lunes, 5 de abril de 2010

POR ESO SOY CREYENTE EN JESÚS


Si JESÚS no hubiese resucitado sería inútil y de tonto estar proclamando su Mensaje, pues nada tendría sentido si todo acaba con la muerte, como le pasó a ÉL. Sus enemigos contemporáneos así lo creyeron, y sus enemigos de ahora siguen creyéndolo igual: Todo acaba con la muerte.

He repetido muchas veces que si realmente JESÚS no resucitó, entendería todo lo que está pasando y que lo primero e importante es conseguir poder, riquezas, bienestar, satisfacciones, hartarse de todo y darse la buena vida. ¡Son cuatro días y hay que aprovecharlo! ¡Hay que intentar ser feliz! Y felicidad la para los que nacemos y morimos como fin último de nuestra vida es darte todo el gusto y placer que puedas mientras recorre ese camino. No hay otra opción.

Sin embargo, ocurre que eso no es así, que la persona cuanto más se busca y se atiende no es más feliz. ¡Sí, consigue una felicidad rápida!, pero fugaz, instantánea que se desvanece pronto. Y enseguida se ve obligado a continuar la lucha sin cuartel por conseguir otro ratito de felicidad. Y en el recorrido de nuestra vida lograremos muy pocos ratitos felices y vuelta a empezar.

Por otro lado, resulta que en la media que te olvidas de ti, te entregas y das a los otros (pueden preguntarles a los que lo hacen) recibes un gozo, una paz y una serenidad que te hace sentirte inmensamente feliz y esa felicidad permanece, se queda, siempre está en tu interior dándote paz y sosiego. Y te empuja a entregarte más para recibir más. No se pierde la que ya tienes, sino que aumenta cuanto más te entregas y haces en favor de los demás.

Ahora, todo esto que sienten los que lo han experimentado, coincide con lo predicado por JESÚS: la felicidad sólo se encuentra en darte por amor a los demás: Y eso lo dijo ÉL, pero simultaneamente lo vivió. La Palabra y el ejemplo. No se puede dar más. Pero, al mismo tiempo, como eso es, al parecer, lo que el mundo no entiende, lo quitaron del medio y, "muerto el perro se acabó la rabia". Y cada uno a lo suyo.

Sin embargo, eso no fue sino el comienzo de la Verdad: CRISTO Resucitó y con ÉL todo cobra sentido y todo se vuelve Verdad. Y ahora pasará lo mismo, hagan lo que hagan, intenten lo que intenten sepan que CRISTO ha Resucitado y nada lo podrá vencer.

En la imposibilidad, por la premura del tiempo, y para que no se me olvida nadie, aprovecho para mandar desde aquí una feliz Pascua de Resurrección y un deseo: " Que sea un paso más para que el SEÑOR nos ilumine en comprender el camino de la Cruz.





5 comentarios:

Gizatar dijo...

¡Feliz Pascua de Resurrección Salvador!
¡Qué Dios te bendiga y derrame la gracia sobre ti!
Un fraternal abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Igual te deseo Gizatar. He visto tu comentario antes de publicar la reflexión, por lo que no sé si la has podido leer.

Estuve probando con el vídeo primero, y posiblemente lo hayas visto así, porque antes de publicar lo reflexionado, casualmente pude ver tu comentario.

Qué el SEÑOR nos ilumine y seamos capaces de entender la Cruz que ÉL acepto y abrazó.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

ARCENDO dijo...

Feliz Pascua florida, querido amigo.
Q Dios t bendiga SIEMPRE.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Pido al SEÑOR que este camino Pascual sea un paso más para encontrarnos con la grata experiencia de sabernos salvados abrazando nuestra propia cruz como lo hizo JESÚS.

Una feliz y fructífera Pacua de Resurrección para ti, Arcendo y familia.

rgr dijo...

Salvador, hermano y amigo por la gracia de Dios, que esta Pascua sea para tí y los tuyos plena en la alegría y la esperanza del Resucitado.
Un abrazo en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

ÚLTIMAS REFLEXIONES