lunes, 24 de diciembre de 2012

EN EL SILENCIO DE LA NOCHE

En las afueras de Belén el silencio era apenas interrumpido por el balido...

Siempre, la noche es momento de silencio y de reflexión, porque cuando te paras y no tienes al lado a nadie el tiempo te invita a pensar. Son los momentos más oscuros y silenciosos donde vienen al primer plano de tu vida las preguntas que la cuestionan.

¿De dónde y a dónde voy? Siento necesidad, como todo hombre, descubrir mi ayer para construir mi presente y apoyar mi futuro. Necesito luz y respuestas para construir mi camino y buscarle sentido y esperanza. Sin esas respuestas mi vida irá a la deriva y perderá el rumbo.

¿Pero, dónde y cómo encontrarlas? La noche suele brindar tiempo y reflexión para iniciar esa búsqueda. Fue de noche cuando nació Jesús, y fue de noche cuando fueron avisados esos pastores. Fue de noche cuando en la oscuridad vino la Luz y se alumbró la vida de los hombres. La oscuridad necesita de la luz.

Mañana será un día cuya noche se iluminará y habrá Luz, Luz que alumbra y guía el camino donde encontrar respuestas a esas preguntas que nos pueden descubrir nuestro origen y destino. Porque no hemos decidido venir a la vida, ni elegir nuestros padres y familiares, pero estamos en la vida y tenemos unos padres y familiares. De la misma manera volveremos a la vida, porque la hemos recibido para la eternidad. No tendría otro sentido.

Y el acontecimiento de mañana puede ser muy importante para encontrar esa eternidad gozosa que buscamos y que nos alumbra desde Belén.

FELICIDADES
Y desde esta página, donde cada día tratamos de reflexionar y de esforzarnos en dejar nacer al Niño Dios en nuestros corazones, les envío mi mayores deseos de que ese esfuerzo continúe y se haga constante desde la humildad y la pobreza de reconocernos siervos y pecadores que suplicamos su Misericordia. Porque nos sabemos redimidos y amados por su entrega y su muerte de Cruz. Amén.

2 comentarios:

mj bo dijo...

Salvador, te deseo una muy Feliz y Santa Navidad.
Un abrazo

Angelo dijo...

"¡Felicitaciones, carísimos, porque ha nacido el Salvador! No cabe la tristeza cuando nace la vida. Si eres santo, ¡alégrate!, porque tienes encima tu premio. Si eres pecador, ¡alégrate!, porque se te ofrece el perdón. Si eres un pagano todavía, ¡alégrate!, porque eres llamado a la vida de Dios". (San León Magno)
Feliz y Santa Navidad. Un fuerte abrazo

ÚLTIMAS REFLEXIONES