martes, 28 de septiembre de 2010

SE OCULTAN LAS VERDADERAS CAUSAS DE LA CRISIS.

 
Cuando despertemos ya no habrá remedio, al menos para los millones de niños asesinados impunemente en un mundo que se proclama libre y de derechos, y dónde en el país emblematico de esa libertad exhibe una gran escultura como homenaje a esa aparente libertad real.

Porque la crisis que afecta a millones de personas que sufren las consecuencias de un mundo sometido al simple interés mercantil y económico no puede esconderse sólo en los errores y ambiciones de unos pocos, que siendo efectos y no las causas, de las ideologías destructivas de los valores que personifican y dignifican a la persona y la familia, y amenazan desestructurar y destruir el equilibrio de los pueblos que se sostienen en la vida y la familia.

Hemos proclamado, por activa y pasiva, que la vida es el valor más grande de la persona humana, y que contra ella no se puede ir. Hemos proclamado, y no nos cansaremos, que la vida de la persona humana está por encima de toda economía e interés y que, en su destrucción se encuentra el mal de toda crisis.

Sería iluso por mi parte pretender defender lo que otros, con mayor autoridad y conocimiento, defienden, sin comparación, mucho mejor que yo. Por ello, y sin más preámbulos les dejo con el siguiente artículo recogido de "Religiónenlibertad. com".
 
La instrucción sumarial que afecta al IOR (Instituto para las Obras de Religión), el llamado «banco vaticano», no ha mermado la confianza del Papa en su presidente, Ettore Gotti Tedeschi, de 65 años, prestigioso experto en finanzas y profesor universitario (ver aquí para más información).

Sólo lleva un año en el cargo y la divisa de su actuación está siendo la transparencia y la adecuación de la operativa de la entidad a los protocolos de control sobre el dinero negro. De hecho, la investigación afecta a movimientos de cuentas abiertas antes de su nombramiento. Como señala el vaticanista Sandro Magister, «se sabe que con Gotti Tedeschi como presidente se han cerrado muchas cuentas de dudosa transparencia, y muchas otras han sido regularizadas».

Este caso judicial referido a una de ellas ha amargado al presidente del IOR la salida en Italia de un libro suyo con Rino Camilleri, Dinero y paraíso. Los católicos y la economía global, donde, entre otras cosas, hace consideraciones muy interesantes sobre los orígenes de la crisis financiera que sacude al mundo desde 2007.

En concreto, explica por qué «la enorme expansión crediticia y el mal uso de los instrumentos financieros han sido efecto, y no causa» de dicha crisis: «Los orígenes de los actuales desequilibrios económicos debe buscarse en otro sitio, en la pérdida del respeto a la vida humana».

La razón es la caída de la natalidad en los países occidentales. En efecto, «si la población de un país rico y caro deja de crecer, disminuye consecuente y progresivamente el acceso de los jóvenes a la fase de productividad; y, por el contrario, aumenta el número de las personas que salen de la actividad productiva y se convierten en un coste para la colectividad... Aumentan entonces los costes fijos, y no pudiéndose reducir los impuestos, disminuye el ahorro y, por tanto, la actividad financiera.»

Las alternativas son entonces aumentar la productividad con más horas de trabajo o deslocalizar los costes de producción. Pero lo primero no se quiere hacer, y lo segundo no da más de sí, por lo cual hay que recurrir a un último remedio: el endeudamiento. «O mejor dicho, el consumo a crédito, que conduce a los excesos que ya conocemos», concluye.

Gotti Tedeschi llama también la atención sobre el proceso inverso que han vivido hasta ahora las economías emergentes, con su progresiva expansión. Por ejemplo, «África está en vías de colonización por parte de los chinos», que pueden aportar trabajo y bienestar, pero el presidente del IOR se pregunta «qué visión de la dignidad del hombre llevarán estos nuevos colonizadores a aquellas poblaciones». «Ciertamente, no la católica», concluye. Y recuerda que el mensaje central de la encíclica Caritas in Veritate -en cuya redacción se dijo que ha participado- es que los «instrumentos» (como la economía, la ciencia o la técnica) «no pueden y no deben reivindicar autonomía moral», so pena de producir en el hombre «un daño irreparable».

La «negación de la vida», por ejemplo, apunta, con estas consecuencias imprevistas sobre el sistema financiero mundial.

1 comentario:

francisco Novo Alaminos dijo...

OHHHHHHHHHHHHHHHHH
¡QUE PRECIOSIDAD!!!!
GRACIAS...¡Y NO PUEDO ENTRAR COMO SEGUIDOR....BUENO, SOY VIEJO Y VEO POCO Y..ME LIO.¡Dios tenga misericordia de nosotros,,,sI OS DIJERA DE LO QUE SOY TESTIGO...
HICE TITUBEAndo un blog´
www.franciscona.blogspot.com
franciscona5111.@hotmail.com
Un abrazo

ÚLTIMAS REFLEXIONES