jueves, 20 de marzo de 2008





Mi objetivo es expresarme y comunicar mis pensamientos, reflexiones y oraciones vividas en el acontecer diario de mi vida y compartirla con los que deseen encontrar caminos de paz, justicia, libertad y amor desde la óptica cristiana. Al mismo tiempo proclamar y manifestar el gozo de la salvación y el triunfo de la vida sobre la muerte desde la única persona que lo promete, lo regala y lo hace realidad con su propia Resurrección.

En segundo término, realizar algo que siempre he llevado dentro: escribir mis pensamientos y darlos a conocer sin ningún otro fin. He sentido desde niño esa inclinación y hoy, pienso, cuanto tiempo habré perdido, ¡sólo DIOS lo sabe! Sé que poco puedo lograr, pues mi preparación y conocimientos no son relevantes, pero la ilusión de derramar todo lo que siento: vivencias, inquietudes, interrogantes, reflexiones y compartirlas para crecer y madurar son una atracción irresistible que no puedo reprimir. Dicen que la boca rezume lo que abunda en el corazón, pues sí de algo estoy seguro es de que mi corazón quiere y está lleno de DIOS, y eso es lo que quiero proclamar y manifestar a través de mis humildes vivencias, reflexiones e inquietudes.

Poco a poco iré desgranado todo lo que llevo dentro en la esperanza de que el SEÑOR me ilumine y me conduzca para proclamar las maravillas del SEÑOR. También le pido que no me engríe, no tengo mucho para hacerlo, pero me siento humano y pecador, sino que todo sea para su Gloria y alabanza. Como Pablo, que sea el SEÑOR quien vive en mí y yo su humilde servidor.

Sólo reiterar que no quede mi afán de proclamar al mundo lo que creo y en QUIEN creo por negligencia y falta de compromiso. Luego los frutos sólo DIOS puede hacerlos fructificar. Por mí que no quede. ¡Alabado y glorificado sea el SEÑOR!

Un saludo y que DIOS los bendiga.
ÚLTIMAS REFLEXIONES