viernes, 31 de agosto de 2012

TODAVÍA ESTAMOS AQUÍ, SEÑOR...


 - Deseo regresar y sentir el calor de tu presencia.

a pesar de nuestras dudas, a pesar de nuestros fracasos. Eres Tú el Mesías que esperamos y en el que confiamos todas nuestras esperanzas de dicha y felicidad. O estamos equivocados y hay que esperar a otro. Juan el Bautista, el Precursor, tuvo esas dudas. Después de proclamarte, de dar esperanzas a los hombres y de denunciar todo aquello que no vivía en la verdad, se encontraba atrapado en aquella celda, impotente y aparentemente fracasado. Hasta cierto punto era lógica su confusión.

Y a mí me pasa en muchos momentos lo mismo. Me pregunto el por qué de muchas cosas, de mi impotencia y fracasos. Y te pregunto como él, ¿eres Tú quién ha de venir, o debo esperar a otro? Y Tú me respondes, como lo hiciste con Juan el Bautista, los ciegos ven, los cojos andan y los muertos resucitan.

¡Oh Señor!, dame la paciencia de esperar con fe que mis ojos se abran, que mis pies no vacilen y anden con paso firmes, y que mi vida sea eterna en tu presencia. Porque a pesar de mis fracasos y mi impotencia yo seguiré aquí esperándote, visitándote, tratando de escucharte, de serte fiel y de dar mi vida por Ti.

Aquí estoy Señor, dame la fortaleza de nunca despegarme de Ti, y la confianza de permanecer siempre atento y disponible para dejarme moldear por tus Manos según tu disponga mi voluntad. Amén.
ÚLTIMAS REFLEXIONES