientes procedentes de empleos de baja cualificación. Mucho de ellos son inmigrantes. Empiezan a agotarse las prestaciones por desempleo y entran en situación de "ingreso cero" en los hogares. Mujeres, especialmente solas con cargas familiares, generalmente no compartidas, y con problemas de conciliación entre vida familiar y laboral. También se encuentran mujeres inmigrantes, que han llegado gracias a procesos de reagrupación familiar, mayores de 40 años y que buscan trabajo. También, cada vez se acercan a Cáritas hombres solos sin hogar, separados o divorciados, que están en paro. De manera más restringida se dan casos de mujeres mayores con pensiones no contributiva o pensiones mínimas.

Este es el panorama de nuestro pueblo, y mientras el Gobierno, y los Gobiernos autonómicos, como también la oposición inoperantes, sin hacer nada, o en el peor de los casos, y es lo que creo, no saben ni que hacer. Luego, subidos al estrado son unos parlanchines magníficos, y unos arreglalotodo que nos brindan soluciones y respuestas a todos los problemas que se nos presentan. Tendremos que concluir que son unos mentirosos, ineptos o simplemente unos aprovechados que sólo saben prometer, pero no hacer.

Seiscientas mil personas necesitan ya ayuda de Cáritas para subsistir, cifra record desde 1969. El informe de la entidad católica de 2008 evidencia los graves efectos de la crisis en España: en un año se han incrementado un 50% las peticiones de ayuda. La actividad diaria de Cáritas constata el déficit de protección social ante la creciente demanda ocasionada por la crisis. El informe de la identidad destaca que las administraciones no han sabido adaptarse a la nueva situación, yo añadiría que no que no hayan sabido, sino que no han querido, ni les ha importado mucho. Para ellos, todos sin ningún color, sólo somos sus votos para subir al poder.


Los servicios sociales públicos dan citas a largo plazo a los demandantes de ayuda (de treinta a noventa días) y tramitan las peticiones en plazos de tres meses o superiores, "un trimestre en el que la gente sigue teniendo que comer, vestirse y pagar sus deudas para no quedarse en la calle", apunta Silverio Agea, secretario general de Cáritas.

El estudio también subraya que España es el único país europeo que sigue sin tener una ultima red de protección social "y aunque la crisis pase antes o después, la resaca va a ser grande, "advierte el autor del informe, Luis Ayala, quien considera la situación actual "como una oportunidad para revisar nuestro modelo de protección social y de sociedad.

Y es que, Cáritas no es ninguna ONG, ni asociación contra los problemas del hambre, vivienda y demás carencias que el hombre puede encontrar en el recorrido de su vida. Cáritas es la respuesta de JESÚS, en su Iglesia, a los más pobres, marginados, explotados, necesitados de lo necesarios para tener una vida digna como hijos de DIOS. Cáritas son las MANOS del SEÑOR en los hombres que responden a su llamada y se suben a su Barca, su Iglesia, para desde ella acercarse a los que no le conocen, darlo a conocer, y acompañarlos en su devenir.

Y Cáritas siempre estará ahí, proclamando y la Buena Noticia de salvación, desde aquí, desde este momento, desde este mundo, dando respuestas a los problemas que el hombre encuentra en su dimensión social y de necesidades básicas como hijo digno de un solo PADRE que nos ama y nos quiere a todos por igual, y que en su HIJO JESÚS nos enseña el camino de vuelta hacia ÉL.

Pero es al Estado, a nuestros Gobiernos a los que les pertenece cuidar de su ciudadanos, de su pueblo, que les han puesto en la Administración para que busquen y den solucines a las necesidades planteadas. Y hay medidas y soluciones, al menos para responder a muchos que lo pasan mal, y con buena voluntad y compartiendo se pueden solucionar mucho.

No se puede ayudar a los Bancos, que son culpables directos de estos problemas, para que sigan desde su pedestal sangrando al pueblo. No se puede permitir tirar tanto dinero en contratos disparatados por unos señores que le den patadas al balón, mientras una gran parte del pueblo pasa penurias y hambre. No se puede mantener el mismo ritmo y nivel de vida publica, mientras otros, que han pagado cuando han tenido trabajo, sufren las consecuencias de otros que han gastado mal y ahora siguen gastándolo peor.

No se puede delegar en Cáritas, que es Iglesia, cuando conviene, y después legislar todo contra la Iglesia poniéndola como el enemigo número uno cuando, al parecer, molesta. Sepan todos los ciudadanos que al final cuando nadie le importes, la Iglesia estará ahí para recogerte y ayudarte, y darte la dignidad que mereces, simplemente, por ser hijo de DIOS. Por todo ello, llamo la atención para que tomemos conciencia a la hora de votar, y también, para que a la hora de declarar tengan en cuenta donde va su dinero. MARQUEN LA CASILLA DE LA X.

3 comentarios:

MARISELA dijo...

Una gran entrada, a ver si se le mueve la conciencia a mucha gente.
Y es que viendo esos número y viendo los gastos de esos parlanchines, no es fácil mantenerse indiferente. O este país cambia radicalmente de gobierno e ideas o nos hundimos todos.
La labor de Cáritas no se puede medir solamente con cifras pues el tiempo que dedican sus voluntarios no se ve, hay muchas personas mayores en Huelva que ayudan a clasificar, lavar, arreglar las cosas que se entregan, y esa personas tiene sus situaciones personales, sus casas que atender...en fin que no es mensurable el trabajo de Cáritas.
Saludos y bendiciones,

Salvador Pérez Alayón dijo...

Y al margen de todo esto, la labor callada, anónima de muchas personas creyentes que, por CRISTO, en ÉL y po ÉL, se desviven en darse y perocuparse por las necesidades y problemas de los demás.
Gracias por tus oraciones, Marisela, y adelante. Un abrazo en XTO.JESÚS para la Escuela de Huelva y su Ultreya.

Hilda dijo...

Interesante post Salvador.

Me llama la atención dos cosas, que haya muchos hombres solos, quizás se empieza ver entonces los resultados de que las mujeres estén olvidando (obviamente no todas) su rol y me refiero específicamente que en esa lucha de lograr la equidad, se ha errado el camino buscando la igualdad y no ha sido correcto. Los hombres y mujeres somos distintos por naturaleza biológica, emocional y social. Y es una realidad que muchas mujeres queriendo buscar la igualdad han copiado patrones de conducta inadecuados: promiscuidad, adicciones, libertinaje, etc.
Bueno, leyendo las estadísticas recordé eso porque creo que se está viendo el resultado de esas cosas.

Por otro lado, efectivamente, es muy triste ver como se ataca a la Iglesia sin recordar todas las cosas buenas que hace y que nadie parece querer ver.

Saludos. Hilda

ÚLTIMAS REFLEXIONES