sábado, 10 de mayo de 2008

DIOS nos ha hecho libres.



En el debate sobre Educación para la ciudadanía de las Cortes de Castilla-La Mancha, celebrado el 17 de abril, el Consejero regional, José Valverde, dijo que el Estado es el que fija unos "principios morales públicos" que sirven como guía de rectitud a las familias. Nos preocupa cuanto se habla de moral pública, habiéndose proporcionado la distribución de 14.ooo ejemplares de Guía para chicas, desde la Consejería de Educación de la Junta, en la que se invitaba a las chicas a la masturbación, al lesbianismo, a la practica del sexo libre y al aborto. Esta guía se retiró por presiones de los padres y de sectores religiosos. También el Ministerio de Educación ha publicado una Guía de Recursos para profesores de Educación para la ciudadanía, en la que se orienta sobre cómo educar en el goce de la homosexualidad, recomendando a los profesores que programen en clase lecturas como Alí Baba y los 40 maricones. Otro ejemplo: permitir el libre acceso a los menores y divulgar en institutos ciclos eróticos-pornográficos, titulados De la S a la X, que el Ayuntamiento de Albacete ha llevado a cabo este año, a pesar de la petición de su retirada por parte de Familias Numerosas de Albacete Asociadas. Llama la atención la obsesión de nuestros gobernantes con la sexualidad. Todo ello, dejando a un lado los verdaderos problemas: el fracaso escolar, la falta de autoridad, la convivencia escolar, la drogadicción, el alcoholismo... Déjennos educar a nuestro hijos y sean garantes de la educación de calidad que queremos para ellos. Firmado por Jesús Ángel Orea Sánchez-Presidente de familias Numerosas de Albacete Asociadas.

Transcribo este artículo como prueba fehaciente de todo lo que he dicho en mis anteriores artículos y me adhiero a todo lo que suscribe el Sr. Jesús Ángel Sánchez.
Estamos en una época de persecución y, ¡bendito sea DIOS!, porque nos hacen inmensamente felices al ser perseguidos, ya que padecemos lo que el mísmo SEÑOR nos dijo: "el siervo no es más que su SEÑOR" No cesaremos en nuestra lucha por proclamar la Verdad, la Verdad de nuestro PADRE DIOS, que encarnada en su HIJO JESUCRISTO, muerto y resucistado, nos ha sido revelada para que dándole cumplimiento seamos salvados y felices eternamente.
Así de clara las cosas. No sé ni puedo hablar de otra forma. Creo profundamente y estoy dispuesto, con la Gracia de nuestro SEÑOR, al dar la vida si es necesario como lo han hechos otros muchos, ¡dichosos ellos que lo han hecho! No podemos permanecer impasible a tanta oscuridad y maldad. ¿En nombre de quien se proclama el Estado, Sr. Valverde, en dueño y señor para fijar los principios que van a educar a nuestros hijos? ¿De quienes tomamos referencias para implantar una sociedad más libre, más justa y más respetuosa?Con su propuesta a una desordenada practica de las apetencias sexuales, ¿cree usted construir una vida más justa y respetuosa? ¿Cree ustes que la familia, pilar fundamental de nuestra sociedad, sería más estable, más solida y lugar de convivencia fraternal y de paz? ¿Qué nos está diciendo? ¿Quienes son ustedes para, en lugar de dedicarse a resolver y mejorar todos los problemas mencionados más arriba por el Sr. Jesús Áangel Sánchez, dedicarse a meterse en como y qué tienen que hacer los españoles para darle sentido a sus vidas? ¿Donde está la libertad que tanto proclaman?
Se han propuesto, en estos cuatro años, acabar con toda presencia cristiana en la vida de las personas. Se oye por todas partes la negativa a dejar entrar a la Iglesia en los lugares públicos o estatales. Lo último que acabo de leer es el interés de algunas autoridades en prohibir , obstaculizar o demonizar la presencia de sacerdotes en los hospitales. ¿No son españoles con el mismo derecho aquellos que solicitan la asistencia, por su fe, de los sacerdotes? ¿Dónde están los garantes de los derechos y libertades de todos los españoles? ¿Es esto democracia?
Es necesario que los cristianos empecemos a dejar oír nuestras voces y a proclamar que JESÚS de Nazaret, hace ya dos mil ocho años, proclamó los derechos que hacen al hombre libre y el camino de felicidad que nos conduce a la eterna salvación. Y, no sólo lo dijo, sino que lo demostró con su vida, entregándola y siendo resucitado por su PADRE, en nombre de QUIEN vino. Me pregunto, ¿qué sería del hombre sí nuestro SEÑOR JESUCRISTO no hubiese venido?
ÚLTIMAS REFLEXIONES