Páginas

martes, 30 de octubre de 2012

NO ES DE SENTIDO COMÚN...

 LA GRAN MENTIRA DE HALLOWEEN

celebrar la muerte, ni creo que a nadie se le ocurra tan idea. Luego, ¿de dónde y por qué tanta difusión festiva y alegra para celebrar la muerte? ¿Tiene esta actitud algo de coherencia con lo que deseamos y buscamos? ¿O mejor responde a un mimetismo de consumir y tragarnos todo lo que nos proponen los que están buscando un mundo según sus criterios y sus intereses?

Porque lo primeros que responden a esta convocatoria son las multinacionales comerciales interesadas en que el pueblo consuma, aunque sea actitudes y fiestas de muerte. Sin lugar a duda que esas fiestas no responden a la cultura cristiana, ni tampoco a las aspiraciones de ninguna persona, pues todos aspiramos a la vida, ¿cómo luego enseñamos a nuestros hijos a celebrar la cultura de la muerte? No tiene sentido común ni se entiende nuestro proceder.

Luego nos extrañan las alarmantes estadísticas de suicidios y depresiones de jóvenes, pues les hemos enseñado a querer y celebrar la muerte (ver aquí). Rotundamente no, esto no puede venir de Dios sino del diablo, que mientras no se preocupen de él hace de las suyas. Pero también de muchos que, de espaldas a Dios, han hecho un pacto con el diablo aunque ellos no lo sepan.

Pues todo lo que no está en el camino de Dios lo está en el del diablo. La muerte no puede ser celebrada porque no hemos sido creados para morir sino para recorrer una etapa que, acabando aparentemente en la muerte, empieza con la verdadera vida a la que aspiramos todas aquellas personas que se precien de buen gusto y sentido común.

La vida es la única y verdadera celebración que el hombre, valga la redundancia, celebra. Porque el valor más grande que tenemos, porque todo en la vida está hecho para vivir, porque lo que merece celebrar y celebramos es la vida. Y porque dos personas, hombre y mujer, cuando se aman hasta darse íntegramente lo celebran con vida, los hijos. No tendría sentido otro camino.

Seamos conscientes de lo que queremos y vivamos con más coherencia nuestra meta y camino. Y es en la familia donde debemos de empezar a dar los primeros pasos y tomar actitudes que destaquen y celebren la vida. Esa vida que tanto nos preocupa y tanto queremos. Celebrémosla, porque los cristianos tienen un hermoso día para celebrarla, el uno de noviembre, el día de todos los santos.

Estamos llamados a eso, a vivir eternamente, a ser santos eternos y gozosos en la presencia del Padre Dios. Defendamos lo que realmente vale la pena defender y empecemos tratando de transmitir a nuestros hijos que lo que vale la pena celebrar es la vida y no la muerte.

domingo, 28 de octubre de 2012

EL ENCUENTRO REQUIERE CONDICIONES

 Mi encuentro con Jesus I. Hola hermanos y


Porque solo encuentra quien busca. Son Palabras de Jesús: "Busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá la puerta, pidan  y se les dará". Está claro, antes de recibir el anuncio hay que tener hambre de escuchar, hay que estar en actitud de búsqueda, hay que desear pedir.

Porque ocurre que a muchos les es proclamado el Evangelio, pero son pocos los que responden. El caso del joven rico nos puede aclarar la idea. Tenía deseos de encontrar la vida eterna y admiraba a Jesús hasta el punto de arrodillarse ante Él y llamarle maestro bueno. No era Jesús un cualquiera, puesto que se acerca y le pide consejo.

Sin embargo, su actitud no estaba libre, permanecía encadenada, era muy rico. El misionar necesita para dar frutos la colaboración del misionado, y sin esta libertad entendida como desprendimiento de otros intereses materiales (riquezas, fama, honores, prestigio, reconocimientos...) no se abre al Mensaje de Jesús. 

Lo experimentó aquel joven rico, y lo experimentamos todos los que oímos el mensaje de Jesús. Hay que estar hambrientos, inquietos, en actitud de búsqueda. Por eso en las misiones no todos los que son saciados y atendidos responden al encuentro con Jesús.

Y eso, desde mi punto de vista, lo comparto para animarnos que los frutos de todos nuestros esfuerzos y compromisos no deben mirarse desde los resultados y la eficacia. Nos basta con predicar, con vivir nuestras vidas desde el Evangelio, con darnos y entregarnos a más no poder, pero con la mirada puesta en la libertad del hombre y la Gracia de Dios. Es Él quien siembra y recoge la cosecha.

martes, 23 de octubre de 2012

SIN EMBARGO DE ESTO NO SE HABLA.

Hermano Walfrid

Un religioso fundó el Celtic de Glasgow en una sacristía
 para ayudar a niños católicos pobres
El rival del FC Barcelona en Champions que se enfrentará esta noche,
fue fundado hace 125 años por un marista.

Javier Lozano / ReL   


El hermano Walfrid nunca imaginó que su humilde obra de caridad pudiera llegar a convertirse en uno de los equipos de fútbol más conocidos del mundo y con más solera de toda Europa. El Celtic de Glasgow, el equipo ‘católico’ de
Europa es el rival del FC Barcelona en la Champions League, la competición de clubes más importantes del mundo, aunque su origen fue mucho más humilde y con un fin muy concreto, cumplir las palabras del Evangelio.

El Celtic de Glasgow fue fundado por el hermano Walfrid, un religioso marista irlandés que se trasladó a Escocia y que atendió a los miles de irlandeses católicos que emigraron debido a la hambruna en su isla.
Pronto se dio cuenta de las grandes necesidades espirituales y materiales que aquellos pobres hermanos suyos padecían en una ciudad en la que una buena parte les odiaba por dos motivos: por irlandeses y por católicos.
La mesa de niños pobres
Poco a poco comenzó a surgir la idea. La vocación marista del hermano Walfrid pasaba por la educación y cuidado de los más jóvenes y decidió responder con fuerza a la llamada que Dios le había hecho.
En 1868 le nombraron profesor de la escuela parroquial de Santa María en el East End de Glasgow, el barrio de emigrantes católicos. En 1874 era ya su director y creó The Poor Children´s Dinner Table, (La mesa de los niños pobres), una organización caritativa para ayudar a los niños más necesitados. La ayuda era espiritual y también material pues el hambre hacía estragos en esos momentos.
El fútbol, herramienta para conseguir fondos
Pronto se dejó la vida buscando dinero para sus niños pobres y consiguió la implicación de empresarios y de algunas personas importantes de la ciudad.
Pero de repente vio la forma conseguir la ayuda necesaria para sus pequeños: el fútbol. Siendo un adelantado a su época observó la posibilidad de organizar eventos deportivos como vía para recaudar fondos para los niños pobres y emigrantes de Glasgow.
El Celtic nació en la sacristía
De este modo, el hermano Walfrid convocó una reunión en la sacristía de la Iglesia de Santa María, conocida como de Calton, en noviembre de 1887 y propuso la creación de un equipo de fútbol que se llamase Celtic, por su inspiración irlandesa. Así comenzó la andadura de lo que años después se convertiría en un grande de Europa.
Pronto comenzaron los partidos y la llegada de fondos para los niños pobres. El proyecto fue creciendo puesto que el equipo también servía para que los niños pudieran estar atendidos mientras sus padres, obreros todos, trabajaban en las factorías de Glasgow.
“Un club cuya razón de ser es la caridad”
A partir de ahí el Celtic comenzó a expandir su identidad católica por todo el país. De este modo empezaron los míticos enfrentamientos deportivos con los protestantes del Rangers así como sus primeros éxitos deportivos. Actualmente es el equipo más laureado de Escocia e incluso llegó a ser campeón de Europa en los años 60.
Orgullosos de ser católicos
“Un club cuya razón de ser es la caridad”. Esto lo afirman desde el Celtic de Glasgow. Lejos de renegar de sus orígenes y ocultar quién y por qué se fundó uno de los equipos con más seguidores en todo el mundo desde las filas del Celtic se sienten orgullosos de este origen católico y caritativo.
“En un mundo perfecto el Celtic nunca se hubiera creado porque en un mundo perfecto no existiría la pobreza ni la miseria”. Sin embargo, el pecado trajo la imperfección del hombre pero permitió la acción de la Gracia y la llegada de personas que llevadas por el impulso del Evangelio intentarán llevar a Dios las almas de la gente, también de la más humilde.
El legado del hermano Walfrid
Por ello, el hermano Walfrid no es sólo el fundador del Celtic sino todo un emblema y un ejemplo a seguir. Los aficionados de este equipo escocés consiguieron que en las inmediaciones del campo, el Celtic Park, se colocara en 2005 una estatua de este hermano marista, inauguración que realizó el propio arzobispo de Glasgow.
Catolicismo, seña indiscutible
Su legado sigue muy presente en el club y la esencia católica es una seña indiscutible. De hecho, hasta hace pocos años todos los sacerdotes podían entrar gratis a los partidos de los “católicos escoceses”.
Actualmente el club tiene oficialmente la caridad como una de sus prioridades para lo que creo un organismo específico.
“El fondo de Caridad del Celtic ha sido creado para poner en práctica los principios de caridad de su fundador”, afirman en su web. Para ello, recaudan fondos y realizan actividades a favor de los niños desfavorecidos, de personas sin hogar, parados y para la lucha contra la drogadicción. Igualmente, otros proyectos se centran en promover la armonía religiosa. Y de esto saben mucho.
La persecución a los católicos
Su histórica vinculación con el catolicismo en un país de mayoría protestante les ha granjeado siempre grandes persecuciones. Sus aficionados y sus jugadores han sido tradicionalmente increpados por sus orígenes religiosos y étnicos aunque nunca han renegado de ello.
Caso curioso fue el del portero polaco Artur Boruc. En todos los campos era insultado por ser católico y además de la misma nacionalidad que Juan Pablo II. El Papa era el objetivo de estos aficionados. Por ello, en un derbi ante el Rangers el guardameta decidió homenajear al ahora Beato y al acabar el partido se fue a la afición del Celtic con una camiseta con la foto de Juan Pablo II en la que ponía: “Dios bendiga al Papa”. Desde entonces se convirtió en el ídolo de su afición.
Una tumba atiborrada de futboleros
El hermano Walfrid, cuya tumba es visitada por aficionados del Celtic asiduamente, nunca podría haber imaginado que su pequeña obra de caridad surgida en una sacristía de un humilde barrio de emigrantes se convirtiera en una entidad tal que se enfrentara en competiciones europeas a equipos como el Barça siendo además el equipo más laureado de su tierra. El amor todo lo puede, como diría San Pablo.

domingo, 21 de octubre de 2012

SIGUE HABIENDO HAMBRE

 El problema del hambre en África es solo la punta del iceberg del


Me pregunto que pueden haber varias razones para que alguien pase hambre. Entre muchas, una puede ser voluntaria, y no me refiero a las que son productos de huelgas o ayunos, sino a aquellos que viven una vida desorganizada e irresponsable y son víctimas de las consecuencias.

No se trata de estar al cuidado de que los que no se preocupan por trabajar y ser responsables de la vida que les ha sido dada, sino de aquellos otros que queriendo y siendo responsables no pueden. Bien porque son explotados, bien porque han nacidos en un país que gobiernan unos cuantos para su provecho propio.

Ese es el hambre que mata y que produce desigualdades e injusticias. Las crisis originadas por movimientos económicos egoístas y que recaen, por la irresponsabilidad y egoísmos de unos, en los más pobres, desvalidos e inocentes. Ese es el hambre que no debe existir y el que estamos obligados a denunciar y señalar.

Pero claro, mientras los señores del mundo no se dignen a trabajar en este camino no habrá nada que hacer, excepto pasar hambre. En sus manos está el acabar con este problema casi al instante, pero sus egoísmos e intereses particulares permiten que el hambre siga en el mundo. El hambre y muchas cosas más.

Un mundo bueno, entregado a los hombres puro y limpio, se convierte en un mundo contaminado, hambriento, Para unos privilegiados, designado por ellos mismos, la mejor parte, los lugares más ricos y bien dotados, equipados con toda clase de seguridades, comodidades y confort.

Para otros, la mierda, los lugares más inadecuados y desprovisto de toda estructura y bienestar. Lugares de contaminación, de hambre, de pobreza, de miserias, de injusticias, inseguridades, de muerte... Y, por si acaso, señalamos a Dios como culpable.

Mientras, los de siempre, haciendo lo que se puede y dando la mano a los pobres. Ahora, próximo a la celebración del Domund, conviene recordar qué es eso del Domund. No creo que se olviden, pero si algunos pueden no estar muy enterados de lo que significa.

El Domund es el domingo que la Iglesia celebre el día Mundial de las Misiones, y en el que la Iglesia universal reza y colabora económicamente en favor de la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras. Rezamos todo el año, pero de una forma especial, más ese día.

Los misioneros anuncian el Evangelio a quienes aún no conocen a Jesús, para que, si reciben la gracia de la conversión, puedan incorporarse a l Iglesia por el Bautismo. Al mismo tiempo asumen la responsabilidad en proyectos educativos, sanitarios y de promoción social de las personas y pueblos que atienden...

Hay, pues, unas necesidades ordinarias que necesitan nuestra ayuda para el sostenimiento de las diócesis y de las personas que trabajan a su servicio en la evangelización. Pero también, hay otras necesidades extraordinarias, tales como: La construcción de iglesias y capillas; la compra y sostenimiento de vehículos para la pastoral; la formación de los responsables de la pastoral; el sostenimiento de las comunidades religiosas; la compra de objetos litúrgicos; el mantenimiento de los catequistas misioneros; algunos proyectos sociales, educativos y sanitarios.

Como ven hay muchas necesidades que atendidas derivarían en la solución del hambre. Sólo atendiendo lo que necesitan se acabaría con el problema del hambre. Menos que lo que se le paga a un jugador de fútbol u otro deporte. ¡Dios mío, el problema del hambre está en las manos del hombre!

jueves, 18 de octubre de 2012

Y CREO POR LA FE...

La pregunta por la fe no resulta fácil de responder.


que Dios me ha dado. Por eso me confieso creyente católico y así he titulado mi blog. Sin embargo, esa fe hay que suplicarla y buscarla. Experimento que mi fe no es igual ahora que antes. Ayer mi fe era incipiente, apenas una llama que casi un simple respiro de aire la podía apagar.

Hoy es una hoguera y resiste algún temporal y fuertes vientos. Sin embargo, necesita alimentarse del fuego Divino que es Dios para sostenerse y perdurar. Sin lugar a duda, la fe es un don de Dios, pero un don que nos es dado en la medida que lo buscamos y lo deseamos, porque, como somos libres, si no queremos nos podemos cerrar a la fe que nuestro Padre Dios nos regala cada día.

La Iglesia nos ayuda a alimentar esa fe que empieza como una llamita muy pequeña, y en la comunidad familiar y eclesial esa fe recibe el cultivo y abono necesario para continuar creciendo hasta llegar a ser una llama que se sostenga por sí misma. Siempre protegida y dirigida por la acción del Espíritu Santo. 

Y en eso se fundamenta todo, porque si creo en Él, lo amaré sobre todas las cosas, no tomaré su Nombre en vano y santificaré su día. Los demás son consecuencia de creer en el Señor, lógicos incluso para aquellos que, no creyendo, se consideran personas dignas y de buen gusto.

Es en esos mandamientos donde está contenido la ley de los derechos humanos, porque, ¿quién no considera un deber honrar a su padre y madre? ¿Y respetar la vida y defenderla?, ¿quién no lo entiende así? No cometer actos maliciosos no propios a la dignidad humana, no robar, no mentir, no ambicionar ni desear los bienes ajenos son leyes que todos entendemos que deben cumplirse, y no hacerlo entendemos que no está bien.

Son derechos que todo hombre anhela y reclama para sí, a pesar de que en muchos momentos de su vida los incumple y los trasgrede. Nuestra condición humana inclinada al mal por el pecado nos traiciona y nos impulsa a la traición. Por eso necesitamos al Señor, para de Él tomar las fuerzas que necesitamos y poder vencer nuestras malas inclinaciones.

Esa es la realidad que experimentamos y que nos rodea. En la medida que nos alejamos de Dios y perdemos la fe, los demás mandamientos los utilizamos según creamos y según nos parezca de acuerdo con nuestros intereses. No hay más secretos, el mundo necesita a Dios para su propia salvación.

lunes, 15 de octubre de 2012

NO SE TRATA DE CREER...

 Creer en Dios (COMO NO CREER EN DIOS)

porque si ahora hiciéramos un recorrido por la calle y fuéramos preguntando: ¿Usted cree en Dios? Creo que el 90 % respondería afirmativamente. Luego, muchos matizarían que "creo en Dios, pero no en los curas o en la Iglesia". Y así muchos se quedarían en el solo creer.

Y esa es la palabra en la que, ahora, en este momento, quiero reflexionar. Porque no se trata de decir creo en Dios, sino de hacer su Voluntad, pues cuando se cree en alguien se trata de conocerlo y hacer lo que nos dice. ¿Qué tipo de creencias es entonces? ¿La que a mí se me antoja? 

Eso correspondería más a creer en mí mismo más que en Dios. Simplemente es un decir por decir , pero no se es coherente con lo que se dice. Creer en Dios compromete a mucho más que a simplemente creer. Porque decir creer y nada más es simplemente decir hoy hace un día bonito.

Creer en Dios es escucharle y conocer lo que dice, porque a una persona en la que se cree se le escucha y se le conoce. Creer en Dios es, después de escucharle, esforzarse en poner en práctica las cosas que nos dice y enseña. Creer en Dios es poner mi vida en el camino de su Palabra y organizarla según su Palabra va informando y conformando mi actuar, mi ser y vivir.

Por eso, bienaventurados y dichosos aquello que oyen mi Palabra y la ponen en práctica, la guardan y la cumplen. Porque esos han creído y su fe se manifiesta en sus vidas y sus obras. Se hace fácil ver que tipo de fe tenemos los que nos confesamos creyentes en Él. 

Simplemente miremos nuestra vida, nuestros esfuerzos, nuestro tiempo y donde lo gastamos y de qué forma lo empleamos. Pronto veremos si nuestra fe ha prendido o está todavía apagada. Ahora es tiempo propicio para examinarla, pues desde el once de octubre hemos entrado en el año de la fe. ¿Qué medida tiene mi fe? Es la pregunta que suscita el Espíritu a través del Santo Padre en cada uno de nosotros.

La respuesta la tiene tu vida. Miras como vives, cuales son tus prioridades, qué compartes, qué guardas en tu corazón y irás encontrando que nivel de fe le das al Señor. Nunca la podremos aumentar si no podamos nuestro corazón, y podar exige ponernos en Manos del Podador.

Padre nuestro, por los méritos de tu Hijo Jesucristo, aumenta nuestra fe, pero una fe que se traduce en compromiso, en hacer tu Voluntad y en dar cumplimiento a tus mandatos. Amén.

viernes, 12 de octubre de 2012

SE TRATA DE EXPERIMENTAR...

 ... de sentir y experimentar la verdadera felicidad que la vida nos


y descubrir la necesidad de ser feliz. Porque todos descubrimos que queremos ser felices, pero muchos emprendemos ese camino en actitud suficiente y por su propia cuenta. Sentirse necesitado es diferente a sentirse ansioso y deseoso.

Así, estando en una u otra actitud caminaremos de una forma u otra. Iremos por el camino de la avaricia, del orgullo y soberbia, de la vanidad y la ambición. Camino de intereses y egoísmos; camino de búsqueda personal marginando a todos aquellos que se interponen en mis pasos. Camino que te lleva a descubrir, para muchos, cuando ya es tarde, el precipicio del sin sentido y la agonía de la muerte. Camino que esconde la paz y se pierde en la desesperación.

La otra opción, la necesidad, te hace sentirte pobre, necesitado de orientación, de tomar el rumbo del amor, del desprendimiento, de la misericordia, del perdón y la caridad. Un camino estrecho, difícil y exigente pero gozoso, creativo, lleno de satisfacciones y de bondad. Un camino que te presenta exigencias, encuentros contigo mismo, que te provoca malestar, que te ofrece injusticias, burlas, desprecio, pobreza...etc., pero que al final te llena de paz, de serenidad, de verdad, de amor.

Es el camino del amor y el desprendimiento, porque para amar hay que estar desprendido de todo lo que nos ata aquí en la tierra. Nacemos libres, pero poco a poco nuestros padres se ven en la necesidad de darnos cosas, de regalarnos cosas, y terminamos esclavos de las cosas. Luego nos damos cuenta que hemos caído en la trampa. Somos esclavos y para liberarnos tenemos que devolver todo lo que nos han dado y solo quedarnos con el Amor de Padre Bueno que nos ha creado.

Sólo así podremos amar y ser amados.

martes, 9 de octubre de 2012

VIVIR Y NACER...

Ver aquí
son dos conceptos diferentes. Al menos significan cosas diferentes, pues mientras vivir indica que la vida existe ya, nacer entiende que alguien empieza en ese instante su vida. No sé por qué razón me empeño en distinguir y remarcar bien estos dos conceptos. Posiblemente llevado por una inquietud de defender mejor la vida ante los ataques de aquellos que aprovechando la costumbre, lo normal hecho corriente, se parapeten en defender lo que no es evidente ni real.

Juan el Bautista saltó de gozo en el vientre de su madre Isabel al sentir la presencia de su primo Jesús, el Verbo encarnado, en el vientre de su madre María. Ese salto de gozo deja sin lugar a duda que vivía y sentía en el vientre de su madre. Luego, hacía ya unos meses que había nacido, sólo que no estaba preparado para nacer a la luz de este mundo todavía.

Así, muchos niños nacen a la vida desde el momento de la concepción en el vientre de sus madres, mientras permanecen vivos en él, nueve meses algunos, otros ocho e incluso algunos siete, se preparan alcanzando el desarrollo necesario, para nacer a la luz del mundo. Esto se conoce dar a luz y también nacer.

Pero, mientras dar a luz está bien definido, nacer, en mi humilde opinión, está mal empleado y no siendo lo normal, por ser lo que todos dicen (lo corriente), se toma como normal. Y ahí está el error y el peligro que otros, demagógicamente, utilicen esa confusión para defender lo indefendible: "El aborto", porque de ser considerados niños no nacidos, sus vidas pueden estar en peligro, pues lo no nacido no existe. No se habla pues de muerte, pues algo que no existe no se puede matar.
Sabemos y entendemos que eso no es así, pero llamando a las cosas de forma inadecuadas, aquellos que juegan a la trampa aprovechan la oportunidad. Por eso, en mi opinión, creo que debemos de empezar a llamar a cada cosa por su nombre.

Los creyentes en Jesús de Nazaret sabemos que el día de nuestro Bautismo nacemos a una vida nueva. Dejamos el hombre viejo que hemos llevado dentro por el pecado y renacemos al hombre nuevo por la Gracia recibida en el Bautismo. 

Debemos, pues, considerar que igual que tenemos una fecha de nacimiento físico, que muy bien podemos aumentarle los nueve meses en el seno de nuestras madres, también tenemos una fecha que celebrar a partir del día que somos bautizados y nacemos al hombre nuevo por la Gracia. Así entendido podemos celebrar no sólo el cumpleaños físico, diríamos, sino también el cumpleaños espiritual.

Sin embargo, al parecer este hecho no lo advertimos y corriente es aceptarlo así, pero no por eso sería lo normal. Lo normal es considerar, incluso más importante, celebrar ese acontecimiento no sólo en el momento que se realiza (Bautismo) sino cada vez que cumplimos años de haber entrado a la Verdadera Vida: "La Vida de la Gracia".

En mi opinión somos seres concebidos como personas vivas, en estado de gestación, pero personas vivas desde nuestra concepción en el seno de nuestras madres, y así debemos acostumbrarnos a considerarlo aunque lo hayamos desvirtuado y no lo veamos normal. No perdamos de vista que lo corriente no es por eso lo normal.

De esta manera, llamando a las cosas por su nombre nadie puede arrogarse el derecho a interrumpir una vida con todos los derechos igual a la suya.

viernes, 5 de octubre de 2012

EL MAL LES PUEDE...



porque no pueden resistir esa tentación que les inclina a cometer esa clase de acciones contra niños indefensos. Es increíble comprobar que después de todo lo que ha sucedido ultimamente y que está bastante reciente, se puedan cometer atropellos y barbaridades como la que ahora denunciamos.

No podemos sino lenvantar los ojos al Cielo y pedir al Padre que despierte la conciencia de esa o esas pernonas que han capturado la vida de Gabriel Vidrascu. Que se den cuenta que para vivir en paz es necesario respetar la libertad de cada uno, y más la de los niños, pues son ellos los necesitan más amor y protección.

Esa supuesta felicidad que esconde conseguir secuestrando a Gabriel hoy, cómo la de otros niños antes, no sirve para nada, porque no es felicidad verdadera sino una esclavitud que obliga a satisfacer algo que de forma inmediata va a exigir más. Es una trampa que esclaviza y no deja paz ni sosiego. Es una mentira y un autoengaño que distorsiona la realidad y convierte en tragedia y sin sentido la vida.

LLamarle a la serenidad, a la justicia y al respeto, siendo libres porque buscamos el bien y la concordia entre todos los seres humanos, es la esperanza que albergamos y pedimos al Señor para que depongan su locura y contribuyan a la paz social respentando el derecho de las personas, y sobre todo de los niños. Amén.

martes, 2 de octubre de 2012

ME HUBIESE GUSTADO CONOCER A JESÚS...

ver aquí

manifestó Silvia Tortosa en el último programa de "12 hombres sin vergüenza" en Intereconomía. Tv. Su curiosidad está fundamentada en que Jesús tuvo que ser un hombre extraordinario, pues no ha habido otro hombre que haya revolucionado este mundo como Él. Realmente merece la pena haberlo conocido.

Comparto, hasta cierto punto, su inquietud y curiosidad, pues un Hombre así merecería la pena haberlo conocido, pero me apena que toda su inquietud se quede ahí. Conozco a algunos hombres que después de tener una inquietud como esa, se han puesto manos a la obra y han terminado, no sólo conociendo a Jesús, sino enamorándose de su Persona y de su propuesta de amor.

Y no comparto cómo ninguno de los periodistas entrevistadores, más en un medio donde se respira un cierto olor a católicismo, nadie se haya atrevido a compartir su fe. Se puede creer o no, pero quien cree debe confersarlo. Jesús interesa porque responde a mis deseos más profundos como ser humano: búsqueda de felicidad, eternidad y gozo al experimentar que cuando amo descubro la verdadera felicidad.

Él, no sólo me lo transmite sino que me lo testimonia con su vida. Y me lo ofrece para que yo también lo experimente y lo viva eternamente. Y me garantiza que yo también puedo vivirlo. Su Resurreción lo dice todo. Si Jesús no está vivo sería el mayor farsante de la historía y no merecería la pena conocerlo. En eso coincido con Nicky Gumble.  

Porque, ante tanta y prometedora personalidad, que ha virado al mundo de patas, no debe haber otra alternativa que la de atreverse a conocerlo. No es descabellado que alguien que fue deje de serlo por mucha influencia que haya tenido. Jesús debería de estar olvidado, o simplemente recordado como un gran hombre que vivió e influyó de manera muy importante en este mundo.

¿Qué ocurre que no se olvida? ¿Qué sucede que su obra y su criterio de Amor se extiende cada día más? En África están creciendo sus seguidores. Y en otros lugares se les persigue porque aumentan y no interesa, por lo que parece, que aumenten. ¿Por qué ocurre eso con una persona que ya no cuenta?

Muchas personas, San Agustín, San Pablo...Nicky Gumbel (ver aquí) se vieron interpelados por esa misma curiosidad o inquietud y se pusieron a buscarlos. Los resultados de los dos ejemplos primeros creo que los conocemos, pero el de Nicky puedes oírlo por ti mismo.

El mío es también conocido. Sólo, con un poco de paciencia, ojeando este blog sabrás que pienso de Jesús. Lo que persigo es invitar a Silvia Tortosa a que no se quede en desear haberlo conocido, sino que se esfuerce un poco en conocerlo. Mejor, diría, experimentarlo, porque el secreto de tanto éxito es que Jesús, ese Jesús histórico, ¡vive!, y se puede entablar con Él un diálogo de tú a Tú.


ÚLTIMAS REFLEXIONES