viernes, 2 de mayo de 2008

La financiación de la Iglesia solo depende de nosotros.






Millones de personas salen beneficiadas y no cuesta absolutamente nada.

Desde la Iglesia, y desde las Plataformas de ONG, se recuerda la importancia de revisar, en estas fechas en las que llegan los borradores de la Declaración de la Renta a nuestros hogares, si las casillas de aportación a la Iglesia católica y Otros fines sociales están marcadas con una X. Si no es así, avisar para corregirlo es muy sencillo.

A partir de este año, el sostenimiento económico de la Iglesia dependerá exclusivamente de la colaboración de los católicos y simpatizantes. Durante el mes de diciembre de 2006, Iglesia y Estado acordaron la reforma de la asignación tributaria y la adaptación del régimen del IVA de la Iglesia a los requerimientos de la Comisión europea. Se concretó entonces que, a partir del año 2008, los españoles, al hacer su declaración, podrían asignar el 0,7% al sostenimiento de la Iglesia, y otro 0,7% a otros fines sociales. Por otro lado, se eliminaban las aportaciones directas del Estado, desaparecía la exención del IVA, y, en resumen, la Iglesia se equiparaba, fiscalmente, al resto de entidades del sector no lucrativo, como ONG, Fundaciones, etc.

Esta colaboración de los ciudadanos a la Iglesia es voluntaria, y se realiza marcando con una X la casilla de la Iglesia católica en la Declaración de la Renta. Al mismo tiempo, puede marcarse la casilla de Otros fines sociales, que destina también el 0,7% del IRPF a la realización de programas de diversas ONG que trabajan con los más desfavorecidos. Entre estas ONG, se encuentran numerosas organizaciones católicas, como Cáritas, y otras pertenecientes a los ámbitos de acción social de numerosas congregaciones religiosas. Sin embargo, todavía hay un importante núcleo de personas que, por desconocimiento, siguen sin marcar una o ninguna de las dos casillas.

Según la Plataforma de ONG de Acción Social, del 33% de personas que dejan en blanco las casillas, un 14% lo hace porque las personas que les hacen la declaración no les preguntan, y un 7% no lo hace "porque se les olvida". Esto provoca que, cada año, El Estado se quede con más de 300 millones de euros. Por todo ello, desde la Iglesia de pide poner la mayor atención,y se recuerda que marcar ambas casillas no es excluyente, sino complementario, de modo que es recomendable marcar ambas casillas para financiar tanto a la Iglesia como a las ONG. No supone ni que tenga que pagar más, ni que se le devuelva menos.

Son unos datos importantes que se quieren dar a conocer, especialmente en estas fechas en que los borradores de las Declaraciones llegan a los hogares españoles. Es imprescindible revisar estos borradores, y, en caso de ser necesario, los datos pueden cambiarse a través de Internet, por teléfono, o personalmente en las oficinas de la Agencia Tributaria. Gracias a la X que marcan los contribuyentes en Otros fines sociales, unas 340 entidades realizan, cada año, 900 programas que contribuyen a mejorar la vida de 5 millones de personas en España.

La Iglesia dedica sus fondos a su labor evangelizadora: existen en España 22.700 parroquias, que acogen a los 8 millones de personas que acuden a misa semanalmente, los casi 300.ooo bautizos anuales, las más de 25o.ooo Primeras Comuniones, o los más de 15o.ooo Matrimonios. Además, está la labor de los centros hospitalarios, en los ambulatorios y dispensarios, en las casas de acogidas, en los orfanatos y centros de tutela de menores, etc. que asisten a millones de personas de toda clase y condición. Por no mencionar la labor educativa, que, gracias a los centros concertados, le ahorra al Estado casi 2.000 euros por alumno. Esta cifra multiplicada por la de alumnos que se educan en centros concertados católicos, 1.741.697, da una idea de la magnitud de lo que se está hablando.
Firmado: A. Llamas Palacios.

¿Por qué una campaña de comunicación?

Tal y como explicó la Conferencia Epicospal Española, en noviembre de 2007 se puso en marcha una campaña, con el lema Por tanto, para acercar la labor de la Iglesia a todos los hogares españoles, y dar a conocer el destino de sus fondos a los ciudadanos, para que, bien informados, puedan actuar con libertad. Según el estudio que realizó la agencia responsable de la campaña, las personas más críticas con la labor de la Iglesia son los que menos información tienen de primera mano sobre su actividad real, y quienes más se dejan llevar por tópicos. El nuevo modelo de financiación ha tenido una buena acogida, por lo que supone de compromiso de los católicos con la Iglesia. Se ha constatado que existe un conocimiento muy superficial sobre la actividad de la Iglesia católica en España: aunque 7 de cada 10 españoles declaren conocer esta labor, en realidad se trata de un conocimiento muy superficial.

La primera fase de esta campaña tuvo lugar de noviembre a diciembre del pasado año, y consistió en la explicación del acuerdo de 2006 entre el Gobierno español y la Iglesia, por el que cambiaba el modelo de asignación tributaria. Una segunda fase, que coincide con estas fechas, ha querido incidir en que todos los católicos comprueben que la casilla de la Iglesia católica esté marcada en los borradores que están llegando a los hogares. En mayo, comenzará la parte más intensa de la campaña, sobre la Declaración de la Renta en sí (Publicado en Alfa y Omega).
Confiamos en que la asignación de la X, no sólo sirva para el financiamiento de la Iglesia, sino para dato estadístico de que España sigue siendo un país católico, pues en la medida que haya muchas X significará que habrá muchos ciudadanos que, al menos si no son prácticantes y creyentes si estarán de acuerdo con la labor que la Iglesia está haciendo.
Toda esta nueva manera de financiación y experiencia podrá en el futuro influir de manera positiva en el acontecer político de nuestro país., pues dependiendo de los resultados nuestros gobernantes tomarán conciencia de que la vocación religiosa de la nación es un hecho a considerar.

Hay un teléfono: 901335533 donde se puede llamar para cambiar el lugar de la X, que suelen mandar en el lugar que le conviene al Estado.
Se ruega divulgar y enviar este comunicado.








ÚLTIMAS REFLEXIONES