lunes, 6 de febrero de 2012

¿ DE DÓNDE TOMAMOS REFERENCIA?

¿Quién guía mi vida?

Hay muchas cosas que no andan bien. Sólo una mirada alrededor y observamos inseguridad, injusticias, mentiras, familias rotas, individualismos, relativimos, poca solidaridad, hijos perdidos, divorcios, hijos maltratados, niños raptados, robos... Y todo esto desemboca en muertes.

¿A quién miramos? Porque yo sólo veo dos caminos: 
a) uno es el de mirarnos como hijos de DIOS y, amparados en su amor y sus mandatos, regular nuestra vida según la ley del Amor según, JESÚS, su HIJO, nos enseñó...
b) o, sin referencias, mirar para el líder de turno, o inventarse cada uno su propia verdad e imponerse a la del otro que querrá imponer o vivir la suya. 

Porque muchas verdades no pueden cohabitar juntas, pues una sólo será la verdad y las otras mentiras. Sí, habrá muchas maneras de vivirlas y de aplicarlas, pero sola una verdad que suscita varias formas de hacerla vida en tu vida desde ella. 

Todo lo que nos sucede en este mundo de hoy tiene como consecuencia haber perdido la mirada primera, porque el abandono de las virtudes cristianas nos ha sumido en una locura que no tiene sentido y amenaza con destruirnos. Estudios y estadísticas dan resultados que nos llevan a estas conclusiones. 

El hombre cuando ha abandonado su casa y ha rechazado su filiación divina se ha sumido en un caos que le ha llevado a perder su orientación y su finalidad. Todo a su paso se derrumba y, la familia, célula de la sociedad, pierde su consistencias y su misión: "lugar para educar al hombre".

El hombre y la mujer, por amor, se unen como objetivo de fundar una familia, y abierta a la procreación de sus hijos en un marco de convivencia educativa y formativa. Todo lo que derive en otros fines queda fuera de lugar. Y esto es así desde antes del cristianismo. La familia forma y sustenta los pueblos.

Si el amor no es responsable hasta las últimas consecuencias de constituir, entre un hombre y una mujer, una familia que se prolonga en los hijos, la sociedad se tambalea y se muere. Porque otra clase de amor no hay. 

El amor afectivo, sentimental, romántico, erótico... son amores incompletos, arenosos, que fundamentan su unión en arenas movedizas y que se hunde al menor contratiempo, Porque no nacen del compromiso responsable y de la entrega madura y verdadera. Y eso genera consecuencias como las que estamos viendo. 

Nuestros pueblos no gozan de salud y amenazan con destruirse. La culpa sólo la tiene el hombre y la mujer, que siendo diferentes han querido olvidarse de eso y, confundiéndolo todo, tratan de equipararse y olvidarse que ambos forman un todo que se complementan, y para ello se necesita ser diferentes.

3 comentarios:

Mayhadiel R. Zaballero dijo...

We are now bound in an era marked by rapid economic technological changes development of learning and knowledge system... IN today's world- MORALITY is constantly destroyed by young and teens... LOVE, BONDING IN THE FAMILY is no longer to be found unless the parents are rooted enough with valuing the family...

Salvador dijo...

Así es nuestra realidad Myhadiel, pero nuestro peregrinar hacia la Casa del PADRE nos exige un combate constante.

La vida del creyente, del que sigue a JESÚS de Nazaret es una lucha diaria pues el bien y el mal se debaten en su interior.

Pero, no olvidemos, que tenemos la promesa del ESPÍRITU SANTO, ÉL nos acompaña y nos asiste, nos fortalece, nos ilumina y nos garantiza, a pesar de aparentemente no parecerlo, la victoria sobre el mal.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

icue dijo...

La situación actual hay que hacerle frente con optimismo, tú lo dices en tu entrada, !!somos hijos de Dios!!, QUE GRAN NOTICIA, CON ESO POR DELANTE, YA PUEDEN VENIR, EL TRIUNFO ESTÁ ASEGURADO, A PESAR DE NUESTRAS MUCHAS FALTAS Y DEBILIDADES.
UN FUERTE ABRAZO

ÚLTIMAS REFLEXIONES