domingo, 6 de abril de 2008

¿Donde estan los ciudadanos democráticos? (I)


Recomiendo leer el artículo "suspenso en libertad de elección" (Alfa y Omega) sobre la negación a los padres de las opciones para escoger libremente la educación de los hijos. Me deja perplejo y provoca en mí interrogantes que no entiendo, o al menos, me llevan a la conclusión que las personas en general reflexionamos muy poco y tenemos nuestra conciencia muy poco trabajada y, por supuesto, formada. Porque,¿ como se explica que unos gobiernos, llamo la atención a que digo unos gobiernos, impongan sus criterios y convicciones sin respetar lo que ellos abanderan por encima de todos: "la libertad"?.


El artículo mencionado dice: la Constitución española ampara el derecho de los padres a escoger libremente la enseñanza que desean para sus hijos. Sin embargo, el día a día de los centros escolares dista mucho de esta teoría constitucional: alumnos que no pueden recibir enseñanza en castellano, gratuidad sólo si se acude a los centros públicos, promoción estatal de un único modelo educativo (laico y público), marginación de la asignatura de religión... No entiendo según la constitución, voluntad del pueblo español, que lo que dice no se respete ni se lleve a la practica. Menos entiendo que los ciudadanos permanezcamos indiferentes a que se vulnere los derechos de todos y para todos. ¿Con que autoridad, verdad, derechos podemos proclamar la libertad y justicia en momentos de elecciones, o cuando nos tocan nuestras más intimas libertades o derechos? Sólo debemos asentir que somos unos incoherentes, cobardes, cómodos, irresponsables y culpables de todo lo que nos está pasando y nos pasará. ¿Por qué no plantearnos un cambio en la manera de elegir a nuestros representantes? ¿Por qué no invertir o compartir las intervenciones de quienes nos explican lo que quieren hacer, y lo que quieren los que vamos a elegir? ¿Por qué no hablar los que vamos a votar sobre las condiciones y soluciones que queremos que hagan los que se presentan? ¿Por qué no proponer nosotros, el pueblo, los problemas a resolver? Y,¿ por qué no exigir esas propuestas hechas en un plazo de tiempo razonable? No hará falta decirles que de no cumplirla se irán por la misma puerta que vinieron a las elecciones siguientes. Para la reflexión: ¿no seremos nosotros, el pueblo de todos los colores, proponernos esto y llevarlo a cabo? Yo soy uno que estaré dispuesto a trabajar en este sentido.


La educación española, continua el artículo, según recoge el artículo 27 de nuestra Constitución, debe ser gratuita. A este respecto, recuerdo en los primeros años de implantación democrática, los partidos de izquierda levantaban sus banderas enarbolando la libertad y los derechos a una educación igual para todos y justa. Daba la sensación que todo lo demás que no fuera izquierda defendían otra cosa, por supuesto contraria a ellos, y sólo ellos representaban lo que siempre ha sido un valor cristiano instaurado por JESÚS de Nazaret, primer y único instaurador de la noticia de salvación: "la libertad". ¿Quien antes de ÉL vino a defenderla y a promulgarla? ¿Donde estaríamos ahora y que seríamos si JESÚS no hubiese venido a proclamarla? ¿Hubiesen acabados los esclavos? ¿Hubiesen acabados las diferencias raciales? ¿Habrían derechos iguales para todos? Pero si en realidad, es decir, en la practica eso sigue pasando todavía. Hay eso si, una aceptación de esos valores teóricos, pero no vividos ni asumidos en los hechos concretos de la vida. Y me pregunto, ¿que sería si no los hubiese enseñados, proclamados y vividos con su ejemplo nuestro SEÑOR JESUCRISTO?


Sin embargo, en la practica, los padres sólo reciben ayudas económicas si envían a sus hijos a n centro público. Del mismo modo, aunque la teoría establece que cada familia puede llevar a sus hijos al centro que desee, la realidad demuestra que el Estado propone y apoya un único modelo educativo- público y laico y hace oídos sordos a las demandas de los padres que eligen la enseñanza privada o concertada. ¿Es esto democracia amigos ciudadanos? ¿Es esto justo queridos compatriotas de todas las ideologías? ¿Na hay una ideología común para todos, que es el bien de todos y la igualdad de todos basada en el respeto? ¿Que es lo que pasa entonces? Por eso no creo ni en derechas ni izquierdas, porque no sé lo que es una cosa ni lo que es la otra. Sólo hay una verdad: el amor. Y el amor es justo, respetuoso, libre, equitativo, generoso, responsable, solidario, entregado, equitativo, igualitario, comprensivo, humilde, pacifico, suave, bondadoso y todo lo que quieran añadir en aras del bien de todos. Podemos resumirlo en esta frase: "No quiero para mí, lo que no quiero para el otro".


Si hablamos de la lengua, aunque la Carta Magna ampara a todos los padres para que sus hijos reciban la enseñanza en el idioma que deseen, dice el artículo, el día a día en las escuelas de determinadas Comunidades Autónomas demuestra que el castellano es ninguneado en las aulas. Éstos son sólo tres de los múltiples escollos que se encuentran las familias españolas para poder hacer efectivo su derecho constitucional a la libertad de enseñanza. Dicho de otro modo, los vetos que padecen los padres cuando quieren elegir, con libertad, que clase de educación quieren para sus hijos.


Continuamos transcribiendo el artículo publicado en Afa y Omega. Doña Isabel Bazo. Presidenta de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), asegura que, "cuando hablamos de libertad de enseñanza, debemos entender que su significado real es educación en libertad": libertad para crear centros educativos diferentes a los públicos, y libertad de las familias para elegir el que más se identifique con sus convicciones religiosas y morales. Aunque, hasta hoy, las sucesivas leyes educativas no han sido capaces de dar pleno cumplimiento al mandato constitucional, la lesión a esas libertades se ha incrementado en las legislaturas con Gobierno socialista, cuya prioridad siempre fue, y es, imponer que la educación sea laica y estatalizada, y para ello legisla obviando tres pilares de la libertad: la familia - la escuela - la religión. Y vuelvo a quedarme sorprendido y desconcertado porque los partidos que se han erigidos como defensores de las libertades son los que ahora nos oprimen y limitan nuestros derechos. ¿Donde están los que señalan al dictador y ahora dictan ellos? Estoy perplejo y me quedo ensimismado tratando de encontrar respuesta a todo esto. Interpreto lo siguiente: la mayoría de votantes españoles están en la luna, son indiferente a todo esto, no saben ni lo que votan, les da lo mismo hagan lo que hagan los demás, no saben lo que es la libertad o son conscientes de que están engañando a otros y pretende soterradamente bajo nombres falsos y aparentes proclamar libertades para convertirlas en dictaduras escondidas. ¿Que estamos haciendo los que creemos en las libertades puras y autenticas? ¿Que estamos haciendo los que sabemos que libertad es hacer lo propio que pertenece a la dignidad de la persona, es decir, el bien y lo que es bueno para ella, dejándonos conducir por lobos exterminadores y esclavizantes? ¿O estoy equivocado y alguien me puede convencer? Lo agradecería?


También don Eduardo Hertfelder, Presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), afirma que los principales escollos a la libertad de educación son "las trabas a la libre creación y dirección de centros, según su carácter propio, y las barreras económicas y administrativas para la libre elección de centro escolar por parte de los padres" Hertfelder señala que " otros obstáculos son los elementos ideologizantes en los contenidos y en los métodos de la enseñanza de carácter estatal, y la escasa libertad de nuestros centros educativos, que deben someterse a modelos casi uniformes, dictados por el Gobierno y las Administraciones".


Pero no sólo en cuestiones técnicas los padres se ven atados de pies y manos, continua el artículo, a la hora de escoger la enseñanza para sus hijos, sino que es la falta de calidad donde se ve más limitada su capacidad de elección. Como señala don José Manuel Lacasa, director de Instituto Informa de Investigación Educativa, "el promedio de los centros públicos en el informe PISA es peor que la de los concertados; y la de los concertados, peor que la de los privados. Donde hay libertad de elección, las familias de alto poder adquisitivo o que dan muchisima importancia a la educación de sus hijos, los llevan a privados; las clases medias o tirando a bajas, que le dan mucha importancia al centro y a la educación de sus hijos, los llevan a concertados; y las clases bajas y los que tienen un compromiso ideológico con la enseñanza pública, los llevan a estos centros. En demasiados casos, la disyuntiva a la que se enfrentan los padres entre enseñanza pública frente a privada o concertada, es tanto como obligarlos a elegir entre enseñanza mediocre y enseñanza buena. Y si no hay calidad para todos, no hay libertad de elección. Como ven, mucha libertad pero los pobres y de menos recursos económicos son siempre los más necesitados. Luego, ¿quien defiende a los pobres? Quiero en este momento hacer una observación, ¿han visto ustedes alguna vez algún pobre o indigente delante de un organismo público, privado o Ministerio dando la lata o pidiendo sus necesidades elementales para subsistir? Seguramente si lo han visto no ha sido por mucho tiempo, pues no tardaría mucho tiempo en echarlos a la calle, a patadas si hace falta. Sólo los verán en las iglesia o centros de la Iglesia. De allí no se echa a nadie a la calle, porque no podemos echarlos, porque son nuestras preferencias, porque JESÚS vino para evangelizar a los pobres. Y si no piensan así, merodeen por las iglesias y caritas u otros centros de iglesia. ¿Y los que creen en la libertad permiten que se ataque a quienes la defienden con sus vidas? No me cuadra, ni lo entiendo.















ÚLTIMAS REFLEXIONES